sábado, 29 de noviembre de 2008

Outlander (2008) - Howard McCain


Pese a tener un pie en el videoclub, finalmente “Outlander” ha terminado estrenándose en nuestros cines, compartiendo cartel con grandes y ambiciosas superproducciones. Teniendo en cuenta su estrambótico argumento, su innegable condición de serie B y su ausencia de grandes estrellas de Hollywood, lo más seguro es que su taquilla sea de lo más discreta, mientras que las producciones antes citadas amansarán una buena suma de dinero con independencia de su calidad (visto lo visto, mucho más discutible que la de la cinta que nos ocupa)


La historia nos sitúa en Noruega, en plena era vikinga. Allí se estrella accidentalmente una nave espacial en cuyo interior viaja Kainan, un guerrero humanoide venido de otro mundo, junto a un pasajero no deseado, El Moorwen, una sanguinaria criatura alienígena. Después del accidente, el Moorwen escapa y empieza su particular matanza en este nuevo hábitat. Kainan, por su parte, es capturado por un grupo de rudos vikingos mientras trataba de dar caza a la dichosa criatura.

Aunque el primer contacto con los nórdicos no es lo amigable que uno podría desear, poco a poco Kainan se habituará a las nuevas compañías, tratando de advertirles del peligro que corren ante la presencia del Morween, y procurando formar con ellos un valiente grupo de guerreros que pueda, de una vez por todas, acabar con las masacres del temible alienígena.

Por supuesto, tal hazaña no será fácil y los vikingos deberán unir fuerzas con un clan rival para hacer frente común a la amenaza.


La propagandística coletilla de “del productor de El Señor de los Anillos” con el que se nos quiere vender Outlander puede hacer más daño que beneficio, pues los que esperen encontrar en ella una aventura épica de las dimensiones de la saga de Peter Jackson probablemente terminen muy decepcionados (e incluso se sentirán estafados). Para nada la historia ni las pretensiones de esta cinta se asemejan a la obra de Tolkien, ni en ningún momento lo pretenden, claro.

La mezcla de géneros siempre resulta fascinante para aquellos que disfrutamos de este tipo de producciones, si bien no siempre la mezcla funciona. En este caso, sus guionistas, Howard McCain (también director de la misma) y Dirk Blackman, han conseguido que el producto funcione apostando especialmente por la vertiente aventurera y fantástica de la historia.

Los elementos puramente de ciencia-ficción actúan de macguffin para desencadenar todos los hechos que acontecen en el film, y también sirven de complemento para encajar ciertas piezas de la trama (el origen del prota y de la bestia, y el odia que les vincula, por ejemplo) Por lo demás, la cinta se mueve en el ya hiperexplotado terreno de humanos contra bestia/s, destacando aquí, por encima de sus semejantes, el marco temporal en el que todo se desarrolla. Y es que tener a un grupo de vikingos haciendo frente a una criatura venida del espacio es, cuanto menos, interesante.


Para sorpresa de un servidor, Outlander no va a lo fácil, como uno podría pensar. Para que se entienda, no estamos ante una película de acción continua y sin apenas descanso, como podría ser, por ejemplo, esa joya del género titulada “Depredador”. Aquí el director se toma su tiempo para mostrarnos, entre ataque y ataque, los conflictos internos de los personajes. Obviamente, no es una cinta con una gran profundidad ni un alto contenido dramático, pero sí se toma la molestia de intentar implicarnos con los personajes. Y teniendo en cuenta que en cualquier momento, cualquiera de estos personajes - principales o secundarios- puede terminar en las fauces del bicharraco, pues siempre es punto a favor poder cogerles cierto aprecio, para que su muerte o su supervivencia por lo menos nos importe un mínimo.
En consecuencia, aquellos que esperan un film con acción en cantidades industriales podrán también sentirse algo insatisfechos. Si bien ya digo que acción tiene, aunque menos de la esperada para sus casi dos horas de duración.


Además de la cacería en sí misma, con su testosterona y su poquito de gore, hay lugar también para unas pinceladas de romanticismo -por parte del protagonista y la bella muchacha de turno- y de humor, éste a través del personaje de Boromir (Cliff Saunders).

En materia de efectos especiales, se puede decir que estos cumplen con su cometido, resultando convincente tanto el aspecto (y características) del Moorwin como su interacción con los personajes de carne y hueso. Es evidente que el presupuesto es limitado y por ello no siempre apreciamos al monstruo en todo su esplendor, así que sus apariciones son siempre de noche, aprovechando la escasa luz y el juego de sombras que esta permite.

