domingo, 1 de marzo de 2009

“El abismo negro” (1979) – Gary Nelson


Tras el arrollador éxito, a finales de los 70, de “La Guerra de las Galaxias” de George Lucas, la ciencia-ficción sufrió una especie de resurgimiento, lo que propició la aparición de numerosas cintas de dicho género de muy distinta índole. Algunos estudios optaron directamente por imitar la space opera aventurera de Lucas con producciones mucho menos costosas y, por supuesto, mucho menos imaginativas; mientras que otros decidieron llevar a cabo una ciencia-ficción algo más sesuda, como en el caso que nos ocupa.

The Black Hole” fue una película producida, por extraño que parezca, por Walt Disney Pictures. Y digo extraño porque de película familiar tiene más bien poco o nada.

En un momento donde la ci-fi empezó a vender mucho, no ya sólo en cines sino también en televisión, los estudios del famoso ratón no dudaron lo más mínimo en producir una película que pudiera competir con la saga del Sr. Lucas, aunque probablemente el público de aquella época no estaba preparado para el tipo de aventura que sus responsables habían planeado.
Con un presupuesto de unos 20 millones de dólares, bastante holgado en su momento, y unos avances técnicos notablemente importantes, la cinta recaudó casi el doble gracias sobre todo al mercado internacional, pero a nivel de entretenimiento no se podía comparar con la saga galáctica de Lucas. De hecho, su primera mitad se hacía algo pesada, no ya por la falta de acción sino por la lentitud en que se desarrolla la trama y el escaso interés que generan los protagonistas (no así el antagonista, quien destaca por encima de todos los demás)


"La historia de "El abismo negro”, como así se tituló en España, nos sitúa en el espacio exterior a bordo de la Palomino, una nave exploradora en la cual viaja un grupo de tripulantes formado por una mujer (con poderes telepáticos), cuatro hombres y un pequeño robot llamado V.I.N.C.E.N.T. Tras evitar ser absorbidos por un enorme agujero negro, los exploradores topan con una gigantesca nave, la Cygnus, que curiosamente llevaba desaparecida unos 20 años. Esta inesperada aparición crea enormes dudas a los viajeros, que deciden acercarse a investigar. Pronto descubren que en el interior de la nave aún hay vida, y una vez dentro son recibidos por el Dr. Hans Reinhardt, aparentemente, el único superviviente de la pasada expedición."


Disney empleó todos los medios a su alcance para producir una película impactante, creando así una tecnología de efectos especiales que pudiera medirse a los mostrados por ILM de George Lucas y reuniendo a un reparto de altura para atraer al público a las salas de cine.

Maximilian Schell (La cruz de hierro) interpretó al excéntrico Dr. Hans Reinhardt, y actores como Anthony Perkins, Robert Forster o Ernest Borgnine, entre otros, dieron vida a la tripulación de la nave espacial Palomino.

Para la dirección del film se contrató a un hombre de la casa, Gary Nelson, que en su haber podía presumir de una larga trayectoria televisiva, pero cuyo currículum en el largometraje era nulo, convirtiéndose éste en su debut cinematográfico. De todas formas, y pese a cierta torpeza a la hora de rodar las escenas de acción, el trabajo de Nelson fue bastante decente, no así la labor de los guionistas, que aún confeccionado una historia bastante adulta y atractiva, el guión, aunque competente, dejaba algo que desear en algunos aspectos (la verosimilitud científica era más bien escasa, aunque eso tampoco suponga un gran inconveniente para disfrutar de la cinta)

Uno de los mayores atractivos de esta producción era su puesta en escena, con una fantástica recreación de los decorados interiores y un diseño conceptual del exterior de las naves realmente muy elaborado (especialmente el de la majestuosa Cygnus). Los efectos especiales estuvieron a la altura de las circunstancias, aunque obviamente a día de hoy algunas secuencias no han envejecido del todo bien. Si acaso, uno de los mayores peros que se le pueden achacar a nivel artístico, es el diseño de algunos robots, especialmente el de V.I.N.C.E.NT., más propio de la ingenuidad de la ci-fi de los 50’s y de aspecto excesivamente infantiloide (un claro intento de la Disney para vender merchandising a los más pequeños de la casa)


