domingo, 23 de noviembre de 2008

“Plane Dead” (2007) – Scott Thomas


También conocida con el título de “Flight of the Living Dead: Outbreak on a Plane”, esta cinta tiene la particularidad de concentrar una plaga zombie en un habitáculo tan reducido como es un avión. El esquema viene a ser el mismo que cualquier otra película de zombies: primero la infección se desata; luego llegan los primeros contagios; los supervivientes tratan de defenderse como pueden; poco a poco el número de zombies es mayor que el de no-infectados y al final sólo resta ver como unos pocos logran salvar sus vidas ante la terrorífica amenaza. Por supuesto, si todo esto sucede en un avión, dónde no hay lugar por el que escapar y donde por cualquier rincón puede aparecerte un zombie con ganas de pegarte un buen mordisco, pues los alicientes aumentan considerablemente.

El caso es que “Plane Dead” puede recordar perfectamente a la mediocre “Serpientes en el avión”, película que se tomaba demasiado en serio a sí misma como para resultar un gratificante entretenimiento de serie B. También el boom publicitario que se marcó en Internet le hizo mucho daño, incumpliendo posteriormente cualquier expectativa que uno pudiera tener de pasar un rato de diversión irreverente.

Las pretensiones de esta cinta son más humildes, aunque en un primer momento también parece demasiado seria para tener el argumento que tiene.


"El vuelo de un Boeing 747 rumbo a París parece transcurrir con toda normalidad, con sus pasajeros y tripulación pasando como pueden esas largas 13 horas de viaje. En el avión viajan, entre otros, dos jóvenes y adúlteras parejas, un famoso golfista profesional y su repelente esposa, un policía que custodia a un preso acusado de malversación de fondos, un agente encubierto de la policía aérea e incuso una monja. A ellos se les une, a última hora, un grupo de científicos que deben transportar una carga altamente peligrosa y secreta.

Durante el viaje, el Boeing atraviesa una tormenta, y debido a sus turbulencias, la misteriosa carga termina liberándose. Esa carga no es otra que una mujer que transporta en su sangre un letal virus que, en cuestión de segundos, puede convertir a un ser humano en un brutal no-muerto. Su primera víctima es el hombre que la custodiaba, pero poco a poco y a medida que avancen por el avión, el grupo de infectados por el virus irá en aumento.

Los pocos viajeros que logren librarse de los primeros ataques, deberán hacer aterrizar el avión antes que los zombies acaben con ellos o antes de que un avión militar les derribe bajo la orden de evitar un mal mayor."


La primera media hora aproximadamente, el director la utiliza para presentarnos el grupo de tripulantes y viajeros que centrarán nuestra atención de entre el total de pasajeros. Obviamente, el resto pasarán a ser los meros infectados de turno.
En este espacio de tiempo, podemos ir haciendo nuestra quiniela sobre quiénes serán los primeros en caer víctimas de los zombies, e incluso quiénes serán los que salvarán el pellejo una vez llegado el final de la película. Sorpresas, realmente, las hay pocas, y quizás lo peor que se le puede achacar a esta simpática cinta es que resulte demasiado predecible. Claro que a estas alturas, ¿qué película no lo es?


Los personajes en sí responden a los arquetipos habituales del género, pero por encima de todos, destaca uno: el preso. Las conversaciones con el policía que lo custodia son las más divertidas y conseguidas del guión, por no decir que son los únicos diálogos que se salvan de toda la película. De todas formas, no hay ningún personaje que destaque en exceso por encima de los demás, aunque los que llevan las armas son también los que llevan la voz cantante a la hora de organizar y proteger al grupo de supervivientes, como es lógico.

El primer tramo de la película es bastante comedido, pero en el momento en que la infección se escampa por el avión, la “seriedad” desaparece y empieza la gamberra diversión, con un motón de zombies haciendo de las suyas, dejando un reguero de sangre ahí por donde pasan y amputando extremidades si es necesario.
En ese momento es también cuando el ritmo de la película mejora notablemente, logrando además, mantenerse hasta el final sin decaer, y ofreciendo en todo momento altas dosis de acción y gore para disfrute del espectador.

La película en ningún momento abandona su condición de serie B con ciertos aires de telefilm, y lo único a lamentar en ese aspecto, es la pobre calidad de algunos efectos especiales realizados por ordenador, especialmente cuando al film se le quiera dotar de una mayor espectacularidad (las explosiones o el aterrizaje del avión, por ejemplo, cantan a leguas)

Pese a eso, “Plane Dead” no deja de ser un honesto y sangriento entretenimiento, con un argumento tan delirante como atractivo, con un montón de actores de segunda y atractivas mozas pasándolas canutas, y unos zombies que obedecen a los nuevos cánones del subgénero, es decir, rápidos y con una fuerza sobrehumana. Lo peor es su lento arranque, que le hace bajar nota de forma considerable, pero aún así, remonta hacia la mitad cumpliendo finalmente con su cometido.


Valoración personal:

9 comentarios:

Machete dijo...

Tengo un colega que la vio y su opinión coincide bastante con la tuya, a ver si la veo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues ya me contarás si te gustó. No es que sea la leche, pero tiene sus puntos.

Saludos ;)

Álvaro dijo...

habrá que verla a ver si coincido con ustedes o que

Jorge - cinenovedades dijo...

También el argumento me hace recordar mucho a "Snakes on a plane", la cual debo admitir que no me ha gustado nada, pero no porque fuera una mala cinta en lineas generales, sino porque no me gusta cuando se mezcla el gore, o la sangre a raudales con toques cómicos, es algo que no me termina de entrar. Esta cinta no la he visto, pero sin dudas parece una de esas cintas para pasar un rato agradable sin ningún tipo de pretensiones.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

álvaro,
Tanto si coincides como si no, nos interesará que compartas tu opinión con nosotros ;)

jorge,
Pues realmente hay muy buenas cintas que mezclan el terror y la comedia (la segunda parte de Evil Dead, por ejemplo) No creo que una excluya a la otra siempre y cuando sepa hacerse bien la mezcla.
"Plane Dead" no abusa del humor, pero tiene ciertos puntos hilarantes que hace que ni sus responsables ni los espectadores nos la tomemos en serio, y esa es su gran baza. Como bien dices, para pasar un rato entretenido sin exhigirle demasiado, pues es lógico que nunca figurará entre las grandes dle subgénero.

Saludos ;)

darkerr dijo...

Esta se me ha pasado, no la he visto, a ver si la recupero del torrente. La zombie se ve muy bien.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Aquí los zombies llevan lentillas amarillas xD

Cuando la vea sya me contarás que te pareció ;)

Saludos :)

PKDesignz dijo...

Pues siempre he estado dudando si verla o no... pero tu comentario me ha animado, ya os comentaré.

saludos!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Lo peor es que le cuesta un poco arrancar, pero cuando lo hace se pasa un buen rato. No entraría dentro de mis preferidas de zombies, pero cumple con su cometido.

Saludos ;)