martes, 16 de junio de 2009

“The Inhabited Island” (2008) - Fyodor Bondarchuk


Parece que en los últimos años los rusos se están poniendo las pilas en materia de superproducciones. Por el momento, cuentan con grandes presupuestos (lejos de las millonadas de los americanos, pero abultados teniendo en cuenta la industria cinematográfica de su país) y con unos directores que, a nivel visual, nada tienen que envidiar a los especialistas yanquis.

El inefable Timur Bekmambetov sería uno de esos directores que han despuntado en su tierra natal con producciones bastante llamativas. Suyo fue el díptico –previsto como trilogía- compuesto por Guardianes de la noche y Guardianes del día. Como era de esperar, en EE.UU. se fijaron en él y no tardaron mucho en llevárselo a sus tierras para convertirlo en uno de sus nuevos mercenarios (tal como hacen con los franceses dentro del género de terror). Así es como Bekmambetov se estrenó con la infumable “Wanted”, de la cual ya se está preparando la secuela.

Black Lightning (aquí tenéis el tráiler) es otra producción aún pendiente de estreno que probablemente pegue el pelotazo en Rusia, si bien parece difícil que llegue a las carteleras del resto del mundo.

La cinta que hoy nos ocupa es una superproducción en toda regla. Su presupuesto oscila entre los 35 y 40 millones -de dólares- (sin contar gastos de promoción), y es el más elevado que se ha empleado nunca dentro del cine ruso. Su director es un tal Fyodor Bondarchuk, que en 2005 fue aclamado por una cinta bélica titulada “The 9th Company” (9 Rota), y que con “The Inhabited Island” se ha encargado de trasladar a la gran pantalla la novela de ciencia-ficción Обитаемый остров (La isla habitada), publicada en EE.UU. bajo el título de Prisoners of Power, y escrita por los hermanos Arkady y Boris Strugatsky, dos de los autores de ci-fi soviéticos más populares del país.

No es la primera vez que una obra de los Strugatsky es llevada al cine. Ya en 1979, el alabado Andrei Tarkovsky dirigió “Stalker”, película basada en la novela corta Piknik na obochine (Roadside Picnic), cuyo resultado, para algunos, fue una obra maestra, mientras que para otros, tan sólo un pretencioso aburrimiento. Posteriormente, un tal Alexander Sokurov adaptaría, en 1988, la novela Days of Eclipse; y Peter Fleischmann haría lo propio en 1990 con “El poder de un dios” (hoy día poco recordada, aunque a mí no me convenció demasiado tras un reciente revisionado)

The Inhabited Island se sitúa en el año 2157. La humanidad ha evolucionado de tal forma que ha logrado desarrollar capacidades antes inimaginables. Además, se ha conseguido un estatus de paz y harmonía entre los ciudadanos, siendo las guerras y el hambre solamente un mal recuerdo del pasado. Ahora, uno de los deseos de los terrícolas es colonizar otros planetas. Maxim Kamerrer es un joven explorador que viaja tranquilamente por el espacio con su nave espacial rusa. Su calma se ve interrumpida por una grupo de asteroides a los que no consigue esquivar. Una de las rocas causa desperfectos en la nave y ésta se precipita hacia el lejano planeta de Saraksh. Este desconocido y extraño lugar al que llega Maxim es muy diferente de la actual Tierra. El planeta sufre una grave crisis ambiental y social. El gobierno lo forman los llamados Unknown Fathers (Padres Desconocidos), un grupo de gobernantes anónimos que SPOILER -- manipulan el conocimiento de los habitantes a través de emisores especiales -- FIN SPOILER

El optimismo y las buenas intenciones de Maxim chocan bastante con el estado decadente y opresivo que rige Saraksh. De la guerra nuclear que el planeta vivió años atrás, surgieron los “Pervertidos”, seres considerados mutantes a los que se persigue sin tregua alguna. El joven piloto trabará amistad con un oficial del ejército y se unirá a él en la lucha contra ese enemigo del pueblo. Sin embargo, pronto descubrirá que detrás de esas persecuciones hay gato encerrado, y dispuesto a aclarar sus sospechas, Maxim terminará desafiando a los gobernantes.


