domingo, 22 de noviembre de 2009

"Kröd Mändoon and the Flaming Sword of Fire" (2009) Alex Hardcastle

Crítica Kröd Mändoon and the Flaming Sword of Fire
En esta última década, el subgénero cómico de la parodia ha sufrido un terrible declive debido, en buena parte, a un puñado de producciones que, anualmente, han ridiculizado de la forma más vergonzosa y nauseabunda los mayores éxitos del cine estadounidense.

La moda empezó con la exitosa Scary Movie, que vino a colofón del éxito de la saga de Wes Craven, Scream, a la cual se parodiaba junto a otros clichés del género de terror juvenil. A aquella primera y simpática película, le siguieron tres secuelas más, con algún que otro gag conseguido, pero decayendo el nivel de forma considerable, al mismo tiempo que fueron abarcando otros géneros. Con la coletilla “Movie”, empezaron a llegarnos otras parodias, a cuál peor, llegando a un estatus de calidad deprimente y que nada tenía que ver con aquellas añejas películas como “Aterriza como puedas”, “Agárralo como puedas” (la coletilla “como puedas” fue, claramente, la versión española al actual “movie” yanqui) , “Hot Shots”, “Top Secret” o “La loca historia de las Galaxias” (entre otras de Mel Brooks), por poner algunos de los mejores ejemplos del género.

Pese a todo, esta decadencia no se ha traducido de igual forma en la taquilla, siendo, en general, productos bastante taquilleros o que, como mínimo, han recuperado lo invertido.
Es tanto su éxito, que incluso en España se han sumado a la moda y pretenden estrenar este año su propia parodia a la española, titulada, como no podía ser de otra forma, “Spanish Movie”. Y contando entre sus filas con una estrella indiscutible del género: el mismísimo Leslie Niesen. Veremos si el invento funciona… aunque no creo que llegue al nivel de la denostada Vivancos 3 (sí, a mi me gustó xD)

Con tan desolador panorama, ya casi había perdido toda esperanza de ver algo digno. Sin embargo, ha tenido que ser una miniserie de televisión la que me devuelva algo de fe en el género.


Kröd Mändoon and the Flaming Sword of Fire sigue las aventuras del héroe Kröd Mändoon (Sean Maguire), un valeroso y torpe guerrero dispuesto a luchar por la libertad que tanto amenaza el malvado Canciller Dongalor (Matt Lucas). En su lucha, Kröd cuenta con la “inestimable” ayuda de Aneka (India de Beaufort), una bella guerrera pagana y… ¡ninfómana!, de la que está perdidamente enamorado. Desgraciadamente, nuestro héroe es continuamente rechazado, mientras ella se divierte acostándose con todo hombre que se le ponga por delante. Loquasto (Steve Speirs) es un fiel sirviente de Krod, de la raza de los Grobbles y siempre dispuesto a ayudar, pero con una nefasta puntería con la ballesta que acaba perjudicando a su propio amo; Zezelryck (Kevin Hart), es un fraude de hechicero, que no tiene ni las remota de hacer conjuros ni ningún otro tipo de magia; y finalmente está Bruce (Marques Ray), amante del general Arcadius, mentor de Krod, y el último en unirse al variopinto grupo de guerreros .

Juntos tratarán de fastidiar los pérfidos planes de Dongalor, un villano tan engreído como bobo, que no haría nada bien si no fuera por la eficiente labor de su mano derecha Barnabus (Alex Macqueen), un leal servidor que a cambio de su fidelidad y eficacia tan sólo recibe desprecio.


La serie es una coproducción entre EE.UU. y el Reino Unido (notándose mucho más la mano de estos últimos), y consta de tan sólo seis episodios de 20 minutos cada uno. Debido a su escasa duración, puede verse del tirón como si de una película de dos horas se tratara, aunque yo he optado por racionar los capítulos a uno por día, para no “empacharme”.

La verdad es que el humor del que hace gala es bastante simplón y a menudo cazurro, pero nunca llega al nivel de vulgaridad y zafiedad al que nos han acostumbrado las películas anteriormente citadas. Precisamente, esa simpleza es, en cierto modo, una de sus virtudes.

Los personajes son, en su mayoría, un atajo de paletos, y en su torpeza reside la gracia de la serie. Cada uno de estos personajes aporta su granito de arena a la historia, con una personalidad bien marcada, y en donde sus debilidades, más que sus virtudes, cobran gran protagonismo. Desde la inseguridad que denota Krod en sí mismo hasta la ineptitud tanto de sus aliados como de sus enemigos, pasando por los deseos sexuales de cada uno de ellos. Y es que en general, hay una clara tendencia –quizás excesiva- en caer en las referencias sexuales de todo tipo y para todos los gustos (tanto de carácter hetero como homosexual)

Otro toque cómico de vital importancia es la puntual voz en off que va narrando los acontecimientos con pretendido tono épico-trascendental, a la vez que jocoso. Eso, junto a las continuas burradas, los agudos diálogos (a veces más ordinarios), la absurdez de algunas situaciones y la aparición de otros estrafalarios secundarios (incluyendo un lujurioso cíclope como nunca antes habías visto), hacen de la serie todo un acierto de parodia medieval. Puede que no sea ninguna genialidad, pero sí es mucho mejor que las películas de misma índole que continuamente llegan a nuestras carteleras.

El reparto, además, cumple perfectamente con su labor, destacando por encima de todos a Matt Lucas, que interpreta al Canciller Dongalor, y al que algunos reconocerán por otra serie cómica inglesa, Little Britain (de la cuál es creador, guionista y actor protagonista). Si bien mi preferido es Alex Macqueen/Barnabus, por su sobriedad y su marcadísimo acento inglés a disposición de una voz muy afable. Pero insisto en que todos están perfectos en sus papeles (la loca del grupo, Marques Ray/Bruce, no tiene desperdicio; y India de Beaufort/Aneka pondrá verraco a más de uno)

Así que sois como yo, que habías dado por perdido al fe en el género de parodia, no lo dudéis y echadle un vistazo a esta miniserie inédita en España, que se ve en un suspiro y de la que espero se hagan pronto más capítulos (por historias que contar/parodiar, no será)



Valoración personal:

5 comentarios:

dragon negro dijo...

Pues desconocía totalmente la existencia de esta serie, pero vamos, habrá que buscarla y echarle un vistazo si la recomiendas, ya te contare.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Es fácil de encontrar.
Aunqe no sea ninguna maravilla, creo que como parodia funciona bastante bien.

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Cierto es que ultimamente este género ha decaído bastante. La últimas realizaciones han sido realmente pobres, no me cabe ninguna duda. La verdad que no tenía ni idea de esta miniserie, así que gracias por el dato. Veré si puedo conseguirla a la brevedad.
Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Diría que el género está por los suelos xD

Ahora mismo, esta mini serie es lo mejor que he podido encontrar. Espero que puedas echarle un vistazo y dejarnos tu opinión.

Saludos ;)

桂綸鎂Diana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.