El reparto es solvente, incluido el sosainas de Jim Caviezel, que aunque está falto de carisma y como héroe de acción no cuela mucho, almenos ofrece una actuación convincente (¡hasta sonríe y todo! ). La chica es Sophia Myles, que además de mona, actúa con soltura. Los secundarios resuelvan sin problemas su papeleta y John Hurt pone la nota de calidad al reparto. Lo único que se echa en falta es un mayor protagonismo de Ron Perlman, cuya presencia es más bien testimonial (y eso que es lo de los pocos que parece un vikingo de pura cepa)

Con un poquito de “El guerrero Nº13”, “Beowulf” y “Depredador” (sangre verde incluida), esta “Outlander” se las apaña suficientemente bien para ofrecer un eficaz y honesto entretenimiento, sin muchos alardes pero sí con cierto encanto. No es un peliculón, pero si un digno film de ciencia-ficción y aventuras, géneros que últimamente parecen haber caído en una alarmante decadencia (Pathfinder, Babylon A.D., etc.). Lo más probable es que contente a un reducido grupo de espectadores (amantes de la serie B, sobretodo) y disguste al resto, especialmente a los que ya su bizarro planteamiento les produce rechazo.

Valoración personal:

14 comentarios:

Fantomas dijo...

No había escuchado nada acerca de esta cinta, pero parece ser una buena elección para pasar un buen rato.

Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Parece que por estos lares no está recibiendo muy buenas críticas, pero a mí me ha gustado. No es ninguna maravilla, pero entretiene, es violenta y se toma más en serio a sí misma de lo que pensaba (y en este caso, es algo positivo)

Para pasar el rato, cumple de sobras.

Saludos ;)

Igor Von Slaughterstein dijo...

Ayer iba a ir a verla y me quedé con las ganas. A ver si la pillo. Estos argumentos bizarros me encantan, y encima sale Ron Perlman, aunque sea poco.

Saludos!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mi tb me fascinan este tipo de argumentos :)

Debo avisarte que Ron Perlman sale muy muy poquito, pero protagoniza una de las escenas más gores de la peli xD

A ver si pronto puedes verla.

Saludos ;)

Machete dijo...

Tenía bastantes ganas de verla pero me dijeron que es malísima. Ahora ya no se que hacer...XD

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Hasta ahora, he leído más críticas negativas que positivas, así quizás sea yo el raro xD

Valora las opiniones de aquellos con los que más suelas coincidir. Quizás así consigas decidir si ir a verla al o esperarte al dvd.

Saludos ;)

darkerr dijo...

La voy a ver apenas pueda, este tipo de historias bizarras suelen gustarme, además que hay buenos actores.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues si te gustan, probablemente Outlander te convenza, porque hay que añadir que la historia y los personajes están mucho mejor tratados de lo que uno podría pensarse.

Ya me contarás que te pareció ;)

Saludos :)

Álvaro dijo...

a mí me han dicho que es entretenida al menos,la dejaré para el dvd

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Entretenida lo es, así que en ese aspecto no creo que defraude. Luego ya que guste más o menos supongo que dependerá de cada uno.

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Me interesa bastante, más que nada el guión, que sin ser nuevo ni mucho menos, pertenece al tipo de historias que suelo disfrutar. Concuerdo contigo en que es mucho mejor darle cabida al desarrollo de los personajes y no una tener una continua matanza en favor de mostrar acción a raudales. Son errores que últimamente se cometen muchísimas veces. Agendo esta peli para ver.
Excelente reseña, Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

El caso de la última de James Bond ejemplifica a la perfección el hecho de que meter un montón de escenas de acción a cascoporro no asegura un buen entretenimiento, salvo que las exigencias del espectador sean mínimas.

A mi me gusta que me cuenten una historia, y en este caso, también empatizar con los personajes. Outlander consigue ambas cosas y eso la eleva por encima de la media.

Ya me contarás si te ha gustado ;)

Saludos :)

Anónimo dijo...

el publicista david Ribet dice que jim es un sosainas, falto de carisma y como heroe de accion no cuela mucho. pues bien haber que dice el publico no sera envidia?

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Ya te aseguro yo que envidia no es, ni mucho menos :)

Obviamente cada uno tendrá su opinión respecto a dicho actor. La mía es esta, tan válida o discutible como la de cualquier otro.

Saludos ;)