Hay dos maneras de abordar una historia de ciencia-ficción en el cine, y ninguna es garantía de éxito. Una de las maneras es convirtiendo los efectos especiales y la puesta en escena en el reclamo principal de la cinta. La otra es usar todos esos recursos en beneficio de la trama. Y dentro de esas dos vertientes, el uso de lo meramente visual puede ser más potente o por el contrario, más minimalista, dependiendo de la importancia que se le otorgue a estos.

Del primer caso podríamos citar la soberbia “Desafío Total”, que gracias a sus fx, su ambientación, su reparto, su música y la mano maestra de su director Paul Verhoven, consiguió aunar inteligencia y espectáculo en un mismo producto. También lo consiguieron los hermanos Wachowski con la primera película de Matrix, aunque luego lo echaron todo a perder con sus olvidables secuelas. Y eso último sería el ejemplo perfecto de lo que no debe hacerse en estos casos: la trama/historia, no debe sucumbir ante los efectos especiales. Los FX deben ser un medio y no un fin, y en ese error suelen caer muchas veces las superproducciones (Aeon Flux, Ultravioleta, Babylon A.D....)

La otra manera es basar la película exclusivamente en el guión. El potencial de éste se puede recubrir con más o menos elementos decorativos dependiendo del tipo de producto que sea. Si es muy comercial, no queda otra que, en mayor o menor medida, tirar del apartado técnico para impresionar al público. Pero si las pretensiones son más modestas, la necesidad de “decorar” la historia es más bien secundaria. Gattaca, Cypher o La Memoria de los Muertos son un buen ejemplo de esto último, aunque no siempre se consigue dar en el clavo (véase la insípida Código 46)

Pues bien, The Inhabited Island entraría dentro del primer grupo, y es que con sólo ver el tráiler a uno ya le pica el gusanillo de verla, tanto por su espectacularidad como por su atractiva parafernalia futurista. Desgraciadamente, también se enmarca dentro de ese tipo de productos que sucumben ante su puesta en escena.

No he leído la novela de los hermanos Strugatsky, pero por lo que se intuye una vez se averigua de qué va la película (cosa nada fácil, por cierto), ésta es todo un alegato contra el régimen totalitario y comunista de la Unión Soviética de aquellos tiempos. Y es que la obra data del año 71, y la URSS no desapareció hasta principios de los 90.

La crítica hacia la Rusia comunista e imperialista se cubre con un manto de fantasía, algo habitual en el género de la ciencia-ficción, pues muchas veces se utilizan personajes, épocas y lugares imaginarios para abordar un tema peliagudo que, de expresarse de forma literal, podría terminar censurado.


De todas maneras, la narración que imprime Bondarchuk en esta adaptación es demasiado embarrullada. La historia se teje de forma un tanto liosa y confusa, por lo que uno empieza comprender del todo lo que se nos quiera contar hasta pasada la hora de metraje. Aún así, los personajes, o bien no quedan bien definidos ni ellos ni sus intenciones (es el caso de algunos de los Padres Desconocidos), o bien no terminan de resultar medianamente interesantes. Maxim representa la bondad, la cordura y la justicia, pero su personaje está retratado como si fuera un “don perfecto” un tanto atolondrado. No ayuda nada tener un oxigenado y apolíneo actor como protagonista, que parece salido de algún spot de Calvin Klein o Tommy Hilfigher, y que con una cuasi permanente y cargante “sonrisa Profident “ no puede evitar ocultar su nula variedad de registros (no en vano, es su debut en esto de la interpretación)

Tampoco ayudan algunos diálogos inconexos o directamente incomprensibles (los de los gobernantes en algún momento dado de la película), que se entremezclan con otros más bien banales (los de la parejita protagonista)

La crítica hacia ese gobierno opresor no es nada nuevo, pero si resulta interesante la forma en la que se nos plantea aquí. El problema es que no estamos ante una película con inicio, nudo y desenlace, sino con una mitad de dos partes, y por tanto, muchas cosas se quedan a medias. Algunas explicaciones se quedan en el tintero para la segunda entrega del díptico (o eso espero), y otras se resuelven de forma apresurada. La labor de algunos personajes y su relevancia en la historia no queda bien definida.

