lunes, 2 de junio de 2008

La Herencia

El éxito de las películas de Indiana Jones hizo que el cine de aventuras se pusiera muy de moda por aquella época. Son varias las productoras que intentaron sacarle partido al calado de Indy entre el público y por ello lanzaron películas de corte similar (a veces descaradamente parecidas)

Si el Indy de Lucas y Spielberg se inspiraba en películas y personajes del cine de aventuras clásico, los films que han surgido a posteriori se ha inspirado básicamente en la figura de este último. Con el tiempo se ha intentado repetir la fórmula que hizo famosa y querida la mítica saga de la Paramount Pictures, pero no todas lo consiguieron. Tan sólo unas pocas elegidas lograron estar a la altura de aquella.

Pero no sólo en cine ha habido imitadores sino también en televisión. Un claro ejemplo vendría a ser la serie “Relic Hunter”, conocida en España como “Cazatesoros” y protagonizada por una explosiva Tia Carrere en el papel de Syndey Fox, una especie de Indiana Jones pero en versión femenina (hasta era profesora y todo).


La influencia de Indy en el cine de aventuras es bastante clara tanto en su momento como 10 y 20 años después. Dificilmente se vuelva a crear un personaje tan emblemático como aquel, pero por intentarlo que no quede.

El primero en aprovechar el tirón del Dr. Jones fue precisamente el actor que estuvo a punto de encarnarlo, Tom Selleck. En su momento, su vinculación con la serie Magnum no le permitió calzarse la fedora y la cazadora de piel, así que dos años más tarde, concretamente en 1983, decidió aceptar un papel parecido en la modesta película “La gran ruta hacia China” dónde encarnaba a un valiente aviador metido de lleno en una aventura por tierras asiáticas.

Un año más tarde y coincidiendo con el estreno la segunda entrega de nuestro arqueólogo, el prolífico Robert Zemeckis, que por aquel entonces contaba con una filmografía bastante discreta, llevó a cabo “Tras el corazón verde”, una entretenida película beneficiada especialmente por su pareja protagonista, Michael Douglas y Kathleen Turner (y en menor medida un simpático Danny De Vito). Su química y la particular mezcla entre comedia, aventuras y romanticismo cautivó al público, cosechando así un notable éxito.
La secuela no hizo esperar demasiado, y al año siguiente Douglas, Turner y De Vito repitieron en “La joya del Nilo”, film que pese a repetir la fórmula y seguir siendo entretenida, resultaba bastante inferior a su predecesora (ni guionistas ni director eran los mismos)


Ese mismo año 85 otra película se sumó a la cartelera ofreciendo al público otro aventurero con el que intentar igualar al Indy de Harrison Ford.
La MGM quiso sacar partido del literario Allan Quatermain, personaje creado por el escritor H. Rider Haggard, sacando una nueva versión de “Las minas del Rey Salomón”, novela que ya fue llevada al cine con anterioridad. Se contrató al televisivo Richard Chamberlain para encarnar a Quatermain, ya que poseía cierta experiencia en el género gracias a la popular serie “Shogun”. Y su partenaire fue una principiante Sharon Stone, cuyo papel consiguió tras descartala Spielberg como acompañante de Indiana Jones en el templo maldito.

La película, preocupada más en imitar a Indy que en ser fiel a la obra de Haggard, fue un fracaso de critica y público, algo perfectamente entendible viendo la mediocre factura de la misma.
Lo más extraño es que un año más tarde y con otro director al cargo, lo volvieron a intentar con una secuela titulada “Quatermain en la ciudad perdida del oro”, que era aún peor si cabe.


En 1986 la casposa productora Cannon, famosa por aquel entonces por sacar copias baratas de éxitos del momento, sacó su propia cinta de aventuras. Para tales menesteres fichó a una de sus extrellas fetiche: Chuck Norris.
Al bueno de Chuck le acompañaba un Louis Gosset Jr. recién salido de la mediocre “Aguila de acero”, prosiguiendo así con una carrera plagada de baratos subproductos.
La película, una especie de buddy-movie en la jungla, destacaba básicamente por los jocosos diálogos entre los dos protas.Y es que a una película de Chuck Norris tampoco se le podía pedir demasiado.

