jueves, 14 de agosto de 2008

Especial: Robots en el cine - Parte I



1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.

2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.

3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.


Las Tres Leyes de la Robótica de Isaac Asimov


La inteligencia artificial siempre ha sido un tema recurrente en la ciencia-ficción, bien sea plasmándola en androides, robots varios, naves espaciales o supercomputadoras. Dentro del séptimo arte encontramos numerosos ejemplos de seres artificiales que ya forman parte de la historia del cine, ya sea adaptando populares novelas del género o produciendo guiones originales.
WALL•E –entre otros robots del film de Pixar- ha sido uno de los últimos y más entrañables robots que han aparecido en pantalla, pero muchos antes que él han dejado su huella en nuestra memoria cinéfila.

En esta primera entrega de este especial “Robots en el cine” se hará un breve repaso de los robots más memorables de la década de los 80. Probablemente no estén todos los que son, pero si son todos los que están, o por lo menos, los más populares.


T-800 / T-1000

T-800: Creado por la supercomputadora militar Skynet, el Cyberdyne Systems T-800 modelo 1.0.1 es un cyborg programado para matar humanos. Su endoesqueleto creado a base de una hiperaleación y su recubrimiento de tejido humano le permiten infiltrarse entre grupos humanos sin ser detectado. Únicamente los perros pueden distinguir a un Terminator, de ahí que la resistencia del futuro utilice a los canes como guardianes/vigilantes.

T-1000: SKYNET: T-1000 es un modelo más avanzado compuesto por una polialeación mimética de metal líquido que junto a un nanochip integrado le permite autoregenerarse y modificar su aspecto imitando objetos o personas.

Estos dos cyborgs se convirtieron en la mayor pesadilla de la familia Connor (madre e hijo). Dos máquinas de matar casi indestructibles aparecidos en las dos excelentes películas –ya de culto- de James Cameron.
Las mentes calenturientas y poco imaginativas del Hollywood actual tuvieron la insensatez de crear una poco intimidante Terminatrix en la mediocre tercera entrega de la saga. La inminente cuarta entrega a cargo de McG (responsable de las nefastas películas de Los Ángeles de Charlie) puede ser la que finalmente hunda en la miseria el personaje creado por Cameron o por el contrario, quién lo haga resurgir de sus cenizas.
Por otro lado, actualmente tenemos en antena una serie de televisión que sigue las andanzas del personaje de Sarah Connor (Terminator: Las crónicas de Sarah Connor) y que a mi juicio es bastante insípida y aburrida (a juzgar por su primera temporada)


Robocop

La mega corporación OCP, en colaboración con el Departamento de Policía de Detroit, desarrolló un programa mediante el cuál se pretendía erradicar el crimen en la ciudad. Su conejito de indias fue Alex Murphy, un agente que al ser tiroteado por unos maleantes ingresa directamente -y con el fin de salvarle la vida- en el programa para ser transformado en Robocop, un ser mitad hombre mitad máquina – o como rezaba su cartel promocional “Mitad Hombre. Mitad Máquina. Todo Policía”- creado para combatir el crimen y proteger a los ciudadanos.

Otro clásico de la ci-fi ochentera con el que Paul Verhoeven debutó en la industria cinematográfica yanqui. El diseño de Robocop recayó en el recientemente fallecido Stan Winston. El éxito del film propició dos olvidables secuelas, una serie animada y otra de acción real de escasa longevidad y una miniserie de cuatro episodios más cercana en el tiempo. Actualmente, está en proceso una nueva secuela –anunciada en un primer momento como un remake de la original- bajo la desconcertante dirección del singular Darren Aranofsky (crucemos los dedos…)


Roy Batty

Ser artificial fabricado en Tyrell Corporation y denominado replicante, encargado de realizar trabajos forzosos en las colonias exteriores de la Tierra.
Batty pertenece a la serie Nexus-6, un modelo tan perfeccionado que resulta difícil distinguirlo de un ser humano, tanto por su aspecto como por su elaboración biotecnológica (beben, comen, sangran y duermen como cualquier ser humano). La única manera de desenmascararlo es mediante un test de empatía (la prueba Voight-Kampff), puesto que los replicantes carecen de ella. Otra de sus limitaciones es su corta vida de no más de 4 años.

Ridley Scott adaptó muy libremente la novela de Philip K. Dick –no más coinciden algunos elementos, siendo el desarrollo de la historia bastante distinto-, y aunque en su momento fue un fracaso de público y crítica, con el paso del tiempo se ha convertido en un film de culto. Aunque eso sí, un tanto sobrevalorado.
Los androides de Blade Runner se cuestionan su existencia, su función en la sociedad y sobretodo anhelan la vida que tienen los humanos y a que a ellos se les ha negado por su condición robótica (aunque Batty demuestra ser más humano que sus propios creadores y perseguidores)
Batty y otros replicantes se convierten en fugitivos tras fugarse de la colonia donde estaban destinados. Una vez en la Tierra, son perseguidos por un blade runner -un cazador de replicantes- llamado Deckard.

