miércoles, 23 de julio de 2008

"El Caballero Oscuro/The Dark Knight" (2008) - Christopher Nolan


La primera vez que ví “Batman Begins” debo reconocer que no me gustó nada. La resurrección del personaje en manos de Christopher Nolan no era la que yo esperaba.
Con la llegada, tres años más tarde, de ésta su secuela, no me quedaba otra que darle una nueva oportunidad para poder afrontar el visionado de “The Dark Knight” lo menos condicionado posible. Tras un segundo visionado y pese a no disgustarme, sigo considerando Batman Begins una película altamente sobrevalorada, ya que para mí no deja de ser un film bastante correcto. Claro que viendo como hundió Joel Schumacher al personaje, no es de extrañar que una película como aquella fuera tan bien recibida por los fans.

Dicho esto, mi predisposición con esta nueva entrega del murciélago justiciero era bastante neutral. Ni esperándola con los dientes largos ni afilando los cuchillos para machacarla. Pasara lo que pasara, poco me importaba ir a contracorriente, aunque tantos halagos desde el otro lado del charco no hacían sino picarme aún más la curiosidad y, en cierto modo, empezar a temer por mi pellejo en caso de tener que hacerle una crítica negativa.

Por suerte, puedo decir que mi pellejo ya no corre ningún peligro porque The Dark Knight es una secuela superior a su predecesora en todos los aspectos, con lo cual resulta dificil buscarle los “peros”.


En la ciudad de Gotham un nuevo y temible delincuente trae de cabeza a la policía. Su nombre es Joker (Heath Ledger), y está dispuesto a sembrar el caos con sus actos delictivos y a sumir Gotham en las tinieblas. Solamente existe un rival que pueda plantarle cara a este lunático de aspecto tétrico, y ese es Batman, el nuevo guardián que vela por la seguridad de los ciudadanos.
Con la ayuda del íntegro teniente Jim Gordon (Gary Oldman) y del emergente Fiscal del Distrito Harvey Dent (Aaron Eckhart), Batman decidirá capturar al Joker y terminar de una vez por todas con el crimen organizado de la ciudad.
Pero nuestro héroe no contaba con la gran astucia de su nuevo enemigo y pronto se verá envuelto en una encrucijada de la sólo podrá salir tomando una serie de difíciles decisiones.


Si en “Batman Begins” Bruce Wayne debía afrontar sus miedos y proyectarlos hacia la figura justiciera de su Batman, en “The Dark Knight” éste deberá replantearse su condición de (super)héroe y hacer frente a las consecuencias que provoca su, no siempre agradecida, presencia en Gotham.
Esta es una cuestión habitual en las películas de superhéroes, dado que el peso de llevar una doble vida es muy grande y casi siempre las relaciones sociales y personales de sus alter egos suelen verse profundamente afectadas, o mejor dicho, sacrificadas.

Batman está haciendo limpieza en Gotham pero las cosas se lo complican con la llegada del Joker, un tipo que a diferencia de nuestro héroe, carece de principios.
La eterna batalla del bien y del mal se ve representada en estos dos personajes, siendo uno la antítesis del otro. Y por supuesto, la ciudad es demasiado pequeña para dar cabida a los dos.
El duelo traerá importantes consecuencias tanto para nuestro protagonista como para todos los que le rodean.


Los hermanos Nolan y David S. Goyer han ido un paso más allá de lo que podemos entender como película de superhéroes. De hecho, le han dado una nueva dimensión, algo que ya se apreciaba en la primera parte de este “borrón y cuenta nueva” de la franquicia.
Los tres han creado un guión sólido, inteligente y maduro. Tres calificativos que juntos dificilmente pudieramos adjudicárselos a una película de superhéroes sin originar la disparidad de opiniones entre el público y la crítica. En cambio, este es un caso de -por el momento- unanimidad, ya que es dificil no deshacerse en halagos ante una propuesta tan seria, adulta y profunda, y la vez tan tremendamente eficaz en su vertiente más comercial.