No fue hasta finales de los noventa cuando llegó la alumna más aventajada de todas: La Momia.
Stephen Sommers se sacó de la manga una película que recuparaba a la perfección el espíritu clásico del cine de aventuras y de terror de la propia productora, la Universal Pictures. De hecho, se la podría considerar un remake del clásico de Boris Karloff, aunque más aventurera y menos terrorífica que aquella.

Brendan Fraser conseguía el papel de su vida interpretando al dicharachero Rick O'Connell, un claro deudor de Indiana Jones y probablemente su mejor sucesor hasta la fecha.
A diferencia de la saga de Lucas y Spielberg, en esta película se potenciaba al máximo el tema fantástico, procurándose escenas impactantes y llenas de abrumadores y atractivos efectos especiales. Como cabría esperar, la película se convirtió en todo un éxito.
Dos años más tarde llegó una aparatosa secuela que repitía la fórmula sin un atisbo de originalidad, perdiendo casi por completo toda la magia de su antecesora. El abuso de los efectos especiales y algún que otro personaje insoportable (el hijo de los O'Connell) estropearon lo que podría haber sido una digna continuación.

Este verano se estrenara una tercera parte con otro director al cargo (Rob Cohen) y con otro villano al que enfrentarse (Jet “cara-de-mármol” Li). Esperemos que aporte savia nueva a la saga y podamos disfrutar de una buena película de aventuras.

A mediados de los 90 empezó a triunfar entre los consoleros un videojuego llamado Tom Raider, cuya protagonista, Lara Croft, era una suerte de Indiana Jones femenina pero más sofisticada, arrogante y peligrosa que nuestro arqueólogo.
Su traslación al cine se saldó con dos horribles películas de acción para lucimiento exclusivo de su estrella protagonista, una escualida Angelina Jolie.

Y ya para terminar, lo último que ha llegado a nuestras pantallas es el patriotero Ben Gates, encarnado por un Nicolas Cage en horas bajas, y que viene a ser una especie de Indy actualizado (cambiando la fedora por un horrible peluquín)
Las dos películas no pasan de ser meramente entretenidas, que es lo mínimo que se les podía pedir.


Por supuesto, a raíz de la importante influencia que han tenido las películas de Indiana Jones en el cine de aventuras, no podemos olvidar tampoco las parodias u homenajes que se le han hecho en populares series de tv como Los Simpson o Padre de Familia.

Y sin alejarnos de la animación, cabe destacar que productoras como Pixar o Disney también han homenajeado de una forma u otra la saga. Por ejemplo, en los 90, los estudios del ratón Mickey realizaron un largometraje de la popular serie animada Duck Tales, bajo el título de “Pato Aventuras - La película: El tesoro de la lámpara perdida”. Además, el cartel de la película emulaba a los de la saga de Indy (no en vano, fue el propio Drew Struzan quién lo dibujó)


Así que gusten más o menos, es evidente que las películas de Indiana Jones han dejado huella en el género de aventuras. Han tenido multitud de imitadores pero muy pocos competidores.


Y hasta aquí ha llegado este especial dedicado a la saga. Con este post pongo punto y final a la serie de artículos que han formado parte de esta iniciativa.
Agradezco mucho vuestro participación y estoy muy satisfecho de la buena acogida que ha tenido. Pero todo tiene un final y ya va siendo hora de volver a la rutina habitual.

He creado a vuestra disposición un enlace directo al especial para que podais acceder a él cuando querais. Lo teneis en una nueva sección titulada “Destacados”. Igualmente podeis encontrarlo a través de las etiquetas.

Por mí parte, descansaré un poco en materia de longevos especiales porque implica mucho trabajo y mucho tiempo, y eso ha hecho que tenga un poquito abandonado mi otro blog.
Ahora lo que toca es poner punto y final al “Ciclo: Invasores” con la reseña de “La invasión de los ladrones de cuerpos” que en breve tendreis publicada, y por supuesto seguir con las críticas y reseñas de películas de ayer y de hoy.

También seguiré ofreciendo posts especiales (estoy ideando uno para el estreno de Wall-E) y elaborando nuevos ciclos con temas, películas y autores que espero sean de vuestro agrado.

4 comentarios:

Jorge - cinenovedades dijo...

Excelente informe, como siempre.

