viernes, 9 de mayo de 2008

"Iron Man" (2008) - Jon Favreau

Con un breve currículum como director en el figuran películas familiares e infantiles (excepto su ópera prima titulada “Made”) Jon Favreau logró hacerse cargo de la dirección de Iron Man, película que adapta uno de los personajes más populares de la factoría Marvel.
Por lo general, tanto esta elección como la del actor protagonista (el estupendo Robert Downey Jr.) causaron bastante desagrado entre el colectivo fan. Pese a ello, ambos han demostrado ser los idóneos para sus respectivos roles a juzgar no sólo ya por la buena acogida del público sino también por las más que favorables opiniones de la crítica especializada.


La película se centra en la figura de Tony Stark, un multimillonario consejero delegado de Industrias Stark, compañía dedicada básicamente a la fabricación y distribución de armamento militar. Stark es un tipo despreocupado, vividor, fanfarrón y playboy. Sus objetivos principales son acumular dinero y ligoteos, demostrando ser bueno en ambos sentidos. Sin embargo, todo esto cambia cuando es capturado por un grupo de insurgentes afganos que le obligan a contruir para ellos uno de los potentes misiles que él mismo vende.

Preso y gravemente herido, Stark utiliza sus conocimientos armamentísticos para crear un dispositivo que le permita seguir vivo, y una resistente y poderosa armadura que le permita escapar de sus captores.
Una vez conseguidos estos dos propósitos, y a su regreso a EE.UU., Stark adopta una nueva aptitud frente a las armas, decidiendo terminar con la fabricación de éstas y dirigir su empresa hacia otros ideales más honrados. Esta decisión causará ciertos problemas a Stark y en el centro de todos ellos estará Obadiah Stane -ejecutivo de Industrias Stark-, antes su mano derecha y ahora su principal enemigo.

Stark se pondrá manos a la obra en la creación de una nueva y perfeccionada armadura. Más potente, ligera y resistente que la anterior y con la cual iniciará su personal cruzada contra los insurgentes y contra cualquier persona u organismo que suponga un peligro para la humanidad.
Nuestro engreído protagonista, reconvertido en casual y oportuno héroe (inter)nacional, contará con la ayuda de su secretaría Pepper Potts (nombre feo donde los haya) y de su mejor amigo, el militar James Rhodes.


La mayor baza del film, además de los ya imprescindibles efectos especiales en este tipo de producciones, es sin lugar a dudas Robert Downey Jr. encarnando al principal protagonista, Tony Stark. El papel le viene como anillo al dedo y Downey cumple de sobras.
Siempre ha sido un notable actor pero los altibajos en su carrera, propiciados por una vida personal cargada de excesos, han hecho ganarse la antipatía del público y el habitual desprecio de la crítica, que por lo general tienden a menospreciarlo.
Con esta película, y pese a tratarse simplemente de un producto comercial destinado a hacer taquilla, Downey ha conseguido callar unas cuantas bocas, rebosando carisma y saber estar. A mi juicio es, junto a Hugh Jackman y su Lobezno, una de los mejores encarnaciones de un personaje de cómic.


El humor es otro de los puntos fuertes del film, sacándole partido a la personalidad de Stark sin caer en ningún momento en la parodia o el rídiculo como sí han hecho otras adaptaciones (Spiderman o Los 4 Fantásticos), y provocando siempre una cómplice sonrisa al espectador.

La historia es bastante simple y similar a la de otros superhéroes. Sin embargo, Favreau utiliza esa simpleza para fabricar una película de sencilla estructura y con un ritmo exento de altibajos.
Nos presenta al personaje y los motivos que le hacen cambiar de actitud. Seguimos paso a paso el proceso de fabricación de la famosa armadura y como intenta adaptarse a ella, mientras que nos cuenta a pinceladas las relaciones que mantiene tanto con su secretaria como con su amigo Rhodes.

