martes, 6 de mayo de 2008

"En busca del Arca Perdida" (1981) - Steven Spielberg

Atención: Esta reseña contiene detalles relevantes de la trama.

Indiana Jones: Raiders of the Lost Ark” fue la película que abrió la saga del aventurero Indiana Jones, la que marcó un antes y un después dentro del cine de aventuras y la que es consideraba por muchos la mejor entrega de todas.

Una historia ideada por George Lucas en colaboración con Phillip Kauffman (propuesto en un principio para dirigirla), escrita finalmente por Lawrence Kasdan (ya se había hecho cargo del guión de “El Imperio Contraataca”) y dirigida por el Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg (tras el fracaso de su comedia ”1941”), dió como resultado una de las películas más taquilleras de la historia y una magnífica cinta de aventuras, imitada y parodiada hasta la saciedad.


El primer tramo del film nos muestra al personaje metido de lleno en una de sus aventuras, concretamente en Sudámerica, para encontrar el ídolo Hovito, un valioso objeto de un antiguo templo. A través de la espesa jungla y procurando no ser descubierto por los nativos de la región, el arqueólogo Indiana Jones, en compañía de otros dos viajeros, da con el Templo Hovito. Una vez allí, debe sortear todas las trampas mortales que los antiguos pusieron para que nadie robara la preciada reliquia.
Justo cuando tiene en su poder el objeto, el templo empieza a desmoronarse y la huída debe ser más apresurada de lo esperado. En ese momento, Indy debe hacer frente de nuevo a las trampas, a la traición de uno de sus compañeros (Alfred Molina en un brevísimo papel) y una vez fuera del templo, a Rene Bellog (Paul Freeman), otro arqueólogo y su principal rival, quién finalmente le arrebata la reliquia.

En esta primera parte, a modo de presentación del personaje y de uno de los antagonistas, se sucede una de las secuencias más recordadas de la saga y que tiene lugar dentro del templo, justo cuando Indy inicia su huída de él. Se trata de la escena en que una bola gigante persigue a nuestro héroe y de la que éste se libra por los pelos.
La gran bola, fabricada en fibra de vidrio, media unos 6,5 metros de diámetro y se desplazaba a través de unos raíles ligeramente elevados. Harrison Ford ensayó la escena durante dos días, más de treintena de veces. Para su seguridad, había varios hombres encargados de detener la bola por si éste tropezaba. De todas formas, al estar los raíles elevados, Ford tenía la posibilidad de tirarse al suelo y dejar que la bola le pasara por encima sin causarle el más mínimo rasguño.


Tras este agitado inicio, nuestro Indy regresa a casa, en Connecticut, donde imparte clases en una universidad. Allí el gobierno estadounidense le encarga un nuevo cometido relacionado con la legendaria Arca de la Alianza (caja que contiene en su interior las tablas de piedra de los Diez Mandamientos). Su misión consiste en encontrar el arca antes que lo hagan los nazis, que bajo ordenes del Führer, han emprendido su búsqueda a raíz de la leyenda que afirma que a aquellos que la posean se volverán invencibles.


Indy iniciará el viaje hacia Nepal, donde vive Marion (Karen Allen), una ex amante e hija de su antiguo mentor, la cuál posee una pieza clave para encontrar la localización exacta del arca. Es allí donde Indy tendrá su primer encontronazo con los nazis.

Después de librase de ellos y sumándose Marion a su viaje, su próximo destino será la ciudad de Tanis (Egipto), lugar donde se oculta la famosa arca. Un viejo amigo, Sallah (John Rhys-Davies), será quien les ayude a localizarla y recuperarla.
De nuevo, Indy tendrá que hacer frente a los nazis y a su viejo rival Bellog. A partir de ese momento, las aventuras se irán sucediendo una tras otra, sorteando a peligrosos asesinos, trampas mortales, serpientes venenosas, etc.

La película ofrece 115 minutos de acción y diversión. No hay tiempo para dedicarse a desarrollar los personajes ni sus relaciones, pues lo que prima es la aventura pura y dura. Unas simples pautas y caracterísitcas básicas sirven para definir a nuestros protagonistas, mientras que el resto está orquestrado para que el público disfrute sin parar, minuto a minuto, escena tras escena.


Lucas y Spielberg supieron imprimir en ella todos los elementos necesarios para hacer de la misma una gran cinta de aventuras. Una unión perfecta entre humor, acción y romanticismo son prueba de ello. El rigor histórico era casi lo de menos, por lo que no es extraño encontrar varios fallos en ese aspecto.

El rodaje no estuvo exento de problemas, desde parones por días de lluvia hasta una disentería contraída en Túnez (lugar donde se simuló la ciudad de Tunis) que afectó a casi todo el equipo implicado en el proyecto. Spielberg fue de los pocos que se libró ya que tenía por costumbre llevarse de casa comida enlatada.

Harrison Ford asumió también bastantes riesgos a la hora de afrontar su papel de Indiana Jones. Él creía que cuanto más se implicara en las escenas de acción y menos usara un doble, más creíble resultaría su personaje. Por ello, llevo a cabo algunas de las secuencias más arriesgadas del film.

Estuvo a pocos metros de la bola que pretendía aplastarlo en el Templo Hovito; sufrió dos accidentes con los dos aviones que aparecen en la película y de los cuales, por suerte, salió indemne; fue uno de los numerosos afectados por la disentería; sufrió, como el resto del equipo, la furia de los mosquitos en Kaui (donde el templo); y participó integramente en la secuencia dónde es arrastrado por debajo de un camión.