Coincido en bastantes aspectos de tu artículo.

"Tras el corazón verde" fue una cinta realmente entretenida, y su secuela (coincido contigo), si bien era una buena obra, no llegó a la altura de la primera.

"La Momia", es bastante entretenida, no de mis favoritas, pero entretenida al fin. Veremos que pasa con la tercera parte.

Con "Tom Raider", coincido contigo, no me han gustado nada esas cintas.

Y las de "National Treasure" debo admitir que me caen bastante bien.

En fin, excelente informe. Saludos!

Pliskeen dijo...

Voy viendo que tenemos gustos parecidos :)

A mí La Momia me gustó mucho, especialmente por ese regusto a serie b (aunque con elevado presupuesto) y ese toque clásico que se respiraba.

Las de Nicolas Cage me parecen entretenidas y de lo poco salvable (sin tener en cuenta el guión) que ha hecho el actor en los últimos tiempos.

Saludos ;)

SERGIO ALEJANDRO dijo...

Primero que todo Mil y Mil felicitaciones por tan arduo trabajo!!! Se nota el empeño y la dedicacion que le has puesto para traernos un especial donde se nota buena labor de investigacion!Se nota la pasion en lo que haces! Sigue asi! Felicitaciones!!!

Segundo: A mi las herencias de Indy que mas me gustaron son: Dos Bribones tras la Esmeralda Perdida ( si ...asi se llamo aca en Colombia "Tras el Corazon Verde" suyo titulo en Ingles es "Romancing The Stone" ) y La Momia ( ambas me gustaron). Soy apasionado de las peliculas de Aventuras...creo que hasta la que nombras de Chuck Norris en su momento me gusto...por cierto cual es el nombre con que se conocio en España esta pelicula que creo que no la nombras en el texto....En Ingles si mal no estoy era Firewalker o algo asi.

Por ultimo...Hombre en serio...que tienes contra los niños en las peliculas que a todos les das duro...XDDDD. ( Me imagino que no te gusto Superman Returns ni La Leyenda del Zorro XDD)

Y ahora si por ultimo una duda muy personal: Porque dos blogs?

Saludos y nuevamente felicitaciones!

Pliskeen dijo...

Vayamos por partes pues, ejeje.

Primero, muchísimas gracias por tus felicitaciones. La verdad es que sí que le he echado muchas ganas, tiempo y esfuerzo a este especial, y no hay mejor recompensa que saber que son leídos y comentados por lectores como tú y como los demás. Así que estoy orgulloso de mi tarea y tb muy contento de la acogida que el habeis dado.
Y es que como siempre digo, sin vosotros, sin vuestros comentarios, seguramente ya hubiera dejado de escribir hace tiempo...

Segundo, coincido contigo en las mejores herencias de Indy.
La de Chuck Norris la llamaron aquí "El templo del oro" y recuerdo que a mí de pequeño tb me gustó. Era casposa, sí, pero en los 80 eso era lo más! xDD
También admito que a Chuck Norris se le coge un cariño especial, ajjaaj

Tercero...xDD. Tienes toda la razón, machaco a los niños en las películas porque en muchas de ellas me resultan altamente repelentes y detestables. Pero siempre hay excepciones y de vez en cuando encuentras a niños que saben actuar o te resultan graciosos.
Ahora mismo me viene a la cabeza el niño de "The Kid", un agradable film familiar de Bruce Willis.

El niño de Superman Returns era para tirarlo por la ventana y comprobar si sabía volar como su padre xDD
Del Zorro sólo he visto la primera entrega.

Porque dos blogs?
El primero (Diario de una mente perturbada) nació sin tener muy claro de que iba a tratar. Finalmente lo acabé dedicando a mi gran pasión, el cine. En él publico artículos de cine y críticas de estrenos actuales.

Por otro lado, siempre he sido un gran fan de la ciencia-ficción en todas sus vertientes, adoro el cine de serie B, los pulps, etc., y tuve la imperiosa necesidad de crear un blog dedicado especialmente a ese tipo de cine, y así es como nació "Amazing Movies".
En él puedo hablar de películas de ayer y de hoy, de clásicos, de films de culto, de serie b y serie z, etc.
Así nacieron los dos blogs y cada uno tiene un enfoque distinto :)

Saludos ;)