martes, 17 de marzo de 2009

"True Blood" (2008) - Alan Ball


Aunque bien podría decirse que los vampiros vuelven a estar de moda en el cine y en la televisión, lo cierto es que nunca se han marchado del todo, como para echarlos de menos. De una manera u otra, siempre hemos tenido nuestra ración vampírica de turno, pero parece que en los últimos años, los chupasangre, junto a los no-muertos, están viviendo en resurgimiento -nunca mejor dicho- bastante celebrado.

En lo que a televisión se refiere, además de las noventeras “Buffy, Cazavampiros” o su spin-off “Angel”, han surgido otras series con la temática vampírica de por medio, aunque no todas entusiasman por igual al espectador. Una de ellas es “Moonlight”, que no he tenido el gusto de ver y que se canceló tras la huelga de guionistas de hace unos años, quedando tan sólo en 16 episodios.
Las otras dos series a mencionar permanecen aún activas en la actualidad. Blood Ties: Hijos de la noche, de origen canadiense, está basada en unas novelas de la escritora Tanya Huff, y mezcla el tema de los vampiros con la intriga policial.

Por su parte, “True Blood”, el serial que nos ocupa, se basa en una serie de novelas (Southern vampire) de la escritora norteamericana Charlaine Harris y está producida por la HBO; con lo cual, una ya puede imaginarse que lo que tenemos delante no es otra serie más de vampiritos.

Su creador es Alan Ball, responsable también de la aclamada "A dos metros bajo tierra”, y de momento consta de una primera temporada de 13 episodios la mar de adictivos.


La historia de True Blood nos sitúa en un pequeño pueblo del estado de Lousiana, en un momento en el que los vampiros y los seres humanos intentan convivir pacíficamente los unos con los otros. Esta especie de tregua ha sido propiciada gracias a una bebida compuesta de sangre sintética, creada por los japoneses, y que supone un sustitutivo a la sangre humana. De esta manera, los vampiros ya no tienen por qué alimentarse de los humanos, pudiendo así convivir con ellos como unos ciudadanos normales y corrientes. Sin embargo, no todos los vampiros están contentos con esta medida, y mientras unos intentar velar por los derechos de su raza, otros siguen alimentándose de humanos y gozando de la eternidad a su libre antojo.

Bill Compton (Stephen Moyer), un apuesto y pacífico vampiro centenario, llega a nuestro pueblo protagonista, y allí conoce a una joven camarera, Sookie Stackhouse (Anna Paquin), quién tiene la capacidad de poder leer la mente de la gente, algo que suele ocasionarle más problemas que beneficios. En su primer encuentro, nace la chispa del amor, pero ni su relación ni la presencia del propio Bill serán muy bien recibidas por la gente del pueblo, que por primera vez debe permitir que un vampiro se instale en sus tierras. Para más inri, su llegada coincide con una serie de terribles asesinatos, con lo cual las sospechas de la mayoría de pueblerinos recaen en el recién llegado chupansagre, si bien no hay pruebas que lo demuestren.


True Blood mezcla con eficacia la imposible relación amorosa de su pareja protagonista, con el suspense propiamente dicho de descubrir quién es el responsable de los asesinatos que azotan el tranquilo pueblo de "Bon Temps") Misterio, amor, sexo y vampiros se unen en esta producción fantástica de HBO que recomiendo encarecidamente.


Entre sus mayores aciertos, destaca la crítica de fondo que sus creadores dejan entrever en cada capítulo. La lucha de los vampiros por su integración social bien podría asociarse a la del colectivo homosexual en nuestra actualidad. Sin ir más lejos, el propio tema de la orientación sexual se maneja en la serie a través del personaje de Lafayette (Nelsan Ellis). Por tanto, a través de ambos temas (vampirismo y sexualidad) se realiza una incisivo ataque a la xenofobia que aún muchos predican (gente ignorante, codiciosos políticos o fanáticos religiosos, sobre todo)

A través del don de Sookie, se pone de manifiesto la hipocresía de nuestra sociedad, cuando lo que decimos no siempre es lo que pensamos. Esa falta de sinceridad o de doble moral también se percibe a lo largo de toda la serie.

Trasfondos a parte, otros alicientes de los que hace gala de la serie de Ball es su forma irreverente de tratar el sexo o la violencia. Actos sexuales bastante subiditos de tono y sangre por doquier suponen el atractivo más comercial del producto, algo que se agradece en estos tiempos tan comedidos. Y esto es posible gracias a que la producción corre a cargo de la HBO, que por lo general suele sorprendernos tanto por la originalidad de sus propuestas con por la controversia que las mismas pueden suscitar. Propuestas arriesgadas que pocos canales se atreverían a producir/emitir.


