sábado, 12 de abril de 2008

"La Niebla de Stephen King" (2007) - Frank Darabont

Después de la un tanto infravalorada “The Majestic”, Frank Darabont vuelve de nuevo a adaptar un relato del prolífico Stephen King, así como ya hiciera con las maravillosas “Cadena Perpetua” (esto es una obra maestra y lo demás son tonterias) y “La Milla Verde” -sin contar el cortometraje The Woman In The Room-.
Esta vez, sin embargo, es un cambio radical de género, ya que del drama pasamos al terror sobrenatural de “The Mist”, una novela publicada en los 80.
Por si alguno se lo pregunta, diré que sí guarda ciertas similitudes con “La Niebla” de John Carpenter (son del mismo año, así que es dificil decir quién inspiró a quién) pero son distintas en su desarrollo y en sus formas (aunque ambas tienen en común ese fascinante toque lovecrafniano)


Como en las anteriores adaptaciones, Darabont vuelve a hacerse cargo del guión, lo cual a mi entender ya es sinónimo de calidad (o cuanto menos, motivo de tranquilidad)
Hasta donde yo sé, el director ha tratado de ser lo más fiel posible a la novela de King, y las licencias que se haya podido tomar (algún personaje y el final) son más un punto a favor que no en contra (esto no lo digo, que conste)

La historia nos situa en un pequeño pueblo de Maine (estado donde nació el sr. King) que se ve invadido por una repentina y extraña niebla. Su aparición produce la alarma en el pueblo dado que quien osa adentrarse en ella ya no vuelve a ser visto.

Los habitantes del pueblo permanecen encerrados en sus casas, vehículos o establecimientos, resguardándose de la misteriosa niebla. No se sabe porque está ahí ni de dónde viene pero algo maligno oculta en su interior.

Un grupo de ciudadanos permanece en el supermercado del pueblo espectante ante el acontecimiento. Entre ellos se encuentra, junto a su hijo pequeño Billy, el pintor(1) David Drayton (Thomas Jane), que deberá lidiar con sus vecinos para poder afrontar la situación con calma y precaución.

Puede que a priori la premisa no sea original ni nada del otro mundo, pero el gran acierto del film y lo que la distancia de otras propuestas similares radica en su elevada carga dramática y en su especial atención y cuidado de los personajes, algo poco común en este tipo de películas.

Darabont dota además al film de un inusitado trasfondo crítico, adentrándose con valentía en lo más profundo y oscuro del alma humana. Y es que para nada The Mist es una película de monstruos al uso. Lo que tenemos delante es todo un estudio de la conducta humana en situaciones límite.
Se nos muestra la manera en la que reaccionan diferentes personas cuando intentan hacer frente una siutación de peligro que les sobrepasa. Nos habla también del fanatismo religioso, de la fe a secas, de las esperanzas, de la resignación, de la cobardía, del valor...
Podemos observar en ella también un punto crítico hacia el mal uso de la ciencia, algo que se ha ido reflejando a lo largo de varias décadas dentro de la ciencia-ficción (especialmente en los años 50).

Por ello esta cinta es diferente a lo que nos tiene acostumbrados el (sub)género. Se aleja de la habitual y áspera comercialidad hollywoodiense, ahorrándonos clichés y baratos efectismos.
Darabont recurre a la inquitud que produce el hecho de estar encerrados en un lugar acechado por desconocidas criaturas. Apela a la tensión con cautela y acierto, mostrando poco y cuando toca, pero además mostrándolo bien, sin espasmódicos movimientos de cámara ni demás florituras tan hiperexplotadas en estos tiempos.

La especial atención en los personajes y en sus personalidades, sus miedos y demás, es lo que le confiere peso a la historia. De esta forma, podemos conectar con ellos a un nivel más emocional y empático, de modo que la angustia se transfiere de la pantalla al espectador.

Pero que no se preocupen aquellos a quienes todo esto de la crítica y la profundidad no les interesa lo más mínimo, porque además The Mist funciona perfectamente como una muy disfrutable y entretenida película de monstruitos puñeteros.
Hay escenas realmente violentas en sí mismas, bien sea mostrando o recurriendo a la elipsis. Se suceden secuencias de pura tensión con otras de gozoso gore. Hay acción, terror, suspense y drama a partes iguales, con lo que dificilmente decepcione al buen aficionado.
Los bicharracos que aquí se dan cita tienen un aspecto amenazador y en general los efectos especiales son lo suficientemente competentes como para hacerlos creíbles cada vez que hacen acto de presencia. Así que el recortado presupuesto con el que ha trabajado Darabont no ha hecho mella en el resultado final. Y mejor trabajar en estas condiciones que ya se sabe que con más dinero se suele perder el norte, dando preferencia a la espectacularidad y olvidando el guión (no creo que sea el caso de este director, pero ejemplos los hay a patadas)

Los personajes se nos van mostrando a medida que la película avanza, y los vamos conociendo y calando según vayan afrontando los diversos acontecimientos. Con ello Darabont se ahorra alargados preámbulos y puede ir metiendo la acción ya no más temprano sino también más espaciada a lo largo del metraje.

