domingo, 9 de diciembre de 2007

“Matinee” (1993) – Joe Dante

Dentro de la comercial filmografía del siempre reivindicable Joe Dante (Aullidos, El Chip Prodigioso), “Matinee” figura como su obra más personal. Se trata de una cinta en la que el director de Gremlins homenajea cariñosa y también ácidamente el cine de terror/ciencia-ficción de los años 50.


La película se situa en el año 1962, época en la que América padece una histeria colectiva ante la amenaza nuclear soviética. El temor se acrecenta cuando parece haberse descubierto una base soviética en Cuba preparada para un inminente ataque nuclear contra EE.UU.

En este contexto, nos encontramos con dos personajes clave en la película.
Por un lado, el joven Gene, un chico de catorze años aficionado al cine de terror y cuyo padre militar se encuentra embarcado en misión secreta cerca de las costas de Cuba.
Y por el otro lado, tenemos a Lawrence Moosley, un entusiasta productor, director y guionista de películas de terror de bajo presupuesto, con más ideas que dinero.

Las vidas de ambos se cruzarán cuando el segundo de ellos (Moosley) viaje al pueblo del primero (Gene) para promocionar su último y terrorífico film titulado “Mant”.


Mientras que Gene podría perfectamente personificar el adolescente que una vez fue Dante (ávido consumidor del cine antes mencionado), Moosley es sin lugar a dudas un tributo al director de cine de terror William Castle.

Moosley, interpretado por un genial John Goodman, pretende aprovecharse de la histeria general para causar un mayor impacto a los espectadores de su última producción. Para ello, no duda tampoco en inundar la sala de cine de artilugios y efectos especiales que dejen al público boquiabierto a la par que aterrado (metodología propia de Castle)

Moosley conoce el negocio y conoce también al público. Sabe que darles y como dárselo, y eso le convierten no sólo en un alocado visionario, sino también en un hombre devoto al arte/negocio al que ha decidido dedicarse.
La figura de Moosley se trata desde el cariño, convirtiéndole en un personaje con el que el espectador de la cinta de Dante conecta y empatiza.
Tengamos en cuenta que a pese a su condición de “gran productor”, no deja de ser un mindungis en la industria hollywoodiense, que apenas tiene cuatro monedas en el bolsillo y que sobrevive con producciones de serie b que intenta promocionar al ingenuo público utilzando artimañas de lo más cuestionables.

Su personaje bien podría describir a muchos otros tantos directores y productores cuyo cine siempre ha ido dirigido no a las masas, sino a un público muy determinado, que libre de prejuicios disfruta con las más alocadas y extravagantes historias que puedan surgir de un género tan cautivador como es la ciencia ficción, en una categoria tan menospreciada como es la “serie b” (curiosamente, hoy día excelentes películas de esta condición son consideradas verdaderas obras de culto)


Entre el tono cómico y cierto melodrama, mezcla peligrosa que Dante maneja aquí con mayor y menor acierto, la película rinde homenaje al cine que surgió durante la Guerra Fría. Un cine plagado de monstruos y otras terribles consecuencias como causa directa de ataques y/o pruebas nucleares del “enemigo” o incluso de los propios americanos.

Dante además consigue hacer cine dentro del cine mediante la película que Moosley/Goodman proyecta al final de la película. La cinta en cuestión es “Mant”, título que fusiona las palabras “ant” (hormiga) y “man” (hombre) y que recuerda intencionadamente a aquella película de 1954 titulada "La humanidad en peligro". Así que tras esta explicación y sabiendo a que cine nos acerca el director, queda claro que nos encontramos ante una cinta de monstruos sin ningún fundamento científicio y absolutamente delirante (aquí el afectado lo hace por contagio bucal en la consulta de un dentista...increíble-ble!)

Dante no sólo acierta de pleno en el carácter y el aspecto visual de la cinta (rodada en blanco y negro y con efectos artesanales cutres y monstruos de goma), sinó que además nos permite apreciarla con su inicio, su nudo y su desenlace, haciendo que el homenaje quede perfectamente plasmado mediante el visionado de dos películas en una. Sabía estrategia que aflora la nostalgia cinéfila de un servidor.

Hay que tener en cuenta que pese a situarse muchas veces bajo la tutela de Spielberg, Dante dedicó y ha dedicado su carrera al cine más underground.
Un craso error a la hora de publicitarse este film fue venderlo como la nueva película del director de Gremlins, con lo cual, el espectador menos cinéfilo esperaba encontrarse algo tan gamberro y divertido como lo fue aquella estimable película.
Obviamente esto se tradujo en un fracaso en taquilla y en unas críticas negativas por parte de la prensa especializada.