“The Dark Knight” se puede clasificar más adecuadamente como un thriller policiaco cargado de connotaciones morales, y es que si no fuera por las apariciones de un Wayne embutido en su traje de murciélago, no tendriamos la sensación de estar presenciando la adaptación de un personaje de cómic. Y probablemente ahí radique la grandeza de esta película, ya que pocas veces se ha tratado a un superhéroe de la forma en la que lo ha hecho Nolan.

La trama se desarrolla sin prisas pero sin pausas y haciendo funcionar el cerebro del espectador a cada paso que héroes y villanos dan. No hay momentos de bajón ni situaciones de relleno, ya que todo está calculado al milímetro para llevar a cabo una historia bastante compleja y densa que además viene cargadita de sorpresas (cuando crees saber lo que va a ocurrir, resulta que luego sucede algo que realmente no te esperabas)

El guión profundiza mayormente en los personajes interpretados por Bale (Wayne), Ledger (Joker) y Echkart (Dent), quedando el resto (Maggie Gyllenhaal/Rachel Dawes/ y Gary Oldman/Gordon) en un segundo plano, aunque sin restarles importancia en la trama.
Y sobre las actuaciones de los mismos, hay que destacar primeramente la extraordinaria interpretación del malogrado Heath Ledger, que logra lo que pocos pueden: hacer que olvidemos al actor y veamos al personaje. El Joker de Ledger es pura maldad. Produce temor y perturba los sentidos. Es el caos en una ciudad que le brinda la oportunidad de desatar su crueldad, su demencia y su inmoralidad. El antagonista perfecto para rivalizar con nuestro superhéroe.

Bale cumple de nuevo con su papel, algo que todos ya dabamos por sentado. Y junto a él, repite muy correctamente y más contenido de lo habitual, Gary Oldman, que aquí consigue un mayor protagonismo respecto a la primera entrega.

Aaron Eckart otorga firmeza y carácter a Harvey Dent. Y a diferencia de los demás, debe transmitir al espectador dos visiones muy distintas de un mismo personaje: el que quiere vencer al mal y que el acaba sometido a él. Ni que decir que en ambos casos cumple de sobras.

Y otra nueva incorporación es Maggie Gyllenhall sustituyendo a la insulsa Katie Holmes en el papel de Rachel Dawes. Esta vez su personaje tiene más que decir gracias a que detrás de él hay una mejor actriz, si bien la dificultad que conlleva éste no es equiparable al de sus compañeros de reparto.

Morgan Freeman y Michael Caine como Lucius Fox y Alfred, respectivamente, son los que más peso pierden en la historia, aunque no por ello dejan de ser necesarios (y estar bien interpretados)

También aparece un villano ya conocido, aunque su presencia es más bien anecdótica y responde más a motivos explicativos (en relación a Batman Begins) que a argumentales (poco o nada tiene que ver con esta nueva historia)
La película ofrece, además de una intriga policial perfectamente desarrollada y adictiva, unas escenas de acción cuidadas y algunos -aunque pocos- momentos cómicos, propiciados mayormente por los ingeniosos diálogos entre Bruce Wayne y su mayordomo Alfred.

Quizás se le pueda pedir más espectacularidad e incluso mucha más acción -aunque hay la suficiente-, pero la trama en sí engancha tanto que ya poco nos importa la cantidad de ostias que reparta Batman o cuál será el nuevo gadget que utilizará para salvar la situación.
Ahora lo que importa es el fondo y no el revestimiento; los psicología de los personajes y no su caracterización; la resolución de los hechos y no la espectacularidad con la que se resuelven. Y lo que hayais visto en los trailers no es ni la mitad de lo que las dos horas y media de metraje os va a ofrecer.


Probablemente estemos ante la mejor película de superhéroes que se haya hecho hasta el momento, ya que ha sido capaz de conjugar el espectáculo de una película de género con la solidez de un guión complejo e inteligente.
El cierre de la misma propicia perfectamente una tercera entrega, aunque es lo suficientemente concluyente como para no tener la sensación de habernos dejado a medias.
Superar el listón va a ser muy pero que muy dificil, pero si ya lo han hecho una vez, no debemos poner en duda que puedan volver a hacerlo.

