domingo, 29 de marzo de 2009

“Warlock, el brujo” (1989) – Steve Miner


La filmografía de Steve Miner se ha decantado muy especialmente por el terror y el fantástico, dónde ha cosechado sus mejores resultados, aunque tampoco ha dudado en flirtear con otros géneros, como la comedia o el drama.

Miner empezó produciendo el debut en la dirección de Wes Craven, “La última casa la izquierda”, para más tarde ser uno de los productores asociados del clásico de terror “Viernes 13”. Precisamente, sus primeros pasos como director fueron las dos primeras secuelas de la saga de Jason Vorhees, con las que adquirió algo de experiencia en el campo del terror. Esto le permitió, años más tarde, dirigir el que sería uno de los títulos clave de su carrera, “House, una casa alucinante”, cinta que se convirtió en uno de esos clásicos del videoclub de los ochenta.

Después de una comedia adolescente con C. Thomas Howell y unos cuantos capítulos de la serie “Aquellos maravillosos años”, llegó, en 1989, otros de los films más destacables del director, “Warlock, el brujo”, la cinta que hoy nos ocupa.

El guión de esta película fue escrito por David Twohy (Pitch Black, Below, Las Crónicas de Ridick) que por aquel entonces firmaba con el nombre de D.T. Twohy y que un año antes ya había desarrollado el libreto de la segunda entrega de “Critters”.

La historia de “Warlock” es bastante interesante, y nos cuenta como en 1691, un hombre, Warlock, condenado a morir en la hoguera por brujería, logra escapar de su sentencia gracias a una fuerza misteriosa que lo arrebata de su celda y lo transporta a Los Ángeles de 1989. Una vez allí y a través de una médium, descubre que el propósito de su misión es el de reunir las tres partes de "El Gran Grimoire", el libro con el que conseguirá el poder de destruir la tierra. Pero su viaje a través del tiempo no se ha producido en solitario, y con él ha arrastrado a Redferne, único testigo de su desaparición y hombre que lo capturó en el pasado.

Redfenre se aliará con una joven víctima de Warlock para evitar que el brujo alcance su propósito, ya que de hacerlo, las fuerzas del mal se desatarán y la humanidad correrá un grave peligro.


Los primeros minutos de la cinta nos sitúan en 1691, momento en que vemos por primera vez a protagonista y antagonista juntos. Ambos son transportados trescientos años hacia adelante, al futuro, mediante una poderosa fuerza diabólica.

El primer encuentro de Warlock se producirá en casa de Kassandra (Lori Singer), quién adquirirá el rol femenino protagonista. Tras maldecirla con una vejez prematura, Kassandra descubrirá que sólo ayudando a Redfenere podrá romper dicho maleficio. Así es como el viajero del pasado y la joven del futuro unirán sus fuerzas para derrotar al malvado brujo, antes de que logre encontrar las tres partes de "El Gran Grimoire", un libro de hechizos que le permitirá abrir las puertas del infierno.

“Warlock, el brujo” es una producción de serie B llevada a cabo por un director no muy talentoso. Es por ello que pese a lo interesante de su argumento, la idea queda un tanto desaprovechada debido a la limitada capacidad narrativa de Miner y a la falta de medios con los que cuenta. En general, los enfrentamientos contra el brujo se antojan un poco sosos, ya no sólo porque los efectos especiales sean pobres y encima hayan quedado obsoletos (los vuelos de Warlock son, hoy día, muy risibles), sino porque le falta garra a la acción y sobre todo carisma tanto al villano como al héroe.
Sin embargo, no se puede negar que aún así, la cinta se hace entretenida, apostando por una rápida resolución de la trama -a Warlock no le cuesta mucho encontrar las partes del citado libro- y por unas cuantas escenas de acción en las que los discretos efectos especiales se adueñan de la función. Con esto nos basta para pasar un rato de entretenimiento frente a la pantalla, visionando uno de esos títulos de finales de los 80 al que el tiempo no le ha sentado tan bien como a otras de su misma década. Y es que da la sensación de que con semejante argumento se podía haber hecho mucho más.


La labor del reparto no es demasiado remarcable. pero sí efectiva El mejor parado de todos es Richard E. Grant, que encarna a Giles Redfenere. Julian Sands (Warlock) impone con su físico y su mirada gélida; y Lori Singer, que se dio a conocer en la serie “Fama” y acompañando a Kevin Bacon en “Footlose” o a Tom Hanks en “El hombre con un zapato rojo”, cumple con corrección su labor de “chica asustadiza cuya ayuda finalmente resultará indispensable para derrotar al malo”.

