martes, 2 de junio de 2009

"Terminator: Salvation" (2009) - McG


Cuando nos enteramos de que la maquinaria de Hollywood planeaba una nueva franquicia de Terminator, la inmensa mayoría nos echamos a temblar (motivos no nos faltaban). Para muchos de nosotros, el nombre de ese letal cyborg seguía –y aún sigue- ligado exclusivamente a James Cameron; y sin él, sin su creador, las esperanzas de ver algo de calidad se reducen notablemente. Prueba de ello es la amada y odiada -más lo segundo que lo primero- tercera entrega de la saga o la prescindible serie de tv que recientemente ha sido cancelada.

Cuando supimos que el director elegido para tales menesteres iba a ser McG, responsable de esas dos infectas aberraciones de proporciones mastodónticas que fueron Los Ángeles de Charlie y su secuela, nuestros peores temores parecían hacerse realidad. Luego vino el fichaje de Christian Bale, imagino que para contrarrestar el pesimismo que el citado director causaba, y las aguas se calmaron un poco, aunque la sombra de la duda seguía inamovible sobre nuestras cabezas.

Entonces llegó un teaser tráiler que causó buena impresión a muchos de esos desconfiados (mientras otros permanecían/mos indiferentes), y a medida que se iba soltando más y más material, las impresiones hacia lo que McG nos estaba preparando, empezaron a tomar otro rumbo bien distinto. La esperanza se abrió paso entre la desconfianza, y la posibilidad de resucitar por el buen camino una franquicia que jamás debió ir más allá de dos películas, empezaba a resultar factible para algunos (para otros, la pirotecnia mostrada no era más que un cebo de dudosa fiabilidad)

Pues bien, la hora de la verdad ha llegado. Terminator: Salvation ha aterrizado en las pantallas estadounidenses y pronto la hará en las españolas. Por el momento, su acogida ha sido un tanto fría y decepcionante por tratarse de quién se trata, pero la última palabra la tienen los millones de espectadores que aún quedan por verla, pues si la saga continua, no hay duda que será gracias a la taquilla internacional (como muchos otros productos comerciales, para qué negarlo)


La historia del film transcurre en un post-apocalíptico 2018, en el que John Connor (Christian Bale), es el líder decisivo –y uno de los más apreciados- de la resistencia. Tras los acontecimientos de “El día del juicio final”, los humanos intentan sobrevivir como humanamente pueden (valga la redundancia), luchando encarnizadamente contra el temible ejército de Skynet, o bien escondiéndose de él. Pero el futuro que le espera a esos supervivientes no es nada alentador. Las máquinas cada vez dominan más terreno y los intentos de acabar con ellas se ven continuamente frustrados.

Una brecha de esperanza a la par que incertidumbre se abre con la llegada de un tal Marcus Wright (Sam Worthington), un extraño cuyo último recuerdo forma parte de un pasado casi olvidado. Connor deberá decidir si Marcus ha sido enviado para acabar con él o bien si es el aliado que necesitaban para poder derrotar, de una vez por todas, a Skynet.


Esta cuarta entrega de la saga es, en cuanto a su contexto se refiere, lo que debió haber sido la tercera. Mientras que aquella se limitó a repetir el esquema argumental de sus predecesoras pero, a gusto de un servidor, con muchísimo menos talento y peores resultados (y aún menos, imaginación), ésta se centra directamente en la guerra entre humanos y máquinas, situando la historia en ese futuro que ya se avecinaba en las anteriores entregas. Digamos que esa es su mayor baza, ya que da un paso al frente y desarrolla -o lo intenta- aquello que muchos deseaban ver y que Cameron nos mostró a modo de flashbacks en sus dos peliculones.

No obstante, este futuro post-apocalíptico ya no nos sorprende demasiado, ya que otras películas nos lo han mostrado con anterioridad, ya sea de una forma o de otra. Aún así, esa ambientación tan deudora de Mad Max, resulta convincente (no se esperaba menos de una superproducción), aunque no es tan opresiva como Cameron la imaginó (quizás también porque se sitúa un tiempo antes de la creación de los implacables T-800).