The Dark Knight es lo que a una película de Batman deberiamos exigirle... y más.


Valoración personal:

12 comentarios:

Igor Von Slaughterstein dijo...

A pesar de no compartir en absoluto tu opinión sobre "Batman Begins", ahora estoy aun más tranquilo para encarar su secuela. Si te ha dado esa impresión es que realmente estamos ante algo muy grande.

Una maravilla que mi personaje de ficción favorito este viviendo esta estupenda época!!

Saludos y excelente reseña.

Fantomas dijo...

Al igual que Igor, no comparto tu opinión acerca de "Batman Begins". La película fue una suerte de redención a los dos bodríos anteriores. Ahora con "The Dark Knight" quede sencillamente sorprendido. Como bien tu dices, perfectamente podría ser considerada como la mejor película de superheroes. Esperemos que su secuela siga en las manos de Nolan que tan bien le ha hecho a la saga.

Gran reseña.
Saludos.

Pliskeen dijo...

Igor, si te encantó Batman Begins, adorarás The Dark Knight.

fantomas, ciertamente Batman Begins es mejor que las aberraciones perpetradas por Schumacher, pero ni de lejos es la obra maestra que muchos proclaman que es. Que guste más o guste menos es comprensible.

The Dark Knight es una película increíble.

Saludos ;)

Cinéfilo7 dijo...

bun post, batman va ser un autentico peliculon!

Pliskeen dijo...

No lo dudes cinéfilo7. Un peliculón con mayúsculas.

Saludos ;)

Fantomas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fantomas dijo...

Hola Pliskeen,

Eres uno de los ganadores del "premio al esfuerzo personal" el cual puedes pasar a retirar en mi blog.

Felicitaciones y saludos!!!

Pliskeen dijo...

Muchas gracias fantomas por el premio ;)

Ya le he dedicado un post y te elegido a tí como merecedor del mismo nombramiento.

Saludos :)

Liddel Hart dijo...

Quizá el mayor mérito es que es una película de superhéroes para adultos, que no presupone un planteamiento infantil. De hecho, se parece una tragedia griega; especialmente el personaje de Dos Caras.

Pero es Ledger el protagonista; el Mesías del mal. Y curioso ver cómo se porta como un mesías, buscando discìpulos entre sus enemigos y enemigos entre sus cómplices criminales a los que quiere dominar.

Creo que aquí se logra precisamente lo que Spiderman quiso y no pudo hacer; liberarse dejinitivamente del corsé infantil de la historia para usar a los personajes como elementos de una fuerza entre pasiones, no sólo el clásico y maníqueo buenos-contra-malos, tradicional. (aunque sí una lucha entre el bien y el mal)

Y la prueba es muy sencilla:

¿Cuándo antes habìamos visto a Batman huyendo como un criminal del comisionado Fierro?

Realmente, parece haber cierta influencia de la historia de un mesías que se sacrifica por su "pueblo" en la historia.

¿Usted que opina?

Pliskeen dijo...

Concuerdo con dicha observación.

Creo que Batman es el héroe en la sombra. Como se indica la final de la película, no es el tipo de héroe que la ciudad necesita, no almenos desde un punto de vista metódico, ya que es mucho más fácil creer en un semejante (Harvey Dent, en este caso) que no en un tipo que se oculta tras un disfraz (Batman)

El Joker representa el caos y dispone la batalla entre el bien y el mal, siendo él la pieza clave para empezar el enfrentamiento y llevarlo hasta sus últimas consecuencias. Su mayor problema, sin embargo, es la creencia de que el mal está en todos, y si así fuera, la batalla contra el bien no tendria ningún sentido (no tendría que luchar sino convencer). Su mayor frustración es darse cuenta que puede contar con tantos aliados (personas malvadas o dispuestas a pasarse el lado oscuro) como con enemigos (personas de justa moral y fuerte convicción par ahacer el bien), algo que se ejemplifica de forma muy clara en la secuencia de los barcos y las decisiones que allí se toman.