El origen de la niebla tiene explicación una vez que la trama está lo suficientemente avanzada, aprovechando así la incertidumbre inicial para crear ese desasosiego que impregna el primer tramo del film.

Darabont además es un tipo que sabe dirigir a su elenco, sacando lo mejor de cada actor/actriz.
Con Thomas Jane quizás haya conseguido una de sus mejores interpretaciones, sorprendiendo a propios y a extraños.
Ha repetido con algunos actores ya aparecidos en otros films suyos, como William Sadler, Jeffrey DeMunn o la guapetona Laurie Holden, que cumplen perfectamente con sus roles.
Ha conseguido también que un niño actue bien y no resulte cargante, y le ha sacado todo el jugo a una notable actriz como Marcia Gay Harden, que borda su papel. Lo hace tan bien que dan ganas de matarla de la forma más cruel posible (ya me entendereis cuando veais la película)

En ningún momento aburre, pese a sus dos horas de duración que bien podrían haber sido hora y media perfectamente. Y juega a su favor la casi inexistente banda sonora, lo que le da mayor realismo. La música aparece en momentos muy puntuales, como por ejemplo al final de la película, con unos cantos que junto a unas desoladoras imágenes le ponen a uno la carne de gallina (por si os interesa, la magnífica canción que suena es "The Host Of Seraphim", de los inclasificables Dead Can Dance)

Y el final...bueno, este es un tema aparte. Es de los más duros y desgarradores que he haya visto nunca, ya no sólo del género, sino del cine en general; de esos que te dejan clavado en la butaca, conteniendo la respiración y sin poder articular palabra. Estoy casi seguro que a muchos no les gustará y otros preferirán el final de la novela, pero a un servidor le ha parecido verdaderamente impresionante.

Quizás os parezca que pongo a la película por las nubes (no os faltaría razón), pero es que me ha encantado. He disfrutado al 100%.
Espero que mi crítica no os cree unas altas espectativas que luego no se vean cumplidas (disculpadme si es así) pero deseo que disfruteis tanto como lo he hecho yo y por ello os la recomiendo encarecidamente.
En mi opinión, estamos ante un clásico instantáneo del terror.


(1) Atención a los carteles del gran ilustrador Drew Struzan y como uno de ellos supone directamente un guiño a "La Cosa" de John Carpenter (más que nada porque fue él el encargado de realizar dicho cartel)


Valoración personal:

6 comentarios:

m!ketrix dijo...

Gran crítica. La verdad es que antes no me llamaba lo más mínimo esta película pero puede que cambie de opinión y la acabe pillando.

Por cierto, gracias por el link! También quedas enlazado en cine25.com. Ojalá te animes y entres en nuestra comunidad, necesitamos a gente cinéfila como tú ;)

Pliskeen dijo...

Pues te la recomiendo m!ketrix porque realmente vale la pena. Si piensas que lo has visto todo en este género, la película te va a demostrar lo contrario.

Vuestra comunidad es muy completa, así que pronto me tendreis allí como uno más.

Saludos ;)

Selden dijo...

Pues no he visto esta película y eso que he leido bastante a Stephen King, sobretodo la saga de "La Torre Oscura".
A ver si le echo un ojillo (menuda lista estoy teniendo de películas pendientes ;)
Saludos!

Pliskeen dijo...

De Stephen King he leído unas cuantas novelas (no siempre de terror) pero The Mist no ha sido de ellas. La buena impresión causada por la película quizás me anime a leerla.

De "La Torre Oscuro" he oído hablar mucho y bien, pero aún no he tenido tiempo de incarle el diente (son muchos libros y hay que tener tiempo y mentalizarse de leerlos todos)

Pon esta película en los primeros puestos del listado. No creo que te arrepientas ;)

Saludos :)

Jorge - cinenovedades dijo...

Que tal Pliskeen. Primero y principal excelente ha sido tu crítica. Realmente te felicito, ya que has dado en la tecla en cada párrafo de tu sinopsis, realmente muy buena.

Con respecto a la película acabo de verla y me ha parecido excelente en todo sentido. Cierto es que es tanto entretenida en la parte donde la acción gore hace presencia, como también su muy buen suspenso y su dramatismo realmente constante. Una muy buena cinta que saca a relucir lo peor de las reacciones humanas en situaciones extremas como estas.

Con respecto al final, lo considero un final realmente acorde a como venía desarrollándose la trama hasta ese momento. Creo que otra resolución no hubiera tenido un efecto tan bueno como tuvo en definitiva el de la cinta.

Gran critica tuya, Pliskeen. Y gran película de Darabont.

Saludos, Jorge.

Pliskeen dijo...

Me alegro que tu tb hayas disfrutado amigo jorge, y muchas gracias por los halagos, de veras :)

Una maravilla en todos los sentidos. Tenía confianza en el sr. Darabont, pero la sorpresa ha sido mayúscula.

El final es inmenso. Quizás hubiera habido otras posibilidades a elegir, pero yo creo que esa era la opción más acertada debido al tono del resto de la película.

Otra gozada del sr. Darabont. Como siga así voy a perder la cuenta xD

Saludos ;)