jueves, 3 de enero de 2008

“El último hombre...vivo” (1971) - Boris Sagal

Como resultado de una devastadora guerra bactereológica entre Russia y China, la humanidad se ha convertido en una especie en peligro de extinción.

El silencio se ha apoderado del planeta. Los cadáveres putrefactos se esparcen por calles y establecimientos. Las ciudades, vacías y desgarbadas, adquieren un matiz fantasmagórico.
En medio de este apocalíptico mundo se encuentra Robert Neville (Charlton Heston), un superviviente al terrible virus que ha asolado nuestro mundo.

De día, Neville mata el tiempo recorriendo las solitarias calles de Los Ángeles, rifle en mano y disparando a cualquier cosa que se mueva y le resulte sospechosa. Y es que nuestro último hombre vivo no está solo. Unas criaturas que emerguen en la oscuridad de la noche le acechan constantemente en cuanto el sol se oculta.
Estas criaturas antes eran hombres y mujeres como nosotros, pero el virus les hizo mutar en extraños seres albinos que temen la luz y que desprecian cualquier cosa que les recuerde al mundo moderno al que antes pertenecieron.
A la luz del día, Neville se convierte en su exterminador, pero por la noche él es la presa a batir.


Siendo la segunda vez que se adaptaba la obra de Matheson, lo suyo hubiese sido acercarse más el tono profundo, melancólico y catastrofista de la novela. No obstante, los guionistas, responsables entre otras cosas de la quinta y última entrega de la saga de los simios, “Batalla por el planeta de los simios”, decidieron obviar esos elementos y, según ellos, modernizar el relato.

Por un lado, se cambiaron los vampiros de Matheson por unos mutantes de aspecto albino (bastante cutres, por cierto) que temen la luz y que odian a Neville por ser algo que les recuerda a su pasado más inmediato. Para ellos, Neville es lo que queda del hombre autodestructivo que dominaba la Tierra.

Los mutantes, que se hacen llamar “La Familia” y que se tratan entre ellos como “hermanos”, quieren acabar con este humano que personifica la corrupción del ser, el último hombre de la era tecnológica. Para ello, no hay nada mejor que cazarlo y quemarlo en una hoguera.
El fuego les sirve para purificar a aquellos que como Neville, resisten al ataque del virus y también aquello que estos respresentan (todo tipo de electrodomésticos y demás)


La religión es un elemento implícito en la historia, con una evidencia descarada en varios momentos de la película.
Por un lado, tenemos a unos infectados que a modo de secta y vistiendo ropajes estilo monje, proclaman su raza como la nueva dominadora del mundo. Sus ideales fundamentalistas chocan con la visión de un Neville amparado en la tecnología como único medio de supervivencia (se refugia en su casa debidamente fortificada y acondicionada tecnológicamente, utiliza el rifle como arma de defensa, etc)

El odio hacia a Neville y al viejo mundo les empuja arrasar todo cuanto está a su paso.
Condenados a ocultarse de la luz, viven como una gran manada en los sitios más reconditos de la ciudad.

Por otra lado, tenemos el personaje de Heston, que se erije como una especie de salvador de la humanida, un mesías que traerá la cura y el renacer de nuestra civilización. Todo ello, eso sí, adaptado a unos tiempos (los setenta) donde el movimiento hippie causaba furor entre las masas.

Hay un momento del film en el que una ingenua niña le pregunta a Neville si él es Dios, a lo que él responde con un desorientado silencio. Si bien la cinta trata de mostrarnos a éste como un rudo y aguerrido salvador de una forma más o menos evidente, el final no deja duda alguna de sus claras connotaciones, con un Neville que yace moribundo en una postura que simboliza la crucificción de cristo. Ese evocador y esperanzador final en el que aún quedan supervivientes para repoblar la Tierra, nos viene a decir que Neville es el hombre que se sacrifica por el bien del resto de la humanidad.


Pero no nos engañemos, pues a pesar de estos símiles y esas connotaciones religiosas, la cinta de Boris Sagal no deja de ser una película de acción (más que de ciencia-ficción) post-apocalíptica para lucimiento de un Charlton Heston que se pasa casi todo el tiempo enseñando sus peludos pectorales.
La soledad y la frustración del protagonista son tratadas de una forma superficial. Sus inquietudes se reducen a aniquilar a los infectados, recordar y añorar viejos tiempos y practicar el coito con otra superviviente.

El estilo setentero se apodera de la película y la influencia del cine blaxploitation es más que evidente, especialmente por el carácter y la raza de la co-protagonista feminina, Lisa.

Sagal realiza una correcta dirección, aunque habiéndose curtido en el mundo televiso, la película no deja de antojársenos una tanto obsoleta incluso para su época. Y como película de acción que es, las escenas más trepidantes, como los ataques de los infectados, dejan bastante que desear.

Sin embargo y a pesar de su limitado presupuesto, el director saca partido de las panorámicas de la ciudad para crear ese ambiente desolador que aflige al prota (se rodaron a primera hora de la mañana y durante los fines de semana, lo que supuso un ahorro en decorados). La carencia de recursos tan sólo hace mella en el casposo aspecto de los infectados, además de tener una apariencia demasiado sectaria como para tomárselos en serio o simplemente temerlos.