Veremos cuanto tarda Hollywood en anunciar un remake de este clásico… Y quién dice un remake dice una secuela o una precuela.


Ash / Bishop 341-B

El androide Ash es parte de la tripulación de la nave Nostromo en Alien, el octavo pasajero. Es el médico de a bordo, y entre sus funciones está también la investigación biológica. De ahí su capricho por mantener con vida al intruso alienígena que está acabando con el resto de sus compañeros. Sin embargo, la Teniente Ripley se opondrá a tan descabellada obsesión con el fin de salvar su vida y la del resto de tripulantes.

El androide Bishop aparece en la secuela dirigida por James Cameron, Aliens. Es mucho más servicial que Ash y pese al desprecio inicial que le profesa Ripley, finalmente acaba siendo su mayor aliado para enfrentarse de nuevo a la letal criatura alienígena.

En la cinta de Scott, la condición de androide de Ash se revela cerca del final, mientras que en la secuela se nos presenta a Bishop como tal.
En la, pese a todo, entretenida cuarta entrega, otro androide del mismo modelo que los ya citados aparece interpretado por una sosa Wynona Rider, estropeando un poco la imagen de este singular ser artificial que tan bien representaron Ian Holm y Lance Henriksen en su momento.


Número 5

Número 5 pertenece a una serie de robots fabricados, en un principio, con fines pacíficos. Sin embargo, una vez demostradas sus habilidades, deciden convertirlo en un arma de guerra.
Un día, un rayo fortuito impacta en uno de estos robots provocándole un cortocircuito que alterará notoriamente su comportamiento.
Huyendo de sus creadores, Número 5 (bautizado posteriormente como Johnny 5) termina acogido por una joven muchacha que lo toma por un extraterrestre. Junto a ella, empieza a aprender cosas nuevas para las que no había sido programado, e incluso llega a comprender emociones tan humanas como el sentido de la amistad.

El artesano John Badham llevó a cabo este particular comedia familiar con un robot simpático y divertido que cautivó a los espectadores –los más peques, sobretodo- de aquellos lejanos años ochenta. Una especie de E.T. en versión robótica para poder sacar luego tajada del pertinente merchandising. El éxito de la película propició una segunda entrega -ya sin Badham en la dirección- bastante inferior a su predecesora.
En estos últimos tiempos ha sonado con fuerza el rumor de un remake de la película, propiciado probablemente por el reciente éxito de WALL•E, cuyo aspecto recuerda irremediable e intencionadamente a este Johnny 5.



Estos serían algunos de los robots y cyborgs cinematográficos más destacados de los ochenta, o por lo menos los que han gozado de mayor fama y reconocimiento. Por supuesto, podríamos citar otros tantos de muchas otras películas, pero el post sería interminable. No en vano, podemos señalar brevemente otros seres artificiales que se seguramente el lector sabrá reconocer:

Los afables y samaritanos robots voladores de “Nuestros maravillosos aliados”; las arañas robóticas de “Runaway, brigada especial”; los sanguinarios perseguidores de “Asesinos cibernéticos”; Pris y otros replicantes de “Blade Runner”; el enorme ED209 de “Robocop” o el niño androide de “D.A.R.Y.L.”.

Seguramente existan más ejemplos de películas menos conocidas (o de otras nacionalidades), así que si se os ocurren más, no dudéis en ampliar la lista con vuestros comentarios. Eso sí, deben ser de la década de los ochenta, como bien se indica este primer post de “Robots en el cine”, especial que se irá ampliando, década tras década, en sucesivos análisis.

*Este artículo aparece también publicado -con ciertas modificaciones- en la web oficial de Scifiworld.


Enlaces:
Robots en el cine - Part II

15 comentarios:

Igor Von Slaughterstein dijo...

Genial el repaso. Los más carismáticos e inolvidables, claro que sí. Y es que el impacto que supone ver estos films sigue estando más que intacto a pesar de los años pasados.

Seguiremos atentos para la segunda parte ;)

Saludos!!

Jorge - cinenovedades dijo...

Impecable informe, del cual ya estoy esperando la segunda parte!
De todos los casos que comentas, evidentemente me quedo con el T-100 (que recuerdos me trae! XD!) y con el personaje de Bishop, muy bien interpretado por Henriksen, y ni hablar de "Robocop", un clásico de aquellos! Por otra parte, yo soy uno de los cinéfilos a los que no les disgustó la tercera entrega de Terminator, aunque si es cierto que es una cinta que está por debajo de las dos primeras, a decir verdad me pareció una buen film.
Impecable informe, Saludos!

Pliskeen dijo...

