domingo, 24 de enero de 2010

"Avatar" (2009) – James Cameron

critica avatar
Pasado ya un mes de su estreno, y habiendo conseguido posicionarse en este breve espacio tiempo como la segunda película más taquillera de la historia por detrás de Titanic, también dirigida por James Cameron, poco queda por decir de Avatar que no se haya dicho ya. Pero como reza el dicho, “más vale tarde que nunca”, y aunque no sé si a estas alturas mi opinión tendrá algún interés para el lector, lo cierto es que, siendo éste un blog dedicado mayormente al cine fantástico, no podía dejar de publicar mis impresiones sobre una de las películas más esperadas de los últimos tiempos.

Un servidor ha logrado mantenerse bastante alejado del hype que Avatar generó antes de su llegada las carteleras. Con la escueta sinopsis y el visionado de un par de tráilers, quedé más que satisfecho, dejando las expectativas a un nivel medio y las sorpresas para cuando estuviera sentado en una butaca y no frente a la pantalla del ordenador. Sinceramente, sabiendo que éste era el regreso de James Cameron (uno de mis directores predilectos) a la gran pantalla y a la ci-fi, tenía más que suficiente para decidirme a pagar la entrada.


La historia de Avatar -de sobras conocida- nos sitúa en el planeta Pandora, lugar al que hace años llegó la raza humana con el fin de extraer un extraño mineral de gran poder electromagnético que permitiría resolver la crisis energética en la que estaba sumida la Tierra. La empresa encargada de dicha extracción es la RDA, un gigante empresarial que dispone de un ejército privado de mercenarios mediante el cual mantener a salvo sus intereses. Su mayor escollo, por el momento, además de una atmósfera irrespirable, son los Na’vi, los nativos de Pandora que, tras años de largas y arduas conversaciones, se niegan a ver como su planeta es explotado por intereses comerciales que podrían perjudicar su modo de vida.

Para llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes, un grupo especial de científicos procura interactuar y conocer a los Na’vi mediante avatars, unos cuerpos biológicos creados genéticamente a partir de DNA humano mezclado con DNA de los nativos de Pandora, y a los cuales se transfiere la consciencia humana, de modo que puedan ser controlados a distancia. Jake Sully (Sam Worthington), un ex-Marine confinado en una silla de ruedas, es reclutado para incorporarse a este equipo de investigación y ocupar así el lugar de su fallecido hermano, para el cual ya se había creado un avatar totalmente personalizado. Jake, sin embargo, recibe, a espaldas de sus nuevos compañeros, unas órdenes concretas por parte del Coronel Miles Quaritch (Stephen Lang), quién le encarga la misión de recopilar información útil acerca de los Na’vi para, en caso de no llegar a un acuerdo, poder encontrar sus puntos flacos y vencerlos en el campo de batalla.

En una expedición rutinaria, Jake se extravía y queda alejado del grupo. Su misión, ahora, es la mera supervivencia, algo que conseguirá afrontar con la ayuda de Neytiri (Zoe Saldana), una bella Na´vi que le salva la vida en el momento más oportuno.

Una vez hechas las presentaciones, Jake logrará infiltrarse entre el clan, conociendo sus costumbres y aprendiendo a ser uno de ellos. Si bien al principio sus intenciones no serán otras que acometer las órdenes del coronel, pronto se dará cuenta de que está en el bando equivocado. A medida que se va integrando más y más entre los Na’vi, aprende a vivir como ellos, y lo que es más importante, aprende a sentir como ellos, llegando incluso a entablar una relación sentimental con su profesora Neytiri. Pronto, Jake deberá tomar la que sea, probablemente, la decisión más importante de su vida. Y es que un inminente ataque está siendo orquestado por el Coronel Quaritch para hacerse con los enormes yacimientos de unobtanium -el preciado mineral- situados bajo la aldea Na’vi, y el ex-marine deberá tomar partido bien en un bando o bien en el otro. Su decisión será la que incline la balanza a favor o en contra de Quaritch y su bien armado ejército.


Uno de los puntos más criticados de la película ha sido su guión, el cual no deja de ser un mejunje de historias ya conocidas por el público. Sus referentes más evidentes han sido Pocahontas o Bailando con lobos, mezclados éstos con un breve relato de Poul Anderson titulado “Call me Joe”, y por el que ya se ha acusado a Cameron de plagio.

