miércoles, 21 de mayo de 2008

"Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal" (2008) - Steven Spielberg

Son 27 los años que han trascurrido tras la primera aparición del aventurero Indiana Jones en nuestras pantallas de cine, y casi 20 desde que lo hizo por última vez con la tercera entrega de la saga. Parece que fue ayer cuando Indy se liaba a mamporros con unas nazis o una secta sangrienta, cuando saltaba sobre tanques y camiones en marcha o hacia volar aviones; o cuando derribaba puentes o era perseguido por una bola de piedra gigante.

Qué tiempos aquellos!! Y que grandes satisfacciones nos dieron esas fabulosas películas (y otras tantas de la década)
El trío Lucas, Spielberg y Ford nos convencía una y otra vez que ellos eran los reyes del cine de aventuras moderno y nadie se lo podía discutir. Una sabia mezcla de humor, acción y romanticismo nos ofrecía un entretenimiento 100% disfrutable.

Y cuando ya creíamos que la puesta de sol con la que se alejaban Indy y cía en la tercera entrega suponía el fin de un ciclo, ahora nos llega una cuarta parte que nos recuerda que al Dr. Jones aún le quedan unas cuantas aventuras que vivir.

Si esta “Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull” es innecesaria o no, poco importa ya, porque aquí está y somos muchos los que la hemos recibido con los brazos abiertos.
Puede que llegue con 10 de años de retraso o puede que nisiquiera la desearamos tanto como sus creadores la necesitan, pero lo que está claro es que ha sido concebida con todo el cariño del mundo hacia el personaje y sus incondicionales fans. Eso no quita que las nuevas generaciones puedan disfrutarla, pero es de calle que serán los primeros (incluyéndose un servidor entre ellos) quienes disfrutaran de cada guiño, de cada referencia a anteriores películas y viejos personajes. Y es que si hay algo que no puede evitar esta tercera secuela es derrochar nostalgia por los cuatro costados, y eso, sin quererlo, ya nos tiene ganados a (casi) todos.


Estamos en 1957, en plena Guerra Fría. Los tiempos han cambiado y las inquietudes y los miedos de la sociedad también. Ahora los jóvenes bailan rock and roll, visten chupas de cuero y desafian las leyes de la gravedad con sus tupés.
Las dos potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. y URSS, se espían mutuamente y desarrollan nuevos artefactos con los que protegerse el uno del otro (o mejor dicho, destruirse)
En esta época de cambios, el Dr. Henry Jones es un perro viejo con decenas de hazañas a sus espaldas y con amigos y seres queridos a los que ha dejado atrás o a los que el tiempo se ha llevado a un lugar, queremos creer, mejor.
Pero hay costumbres que no cambian nunca, y para nuestro Indy aún es temprano para colgar la fedora y guardar el látigo en el baúl de los recuerdos. Un nuevo reto le hará embarcarse en otra de esas arriesgadas y emocionantes misiones a través del mundo, descifrando enigmas y desenterrando antiguos tesoros.

El joven rebelde Mutt Williams (Shia LaBeouf) acude al Dr. Jones para que le ayude a encontrar al Profesor Oxley (John Hurt), un viejo amigo de éste y como un padre para el primero después de que el suyo muriera en la guerra. Sus únicas pistas son una carta del profesor dirigida a Indy (con clave secreta incluida) y una antigua leyenda acerca de la Calavera de Cristal de Akator, un objeto legendario tras el que iba Oxley.
Indy y Mutt se dirigirán a Perú en busca de la mítica ciudad de oro, lugar del que supuestamente procede la citada Calavera. Una vez allí descubrirán que no son los únicos que la buscan, ya que tras ella irá también una unidad militar soviética capitaneada por la fría y letal Irina Spalko (Cate Blanchett) con la que nuestro héroe ya había tenido un encuentro previo.

De nuevo, habrá que hacer frente a fantásticas leyendas y a temibles villanos para hacerse con la preciada reliquía. Demostrando, obstáculo tras obstáculo, que a nuestro Indiana Jones aún le quedan fuerzas y agallas para enfrentarse a todo lo que se le eche encima.


Admito cierto recelo antes de la proyección del film, pero cualquier duda que pudiera albergar ante este inusitado regreso ha quedado disipada tras las dos horas y diez minutos de diversión y espectáculo que he tenido el gustoso placer de contemplar.

Que nadie se lleve las manos a al cabeza porque este sigue siendo nuestro Indy de siempre. Más canoso y con más arrugas (y experiencia), pero con los mismos defectos y virtudes de las anteriores entregas. Ni su socarronería ni su intrepidez han decaído. Sigue blandiendo el látigo como nadie, aunque los cálculos no siempre sean exactos. Sigue asaltando tumbas, resolviendo acertijos y zurrando a los villanos de turno sin titubear, por mucha caña que le den.

Ni que decir que Harrison Ford vuelve a encarnar a nuestro aventurero como si no hubieran pasado los años y demostrando que él y nadie más puede ser Indy. Su carisma y presencia podrán ser imitados pero jamás ser competencia. Nadie puede hacerle sombra a todo un icono de la historia del cine ni al actor que le ha dado vida a lo largo de cuatro películas.