Este futuro es sucio y caótico, y el enemigo domina todos los terrenos posibles. Por tierra, mar y aire, Skynet reparte su ejército de máquinas, que va desde los arcaicos T-600 hasta gigantescos robots, pasando por motos o “gusanos” acuáticos, además de las ya conocidas patrullas aéreas (¿por cierto, donde han ido para los “tanques” y los lásers?) Tanto engendro mecánico no es más que un intento facilón de darle una mayor espectacularidad a una saga que se ha caracterizado sobre todo por la innovación técnica y por el fantástico diseño de sus robots. Obviamente, a día de hoy, poco hay que nos sorprenda, así que han optado por ofrecer al espectador mayor diversidad de máquinas con las que batirse en duelo. A fin de cuentas, el “Universo Terminator” puede ser, en ese aspecto, lo infinito que se quiera, aunque pienso que el robot gigante estaba de más (que sí, que está chulo, pero se me antoja demasiado avanzado respecto a sus compañeros T-600)

Con ese desolador escenario y con tanta máquina de por medio, la cinta parece que promete, pero hay ciertos lastres que le impiden ir un poco más allá del simple producto de acción que es.

Por un lado, tenemos una historia con unas ligeras pretensiones épicas y profundas que nunca se llegan a cumplir, básicamente porque sus personajes son planos o están desaprovechados, y la acción es tan continua que apenas nos da tiempo a sentir algún tipo de apego por alguno de ellos. No ayuda tampoco el hecho de que John Connor esté algo desdibujado y que haya cedido parcialmente su protagonismo al recién llegado Marcus Wright (Sam Worthington). Aquí Connor no sólo no es líder legítimo de la resistencia (recibe órdenes de unos superiores, aunque luego se las pasa por el forro, que para algo es quién es), sino que además la historia parece centrarse más en la figura de Marcus, algo que termina siendo un obstáculo para apreciar a ese Connor maduro y salvador de la raza humana que tanto ansiábamos ver personificado en la gran pantalla.

Esto es algo muy subjetivo, pero considero que Connor debió ser el centro de atención de la trama y el motor que la hiciese avanzar. El personaje de Marcus es interesante y en cierto modo se puede considerar como la única novedad provechosa que se han sacado de la manga los guionistas (la diversa parafernalia robótica es atractiva, pero nada meritoria a nivel argumental), pero su presencia eclipsa a uno de los personajes que más identifica esta saga.

Esa sensación a “secundario de lujo” se acentúa especialmente con el personaje interpretado por Bryce Dallas Howard, que de haberlo eliminado del guión, éste apenas se hubiera echado de menos. La intervención de la actriz y por ende, su personaje, quedan totalmente desaprovechados. Es de suponer que ésta cobrará mayor relevancia en las secuelas venideras, pero no es excusa para no haberle dado un papel más amplio, sobre todo teniendo en cuenta el rol que desempeña.

Sorpresón al encontrarme al viejo Michael Ironside, puesto que no sabía de su participación en el film, aunque lamentablemente, es otro de los desaprovechados del guión.

El más destacable del reparto quizás sea Anton Yelchi, ya que Bale no deja de estar meramente correcto (tampoco puede hacer mucho con lo que le han escrito, por lo que Edward Furlong sigue siendo el mejor John Connor de la saga, y por méritos propios y ajenos) y el tan cacareado Worthington está algo sosete. Ignoro que habrá visto Cameron en él, pero siendo ésta su carta de presentación al público (luego lo veremos en “Avatar” y en el remake de “Clash of the Titans”), deja bastante que desear.

Moon Bloodgood no es la chica de la peli, porque no la hay, aunque su personaje es al que le han sacado más partido. Eso sí SPOILER la relación con Marcus resulta forzada y metida con calzador FIN SPOILER

Lo de Helena Bonham Carter casi podría considerarse un mero cameo.

Por tanto, queda claro que desarrollar los personajes no es el fuerte de McG, y por ello el director pone toda la carne en el asador cuando se trata de rodar las secuencias de acción; bastante espectaculares y trepidantes en su mayoría, aunque alguna que otra, excesivamente mareante. Los efectos especiales son solventes y ayudan a darle credibilidad al asunto, si bien son pocas las escenas que quedarán para el recuerdo.