Está claro que el cine se nutre constantemente de sí mismo y que hoy día es harto difícil encontrar películas que cuenten con una historia original y sorprendente. Avatar no es un excepción, claro, pero han sido tantos los años que ha tenido Cameron para concebir el guión, además del tiempo invertido en conseguir desarrollar la tecnología empleada, que a estas alturas son muchos los que le pedían/exigían más que una “Pocahontas en el espacio”. Cameron dejó claro desde un principio que su película supondría una revolución tecnológica y no argumental para el mundo del cine, y en ese sentido, ha cumplido. Obviamente, lo ideal hubiese sido en esfuerzo similar tanto para lo uno para lo otro, pero tampoco se le puede pedir peras al olmo.

Así pues, Cameron ha desarrollado una tecnología digital que, entre otras cosas, permite trabajar con los actores en un entorno virtual a tiempo real, de modo que el director tiene, in situ, una amplia perspectiva del resultado global de las escenas y secuencias de su película. Por otro lado, el 3D o el uso del efecto estereoscópico, es perfectamente controlable durante la filmación al antojo del director, por lo que se ahorra bastante en postproducción. Y por último, ha creado un sistema de captura facial que permite captar a un 95% las expresiones de los actores para alcanzar el máximo realismo posible, siendo éste el avance que define directamente el resultado final y el que, por ende, debemos juzgar nosotros como espectadores.

A título personal, considero que, a nivel visual, el trabajo realizado es increíble pero no impecable. El grado de realismo probablemente sea superior a cualquier otro visto con anterioridad, pero aún hay ciertos aspectos a mejorar. La expresividad es notable cuando las facciones del n’avi son bastante marcadas, como en el caso de Neytiri (esos morritos…), pero no convencen tanto cuando se trata Jake o Grace (Sigourney Weaver). Luego están los movimientos, que aunque bastante realistas también, no parecen tan naturales cuando los personajes se ponen, por ejemplo, a correr o a saltar (o al menos a mi no me han convencido del todo)


Por tanto, la revolución existe, y por esta tecnología ya se han interesado pesos pesados de la industria como Steven Spielberg y Peter Jackson, pero lo es más en su procedimiento que en su resultado final, el cual, sin duda, tampoco desmerece en absoluto. De todas formas, y por muy perfecta que pueda llegar a ser esta técnica digital, sigo prefiriendo la presencia de actores y actrices de carne y hueso. Y es que para mí, no hay nada que parezca más real que algo, simplemente, real.

Por otro lado, el aspecto de los na’vi nunca ha sido muy de mi agrado, y una vez vista la película, sigo manteniendo esa opinión. Sus largas extremidades y esa cintura de avispa, unidos a una fisonomía de reminiscencias gatunas, le confieren un aire un tanto infantil, o caricaturesco, si se prefiere. Vamos, que el diseño no es de mi gusto, aunque eso tampoco ha sido un obstáculo para disfrutar del espectáculo, y llega un momento en el que uno se acostumbra.

En cuanto a la flora y fauna de Pandora, es todo realmente atractivo. Sin abandonar nunca unas referencias de carácter terrestre, como esa especie de caballos que montan los na’vi o esos “lobos” hambrientos a los que se enfrenta Jake, el resultado es bastante imaginativo y resultón. Las islas flotantes no son nada nuevo (vistas, por ejemplo, en la cinta de animación Dragon Hunter) pero tampoco algo gratuito, ya que responden al enorme campo magnético que genera el unobtanium. Pero sin duda, lo mejor en ese aspecto, es la flora bioluminscente que convierte las noches de Pandora en un espectáculo de luces de colores de lo más llamativo.

La maquinaria industrial humana y todos los elementos militares gozan de un buen diseño conceptual, como viene siendo habitual en una superproducción de este calibre, y en ese sentido, los efectos especiales son de lo más convincentes (siempre es más fácil recrear máquinas que seres vivos). También las secuencias de acción son francamente potentes, y en ese sentido, da gusto comprobar cómo Cameron sigue manejando la cámara con pulso firme y mucho dinamismo.
En cuanto al 3D, me temo que no voy a poder ofrecer una opinión, puesto que el visionado de la película fue en su formato 2D (lo sé, he pecado de mala manera…). La economía no estaba para muchos trotes, así que opté por la propuesta más económica, algo de lo que me arrepentí nada más empezar la proyección (percibí, a lo largo del film, un buen puñado de secuencias que en 3D deberían ser de lo más disfrutables)


La historia, como ya se ha comentado, no es muy original. Hay en ella una crítica implícita a la colonización deshumanizada, además de cierto mensaje ecologista, lo cual nunca está más. Lo malo, por así decirlo, es lo previsible que resulta todo y la constante sensación a déjà vu. De todas formas, aunque la base de la historia sea exactamente la misma que la de Pocahontas, por ejemplo, lo cierto es que Cameron intenta enriquecerla y darle una nueva dimensión, y eso no sólo se consigue cambiando de planeta y de contexto.

