domingo, 1 de febrero de 2009

"El curioso caso de Benjamin Button" (2008) - David Fincher


Lo último del siempre interesante David Fincher, es una de las cintas más esperadas del 2009 y una de las firmes candidatas a llevarse alguna que otra estatuilla en los Oscars. A mi modo de ver, esto es, en parte, una especie de compensación por ningunear su anterior obra, la notable “Zodiac”, en los Oscars del pasado año.

Las expectativas con su nuevo trabajo están bastante altas, tanto por su inusual historia (un hombre que nace viejo y rejuvenece a medida que se hace adulto) como por su reparto, que vuelve a unir a Brad Pitt y Cate Blanchett tras la aclamada “Babel”.

Estas expectativas pueden verse cumplidas, como en el caso de muchos espectadores que ya han podido disfrutar de ella, o verse transformadas en una ligera decepción, como ha sido mi caso. Pero vayamos por partes.

La historia se basa en una relato corto de F. Scott Fitzgerald y trata sobre un hombre, Benjamin Button (Pitt), que nace con el envejecido aspecto de un señor de 80 años (aquejado de las mismas dolencias que se puedan tener a esa edad como ceguera y/o sordera, artrosis, etc.) y que va rejuveneciendo a medida que pasan los años.

Abandonado por su padre nada más nacer, Button es criado en un asilo de ancianos, haciendo amistad con los residentes e intentando tener una vida lo más normal posible, dentro de las circunstancias. Y es que salvo la particularidad de su extraña enfermedad, su vida será como la de cualquier otro hombre de la época, conociendo a distintas personas a lo largo de los años, entablando inolvidables amistades, viviendo amores y desamores, y participando de un modo u otro en la II Guerra Mundial.

Daisy (Blanchett), su primer amor des de bien pequeño, será el eje sobre el cuál gire su vida y la que en parte, marque su destino y su forma de vivir.


Basándose en un relato corto, quizás algunos se pregunten si realmente la historia da para las casi tres horas que dura la película. Pues la respuesta es sí, ya que contar los 80 años de vida de un hombre es algo que difícilmente se pueda hacer en mucho menos tiempo. Por suerte para los menos pacientes, la narración que imprime Fincher es bastante ágil, de modo que esas dos horas y cuarenta y cinco minutos no nos parecen tanto. Aunque eso no evita que haya ciertos altibajos, especialmente pasada la primera hora.

La particular enfermedad de Benjamin Button es sin duda uno de los mayores atractivos de la cinta, aunque llega un momento en que ese aspecto distintivo no es más que una característica añadida –y el gran hándicap- al verdadero centro de la trama: la imposible historia de amor entre su personaje y el de Daisy. Y es que a parte de ese elemento fantástico, lo que tenemos delante es un drama romántico en toda regla.


Mucho se ha hablado de las similitudes que guarda “The Curious Case of Benjamin Button" con “Forrest Gump, y no es para menos, teniendo en cuenta que el responsable del libreto es Eric Roth, guionista de la magnífica cinta de Zemeckis. De todas formas, esos parecidos son puntuales, quizás debido a una pequeña falta de imaginación del autor, a un autoplagio inconsciente o quién sabe, puede que a un ligero homenaje con serias intenciones de conseguir el mismo éxito cara a la taquilla y a la crítica. Pero lo que sí es cierto, es que esas similitudes son tan triviales que poco importan, puesto que el film de Fincher tiene su propia complejidad y su propia esencia, incomparables a ninguna otra cinta que un servidor haya visto. También bebe un poco de Big Fish de Burton, por lo menos en lo que se refiere al modo de contar la historia (a través de un familiar moribundo, voz en off e intercalando pasado y presente a base de flashbacks)

Considero que la historia, en todos sus aspectos, es francamente buena, desde el elemento puramente fantástico hasta la relación amorosa de los protagonistas.
Ponerse en la piel de Button es algo difícil, pues ver como las personas que comparten tu vida envejecen y mueren mientras tu les dices adiós haciendo exactamente lo contrario, tiene que ser algo muy duro. Y las complicaciones que contrae a la hora de mantener una relación de pareja estable, ya debe ser el colmo. Y es ahí, en parte, dónde residen tanto virtudes como defectos.