Centrándonos ya en la historia, tenemos al Dr. Hans Reinhardt, en megalómano científico cegado por la ambición, por el afán de descubrir. Eso y su rechazo hacia la raza humana le convertían tanto en un genio como un loco que trataba de justificar sus medios por alcanzar un fin (que no era otro que adentrarse en el agujero negro). Reinhardt sería algo así como un híbrido entre el Capitán Nemo de Julio Verne y el Dr. Edward Morbius de “El planeta prohibido”.

Esa locura arrastra a los tripulantes del Palomino, poniendo en peligro también sus vidas. Y ante la imposibilidad de abandonar la nave, no les quedará otra que hacer frente al doctor y a su ejército de armados robots (entre ellos, el temible Maximilian).

Es una lástima que el libreto de Jeb Rosebrook y Gerry Day peque de cierta simpleza e infantilismo. Y es que sus personajes, exceptuando a Reinhard, son un poco planos, siendo al final el robot V.I.N.C.E.NT el personaje más entrañable y carismático de todos. También el desenlace de la película se puede considerar inadecuado, ya que rompe un poco el tono del film a la vez que trata inútilmente de asemejarse a la psicodelia existencialista del Kubrick de “2001: Odisea en el espacio”. Un final abrupto y desconcertante que no viene muy a cuento y que impide redondear una película que, sin ser ninguna maravilla, si supone un agradecido intento de ofrecer una interesante alternativa a la aventura espacial de Lucas que tantos y tantos quisieron imitar en esa época.

“El abismo negro” quedó como una clásico de culto de la ciencia-ficción, aunque a hoy día es mucho más fácil observar sus carencias y no tanto sus virtudes. Una interesante y simpática película espacial que todo buen aficionado al género debería ver, por lo menos, una vez en su vida.


Valoración personal:

17 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Recuerdo haber visto esta película hace muchos años en el cine, y a pesar de ser un crío, ya me parecía que carecía de algunas cosas. La carrocería del famoso Vincent gritaba que era de vil plástico, y hasta se notaban las uniones del mismo, algunos fondos estaban escandalosamente pintados y se veían falsos y estáticos, la lluvia de meteoritos o globos de gas o lo que fuera eran muy cantosos, contrastando con la magnifica escena del meteorito en el interior de la nave, el mismo abismo no se veía tan amenazador. El robot VINCENT no tuvo el tirón infantil que le quisieron dar, incluso nunca queda claro si la película es infantil, científica, familiar u oscura.
Sus protagonistas a pesar de no ser malos actores, no transmitían empatía con el espectador, no te preocupaba mucho si les pasaba algo o no.
Por otro lado creo que el aspecto técnico (a excepción de los detalles mencionados) y una propuesta distinta a Star Wars era lo que la hacía parecer interesante, rayando los bordes de la genialidad. La nave Cygnus era realmente impresionante, se le dedicó un buen tiempo en mostrar todos los detalles de su compleja estructura, los decorados de su interior eran majestuosos, el robot Maximiliam verdaderamente daba miedo, el ambiente claustrofóbico estaba bien logrado, la incertidumbre, el misterio y el suspenso se manejaron bien, y todo gracias a escenografías muy bien cuidadas, incluso el guión es bastante bueno y consigue su objetivo de entretener, aunque me parece que no logra ser tan redondo como el de Lucas (comparar estas cintas es casi obligatorio) “El abismo negro” me encantó en su tiempo, solo que no ha soportado el paso del mismo, hoy se le ve como una entrañable película, una propuesta interesante y un poco mas, aunque me parece que algunas situaciones han sido copiadas sirviendo de base para otras producciones, ahora mismo recuerdo también a Galáctica (de la que no sé si le tengas planeado hacer una crítica, Pliskeen), que era algo mas parecida a Star Wars, en fin, guardo muy buenos recuerdos de lo que The Black Hole significó para el auditorio de esa época y me parece que se ha convertido en un clásico del cine de ciencia ficción.

darkerr dijo...