Resulta de lo más interesante el aprendizaje de Jake dentro de la comunidad na’vi. Su forma de convertirse en uno más del clan pasando por distintas pruebas, y como poco a poco, esto le va uniendo más con Neytiri, es probablemente lo que implica más al espectador en la trama. La relación amorosa entre los protagonistas es bastante tópica, pero tampoco llega a extremos ñoños, y por tanto, complementa a la perfección esa integración de Jake dentro del pueblo na’vi. A su vez, también se integra al espectador, de modo que se consigue una catarsis que cobra mayor intensidad cuando éstos son atacados por el Coronel Quaritch. Ahí es donde Cameron destaca como narrador, como siempre ha hecho, consiguiendo momentos realmente emocionantes. Y es que al fin y al cabo, importa mucho más cómo se cuente la historia, que si ésta es o no es del todo original (aunque sus méritos tiene no solo haber concebido Pandora tal como la vemos, sino también haber creado, con la ayuda de un experto lingüista, un lenguaje propio para los na’vi)


La banda sonora, obra de James Horner (Titanic, Apocalypo, Braveheart), tiene un tono altamente épico, como así lo requiere la historia, y eso intensifica aún más las sensaciones que transmiten las imágenes. Horner compone aquí una de sus mejores partituras, y de ella destacaría, sobretodo, los temas en los que los coros adquieren un mayor protagonismo.

A parte habría que juzgar la canción interpretada por Leona Lewis, que acompaña los créditos finales, y que intenta descaradamente asemejarse bastante a lo que hizo Celine Dion con su “My Heart Will Go On” para Titanic (tanto por estilo musical como por timbre de voz). Personalmente, creo que es la parte menos conseguida de la banda sonora.


En cuanto al reparto, he de decir que a Sam Worthington, el nuevo chico de moda de Hollywood, le viene grande el papel. No sé que ha visto Cameron en él, pero no creo que su interpretación aquí esté a la altura de tan ambicioso proyecto. Por motivos que desconozco, la mayoría de críticas que he leído eluden hacer referencia a su trabajo, pero aunque me gane un buen puñado de detractores, yo sí diré que considero a Worthington un actor bastante soso y poco natural. Ya hice mención a sus carencias interpretativas en la crítica de Terminator Salvation, aunque aquí sus defensores atribuyeron esa falta de expresividad a su condición OJO SPOILER de cyborg FIN SPOILER. Pienso que no es lo mismo sobriedad que inexpresividad, y Worthington pertenecería, en mi opinión, al segundo caso. De todas maneras, su carrera sigue viento en popa y su nombre aparece y aparecerá en las producciones más jugosas de este año y los venideros, por lo que habrá que darle una tercera oportunidad.

El resto (Sigourney Weaver, Giovanni Ribisi, Michelle Rodríguez o Joel Moore) cumplen correctamente con sus respectivos papeles, los cuales, en la mayoría, gozan de un protagonismo bastante desigual en comparación a la pareja protagonista (algo, por otra parte, lógico) Quizás el más destacable sea Lang como el Coronel Miles Quaritch, si bien su personaje es puro estereotipo: el malo maloso que llega a resultar, en ocasiones, incluso un tanto autoparódico (esas poses, esas frases lapidarias…)

En definitiva, “Avatar” es un gran espectáculo visual y un correcto entretenimiento para todos los públicos. Sus casi tres horas se hacen amenas y ligeras, pero la escasa originalidad del relato y lo sumamente predecible del mismo, le restan bastantes puntos como para poder considerarla una obra magna de la ci-fi.