Aún con sus defectos (en materia de guión, la forzada mutación de Lisa) y su reprochable carga religiosa, se trata de una película entretenida y en cierto modo básica para entender algunos de los valores de la sociedad de los setenta (la relación interracial entre Neville y Lisa o cuando el primero está viendo Woodstock en un cine, son elementos a destacar). Eso no quita que la obra de Matheson quede reducida a las cenizas.


Valoración personal:


9 comentarios:

Selden dijo...

Pues no he visto esta versión, pero mi hermano sí y me dijo que le parecía que la sensación de soledad del protagonista estaba más conseguida que en la de Will Smith. A todo esto, ya he visto "Soy Leyenda" y la verdad es que me gustó. No conozco el cómic en el que está basado por lo que no he sufrido la típica decepción de ver adaptada al cine una novela que te gusta. Sí es cierto que el final es un poco precipitado, pero no está mal.
Añadir que pese a que gozó de una gran popularidad, Charlon Heston nunca me ha acabado de gustar, no se muy bien porqué.
Saludos!

BUDOKAN dijo...

Qué bueno que aproveches para escribir sobre este film con Heston porque justamente estoy revisando las remakes de Soy Leyenda para ver cual es la mejor y acabo de conseguir la que reseñas. Te deseo un feliz año!

Pliskeen dijo...

selden,

Tanto en la soledad que envuelve al personaje como la interpretación del actor, para mí gana "Soy leyenda".

Will Smith borda su personaje, mientras que Heston está simplemente correcto (a mí nunca me desagradó y me gustan muchísimas de sus películas)

Hay momento buenos, pero no se profundiaza lo suficiente. Digamos que la sensación de desconsuelo, la plasma mejor la cinta de Lawrence.

budokan,

Feliz Año a tí también ;)

Supongo que en breve tendré la versión de Vincen tPirce para poder hacer la comparación de las tres. No pensaba publicarla, pero si le interesa haré la respectiva reseña :)

Saludos ;)

Jaime Lorite dijo...

No había visto ninguna de las anteriores adaptaciones, ni siquiera había leído el libro de Matheson (que en breve adquiriré), por lo que podría decir que "Soy leyenda" de Lawrence ha sido el primer contacto que he tenido con la historia. Iré, pues, a por el segundo.
Interesante reseña. Ardo en deseos de leer su ciclo de invasores.

¡Un saludo!

Pliskeen dijo...

La verdad es que la versión de Smith tiene un poco de "nueva adaptación" y un poco de remake, por lo que ninguna de las dos complace al 100% sí has leído la novela.
En mi caso, debo decir que la leí hace muuucho tiempo y tp me influye demasiado, salvo las diferencias más evidentes (de los detalles, ni me acuerdo xDD)

No le adelanto nada del ciclo que preparo. Pronto llegará y lo descubrirá por usted mismo :)

Saludos ;)

Anónimo dijo...

la version de omega man o el ultimo hombre vivo como se conocio en latino america, es wena mejor q la de will smith, es supoer vizarra y la sensacion de soledad es genial, sobretodo al comienzo de la peli, por eso en un capitulo especial de los simpson le rinden culto a esta peli ( es en uncapitulo especial de dia de brujas) me rekgue de la risa cuando lo vi xaoooo

Pliskeen dijo...

A mí la interpretación de Will Smith me convenció mucho más que la Heston, pero opino que las tres adaptaciones de la novela tienen sus partes buenas y sus partes malaa, sin llegar a sobresalir niguna por encima de las otras.

Saludos ;)

Liddel Hart dijo...

El personaje de Matías esta desperdiciado; lo ponen como el malo malísmo, cuando en ralidad era un pacifista corrompido por la enfermedad que en sus tiempo fué un líder tan bueno como Neville. Precisamente ese es el peor defecto del filme; si nos mostraran más claramente los ideales de Matías (que apenas se nos esbozan en su diálogo con el niño vacunado) como alter ego de Neville, (Las dos caras de la misma moneda: uno como defensor de los logros de la vieja civilización, el otro como constructor de una nueva civilización) y profundizaran más en el duelo ético que libran uno y otro (Conservar lo mejor de l pasado o destruirlo todo) les habría quedado un producto mucho más inquietante, más pesadillesco.

Y esos hábitos de monje...uffff.

La soledad del Neville evidentemente está más tratada en Soy Leyenda. Por el sencillo hecho de que Heston tiene a Carradine y los niños, además de Lisa para acompañarlo. Smith se pasa el 90% del filme solo.

Pliskeen dijo...

Como ya sugiero en la crítica, las reminiscencias religiosas son muy evidentes a lo largo de esta versión. En la de Smith se aprecian sólo hacia el final y están metidas un poco con calzador.

Lo que hicieron con esta película fue más un vehículo para puro lucimiento de Heston y se procuraron que hubiera bastante acción. Lo demás no les pareció importante y de ahí que, pese a sus virtudes, se quede en un film un tanto hueco.
Hubiera sido muy interesante que hubieran optado por la vía que comentas, y de seguro que el duelo habría otorgado un carácter muy diferente a la cinta. Algo, quizás, más serio y no tan banal que resulta ser al final.

Saludos ;)