Luego hay escenas, como la primera pelea de nuestro protagonista contra un grupo de “espadachines”, que está metida con calzador y que responde solamente al hecho de darle un poco de espectacularidad al asunto. Y no es que haya un exceso de acción en la película, más bien diría que para su condición de blockbuster, es incluso escasa; el problema es que visualmente es apabullante, pero narrativamente es farrogosa, caótica y en menor medida, tediosa. El aburrimiento hace acto de presencia en más de una ocasión, dado que ni la historia ni los personajes terminan de enganchar. Esto pretende remediarse con un poco de resultona pirotecnia y de atractiva parafernalia estética (vehículos, objetos, vestimentas, criaturas, lugares… deudores, algunos de estos elementos, de mejores películas como Blade Runner, El Quinto Elemento o Metropolis ), pero “el parche” resulta ineficaz.

Pese a los vacíos argumentales, me entregué a la cinta, y cuando mi disposición empezaba a dar sus frutos, es decir, cuando la película empezaba a cobrar cierto interés, de golpe y porrazo ésta terminó y se plantaron ante mí los títulos de crédito. Esa sensación de quedarse a medias, de haber presenciado una historia incompleta, es algo que personalmente me irrita bastante. Hay formas de concebir una saga -ya sean dos películas o más- sin que llegue a producirse esa sensación en el espectador, como en la trilogía de “El Señor de los Anillos”, ya que su contenido, pese a estar fragmentado, se sustenta por sí mismo como producto cinematográfico en primera instancia y como entretenimiento en segundo lugar.
Pero esto no ocurre con The Inhabited Island, que además de perder gas a medida que la historia transcurre -y, por irónico que parezca, cuando más comprensible se torna-, es demasiado fría y superficial para aguantarse por sí sola, y sus dos horas de duración no son más que una introducción que no termina de enganchar al espectador lo suficiente como para estar deseoso de hallar una conclusión que justifique las dudas y/o el tiempo invertido en esta primera entrega del díptico.

“The Inhabited Island” falla como película de ciencia-ficción a secas, pero también lo hace en sus pretensiones de blockbuster. Ni lo uno ni lo otro convencen.

Quizás la adaptación de los hermanos Strugatsky hubiese necesitado un tratamiento distinto al elegido por Bondarchuk y sus guionistas; o por el contrario, lo más razonable, viendo las intenciones comerciales-económicas de la productora, hubiese sido optar por hacer algo más ligero, aprovechando esos millones para ofrecer un entretenido espectáculo. La cuestión es que se quede a medio camino de lo uno y de lo otro.


Valoración personal:

18 comentarios:

Machete dijo...

Antes que nada bienvenido de nuevo a la blogesfera.

Ahora a lo que vamos después de Los Guardianes... no me fío ni un pelo del cine ruso y reconozco que casí pico al ver la portada, pero tendré en cuenta tu crítica cuando la estrenen, pasare de ella.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias Machete. A mi me alegra haber vuelto :)

Mis acercamientos al cine ruso no me han dado, de momento, ninguna alegría. Tampoco creo que este nuevo séquito de directores de marcado estilo yanqui y virtuosistas, además, de la cámara lenta, vaya a cambiar mucho el panorama.

Seguiré dándoles oportunidades hasta que dé con alguna buena o hasta que me canse xD

Creo que esta película se estrenó hace tiempo en Rusia, así que a estas alturas dudo que vaya a estrenarse por aquí.

Saludos ;)

dragon negro dijo...

Bueno, coincido bastante contigo, y es que tienes razón en que es caotica y lenta, y que incluso aburre en algunos momentos, habrá que esperar que su continuación sea algo más animada y entretenida.
La idea es interesante, pero está muy recargada y estirada, y a veces le cuesta avanzar, igual hubiera sido mas buena idea hacer un solo film.

Saludos y bienvenido de nuevo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Ciertamente, no hubiera sido mala idea una sola película. O en todo caso, resumir mejor la historia, porque las dos horas de esta Inhabited Island se hacen bastante largas.