Puede que mis expectativas, que tampoco eran muy elevadas, no se vieran del todo cumplidas, pero tampoco ha sido una gran decepción. Considero un tanto desproporcionado el entusiasmo que algunos le profesan a la película (para nada me parece una obra maestra, y ni se le acerca), si bien también escapa de mi conocimiento el por qué otros le han propinado durísimas críticas dejándola a la altura del betún (ni tanto ni tan poco). La soberbia de Cameron, prometiendo el oro y el moro, seguramente ha hecho mella, y las elevadas expectativas, producto de un excesivo hype, no se han cumplido con todos por igual.

Un servidor salió de la sala satisfecho pero no entusiasmado, por lo que Avatar no figuraría entre mis favoritas del director (ese puesto lo ocupan Terminator 2 y Abyss). Aún así, merece la pena descubrir Pandora.



Valoración personal:

23 comentarios:

Tommy dijo...

Cuando sali del cine mi sensacion era que "habia visto a un buen Cameron" pero no al "mejor Cameron"; creo que se me entiende :)

Es una muy buena pelicula, visualmente impresionante (y eso que yo tambien la vi en 2D) que no se te hace pesada, entretiene (que no es poco) y contiene personajes que aunque en origen estan basados en estereotipos, logran dejar huella. Cameron tambien logra crear un mundo de fantasia que se te hace mas o menos creible y cercano pese a ser 100% digital (Lucas debe de estar echando espuma por la boca) y es de esas peliculas que en cuanto sales del cine piensas "cuando salga en dvd me la pillo sin pensarlo"

Una muy buena pelicula, pero no un peliculon; quizas le pesan demasiado esas sensaciones de deja-vi que te da mientras se desarrolla la pelicula, el hecho de no tener giros de guion que te hagan pensar algo asi como "ahi va!!", aunque eso si, Cameron como narrador es uno de los mejores: podria estar contandote la lista de la compra que fijo la sentirias como algo espectacular :)

Y respecto al tema de Leona Lewis, si, yo tambien veia cierto tufillo descarado de imitacion hacia el tema de Celine Dion en Titanic, y eso si que no me ha gustado; pensaba que era el unico :)

1Saludete :)

Snake dijo...

Una vez más lo vuelves a hacer Plissken. Una crítica alejada de los apasionamientos que suele general este tipo de películas (en las cuales los extremos suelen estar bien marcados entre el público y es dificil mantener un mínimo debate al respecto).

Me alegro haber coincidido en todo lo que has expuesto (de nuevo, siento repetirme, una vez más).


Nota justa (3/5). Sus pecados al descubierto y sus aciertos igual. Nunca está de más saber que la perfección es dificl de encontrar y que encumbrar algo en exceso siempre conlleva riesgos en no pocos aspectos.

Mis felicitaciones Plissken!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Tommy,
El Cameron de Avatar está más cercano al de Titanic que al de Aliens o Terminator, eso por descontado. Desde luego, no es un mal Cameron, pero como bien dices, no es el mejor.

Los extras del dvd van a ser muy interesantes, aunque de momento no tengo pensado incluir Avatar en mi colección. Ya se verá...

Snake,
Pues muchas gracias xD
Lo cierto es que no me gustan mucho los extremismos, aunque ojalá hubiese sido de esos que salieron extasiados de la sala (otra vez será...). Pero Avatar tiene sus pros y sus contras, y creo que hay que señalarlos todos. Que luego a uno le pese más lo bueno o lo malo, pues ya será cuestión de exigencias, predisposición y demás.

No es por comparar, pero de 2009, me quedo antes con Star Trek.

Saludos ;)

Snake dijo...

En el género de la ciencia-ficción del año pasado me quedaría antes con "Moon", "District 9" o la que comentas (Star Trek). Con esas sí que salí bastante satisfecho del cine.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Moon me decepcionó bastante y District 9 la encontré correcta, no más.

Me queda por ver Pandorum, aunque por lo que he leído, no creo que me vaya a parecer mejor que éstas.

Darkerr dijo...

En general estoy de acuerdo con tu critica, aunque reconozco que me apasionó mas la pelicula, ya por cuestión de gustos. Eso si, de "obra maestra" nada, no me he atrevido a decir eso. Aunque verla en 3-D debe ser interesante, pues he leido una critica en la prensa escrita que señala que "es la mejor utilización del 3-D que se haya hecho en una pelicula". Hubiese sido bueno verlo, yo no he podido.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues no pongo en duda que sea "la mejor utilización del 3-D que se haya hecho en una pelicula", teniendo en cuenta que ha sido concebida enteramente con ese propósito.