A esta nueva aventura se le unen nuevos compañeros de viaje. Uno de ellos es George “Mac” McHale (Ray Winstone), un viejo compatriota y amigo de Indy; y el otro es Mutt Williams, que representa la jovialidad, la impericia, el cambio o revolución...¿el relevo?

Shia/Mutt funciona como el perfecto contrapunto entre maestro y aprendiz. La experiencia de uno contrasta con el ímpetu del otro. Saben que se necesitan el uno al otro y aunque a priori parezcan dos personas muy distintas entre sí, pronto descubrirán que comparten el mismo espíritu de aventura esencial para hacer frente a los acontecimientos que se les presentan.

Además de los nuevas caras tenemos otra ya conocida, como la osada Marion Ravenwood (Karen Allen), un antiguo amor de nuestro héroe y la fémina que más hondo ha calado en él.
Su regreso es vital para la historia, por no decir que es el motivo principal de la razón de ser de esta secuela. Sin ella, esta sería una secuela más, y es por ello que su presencia significa un paso más allá en la vida de Indy.


En el contexto en el que se desarrolla todo era dificil imaginar un nuevo macguffin desencadenante de la historia que no fuera el tema de los extraterrestres, seres recurrentes y muy de moda en la década de los cinquenta, algo que quedó bien reflejado el cine de ciencia-ficción de aquellos años.
Es por ello que el argumento elegido, aunque al principio resulte un poco chocante con las temáticas de las anteriores entregas, supone un original y fresco aliciente para desarrollar nuevas peripecias a las que deba hacer frente Indy.
Puede que a algunos esta idea les siga descolocando, pero ya digo que no se convierte en ningún momento en un estorbo, dado que no es más que la enésima excusa para que el prota se calce otra vez la chaqueta, el sombrero y el látigo.

Y como no podía ser de otra manera, en esta ingenua década los villanos de turno son los soviéticos. Al frente, el personaje que encarna Cate Blanchett.
Irina Spalko no se detendrá ante nada para conseguir sus objetivos, y eso incluye el secuestro, el asesinato, la traición, las trampas, etc. Quizás lo único que se le puede objetar a este nuevo villano es el tono un tanto caricaturesco que tiene. No sabemos si intencionado o no. Aún así, dejará huella como antagonista.

Por lo demás, esta cuarta parte nos ofrece lo mismo que sus predecesoras, aunque más “a lo grande”. Y es que Spielberg y Lucas no han desaprovechado la oportunidad que les brindan las nuevas tecnologías de hacer algo más espectacular (e incluso aparatoso).
Si no fuera por ciertos momentos puntuales donde los efectos digitales son los reyes de la función, uno apenas encontraría diferencias entre una entrega y otra, salvo claro, la edad de Indy.
Quizás se han “flipado” un poco en algunas secuencias, pero eso ya es algo habitual en el cine de hoy en día. O lo tomas o lo dejas, y yo ya me he resignado (o acostumbrado, que suena mejor)

Así que alejad vuestros temores y suprimid vuestras dudas porque en “Indiana Jones y el reino de la calavera” no hay lugar para el aburrimiento. Es cine de evasión en estado puro. Los guiños os sacarán una sonrisa, os reireis con los diálogos entre los personajes, las trepidantes secuencias de acción os harán vibrar, los momentos nostálgicos os emocionarán, y Marion y Indy os volverán a robar el corazón. Ese corazón cinéfilo que late con más fuerza cuando gozamos de verdad en el cine.

Un bajón en la saga? Para nada. No es más que otra excelente película de aventuras. Otra más de nuestro aventurero/arqueólogo/profesor favorito: Indiana Jones. ¿Un desenlace un tanto conservador? ¿Demasiada pantalla verde? ¿Una trama estrambotica? ¿Quizás un tanto light en lo que a violencia se refiere? ¿Alguna que otra fantasmada? Sí a todas esas preguntas. Pero son minucias que no empañan este maravilloso espectáculo, entretenido de cabo a rabo y sumamente divertido.

Funciona como una más de la saga, pero si hay que comparar, para mí está en el podium de las mejores. Pero eso ya va a gustos, porque ni tan siquiera somos capaces de ponernos de acuerdo en cuál es nuestra favorita (la mía, la tercera)

Así que entrad en la sala, sentaros en una butaca y preparaos para retroceder en el tiempo y disfrutar como enanos, porque Indiana Jones ha vuelto!


Valoración personal:

11 comentarios:

Chacal dijo...

El viernes si no pasa nada será cuando la vea yo. Y espero que llegue a cuatro estrellas (sobre cinco) que es a lo que creo que puede aspirar a mi modo de ver (como se me quede en tres, aunque reconociendo que es entretenida será una decepción. Y como sea más para abajo ni te cuento).

P.D.: Voy a enlazar esta crítica tuya en mi blog.

Pliskeen dijo...