Si alguien es capaz de pasarse el bando de "los malos", también lo es de pasarse al bando de "los buenos". Incluso Batman podría ser un Joker en potencia si no fuera por su fuerte convicción de hacer lo que cree que es correcto.

Por mucho comodín que guarde en la manga (Dos Caras), el Joker pierde justo en el momento en que se toman esas decisiones en los barcos. Ahí pierde la partida no contra Batman sino contra sí mismo.

El simple hecho de que iniciemos una conversación de estas características, ya demuestra el distanciamiento adulto y reflexivo que TDK aporta respecto al resto de films de superhéroes. Ya no se trata de hacer una película maduraa e inteligente, sino profunda y en cierta modo moralista (aunque tp pretendan dar lecciones sino más bien ofrecer posturas)

La figura del mesías podría servir como simil, aunque en este caso el susodicho ejerce su sacrificio de forma silenciosa, mientras que en la vertiente más religiosa, si nos ponemos estrictos en su definición, actúa más como guía y su sacrifico quizás le concede, en cierto modo, el estatus de mártir a la hora de sacrificarse por su pueblo y servir como ejemplo.

Aquí pues, el ejemplo que Batman quiere que ejerza su pueblo, es el que ofrece la figura de Harvey Dent antes de ser corrompido.

Así, si el Joker era quien disponía las fichas para difundir el desorden, Batman es el encargado de mover las fichas para instaurar el orden.

Saludos ;)

elpatodeorigami dijo...

Vi ayer la versión doblada y aún así salí flipado del cine.

Me encantó. Aunque no puedo decir que me gustase más que la primera parte (Begins). Eso sí, para mi ambas superan muy mucho a cualquiera de las de Burton o las de Joel Shumacher (bueno a las de este último las hace palidecer).

También hay que reconocer gran parte de su éxito no sólo a su guión sino también al acertado Heath "The Joker" Ledger. Es perturbador..sale en pantalla y te atrapa.

Igualmente Aaron Eckart hace un trabajo fantánstico. En serio, me sorprendió gratamente. Tanto como caballero de la luz como intepretando a dos caras. (no creo que con esta última afirmación haya que poner en neón rojo la palabra "spoiler", ¿No?)

Me gustan más los dos "malos" que el propio Batman...y no digo que Bale lo haga mal pero no sé. Supongo que la primera parte se centró por completo en él y seguir por el mismo sendero hubiera sido repetir más de lo mismo.



A begins le puse un 9 (y no un 9.5 o, estando de buen humor, 10) porque salía Katie Holmes.
A esta le doy un 9.5

Cuando la vea de nuevo, en V.O, ya decidiré si le doy el 10.

Su principal virtud: Que se toma en serio la historia. A los personajes, sus pasiones, virtudes, defectos y motivaciones.


SPOILERS:

PD: Por cierto, el principio de The Dark Knight cuando Batman pilla al Espantapájaros ¿No os parece una escena eliminada del final de Begins?
A mi me dio esa sensación...

Nos leemos!

Pliskeen dijo...

Yo tb creo que las interpretaciones de Eckart y Ledger están muy por encima de la de Bale.
Y en cuanto a personajes, suele ser habitual que el carisma de los villanos ensombrezca al (super)héroe de turno. Ya le pasó a Burton con su personal acercamiento al murciélago (a mi me encanta sus dos películas de Batman) y le llovieron muchas críticas por ello.

Ignoro si la parte del Espantapájaros es parte del material desechado en Batman Begins, pero Nolan afirma que cuando rueda una película lo tiene todo muy calculado y no suele rodar más metraje del necesario, por lo que suele montar sus películas con todas las escenas de las que dispone (o casi todas).

Lo que sí me parece es que está un poco de más en TDK, pero de algún modo había que contar lo que sucede con este personaje después de la primera película.

Saludos ;)