Matinee” es una película entretenida y que se ve con mucho agrado, siempre y cuando uno sea devoto del cine al que el director honra en ella.
Cierto es que a veces el moverse entre entre el homenaje y la parodia puede hacer tambalear un poco el sentido final del producto, pero no por ello es un film menor en su carrera -todo lo contrario-, aunque sí irregular.
Sirve además como acercamiento a la persona de Dante como director tanto como cinéfilo, ya que a parte de concentrarse todas las constantes de su cine, también se puede apreciar, como último y más significativo homenaje, la sala de cine en la que se proyecta “Mant”. Es ésta en definitiva el rincón de las maravillas, el mundo de la imaginación en el que a oscuras y con un cubo de palomitas en la mano, nos refugiamos los cinéfilos y los no cinéfilos para dejarnos maravillar por ese arte llamado cine, que bien nos hace reír, llorar, emcionarnos o pasar miedo. El lugar de evasión que en otras películas de Dante también se ha visto reflejado (véase la proyección de "Blancanieves y los siete enanitos" en el cine que aparece en la reiterada Gremlins).

Como dato anecdótico, mencionar que vista esta cinta años después de su estreno en cines (creo que recordar que yo la ví en un pase televisivo ya lejano en el tiempo), podemos apreciar la breve aparación de la actualmente reconocida actriz Naomi Watts.

Y el título, por si os lo estabais preguntando, se refiere a las sesiones matinales en las que se proyectaban películas fantásticas como las del citado Wiliam Castle y que causaron auténtico furor en su momento.


Y aquí termino este primer post de éste mi nuevo blog, con el propósito de evitar que una pelicula tan curiosa y arriesgada como ésta caiga en el olvido del colectivo.


Saludos ;)

Valoración personal

6 comentarios:

Jaime Lorite dijo...

Joe Dante es un director espléndido. Lo que he visto de él, simple y llanamente, me ha parecido estupendo. Incluso algunos de sus títulos, como "Gremlins" o "El chip prodigioso", forman parte de mi infancia. Un gran tipo.
Sin embargo, aunque también actúa uno de los actores que más simpático me cae, John Goodman, nunca había oído hablar de "Matinee".
Por lo que usted cuenta de ella, unido a su valoración (muy majo lo de los aliens), la película pinta bastante interesante, por lo que seguramente no tarde en verla.

¡Un saludo!

BUDOKAN dijo...

Joe Dante es un genio, tiene una gran facilidad para absorver la clase b de los 50 y potenciarla de manera renovadora en su época. Gran film el que citas. En estos días linkeo este nuevo espacio con el mío. Saludos!

Bloody Will dijo...

Dios 'Matinee', buenisima elección para empezar y una película que ha ganado con los años y que pasó inadverida en su estreno (hasta creo que aquí en España duró dos días en cartel). Una maravilla.
Saludos compadre.

Pliskeen dijo...

Bien hallados a mi nuevo blog ;)

Dante, sin duda uno de los grandes olvidados. Un fantástico director cuyas películas guardo con muy grato recuerdo.

Como bien apunta budokan, sabe captar la esencia de aquellos añejos films. Sus película hoy día siguen manteniendo intacto su encanto.

Bloody, realmente es una lástima que este film tuviera tan inmerecida acogida. Un film quizás no redondo, pero si altamente gratificante.
Y sí, gana con los años sobretodo cuando uno está más experimentado en dicho tema y se ha visto más películas para poder apreciar esos simpático guiños de los que quizás años atrás no se percató.

Una película que recordaba con cariño que ahora he podido rememorar con mayor entusiamos.

Gracias por estos primero socmentarios y un placer tener por aquí ;)

Saludos :)

Selden dijo...

Desconocía por completo la existencia de esta película pero me parece interesante y siempre se agradece la presencia de John Goodman, un hombre al que siempre le he tenido simpatía, sobretodo porque de pequeña me gustaba mucho la serie "Roseanne".
Saludos!

Pliskeen dijo...

Hombre, "Roseanne"!
Genial esa serie. Recuerdo que la veía en la autonómica. El opening es uno de los más originales que había por aquella época (todos reunidos en la mesa y enfocándolos uno a uno)

Con Goodman me ocurre lo mismo, además de considerarlo un buen actor muy desaprovechado. Unaa lástima...

En cuanto a "Matinee", si el cine al que homenajea te gusta, la película sin duda es todo un goce.

Saludos ;)