Aun sin verla, y eso que en su momento recuerdo la gran publicidad que se desplegó para su estreno, incluso uno iba a cierto cine y tenia al robot Vincent en la entrada dando vueltas por ahi. Ya me haré de ella para apreciarla.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Fantástica minireseña amigo Miguel Angel. Ciertamente, el paso del tiempo le ha afectado sobremanera. Se deja ver como una simpática cinta de ci-fi como tantas otras de la época, y tiene un encanto especial por su temática.

Recuerdo que Galática (la setentera) tomó prestado cierta estética de Star Wars (sobre todo las naves), y estoy tratando de conseguir tanto ésta como su versión moderna para verlas. No dudes que en cuanto pueda echarles un vistazo, caerán las reseñas pertienentes.

darkerr,

Yo la recordaba muy vagamente de un pase televisivo, y me hacía falta refrescar la memoria con un nuevo visionado. Además hoy día uno ya suele ser más crítico/exigente con las películas (y no precisamente en materia de fx, que es algo que suelo en estos casos)

Saludos ;)

darkerr dijo...

Yo es que de niño mis padres en lugar de llevarme a ésta me llevaron a ver "Flash Gordon". :)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Tampoco fue una mala opción.

;)

Miguel Angel dijo...

Gracias por el cumplido estimado Pliskeen, es que me parece que los defectos de la película eran tan grandes como sus aciertos y solo quise puntualizarlos. ufff, Flash Gordon, es de esas películas que a pesar de ser tan malas, pero tan malas quedaron en mi memoria para siempre, la he visto decenas de veces y me gusta de verdad sin importar lo que puedan opinar de ella, flash aaahhaaaa. ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo tb admito que Flash Gordon es malilla, pero tb le tengo un cariño especial. Recuerdo que de pequeño me fascinaba xD

;)

Fantomas dijo...

No conocia este película. Lamentablemente son muchas las películas de este tipo que vistas en la actualidad dejan ver más carencias que virtudes.
Igual voy a intentar echarle un vistazo.

Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Si el argumento te llama la atención, puedes echarle un vistazo. Aún con sus defectos, no supone una pérdida de tiempo.

Saludos ;)

PKDesignz dijo...

Pues no he podido verla, la tendré buscar porque parece interesante y bueno, desués de los bodrios que me he tragado no creo que me asuste con un os cuantos defectillos ..

gran comentario, como siempre ;)

Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias PKDesignz.

Para pasar el rato cumple, aunque sus defectos (más de guión que técnicos) le impiden ser mejor película.

Saludos ;)

Igor Von Slaughterstein dijo...

Cachis, pues esta no la conocía. No tiene mala pinta, no.

Saludos!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Es un pequeño clásico de culto entre los fanáticos del género, pero no es demasiado famosa como otras de la época. Es lógico que no supieras de ella xD

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Suena interesante, aunque lejos está de ser mi género favorito el de ciencia ficción. A decir verdad, no conocía la cinta, pero como bien dices, parece ser una película que merece ser vista. Y encima está Anthony Perkins, pedazo de actor!
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Si este no es tu género, quizás la película no te guste, pero creo que el buen aficionado debería echarle un vistazo sólo por curiosidad.

Saludos ;)

Rodi dijo...

Recuerdo "El abismo negro" como una correcta película de ciencia ficción, con dos grandes influencias, la sci-fi post Star Wars (temática y fx) y el cine puramente Disney (el personaje del robot).

Lo que meás me impresiono en su momento fueron, su diseño de producción y sus espectaculares efectos visuales, teniendo siempre en cuenta la época en la que se realizaron.

Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Aún hoy día, el diseño de la nave Cygnus resulta espectacular.
Los efectos han quedado algo anticuados, pero aún se puede ver sin ponerle demasiadas pegas.

Saludos ;)