Pese a cualquier contratiempo que se sucediera, el rodaje logró terminarse incluso varios días antes de lo previsto y su estreno en cines fue un éxito rotundo.
Sus 20 millones de presupuesto dieron sus frutos, consiguiendo en EE.UU más de 200 millones de dólares de recaudación y casi 400 millones en todo el mundo.
A la respuesta favorable tanto de crítica y público, se le sumaron 8 nominaciones a los Oscars de aquel año, consiguiendo finalmente cuatro estatuillas correspondientes a mejor dirección artística, mejor sonido, mejor montaje y mejores efectos visuales.


Las escenas más recordadas son la de la bola de piedra, la de Indy y Marion frente a las miles de serpientes (se calcula que más de 6000 entre reales y de goma) y la trepidante secuencia del camión (un claro homenaje a La Diligencia de John Ford)

Aún así, otras escenas fueron descartadas o bien recortadas (la pelea contra el tipo de la espada, que finalmente se resolvió con un disparo de revolver por sugerencia de un cansado y aquejado Ford, o un primer beso entre Indy y Marion en la taverna del Nepal, entre otras), y algunas de ellas se reutilizaron para la secuela, que llegaría tres años después con el título de “Indiana Jones y el templo maldito”.

En busca del Arca Perdida” fue el principio de una gran saga y el inicio de la leyenda.


Valoración personal:

11 comentarios:

Chacal_ dijo...

Coincido casi en su totalidad con tu comentario (hace tiempo que la ví por última vez e igual hay cosas que no tengo tan frescas en la memoria). Eso si, soy el primero en reconocer que a esta película le tenian que haber dado el Oscar a mejor película de aquel año, y no esperar tanto para premiar a Spielberg (uno de los mejores cineastas de las últimas décadas) y encima hacerlo por sus películas más "serias" (La lista de Schindler, Salvar al soldado Ryan) sin valorar que su nombre ha estado presente en muchas de las mejores y más grandes películas de aventura y entretenimiento de las últimas décadas.

Pliskeen dijo...

Por normal general, el cine de género no suele tener ni una sola posibilidad de hacerse con el Oscar en las categorias más importantes.
Por eso era imposible que Spielberg se llevara un Oscar a mejor película por "En busca del arca perdida".

Son el tipo de películas que suelen ningunearse en la ceremonia, ya que a los académicos no ven en ellas ningún otro mérito que no sea el de entrener. Casi siempre se llevan estatuillas en inferiores categorias tipo mejores efectos especiales, sonido, etc.

Así son las cosas. Quéle vamos a hacer...

Saludos ;)

Rodi dijo...

Gran idea este especial sobre Indy. Yo también soy un gran fan de la saga, ese 22 de Mayo parece no llegar nunca.

"En busca del Arca perdida" es para mi una película perfecta a todos los niveles, puesta en escena, guión, actores, música, etc. Aunque con el tiempo mi preferida es "Indiana Jones y la última cruzada".

PD: Buena reseña.

Saludos.

Pliskeen dijo...

Desde luego como entretenimiento funciona a la perfección.

No sé si es porque la he visto más veces por televisión o porque sale Sean Connery, pero la tercera es tb mi preferida :)

Saludos ;)

leolo dijo...

Todas son buenas, por cierto no intento Tom Selleck imitarle? Si no me quivoco no es el protagonista de las minas del Rey Salomón? Saludos.

Por cierto Kurt Rusell esta genial también en death prooff

Mas cine en: http://blogs.hoycinema.com/jontorron

Pliskeen dijo...

Tom Selleck hizo algo similar en "La gran ruta hacia China" y homenajeó la película en uno de los capítulos de su serie "Magnum".

El de "Las minas del Rey Salomón" era Richard Chamberlain, famoso por las series Shogun y El pájaro espino.

Krut Russell es lo mejor de Death Proff :)

Saludos ;)

Selden dijo...

Después de Indiana Jones y la última cruzada, ésta es la que más me gusta de la hasta ahora trilogía. Creo que Harrison Ford realiza un gran trabajo al igual que el resto de actores. Yo creo que Karen Allen ha sido la mejor acompañante de Indiana Jones de la saga. Me alegra que repita en esta cuarta película.
Muy buena crítica!!
Saludos!

Pliskeen dijo...

Coincido contigo. Mi preferencia sigue este orden: tercera, primera y segunda. Ya veremos que ocurre con la cuarta.

Tb coincido con que Karen Allen ha sido la mejor acompañante de Indy, básicamente por ser un personaje femenino de armas tomar y no una mera tontita en apuros, como desgraciadamente suele ocurrir la mayoría de veces.

Saludos ;)

Fantomas dijo...

Completísima reseña de la que para mí es la segunda mejor película de Indy hasta la fecha (como a muchos la que más me gusta es la tercera).
A esperar la cuarta entrega con ansias.

Saludos.

Jorge - cinenovedades dijo...

Muy buena reseña, Pliskeen. Realmente muy completa.

Me hiciste recordadr la escena de la bola gigante!! realmente impresionante!!

La data del boxoffice es increible, con un presupuesto de 20 millones sacaron 200 en USA y 400 más en el resto del mundo. Realmente asombra el dato.

En fin, coincido contigo, una gran película para dar comienzo a lo que fue una gran trilogía (aunque ahora se venga la cuarta)

Saludos, Jorge.

Pliskeen dijo...

fantomas, esperemos que la cuarta esté a la altura de esta gran trilogía :)

jorge, y eso que la escena de la bola es relativamente breve. Pero es de esas que dejan huella. Mítica escena como mítica es la película.

Ojalá la cuarta entrega nos deje tb unas cuantas escenas para el recuerdo.

Saludos ;)