Saludos ;)

Igor Von Slaughterstein dijo...

Pues no parece muy interesante, la verdad. Al fin una película rara que puedo ahorrarme de intentar buscar como loco XD

Mi pésame por tu reciente pérdida. Casualmente yo también perdí a mi padre en enero y son momentos duros que hay que esforzarse por sacar adelante.

Un saludo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No te pierdes mucho, pero si te pica la curiosidad, no seré yo quién te diga que no la busques xD

Gracias por el pésame. Me he dado cuenta, en las últimas semanas, que son varios compañeros blogueros los que han sufrido la pérdida de un familiar cercano, así que vuestro ejemplo de voluntad me ha servido para seguir adelante con el blog.

Saldos ;)

Machete dijo...

Mantiene la mente ocupada y eso ayuda...al menos a mí.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Desde luego ayuda, aunque sea un poco.

Machete dijo...

Hombre está claro que no és cómo decía mí abuela "la medicina pichi" pero cuando pasa algo así hay que intentar de alguna manera mantener la mente ocupada, bien sea blogeando, haciendo deporte, escuchando música, saliendo con los amigos o cualquier otra actividad que no te haga pensar tanto.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Esa es la idea, y uno de los motivos que más me impulsó a continuar con mis blogs. Pensaba dejarlo aparcado un tiempo indefinido (incluso se me pasó por la cabeza un cierre temporal), pero pronto me dí cuenta que seguir con ello me distraería y sería bueno para mí.

Cuanto más normal (dentro de lo que se pueda) sea la rutina diaria, mejor.

;)

Machete dijo...

Lo más importante que hagas lo que hagas, sea con convicción aunque sería una lastima perdernos tus recomendaciones.

Fantomas dijo...

Bienvenido de vuelta a la blogosfera. La película pintaba para algo mejor, pero según lo que describes queda en nada. Un gusto leer tus reseñas de nuevo. Siempre es bueno mantener la mente ocupada en algo cuando uno tiene problemas.

Saludos!!

BUDOKAN dijo...

Este tipo de películas son mis preferidas. La apunta ya mismo. Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Fantomas,
La cinta prometía, pero ni siquiera cumple el mínimo requisito de entreneter (al menos a mi me aburrió bastante)

Budokan,
Este tipo de cintas a mí también me gustan, pero está claro que no es oro todo lo que reluce. Espero que a ti te guste más.

Saludos ;)

Selden dijo...

Antes que nada, me alegra verte de vuelta.

Pues no me llama mucho la atención y después de leer tu crítica pues no sé si me animaré a verla.
Aprovecho para decirte que ya he visto Terminator 4 y la verdad es que me ha decepcionado. Como peli de acción está muy bien pero se distancia demasiado del estilo de sus predecesoras y le falta ese "toque" Terminator. Yo creo que hasta me gustó más la tercera porque aunque era peor, era más "fiel" a las películas anteriores. Ni que decir que el personaje de Marcus me gustó mucho más que Connor que le falta mucha garra para ser el líder de la resistencia.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Y yo me alegro de volver :)

No te pierdes nada si no ves esta película. Respecto a T4, lo bueno es, precisamente, que no repita el esquema de las otras películas, porque con la tercera ya estaba más que gastado. Ahora bien, tampoco ha sabido aprovechar este nuevo contexto para hacer evolucionar la historia y sus personajes. Espero que si continuan la saga, sepan enmendar ese error, porque para tener un simple producto de acción, que no la hubiesen llamado Termiantor.

Yo tb encontré más interesante el personaje de Marcus que el de Connor.

Saludos ;)

Darkerr dijo...

Muy buena critica, la verdad es que creo que por ahora me alejarè de esta pelicula, al menos hasta tener a la mano tambien su segunda parte, no me gusta quedarme a medias en las historias. Saludos¡

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo no sé si me atreveré con la segunda entrega, aunque tampoco resisto quedarme a medias. Tengo entendido que es peor que esta primera parte, aunque algo más pirotécnica, lpor o que podria hacerse algo más llevadera.

Saludos ;)