El trabajo de Miner es resolutivo pero poco excitante. Viendo sus últimos trabajos, no se puede decir que haya mejorado mucho como director, aunque tienes algunas cintas bastante majas, como la que nos ocupa, “House, una casa alucinante” o la más reciente, “Mandíbulas” (una serie B con cocodrilo gigante bastante simpática, o por lo menos en su momento me gustó). Y aunque actualmente sigue muy vinculado al género de terror (suyas son la mala pero entretenida “Halloween:H20” y “El día de los muertos”, última remake de un clásico de Romero), considero que su mejor trabajo como director fue, de lejos, la comedia romántico-fantástica “Eternamente joven”, una película de la que guardo gratos recuerdos.


“Warclock, el brujo” es una cinta curiosa, que entretiene en sus humildes pretensiones aunque no entusiasme en exceso, y que tiene una buena banda sonora del ya desaparecido Jerry Goldsmith. Por último, comentar que ya en los noventa tuvo dos secuelas más (Warlock 2: El Armageddón y Warlock 3: El Fin De La Inocencia), aunque no sería de extrañar que con la fiebre de los remakes, a Hollywood le dé ahora por hacer una revisión de este “clásico menor” de los 80, pues ya pocos clásicos quedan sin revisionar y/o mancillar. Potencial tiene, sólo faltaría encontrar un buen director y un reparto adecuado, porque la mejora en los fx la doy por hecha.



Valoración personal:

12 comentarios:

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Sin ser nada del otro mundo (que no lo es) tengo que reconocer que esta es una de esas películas que recuerdo de mi infancia con cariño, aparte de que a mi me gustó mucho la interpretación de Julian Sands como Warlock (de Richard E.Grant ya ni me acordaba).

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Está bien pero no me mata. Hay muchísimas otras de los ochenta que me dejaron más huella que ésta (dentro de lo que es la serie B)

A Richard E.Grant me ha resultado curioso verlo aquí en plan heroíco, pues la última cinta que ví de él fue una comedia romántica titulada "Jack&Sarah".
Por cierto, que aparece también, en un muy breve papel, el primer hijo de Mitch Buccanan/David Hasselhoff de "Los vigilantes de la playa" xD

Saludos ;)

PKDesignz dijo...

Película típica de videoclub. la vi muy joven, 10-11 años diría yo.. poco recuerdo, se que no me entusiasmo y que no era gran cosa..

Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Así es, película de videoclub de los 80, aunque mejor que muchos de los productos de videoclub (y de cine) de ahora, todo hay que decirlo.

Tendrá sus incondicionales, pero no es ni de lejos de lo mejor de esa magnífica década.

Saludos ;)

Fantomas dijo...

Esta película según recuerdo era bastante mediocre. De todas maneras es mejor que sus dos secuelas. Y como tu dices, a estas alturas no me extrañaría que hicieran un remake de esta peli.

Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Imagino que si ésta no es gran cosa, las secuelas menos aún(por tradición xD)

En el caso de un hipotético remake, por lo menos Warlock sí se podría mejorar y mucho. Claro que hoy en día tampoco es que abunden guionistas y directores con talento.

Saludos ;)

darkerr dijo...

La recuerdo como un titulo de culto y que una vez vista no me resultó demasiado interesante, como dices hay momentos sosos y los efectos quedan ya pasaditos. Lori Singer me parece que siempre fue mala actriz. Las secuelas tambien las vi. De hecho las vi primero que ésta, de la segunda recuerdo que todo era pura exageración y despliegue de trucaje visual barato, y la tercera todavia tiene menos interés, no esta Julian Sands y si Bruce Payne, el maloso de "Pasajero 57", más inexpresivo que nunca.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Nunca hay que fiarse de las denominadas "de culto", porque uno se lleva cada chasco...

Lori Singer muy mona, pero sus aptitudes como actriz eran muy discutibles.

Las secuelas me las ahorraré xD

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Recuerdo haberla visto, pero a decir verdad no fue una cinta que haya disfrutado demasiado. De hecho no he visto ninguna de sus dos secuelas. Aunque ya poco recuerdo, quizás debería revisarla nuevamente en algún momento, o como bien dices quizás se haga una remake, creo que eso ya es una fija por estos tiempos que corren.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

La historia es curiosa, pero no te pierdes nada si no la vuelves a ver.
No me pareció gran cosa en su momento y un revisioando hoy día tampoco le ayuda mucho.

Saludos ;)

Darksider dijo...

Es una película que siempre me gustó. Evidentemente el paso del tiempo no le ha sentado muy bien.... pero es muy disfrutable sobre todo si ya se vió en su momento.

Por cierto, ya vi "My name is Bruce". Bastante correcta. Quizás un poco de menos cutrería en los efectos (son más cutres que Bubba Ho-Tep) le hubiera venido bien.
Memorable la escena en la que Bruce huye despavorido disparando hacia atrás sin mirar xD

Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Para pasar el rato, sin más.

"My name is Bruce" podía haber sido muy grande, pero está claro que lo de Campbell es ser actor y no director.

Saludos ;)