En otras películas está claro que su utilización se reduce exclusivamente a las excenas de acción, y la mayoría de veces más para "lanzarte cosas a la cara" que para sumergirte dentro de la película, como parece ser el caso.

Si puediera volver atrás, me compraría la entrada 3D para comprobar qué tal es la expereicnia. Aunque eso sí, no creo que cambiase mi opinión respecto a la película.

Saludos ;)

オテモヤン dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Almas Oscuras dijo...

Esperaba con ganas tu crítica Pliskeen. Tenía ganas de leer alguna opinión sobre Avatar que me bajara un poquito de la nube (todo lo que había leído hasta el momento, que no era demasiado, era extraordinariamente positivo).

Desgraciadamente todavía no he podido ver la película. Ya me he quedado un par de veces sin entrada para poder verla en 3D. Eso me pasa por no ser previsor y comprar las entradas con antelación...

Lo cierto es que no espero de Avatar una historia sensacional y perdurable en la memoria. Espero, más bien, un espectáculo visual sin parangón... Algo que, a nivel de imagen, no haya visto nunca antes. Veremos qué me encuentro...

saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Nunca viene mal rebajar las expectativas, así puede que cuando la veas te guste más que a mí (aunque no tiene por qué, claro)

Yo ya tenía claro que el guión no iba a ser el colmo de la originalidad, pero aún así todo me ha resultado demasiado tópico y predecible. De todas formas, no es un mal guión en el sentdio estricto de la palabra.

A nivel visual es bastante espectacular, aunque hay un montón de cosas que se han visto, de una forma u otra, en otras películas (las rocas flotantes, los mechas...)
Quizás sea un "espectáculo visual sin parangón" en 3D, en cuanto al disfrute personal se refiere (sensación de realismo, nitidez, etc.), pero eso por desgracia no puedo confirmártelo. Y ante la imposibilidad de encontrar entradas 3D, al final yo opté por el 2D (tampoco suelo comprar entradas con antelación xD). De todas formas, si has esperado tanto, ya no viene de aquí esperar un poco más para poder verla en 3D.

Saludos ;)

MASP dijo...

"Avatar" es una hamburguesa grasienta y chorreante envuelta en papel de seda con incrustaciones de piedras preciosas con las que el público se siente deslumbrado y no se preocupa tanto del sabor.

Es una gran maniobra de distracción. Una gran continente para que el espectador obvie el contenido ignorando que tiene derecho a reclamar no sólo calidad sino cantidad en ambos sectores, visual y narrativo. Igual que hace Tim Burton con sus últimas producciones, las trufa de FX y de un diseño de producción alucinante y así rellena los vacíos narrativos que son acuciantes.

Dentro de unos años nadie hablará de "Avatar" como una revolución porque habrá sido ampliamente superada por las nuevas tecnologías venideras a tirón de tarjeta gráfica y multiprocesador. Será una más del motón. Uno de los primeros efectos digitales usados en el cine fue en la escena de la vidriera en "El Secreto De La Pirámide" la magnífica peli de Barry Levinson donde aparece el primer personaje generado integrante por ordenador. Pues bien, quién se acuerda hoy de ella o le rinde pleitesía por ello salvo los cuatro frikis de rigor? Nadie.

Hoy en día el público quiere más espectacularidad que calidad, en vez de reclamar ambas cosas, a lo que tiene derecho con el cada vez más caro precio de su entrada. Pero como el público es el que manda, pues eso recibe. Así que nos esperan un montón de filmes y remakes en 3D absolutamente vacuos pero eso sí, visualmente espectaculares con los que impresionar a los jovencitos que ignoran quiénes son Ray Harryhausen o Jim Henson.

Una pena. Pero nos quedan filmes clásicos y artesanos que lo tenían todo tanto narrativamente como en FX, desde Ben-Hur a la primera trilogía de Star-Wars o más modernamente la trilogía de "El Señor De Los Anillos", prueba de que si se quiere, se puede dar todo y no sólo un insulso espectáculo de fuegos de artificio como es "Avatar".

Yo cada vez voy menos al cine. Se ha perdido el romanticismo de antaño. Antes hasta se aplaudía al final de la peli, porque te "creías" la historia que habías "vivido" en hora y media. Ahora a quién vas a admirar como un héroe? A un ser digital que no existe y que sólo puedes ver con unas gafas especiales polarizadas? Con que paisajes vas a soñar si todos son generados por croma y sus derivados?
El cine como vehículo narrativo, como contador de historias ha muerto. Ahora yo sólo sirve para hacer sucedáneos de videojuegos.