Estos factores hacen que la trama se desarrolle con rapidez, dando al público lo que espera de este tipo de películas: un buen entretenimiento. Y se puede afirmar con seguridad que lo consigue. Sus dos horas se pasan volando e incluso diría que se hacen cortas.

Favreau evita la tendencia de algunos films en profundizar en exceso en la psique del héroe, lo que quizás hubiese convertido su visionado en algo tedioso o simplemente aburrido (véase Hulk).
Sin abandonar esa posibilidad, se puede decir que la hace más ligera y la sabe combinar bien con las escenas de transición y de acción. Quizás el cambio de actitud de Stark se nos puede antojar precipitado o forzado, pero al fin y al cabo el director sabe que extenderse más en eso podría acabar siendo perjudicial para el ritmo de la película.

La historia contiene un poco de moralina pero sin caer en discursitos filosófico-éticos ni en los aires de grandeza de, por ejemplo, Batman Begins. De esta forma el lenguaje y el comportamiento del personaje se nos hacen más cercanos.

A todo ello ayuda también tener a un actor como Jeff Bridges encarnando al villano de turno, demostrando que se puede ser un buen villano sin caer en la sobreactuación ni el histrionismo.

Y por supuesto, los ya citados efectos especiales, que se convierten en el plato fuerte de Iron Man y sin los cuales hubiese sido muy dificil llevar a cabo dicha adaptación. Además del siempre impecable trabajo de Stan Winston en cuestiones de diseño y arte conceptual, siendo él el encargado de elaborar la fascinante armadura que luce Robert Downey Jr., y que está inspirada básicamente en los dibujos de Adi Granov.

Los puntos flojos del film vendrían a ser la poca relevancia que tiene en la historia el personaje de Terrence Howard, es decir, James Rhodes, el amiguete de Stark (seguramente se le está resevando para la secuela), y el quizás demasiado breve enfrentamiento final entre Stark y Obadiah, que a mí personalmente me sabió a poco (por no hablar de la poco creíble destreza con la Obadiah maneja su armadura sin antes haber practicado!)

Sobre Gwyneth Paltrow nada que objetar, ya que está correcta y menos sosa de lo habitual, lo cual ya es mucho.

Por lo demás, un más que decente entretenimiento que pone fin -de momento- a la mediocridad a la que nos estaban acostumbrando las producciones Marvel.
Divertida, con buenas y dosificadas escenas de acción, con un reparto solvente y unos excelentes efectos especiales.
Que más se le puede pedir? Quizás que no fuera tan simplona y profundizara, pero sin pasarse, en los personajes. Pero tampoco vamos a pedirle peras al olmo, ya que así deberían ser todas las películas de superhéroes: puro entretenimiento y dejarse de tonterías, que aquí lo que cuenta es que el público se divierta de lo lindo, indistintemente de que conozcan o no al personaje. Si bien otra virtud de Iron Man es que llega a todos los públicos y no sólo al fan, al que igualmente se le reserva algunos guiños.

Por cierto, si aún no habeis ido a verla, os sugiero que cuando lo hagais os quedeis hasta el final de los créditos, que hay escena de regalo.


Valoración personal:

10 comentarios:

Chacal dijo...

Totalmente de acuerdo con tu comentario.

Por cierto pásate en un rato por mi blog que te dejaré una estrella de la fama por este blog tuyo.

Pliskeen dijo...

Me alegra que coincidamos. Por lo visto, con esta película hay bastante unanimidad, así que podemos afirmar con tranquilidad que se ha hecho un buen trabajo.

Gracias por el nombramiento a Amazing Movies :)

Saludos ;)

Selden dijo...

Estoy completamente de acuerdo con tu comentario, sobretodo con lo inverosímil de la destreza de Obadiah con su armadura¡!
Qué rabia que me perdí la escena de los créditos.
Saludos!

Pliskeen dijo...

La escena final estuvo unos días colgada en youtube, pero la he estado buscando para pasarte el link y ya la han borrado. Tendrás que esperar al dvd ;)

Saludos :)

Fantomas dijo...