Por un lado, hay un interés máximo en ver cómo va rejuveneciendo Button, cómo se adapta a esos cambios y de qué manera estos afectan a su vida diaria, y sobre todo, a su relación con Daisy. Lo malo, y eso es algo muy subjetivo que seguramente otros no compartan, es que le falta cierta emotividad (que no sentimentalismo lacrimógeno, no confundamos) para que esa historia nos llegue al alma. Aún después de su visionado, sigo sin saber qué es exactamente lo que le falta a la película de Fincher, pero pese a gustarme lo que he visto, apenas me ha emocionado/conmovido como sí lo han hechos otras películas mucho más sencillas que ésta. Conmigo, ese ha sido su mayor problema y el motivo por el que me cuesta mucho tildarla de “obra maestra” -palabras mayores que concedo a muy pocas películas-, como muchos otros sí han hecho (cuestión de gustos, supongo)

En el apartado técnico, una merecedora ovación a Digital Domain, los responsables de los efectos especiales, y por tanto, de hacer creíble un joven Benjamin Button con aspecto de 80, y a la inversa. Después de su imperceptible e increíble trabajo en “Zodiac” (aunque no lo creáis, hay escenas casi completamente digitales, y lo mejor es que no nos damos ni cuenta), vuelven a repetir con Fincher para digitalizar por completo el rostro de Brad Pitt y trasladarlo al menudito cuerpo de otro actor que representa a Button.
El resultado es impecable, tanto que más bien parece maquillaje + trucaje infográfico. Por tanto, el viejo Benjamin Button del principio y el joven del final son, de cuello para arriba, digitales. Así que además del trabajo de captura de movimiento, la interpretación de Pitt queda reducida a toda la fase intermedia, dónde sí aparece convenientemente maquillado como un hombre ya mayor, y sin maquillaje, cuando aparece tal cual es en realidad (un atractivo y bien conservado hombre de más de 40 años)


La ambientación está también muy conseguida, desde lo que acontece en Nueva Orleans hasta lo relacionado con la parte más bélica y aventurera de la trama. La banda sonora es agradable, aunque no muy destacable, pues tampoco se usa para dar mayor énfasis a las imágenes sino simplemente para acompañarlas.

Respecto a las interpretaciones, Brad Pitt está simplemente correcto, pero lejos de sus mejores registros (su nominación al Oscar me parece exagerada, pudiendo estar en su lugar Di Caprio por “Revolutionary Road”). De hecho, en algunos momentos se me antoja demasiado frío e incluso insensible. Todo lo contrario a Cate Blanchett, que está de sobresaliente de principio a fin. Ambos se ven acompañados por un solvente reparto de secundarios: Jason Fleminng, Julia Ormond, Taraji P. Henson o incluso Elias Koteas en un papel menor.

En resumen, “El curioso caso de Benjamin Button” es una interesante y meritoria película que tiene todo de su parte (buen director, buen reparto e inmejorable historia) para encandilar a muchos espectadores, aunque de seguro aburrirá a otros tantos. A un tercer grupo, del que inevitablemente formo parte, les gustará pero no les maravillará (¿ausencia de empatía con los personajes?, ¿expectativas traicioneras?... a saber)


Olvidad las críticas más y menos entusiastas. Vedla y juzgad por vosotros mismos.


Valoración personal:

16 comentarios:

PKDesignz dijo...

Estoy pendiente de verla, seguramente el jueves, porque realmente tiene buena pinta.

Con respecto a tu autocuestión de porque no te emocionaste... puede que sea por la actuación de Brad pitt que según dices estuvo bastante frio.


Saludos!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Puede que en parte sea eso, aunque hay imágenes intencionadamente tristes que tampoco me impactaron.

Sea lo que sea, no acabé conectando con la película, lo cual no quiere decir que no me gustara.

Saludos ;)

Chacal dijo...

Los paralelismos con Forrest Gump son más en esencia que en momentos concretos, pero aún así ambos films tienen ese mismo espíritu que hace que probablemente sea la ganadora de los Oscars de este año lo mismo que la película de Robert Zemeckis lo fue en 1994.

Betty dijo...

Yo hasta lloré al terminar de verla. Creo que estuvo muy bien ambientada y actuada, Cate Blanchett estuvo regia; además de ser una excelente actriz su papel también le permitió lucirse más. Opino que a Brad Pitt su papel por más de media película no le dió mucha oportunidad de lucir sus dotes actorales, pero estuvo muy bien en sus expresiones y durante la parte más activa de su personaje; tengo que "tirarle una toallita" porque no creo que estuvo tampoco tan mal como dicen algunos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Chacal,

Creo que la cinta destila una belleza cinematográfica indiscutible, y el tipo de historia es muy del agrado de los académicos. No es descartable que se lleve el Oscar a la mejor película, aunque tiene a Danny Boyle y su "millonario" como duro rival. Ambas parten como claras favoritas en más de una nominación.

Betty,

Me gusta Brad Pitt como actor, pero aquí no ha conseguido transmitirme esa empatía que pedía a gritos el personaje. No creo que lo haga mal, pero tampoco bien del todo.
Envidia sana tengo de que lloraras, de verdad. A mí apenas consiguió emocionarme, y eso debo admitir que me da mucha rabia, sobretodo viendo que la película está hecha con cariño.