A destacar también el humor negro, rasgo característico de su creador, y que está presente en toda esta primera temporada.

Por otro lado, resulta interesante también cómo se derrumban algunos mitos acerca de los vampiros, a la vez que se nos revelan otras costumbres suyas. De este modo, con cada capítulo sabemos un poco más de estos misteriosos seres.

Sobre los personajes y las distintas subtramas que los unen, prefiero optar por no revelaros nada, de manera que los vayáis descubriendo/conociendo vosotros mismos, en el caso de que decidáis echarle un vistazo a la serie.

Así que para finalizar, expondré de forma resumida los pros y los contras de la serie, a la espera de que llegue su segunda temporada, deseando que mantenga o supere el nivel de ésta (como con Dexter) y no decaiga como le ocurre a otras series (Prison Break, Héroes…)


Pros: la crítica hacia la xenofobia, el racismo, la hipocresía o el fanatismo religioso; el eventual gore y el tono erótico –no explícito- de los encuentros amorosos; los trabajados personajes (ya sean protagonistas o secundarios) y las diversas subtramas; el tema "Bad Things" de Jace Everett, que acompaña los curiosos créditos iniciales.

Contras: algunos huecos o cabos sueltos en la trama del asesino; el personaje de Sookie, que puede llegar a resultar muy irritante debido a sus constantes chillidos y cambios de humor (en mi caso, hay que añadirle el irremediable rechazo que me provoca la actriz Anna Paquin); que los afilados dientes de los vampiros no sean los colmillos de toda la vida, sino los incisivos (detalle puramente estético, pero que no termina de convencerme)



Valoración personal:


19 comentarios:

PKDesignz dijo...

Pues totalmente de acuerdo, es una de esas series que gusta ver y no lo que tuvimos que sufrir anoche.

De todas formas true blood ha sido comprada por CUATRO, asiq eu en un mes aprox la podremos ver todos

Saludos

Fantomas dijo...

Solo conocia de nombre esta serie, pero nunca me había dedicado a buscar más información acerca de ella (tal vez porque pensé que la historia era demasiado similar a la de "Crepúsculo", peli que tampoco me llama mucho la atención).
Voy a buscarla en internet para verla desde el principio. Ojala que no le suceda lo mismo que a "Carnivale" que fue cancelada cuando más interesante se ponía.

Saludos!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

PKDesingz

Pues sí, esto sí es una serie en condiciones. Esperemos que Cuatro no la maltrate, que entre horarios tardíos y cortes publicitarios, pocas ganas le quedan a uno de seguir una serie por tv.

Fantomas,

Nada que ver con la ñoñería adolescente de "Crepúsculo". La parte romántica es bastante digerible, y el resto es simplemente genial.

Lo de Carnivale aún me duele, sobre todo con ese "desenlace" que daba pie a otra temporada que jamás nos dieron.
Odio que hagan eso. Deberían, como mínimo, darle un final a las series que cancelan, aunque fuese con un episodio doble o un telefilm. Así los espectadores no nos quedariamos con esa sensación de "nos han dejado a medias"

Saludos ;)

Almas Oscuras dijo...

Vi los primeros cuatro episodios y me parecieron magníficos. Lástima que siempre he sido un desastre a la hora de seguir fiel a una serie televisiva. Espero recuperarla de algún modo...
En lo que no estoy de acuerdo es en el tema Ana Paquin. No soy un fan de la actriz, ni nada parecido, pero el histérico personaje que encarnaba en True Blood me parecía muy divertido.

Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues hombre, si te gustaron los pirmeros capítulos, no entiendo como no la seguiste.

A mí los personajes histéricos me sacan de quicio. Quien me parece divertido es Lafayette.

Saludos ;)

Igor Von Slaughterstein dijo...

Tengo en casa el primero de los libros en los que se basa esta serie. A ver si me lo leo y luego me pongo con la primera temporada.

Eso sí, antes voy a hacer lo mismo con "Dexter" que la tengo esperando de antes.

Saludos!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Hasta que llegue la segunda temporada, tienes tiempo xD

Dexter es genial. Ahí quizás te recomendaría ver la serie antes, porque es muy interesante ir descubriendo la psicología del personaje capítulo tras capítulo, y también los distintos descubrimento que va haciendo sobre su pasado. Si lees los libros, la sorpresa se pierde por completo.