Y lo peor es que encima "Avatar" barrerá en esa opereta politizada y sometida a oscuros intereses que son los Oscars.
Qué pena, Dios Mío.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Veo que no te ha gustado nada de nada xD

Comparto tu cabreo sobre gran parte del cine (comercial, maticemos) que se hace hoy en día, si bien no creo que Avatar peque tanto en ese sentido (hay una historia, y se pretende emocionar el espectador; otra cosa es que no lo consiga o lo consiga a medias)

Ahora bien, tampoco maldigamos "El Secreto de la Pirámide", que a mi me encanta y a un montón de gente que conozco también (diría que a toda o casi toda mi generación, que supongo que seremos esos cuatro frikis de rigor que mencionas)

Además, te podrá gustar o no la película de Barry Levinson, pero el peso/interés de la misma no estaba sujeto sus efectos digitales sino a su trama y personajes, por lo que no creo que sea el ejemplo más adecuado para sostener tu teoría (que la comparto, pero muy mal ejemplificada en este caso, a mi entender)

La cinta del joven Holmes tenía sus efectos, sorprendentes para la época, pero no abusaba de ellos ni eran el centro de atención de la película, cosa que sí ocurre y mucho con el cine de hoy día (2012 es el ejemplo reciente más evidente; o Tranformers)

A mi me encantan los fx de antaño, y la sensación de que están ahí es inigualable, porque ¡están ahí! Ahora bien, admirar o no admirar a un personaje no creo que dependa tanto de la técnica con que se realice, sino de lo bien escrito que esté éste personaje.

Ahí tenemos al T1000, que como villano, es digno de admiración (con un buen trabajo también por parte del actor)
Pero tenemos al Silver Surfer de los 4F, del que ya ni se acuerda nadie.
Luego está el Gollum de Jackson, un ser digital que ha calado hondo entre el espectador. Y luego los Gremlins, entrañables animatronics que han quedado para el recuerdo de toda una generación.
Claro que luego está Yoda, que si en su versión digital lo ponen a hacer piruetas y demás flipadas, pues claro, pierde toda su esencia y encanto (de hecho, las nuevas Star Wars, en contraposición con las viejas, sí sirven para ejemplificar tu teoría)

Luego no estoy para nada de acuerdo al sentenciar que el cine ha muerto. Me parece una afirmación excesivamente catastrófica.

Hay buenas y malas películas, con más o menos efectos especiales, con muchos o con ninguno.
Ahí están Star Trek o District 9, películas que saben usar con cabeza las nuevas tecnologías (y son de este 2009 pasado)

No nos tiremos por el puente antes de tiempo. Quizás ayer se hacían más buenas películas que hoy, porque la balanza entre negocio y arte estaba más equilibrada y también, para qué negarlo, porque ahora cualquier zopenco coge una cámara y se pone a filmar.

Pero hombre, no dejes que la decepción o la indignación causa por Avatar te hunda en el pesimismo.

Lo de los Oscars es un tema aparte. Yo hace mucho tiempo que no creo en ellos. De hecho, se podría decir siemrpe han sido unos premios politizados, como todos los premios que se otorgan en cine. Lo que ccurre es que a veces, es apelícula parece premiar de forma justa, y otras veces no.

Personalmente, este año para mí sólo hay una película merecedora del Oscar a la Mejor Película, y es Up. El film de Pixar lo tiene todo (a mi gusto), es cine en estado puro, pero quedará relegada a la Categoría de Película de Animación, porque la animación sigue estando infravalorada.

Pero ni Up In The Air, ni The Hurt Locker, por ejemplo, que son las que más posibilidades tienen de hacerle frente a Avatar, me parece merecedoras d ela estatuilla dorada. Y es más, llevo muchos años viendo como esa estatuilla se la llevan película meramente correcta que, comapradas con la media actual, parecen mejores de lo que son.

Tranquilo, que ya llegará otra película que te quite el mal sabor de boca de Avatar.

Saludos ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Discúlpame, que ahora veo que has considerado "magnífica" a "El Secreto de la Pirámide". Eso me pasa por leer demasiado rápido xD

De todas formas insisto, si a esa película no se le rinde pleitesía será por cualquier otro motivo menos el del tema de los efectos digitales. Aunque yo opino que ha pasado a ser de culto, lo que ocurre es que es cine juvenil, y antes no se le tenía tanta consideración como ocurre hoy día con los Harrys Potters y demás zaranganas.