Por cierto, diría que es tu primera visita a este humilde blog -si no es así, disculpa mi mala memoria-, así que bienvneida ;)

Saludos :)

Fantomas dijo...

Lamentablemente he estado algo alejado de las salas de cine este último tiempo, pero sin duda que la gran cantidad de críticas positivas que ha recibido esta película da para pensar que se trata de un clásico instantáneo. Sin embargo tu crítica pese a no ser mala, me deja con ciertas dudas acerca de esta cinta.

Tendré que ir a verla lo antes posible!

Saludos y excelente reseña!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Bueno, algunas veces voy a contracorriente a la opinión popular, así que mejor juzga por ti mismo y sobretodo no dejes que las expectativas te jueguen una mala pasada.

Como ya digo, me ha gustado pero no me ha encantado, así que mi crítica no puede ser muy entusiasta.

La película se estrena esta semana, así que no tengas prisa ;)

Saludos :)

dragon negro dijo...

Yo de este fin de semana no pasa que la iré a ver, ya veremos que tal.

saludos!!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues ya me contarás ;)

Saludos :)

adayin dijo...

Te felicito Pliskeen por la reseña, sin tomar partido de una cinta que desde ya levanta controversias. Tienes razón, algo definitivamente le falta, pero no carece de infinidad de aciertos. Por lo que describes, me ayudas a asegurarme que este tipo de cintas depende casi por completo de la empatía con el publico, de como expresa la sensibilidad de la historia y evita que pierda interes.

Me gusto y nada más. Efectivamente, me parece superior Zodiac y nada que hacer ante Fight Club (pero de ahí la empatía con el publico, verdad?) Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Creo que así es. Si logra conectar contigo, la sensación final tiene que ser inmensa. Dado que no ha sido el caso pero en lineas generales es una cinta notable, no podía sino gustarme.

Con tu comentario me quedo más tranquilo sabiendo que no soy un bicho raro xD

Realmente le faltó algo para emocionarme de verdad.

Saludos ;)

miguel angel dijo...

Aun no la estrenan por aquí, pero con tu crítica (muy buena, hay que decirlo) me han entrado mas ganas de verla, en cuanto la pongan me voy a verla, un saludo Pliskeen.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias Miguel Angel, espero que disfrutes de ella.

Ya me contarás ;)

Saludos :)

Ramón dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo Pliskeen, palabra por palabra. Tal vez yo fui con demasiadas expectativas, pero el resultado final fue de que habia visto una historia visualmente bonita sobre el paso del tiempo, pero incapaz de emocionarme del todo.
Definitivamente este año no tengo ninguna favorita para los Oscars. Mira que ningunear tanto a DiCaprio, porque Pitt cuando mejor está es cuando lleva maquillaje, y a “Revolutionary Road” en pelicula y dirección.

Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Temía ser el bicho raro, pero veo que esa ligera decepción es más frecuente de lo que pensaba.
Aún así creo que junto a Slumdog Millionaire, ésta es la gran favorita para llevarse un buen número de estatuillas doradas.

Precisamente la película que comentas, “Revolutionary Road”, es la gran ignorada de los Oscars de este año.

Saludos ;)

miguel angel dijo...

He visto la película mi querido Pliskeen, y la verdad es que a mí me ha parecido profundamente conmovedora, principalmente en los minutos finales, a pesar de su duración no sentí como se pasó el tiempo, me gustó mucho el aspecto técnico, es sencillamente impecable, no se distingue cuando se está usando el ratón o cuando es puro maquillaje, y me parece que así es como debe ser un buen CGI. Por otro lado, los decorados y la ambientación son simplemente espectaculares, la recreación de los escenarios a través del tiempo, las locaciones, se nota que se ha cuidado hasta el mínimo detalle, es una película elaborada casi con pinzas, muy bien hecha y muy bien cuidada en todos los aspectos, todo eso ayuda a adentrarte en la historia, te atrapa, la actuación de todos en general es soberbia, principalmente la de Cate Blanchet, pasándole por encima a Brat Pit, y aquí es donde creo yo reside el gran fallo de la película, el hueco, la fisura: la actuación de Pit no es redonda, se le ve frío, casi sin emociones, la pareja no llega a complementarse como tal al 100% y esto es terrible si la historia está basada casi por completo en el romance de ambos, casi no hay emoción alguna en su relación, el guión y la dirección son las que hacen la mayor parte y sella en parte esta pequeña grieta, la adaptación al guión es sobresaliente, ya que no es nada sencillo contar una historia tan singular y aquí es donde encuentro la magia de esta película que me cautivó, aunque para ello tuve que hacer un pequeño esfuerzo de concentración y pasar por alto el dudoso desempeño del actor principal.