La nostalgia es un factor clave que han tenido muy en cuenta los guionistas, así que al ya conocido cameo digital de Schwarzenegger se le une un repertorio de frases ya conocidas que han sido pronunciadas a lo largo de la saga por sus protagonistas, y que aquí se reparten Bale (Connor), Worthington (Marcus) y Yelchi (el joven Kyle Reese; Michael Biehn en la original) para sacarle una sonrisa al espectador más cómplice.


La banda sonora de Danny Elfman es bastante adecuada, con sonidos estruendosos, contundentes y metálicos. Realmente enérgica (más de la que lo son las imágenes), pero que recicla un poco de la partitura de Brad Fiedel (compositor de las de Cameron, para el que no lo sepa o no recuerde). Así es como parte de la theme clásica de Terminator se deja entrever al final de los créditos iniciales (para eso, o la incluyes entera o no la incluyes) y también cuando aparece por primera vez el T-800, que probablemente sea el momento cumbre de la película, por no decir el único realmente emocionante (por la nostalgia más que por otra cosa). Claro que no deja de ser un rostro digitalizado del verdadero Chuache, así que aunque parece que se lo han currado, no deja de resultarnos demasiado artificial (un animatrónic quizás hubiera quedado un poco más creíble)

Por tanto, esa falta de intensidad, de emoción y de calado en los personajes, se intenta amortiguar o directamente suplir con un no parar de explosiones y persecuciones. Acción por un tubo y millones de dólares invertidos para darle empaque de blockbuster veraniego. En ese sentido, los más conformistas o menos exigentes, se darán por satisfechos. Como película de acción y entretenimiento cumple de forma aceptable aunque no muy entusiasta (nada nuevo bajo el sol). Como película de Terminator no avanza mucho en la trama (nos quedamos tal cuál estábamos), y más bien parece un acelerado aperitivo de lo que puede ser el resto de la franquicia. Se asientan las bases de esta presumida nueva trilogía, así que lo mejor es ir con las expectativas bajas para no llevarse ningún chasco. En mi caso, no las tenía todas conmigo y después de su mejorable taquilla y las terribles críticas, esperaba encontrarme algo muchísimo peor de lo que finalmente he presenciado. Aún así, considero que el único que puede sacarle verdadero jugo a Terminator y regalarnos un buen peliculón es James Cameron, pero al menos McG y su equipo no se han suicidado en el intento (aunque habrá opiniones de todo tipo)

Mejor que “Terminator 3: La rebelión de las máquinas” (de calle), aunque sigue quedando lejos de lo ofrecido en las dos primeras. Dicho esto, si sois de los que disfrutaron con la tercera, ésta cuarta no debería ser menos.



Valoración personal:

14 comentarios:

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Otro que fue hoy al pase de prensa, por lo que veo (es que acabo de pasar por el blog La casa de los horrores y he visto su comentario, bastante coincidente con el tuyo). Yo el viernes ya diré algo (o eso espero) pero es que quiero hacer programa doble, si los horarios me acompañan, con Coraline y no se porque me da que me gustará más que esta. Por cierto, ¿cuanto dura?

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues sí, he ido al pase :)

Coraline no la has visto pirata y ya has publicado la crítica?¿

La película no llega a las 2 horas (1.45' aprox.)

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Pues más o menos así me hacía la idea de que iba a ser. Entretenida, pero no muy épica. Espero que me sorprenda cuando la vea, que parece que aquí en México la tendremos dentro de un poco más de tiempo.

¡Saludos!

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Tienes razón Pliskeen pero es que Coraline la van a estrenar en 3D y la repetiré EN ESE FORMATO.

Gracias por los datos de la duración porque eso igual me permite hacer sesión doble el viernes (a las 4 una y a las 6 la otra).

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Sam_Loomis,

La cinta entretiene. Si te confromas con eso, entonces cumplirá con tus expectativas. Se quieres ver realmente una buena película de Termiantor, entonces es mejor revisonar las de Cameron xD

Chacal,
OK. A ver si con la pijada del 3D te gusta más. Yo la veré tal cual, ya que dicha técnica sigue sin llamarme la atención.

Saludos ;)

dragon negro dijo...