De hecho, a Jurassic Park (cine familiar) se le rinde pleitesía, y sé de alguno que tendría exactamente la misma opinión que tienes tu de Avatar pero sobre el film de Spielberg (no es mi caso, ya que a mi me encanta)

Por cierto, a mi me encantan también los efectos especiales de Harryhausen, pero no podemos negar que no son pocas las películas que se salvan gracias precisamente a sus efectos. Películas más bien superfluas o mal escritas, que con el arte del Maestro Harryhausen ganaban enteros, y que precisamente por sus fx, son aún hoy día recordadas (algunas porque son buenas, también, pero no todas)
Y eso es exactamente lo mismo que le ocurre al cine de hoy día, sólo que de forma más acusada; principalmente porque hemos llegado a un punto en el que la tecnología puede recrearlo todo o casi todo, o eso nubla por completo la vista de los directores.

;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Disculpa también por las faltas. Aquí una corrección:

"Lo que ocurre es que a veces, esa política parece premiar de forma justa, y otras veces no"
Aprovecho y matizo la frase. Los Oscars están politizados y cargados de amiguismo. Y a veces se premia de forma justa, o bien como cortina de humo para encubrir otros premios, o bien por pura coincidencia.

;)

P.D.: No sé cuantos debates interesantes hemos abierto por una sola película xD

MASP dijo...

Muchas gracias por tus comentarios, amigo Pliskeen.

Yo lo reconozco. Me he vuelto un carca y un pesimista existencial. De hecho, a veces pienso como decía cierto erudito, que con los tiempos que corren, el pesimismo es la única actitud racional que le resta al hombre ilustrado. Pero es que a veces la indignación me supera.

No es que rechace las 3D. Me parece un gran tecnología, pero debe saberse explotar y no sobreexplotar. Tampoco estoy en contra del cine comercial ni del pluralismo de géneros. Ni mucho menos, soy el primero que aprecia las pelis dentro de su género. "Casablanca" es una cosa y "Alien" es otra. Y ambas son clásicos dentro de su género.

Lo que me fastidia es que me tomen el pelo como ha hecho Cameron. Al respecto, recuerdo que en una entrevista que le hicieron al gran Tsui Hark, cuando le recriminaron la superficialidad de su cine y el abuso de acción y violencia, el director en vez de escudarse en absurdas excusas negando la mayor, lo admitió como si tal cosa y es más se reivindicó con una frase para enmarcar: "mis seguidores van a ver mis películas para sentir, no para comprender". Es decir, que este señor no engaña a nadie, cuando vas a ver una de sus pelis, ya sabes lo que puedes esperar y por eso has pagado.

Pero Cameron nos ha engañado. Lleva años vendiéndonos la moto, diciendo que "Avatar" iba a ser un antes y un después en la historia del séptimo arte, una revolución a todos los niveles (sí, sobre todo en el narrativo, ya te digo), lo mejor del mundo mundial. Y así durante años. Sólo le ha faltado decir que "Avatar" iba a terminar con la crisis económica (más bien la causa, por que 10 euros la entrada por verla en 3D, tiene tela).

Y luego vas a verla y qué te encuentras? Un episodio de "Thundercats" (con peor argumento que el de los dibujos) digitalizado? Para esto tanto bombo? Por favor, señor Cameron, que usted hizo "Abyss", que sabe hacerlo mucho mejor sin tanta parafernalia. Vaya a reírse de otro, hombre!

Mal. Muy mal. Pero para gustos los colores. Hay personas a las que le ha encantado. Me alegro por ellas. No hay mejor sensación que la de salir de una sala de cine sabiendo que has vivido un sueño. Yo hace mucho que no la siento. Pero afortunadamente tiro de archivo y me desahogo con lo que considero pelis de verdad. Y entonces sí disfruto como el niño que todavía llevo dentro y que de pequeño jugaba a ser director con el "Cinexin" que le habían traído los Reyes Magos.

También es bueno ver cómo se siguen haciendo "pequeños" grandes films como "Moon" que te devuelven la fe en el género. Aunque luego sean vilmente tratados por las distribuidoras.