Igor,

Míticos donde los haya. Forman parte de la historia del cine tanto ellos como las propias películas en las que aparecieron, las cuáles, como bien dices, soportan sin problemas el paso del tiempo.

jorge,

Mis preferidos son los que encabezan la lista: los dos Terminators y Robocop. Seguidos muy de cerca por Bishop, de quién siempre recuerdo su peculiar juego con el cuchillo y la palma de la mano xD

Con Terminator 3 no puedo. Ni sus protagonistas (incluso Chuache parece más desganado que nunca) me gustaron ni su humor absurdo (lo del club de "boys" y las gafitas rosas es patético). Y como ya digo, la Terminatrix es un modelo de cyborg que no resulta amenazante. Pese a la eficiencia de Jonathan Mostow tras la cámara (especialmente en las escenas de acción), el guión me pareció infumable y la película en sí muy insulsa.

Intentaré que la espera para la próxima entrega no sea muy lagra ;)

Saludos :)

Miguel Angel dijo...

¿y que hay del robot que aparece en la película de Rocky 4? rídiculo e insoportable, ya en serio, ¿como olvidar al querido V.I.N cent de la película "El abismo negro" de 1979, así como a su compañero B.O.B.?, robots entrañables como pocos, cuando a Disney se le daba por hacer buenas películas (con un montón de fallos pero buena al fin), a destacar también el villanazo robot Maximilian, impresionante y enérgico. De mis robots (o cyborgs) favoritos puedo mencionar al T-800 y al T-1000, geniales e impresionantes, y el robot que mas odio es el de Rocky 4.

Pliskeen dijo...

Supongo que te refieres a Dolph Lundgren, no? xDDD

"El abismo negro" tendrá su particular mención en la entrega del especial dedicada a los 70 ;)
E incluso la película tendrá su propia reseña en este humilde blog.

Saludos :)

Miguel Angel dijo...

Dolph Lungred XXXDDDDDDDDDDDD.

Estaré pendiente Pliskeen...;)

David Dunn (J. Lorite) dijo...

¡Magnífico trabajo! Todos y cada uno de esos robots se han ganado a pulso su permanencia en la historia del cine de ciencia-ficción (incluso el pobre Número 5, que se ha llevado palos de todo el mundo).
Ya que hablan de la tercera entrega de "Terminator", la verdad es que a mí no me pareció tan detestable. Evidentemente, está muy por debajo de los dos peliculones de Cameron, y, si se hubieran estado quietecitos, incluso guardaríamos mejor recuerdo del cyborg. De todos modos, si aceptamos, no sin cierta resignación, que la película se ha hecho, puede hasta resultar entretenida. En cuanto a la cuarta, creo que puede estar bien. La serie no la he visto, pero tengo entendido que es un pan sin sal.
Por cierto, ya vi "WALL·E". Ahora estoy liado con la reseña, pero, de momento, me la voy a jugar: la mejor película de Pixar, la mejor película del año, y una obra maestra como la copa de un pino.

¡Un saludo!

Pliskeen dijo...

"Cortocircuito", siendo de corte familiar y comparándola que la exitosa "E.T.", no era de extrañar que la crítica no la dejara muy bien. Pero el público manda y de ella como de su robot se guarda un grato recuerdo.

Obra maestra o no, WALL-E es de visionado imprescindibles, y para mí, tb la mejor de Pixar, siguiéndole muy de cerca las dos de Toy Story, Monstruos S.A. y Ratatouille.

Saludos ;)

Fantomas dijo...

Interesante especial el que nos ofreces. La selección que hiciste fue perfecta a mi gusto. En lo que a Terminator se refiere, esperemos que McG no entregue un bodrio de película que termine de hundir a la saga (la tercera parte era bastante deficiente).

Estaré atento a las continuaciones de tu especial.

Saludos!

Rose Mulligan dijo...

De las que comentas sólo he visto Blade Runner... A mi me sacas de Wall-E y los robots me interesan más bien poco, pero siempre es interesante aprender de los que saben!! ;)

¡Saludos!

Pliskeen dijo...

fantomas,

Yo tb espero que McG no haga un estropicio... Crucemos los dedos para que sea algo decente.


rose,

Sólo has visto Blade Runner? Pues es la más densa de todas las citadas.
Me atrevo a decir pues, que WALL-E es tu robot favorito xDD (a falta de ver los otros)

Saludos ;)

Ad Ayin dijo...

Buena crónica. Nada más agregaría a los Cylons de la serie Battlestar Galactica... mucho más humanos que los humanos mismos

Pliskeen dijo...

Básicamente me he centrado en el cine, porque si me pongo a contar los de las series... no termino nunca xDD

De todas formas, gracias por el aporte ;)

Saludos :)

Selden dijo...

Una reseña genial :)
Pues me quedo con todos, la verdad es que todos y cada uno de ellos me han hecho pasar momentos increibles. Pero quizá los dos robots de "Terminator 2" sean particularmente especiales.
Deseando leer la segunda entrega ;)
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias selden :D

Si tuviera que elegir entre todos, yo tb me quedaría con los Terminators, seguidos muy de cerca por Robocop.

La segunda entrega en breve...

Saludos ;)