Gran película que facilmente puede ser considerada como una de la mejores adaptaciones de un comic que se han hechos.

Buena reseña
Saludos.

Pliskeen dijo...

Desde luego yo la catalogaría como tal, si bien debo añadir, a gusto propio, que este subgénero de adaptaciones comiqueras se prodiga mayormente dentro de la mediocridad (novela gráfica aparte)

Ya tocaba algo con lo que disfrutar realmente en una sala de cine y no arrepentirse de la inversión :)

Saludos ;)

elpatodeorigami dijo...

Oye tío a ver si le echas un vistazo a Speed Racer. Yo es que desde los truñacos de Matri 2 y 3 como que no me fio de los Wachoski.

Y esta de Iron Man tiene una pinta que te cagas. Solo superable por The Dark Night.

Pliskeen dijo...

Jajaja, pues va a estar dificil, porque tengo la misma opinión que tu de las ruidosas, aparatosas y vacías secuelas de Matrix. Para más inri, el trailer de Speed Racer me parece horripilante.
Puede que esté entretenida, pero a mí su estética me echa muy para atrás (y tp era seguidor de la serie en la que se basa, con lo cual no pienso arriesgarme a sufrir un ataque epiléptico por ver la última flipada de los Wachowski)

Iron Man es muy recomendable para pasar un buen rato en el cine. El primer blockbuster del año que merece la pena. A ver que tal los próximos...

Saludos ;)

Miguel Angel dijo...

Pues yo agregaría a Christopher Reeve, que junto a Jackman y Downey son las mejores adaptaciones de un personaje de cómic, Muy buena crítica Pliskeen, la película tiene muchos puntos muy buenos, han acertado en cosas en las que la mayoría de películas de este tipo fallan, un guión equilibrado, buenas actuaciones, efectos deslumbrantes (sin abusar de ellos), situaciones cómicas correctas (sin caer en las fáciles situaciones estúpidas), lo del robot es todo un caso, muy bien logrado y verdaderamente hace reír. La adaptación del cómic es impecable, con ciertas licencias pero sin alteraciones significativas, hace tiempo que dejé de ver a las películas de superhéroes como meras adaptaciones, creo que la película debe ser mucho más que eso, deben tener personalidad propia y si eso significa tomarse algunas libertades a la hora de contar la historia entonces está mas que justificado, y Iron man lo consigue, es el tipo de película que puede ver un fan de cómics y aquellos que saben poco o nada del tema, se deja ver y se deja disfrutar, no abusa en el tema de la introspección del personaje, simplemente lo presenta como alguien que disfruta de lo que hace, lo cual hace la película mucho mas amena, el equilibrio entre el desarrollo de la trama, la acción y los acontecimientos es sobresaliente, quizá el único pero que le pondría a la peli es la pelea final, creo que debieron haber sido dos enfrentamientos y que duraran un poco mas, pero tampoco es algo muy grave, ya que con las secuencias de acción anteriores yo me daba por mas que satisfecho.
A destacar: los diseños de las armaduras, claros guiños a los cambios que sufrió Iron man a traves de los años en los cómics. Esta es seguramente la mejor película de superhéroes que he visto jamás.
Un afectuoso saludo Pliskeen.

Pliskeen dijo...

Veo que coincidimos por completo :)
Si ya te decía yo que cuando una película de superhéroes se hace bien, a mí tb me gustan xD

Coincido en las licencias que se puedan tomar en cuanto a fidelidad con el cómic, siempre y cuando sean para bien, como es el caso.
Por ejemplo, me parece muy adecuado que la historia se desarrolle en la actualidad, porque las motivaciones de Iron Man vienen a ser similares y su función en el mundo se mantiene intacta. Todo un acierto.

Ojalá todas las adaptaciones fuesen así, sin caer en el ridículo o la parodia, ni tp aburriendo al personal.

Saludos ;)