Gracias por el enlace ;)

Mi valoración personal no es estrictamente cinematográfica. Si te fijas, todas las de Indy tienen 5 "cabezitas alien" porque considero que son de visionado obligado, aunque no toda las películas que componen la saga estén al mismo nivel.

Si no vas esperando la película definitiva de Indiana Jones y la acojes como otra más, te gustará si tb lo hicieron las otras.

Fallos y fantasmadas las tienen las cuatro, así que esta no merece ser infravalorada ni por ello ni por sus efectos digitales.

Saludos ;)

Alejandro the Wyvern dijo...

grande che si decis que es buena debe serlo

no lei la sinopsis me la guardo para mañana cuando la vea

nos vemos

Pliskeen dijo...

Hay opiniones dispares sobre su calidad. Así que supongo que dependerá de las expectativas de cada uno.

Yo era de los que temía un bajón en la saga y finalmente me han convencido de lo contrario.

Ya me contarás que te ha parecido a tí ;)

Saludos :)

Fantomas dijo...

Excelente reseña y la verdad es que me ha alimentado la esperanza de que me voy a encontrar con una buena entrada de la serie.

Buen trabajo
Saludos.

Pliskeen dijo...

Gracias fantomas :)

Pese a sus fallos y lo chocante de la trama, he disfrutado tanto como con las anteriores.
Dos horas que se pasan volando.

Saludos ;)

Ramón dijo...

Como pelicula de aventuras clásica sin pretensiones con la cual pasar un rato divertido cumple de sobra. Ahora bien el problema es que hablamos de un icono y de Spielberg, el cual personalemente no me ha dado lo que siempre espero de él: sorprenderme.
Aún así no es tan mala como la están poniendo en muchos sitios, asi que nada, a verla que para algo hemos esperado tanto.

Saludos ;)

Pliskeen dijo...

Yo es que soy de los que opinan que Spielberg hace años que está en bastante baja forma. Por lo menos en lo que a cine comercial se refiere. Así que era el primero en temer por la calidad de esta película.

Creo que algunas críticas negativas -respetables, como todas- son demasiado duras. He leído argumentos negativos que podrían adjudicarse a cualquiera de las anteriores películas (fantasmadas, Indy recibiendo muchas ostias, facilidad para resolver enigmas, etc)
Creo que aunque la película no guste, hay que opinar con cierto criterio y sin el puñal en la mano.
De igual modo que yo he reseñado sus errores, pero aún así he podido disfrutar de ella (soy afortunado xD)

Estamos hablando de Indy y Spielberg, y no de una película de Uwe Boll. Y hay críticas durísimas y muy injustas, poniendo esta película como algo infame. Tp creo que sea para tanto.

No es la gran película de Indiana Jones que muchos esperaban y en eso estoy de acuerdo. Pero tb se tiene la trilogía original muy idealizada y muchos de los fallos de esta cuarta entrega son herencia de sus predecesoras (los guiones de esta saga nunca han sido una delicatessen, para que vamos a engañarnos)

Saludos ;)

SERGIO ALEJANDRO dijo...

Yo he salido del cine algo....helado!!! Aun recuerdo que sali de La Ultima Cruzada superemocionado porque no habia visto una aventura como esa en pantalla grande nunca...

Con esta ultima le he dedicado tiempo para analizarla a posteriori y le he ido cojiendo cariño...a medida que me voy adaptando a los cambios....creo que al final esta tomara su lugar como lo ha venido tomando despues de 24 años el Templo Maldito...

Ojo posibles Spoilers...

Yo quitaria muy povas cosas entre esas los Topos CGI, a Tarzan y su ejercito de monos y la piramide fabricada por las hormigas gigantes....de resto me gustaron las fantasmadas...incluso la de la nevera....por cierto la toma del hongo nuclear con Indy de espaldas es genial no??? Extrañe mucho tambien el humor negro y socarron de Indy...creo que fue en la que menos me he reido...

Lo del tema ...me parecio genial...tal vez no lo esperaba tan explicito pero no queda mal....yo me creo mas una posible influencia de seres mas avanzados en culturas antiguas que el poder de la inmortalidad de la copa de cristo o el poder de Dios del Arca de la Alianza...

Tal vez muchos extrañan los Nazis y los temas religiosos...pero es otra epoca un Indy viviendo en la Guerra Fria y en una epoca donde la paranoia espacia era latente...

De todos modos quiero un final mas epico para esta saga y con Indy como protagonista absoluto...

Saludos!

Pliskeen dijo...

Los cambios chocan al principio, aunque en mi caso no hubo nada en la película que me molestara, y al tener fresca en la memoria la trilogía original, las fantasmadas de esta cuarta entrega me parecieron muy en la línea de saga.

Quizás el final es demasiado explícitio y se les ha ido la mano con el CGI, pero por lo demás disfruté tanto como con las anteriores. De ahí que mi valoración personal, más allá de lo estrictamente cinematográfico, sea la misma que en las otras tres.

Jugó a mi favor tb las no muy altas expectativas que tenía antes de verla.

Saludos ;)

Zeitzler dijo...

Pues a mí me parecio que Indy esta ya un poco viejo...