Saludos ;)

darkerr dijo...

Pues la estaba dejando pasar de largo, pero ahora veo que merece atención, la veré apenas pueda aprovechando que estamos justo en la primera temporada, ya luego me perdería. Muy buen review. Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A veces te haces una idea equivocada de lo que puede ser una serie, y luego te llevas la grata sorpresa.
En mi caso, traté de informamre un poco acerca de la serie y conocer unas pocas opiniones sobre la misma, para decidirme a echarle un vistazo o no.

Con esto no digo que vaya a gustarte, pero es cuestión de ver los primeros capítulos y así asegurarsee por uno mismo.

Si os he picado el gusanillo, ya me doy por satisfehco :)

Saludos ;)

Almas Oscuras dijo...

Je,je... yo tampoco lo entiendo Pliskeen. Todo responde a que soy un despistado total y nunca recuerdo el día en que se emiten las series. Cuando me doy cuenta ya me he perdido un par de capítulos, de forma que, finalmente, tengo que recuperarlas en DVD. Pero sin duda True Blood es de las que merecen recuperarse.

Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

La única serie que aún sigo viendo por tv es House. El resto on-line.

:)

Jorge - cinenovedades dijo...

Esta es una de esas series que iba a ver aquí en Argentina por HBO el día de su estreno y se me pasó de largo. Los avances y las críticas positivas me habían interesado bastante. Por lo que leo en tu reseña, HBO se anota otra pequeña joyita como bien nos tiene acostumbrados.
Por cierto, te recomiendo lo nuevo de J.J. Abrams, "Fringe". Personalmente me ha gustado mucho.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Si tienes otra oportunidad de verla, no dudes en hacerlo. Diría que todo lo que viene de la HBO vale la pena, y ésta no es una excepción.

He leído buenas opiniones sobre Fringe, aunque nunca he visto una serie de Abrams (ví algunos episodios de Lost y poco más)
Me la apunto para verla en breve.

Saludos ;)

Selden dijo...

Para mí, esta gran serie ha sido todo un descubrimiento. Me pulí todos los episodios en apenas una semana.
A mí me encantan los vampiros y tras la cancelación de Moonlight, hemos recibido esta serie como agua de mayo.
Totalmente de acuerdo en toda tu crítica ,especialmente en lo irritante del papel de Sookie, quien no acabo de entender como trae de calle a todos los hombres de la serie,acompañado de una poco convincente actuación de Pakin.
También pienso que al personaje de Bill le falta fuelle en los últimos capítulos y aunque está muy bien que sea un buenazo, pero eché en falta que fuera más "malo", más vampiro en algunas escenas.
Pero muy recomendable!!!
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Veo aquí otra buena fan de la serie, claro que sí :)

Te doy la razón con lo de Bill. Que diera un poco más de caña no estaría mal. A ver si en la segunda temporada se revela contra sus amos y tenemos a un Bill más malote.

Saludos ;)

adayin dijo...

Casi siempre hay un comentario social en tramas que involucran vampiros (desde represiones sexuales, hasta misoginia) Al igual que con el genero de zombies...

Francamente no me llamaba nada la atención esta serie, pero me has generado mucha curiosidad. Gracias.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Si he consegido eso me doy por satisfecho.
Tanto sí te gusta la temática vampírica como si no, creo True Blood es una serie muy recomendable. Más allá de los temas suyacentes en su trama, la verdad es que es muy adictiva.

Ciertamente, con las películas de zombies, o más concretamente, con las de Romero, siempre ha habido crítica social por medio.

Saludos ;)

Deyaneera dijo...

Reconozco que me enganché a la serie enseguida (por razones probablemente muy superficiales y nada cinéfilas) y me la ví del tirón. Tiene bastantes atractivos: las diversas trams y subtramas que se entrelazan (los misteriosos asesinatos, el vudú, el orígen de Sam...) pero también reconozco que tiene muchas carencias; a mi modo de ver, a los vampiros de esta serie les falta un pelín de mala leche en general y a Bill en particular, que de seguir así acabará convietiendose en un Ángel o en un Loui (personalmente siempre me gustaron más Lestat y Spike, que le vmos a hacer).

Espero con ansia la segunda temporada a ver si han resuelto esas pequeñas faltas, hay que reconocer el el mayor gancho de esta serie está en la cantidad de sexo que se consume (o consuma)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Coincido contigo. Esperemos que en la próxima temporada los vampiros sean algo más salvajes, más cercanos a su naturaleza maligna.

Saludos ;)