Bueno, más o menos lo que me esperaba de McG, mucha acción y poco más, así que iremos a pasar un rato entretenido al cine este fin de semana y a disfrutar de los terminators y las secuencias de efectos especiales.
Un saludo!!!

Darkerr dijo...

Bueno, según lo comentas esperaba menos de esta pelicula, pero si al menos entretiene y mantiene su atmosfera a lo "Mad Max" valdría la pena verla. Creo que le daré su oportunidad. La tercera no me aburrió pero me decepcionó mucho, muy por debajo de lo esperado.

Fantomas dijo...

En vista de quien es el director de esta cinta, no esperaba que fuera algo más que mero entretenimiento. Por lo menos es un trabajo superior a sus anteriores películas, aunque como tu dices, no le llega ni a los talones a las dos primeras partes.

Saludos!

ATXEIN dijo...

Aun tengo pendiente la tercera parte, peroe sta me llama fiajte.. Ademàs mis amigetes queiren ir a verla, y calro no faltarè..jajajaja

Aunque tampoco es que tenga demasiada prisa.. Leì por encima tu comentario y seguramente me entretenga, aunque estoy del todos eguro que no llegarà, en ningùn caso, a las genialidades de las 2 primeras.

Saludos¡¡

Almas Oscuras dijo...

Lo que más me atrae es el hecho de situar (por fin) la historia en el ámbito de la guerra entre humanos y máquinas. Lo que menos me atrae... su director.
La tuya es la reseña más positiva (sin ser entusiasma) que he leído hasta la fecha.
Parece ser que el invento puede llegar a funcionar como simple entretenimiento veraniego (lo cual tampoco está del todo mal y seguramente por esta razón acabe acercándome al cine), pero es una lástima que con lo buenas que eran las dos primeras entregas ahora debamos conformarmos con un simple pasaratos con muchos efectos y poco argumento.
En fin...

saludos

adayin dijo...

Yo soy de los que disfrute la tercera, jaja. Aunque ya la disfrutas porque es más extensión de la franquicia como producto económic que una adición a la historia y lo que había creado. Ni modo, se estancaron desde esa (y hasta un poco en la segunda parte) pero es dificil matar una saga tan redituable.

Aunque soltaste mucho spoiler, jejeje. Yo no sabia ni del cameo digital ni de Ironside (uuuhhhh) pero pues por lo que narras, poco importa. Nomas era mostrar FX tras FX para apantallar y nada lucrativo para contar.

Te iba a decir el "pos es un blockbuster" pero es cierto, no por eso tiene que ser conformista y adaptarse a sus millones de dolares para producirla. Igual quiero revisarla, pero ya ire más precavido.

Igor Von Slaughterstein dijo...

La verdad es que de acuerdo en todo. Ninguna maravilla comparada con las dos primeras, pero una obra maestra si la comparamos con la tercera. Y las escenas de acción me encantaron.

Cierto. En el "cameo" estrella cantaba el ordenador cosa mala.

Saludos!!

Apa dijo...

no esperaba mucho de mc g tampoco, bien la peli podria llamarse "matrix:los años perdidos" ya que solo es una pelicula de guerra entre robots y humanos, solo conectada a la saga por pequeños fuiños, que como dices con toda razon, no hacen mas que sacar una sonrisa al espetador.
aunque tambien seamos sinceros, no creo qeu nadie esperaba que fuese mejor que T2, y hasta opino que todo el protagonismo deberia haber sdo de marcus, siendo john connor la figura secundaria (en este caso el papel de michael ironside).pero bueno. ya esta
SPOILERS!!!!!!!!!!!
MOTOTERMINATORS? que nombre horrible!!!!
SKYNET no escucho todo el ruido que hizo la resistencia cuando perseguian a marcus?
se nota que la peli es de ficcion, no por los robots, sino por la simplicidad que se realiza un transpalante de corazon en medio del desierto y en una tienda de campaña.
le tengo fe a UP
saludos

Snake dijo...

Lo peor de esta película es que no le dan demasiada importancia a John Connor. Encima acaban recurriendo al típico corre que te pillo de la saga.

Un buen cambio habría sido ver la guerra entre las máquinas y la humanidad. Esos flashbacks que vimos en otras entregas y que se podían haber ampliado.

Una lástima.