Este finde voy a despacharme a gusto, revisitando nada menos que "Cristal Oscuro". Ahí queda eso. xD
Un Saludo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Buen elección amigo ;)

Lo cierto es que yo tampoco siento, desde hace tiempo, esa sensación de plenitud y gozo después de salir de la sala.
Y está claro que Cameron sabe hacerlo mejor. El año pasado, hará ya bastantes meses, revisioné -por enésima vez- tanto Abyss como Aliens, y las dos me parecieron enormes.

El problema, entre otras cosas, es ese excesivo hype que ha promovido el propio director. No puedes vender al público la segunda venida de Cristo, si luego no vas a traer a Cristo (aunque es posible que Cameron crea que si lo ha traido)

Por mi parte, tampoco esperaba ninguna revolución, y nunca me creí los cuentos que me quisieron endosar, quizás porque hace bastantes años que me venden la misma moto y me he vuelto un escéptico. Aunque es verdad que si tenía que creerme a alguien, ese podía ser Cameron, que hasta el momento era un tipo que nunca hablaba por hablar.

Lo de Moon no tiene nombre. Yo no la encontré -o no supe encontrarla- en ningún cine, así que tuve que verla por otros medios. Luego me llevé un chasco (no me convenció), pero eso no quita que se ninguneen de esa forma películas más modestas en presupuesto y pretensiones. El público debe tener el derecho de poder elegir.

En fin... espero que vuelva al Cameron de Abyss, Aliens, Terminator o también, por qué no, el de Mentiras Arriesgadas (glorioso y desenfadado cine de acción como ya no se hace), pues éste, sinceramente, no me satisface del todo.

Saludos ;)

Chacal dijo...

Vaya, ha tardado esta crítica...:P

Bueno, sólo añadiría que comparto la opinión generalizada de una buena película pero ni mucho menos ni lo mejor del 2009 ni lo mejor de su director. De hecho en el género de la ciencia-ficción considero mejores los resultados de District 9 que no los de Avatar.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Más vale tarde que nunca xD

Aunque con menos pretensiones y con un guión bastante mejor y más original, lo cierto es que District9 también me resultó entretenida y poco más.

Saludos ;)

davidgore dijo...

Pues mira que me estoy calentado para ir a verla. Se lo que me puedo encontrar, pero no quiero perder la oprotunidad de verla en pantalla grande, venga.

Un saludo y genial tu reseña Pliskeen.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Nunca se sabe si te va a gustar o no, por creo que hay que verla en el cine.

Si la ves, nos cuentas ;)

Saludos ;)

Machete dijo...

Noooooooo!! ¿porqué no la viste en 3D?.

Veo que no te ha gustado tanto como a mí, aunque yo también me quedo con Abyss. Respecto al guión opinaba lo mismo que tú, la primera vez. La segunda vez que fuí, disfruté más con la historia que con el deleíte visual, que no es poco.

Jorge - cinenovedades dijo...

Todavía no la he visto, y a decir verdad, no me llama demasiado la atención, ya desde el género. Indudablemente es una cinta que terminaré viéndola en breve, pero no es algo que me entusiasme en demasía. Noto por lo que leo en tu impecable reseña, que te has situado en un punto medio. Ni la has alabado en demasía, ni la has defenestrado en su totalidad. Me imagino que el despliegue visual debe ser impresionante, aunque por lo que comentas falla un tanto en el guión. Veremos que me parece cuando la vea.
Saludos!

Miguel Angel dijo...

Me ha encantado tu crítica Pliskeen, por mucho la mejor que he leído en toda la red (y mira que no he leído pocas), coincido contigo casi en todo y es que a mi si me parece que Sam es un actor con mucho futuro, con una interpretación mejorable, sí, pero al mismo tiempo solvente y mas que correcta, tan solo en Terminator Salvation opacó de manera inmisericorde a Bale (el cual si me parece un soseras de mucho cuidado). claro que nunca va a estar a la altura de Robert Patrick (un terminator mas que convincente), pero el chico lo hace bastante bien.

En cuanto a la película, todos esos aspectos que señalas son muy ciertos, el movimiento de los navis no resultan del todo creíbles y el guión es de kinder garden, pero conmigo ocurrió que la película me hipnotizó literalmente.
Aunque con un guión sencillo y una técnica que no termina de convencer a los mas exigentes, la película tiene un equilibrio tan pasmoso en todos sus aspectos que es casi imposible no sentirse subyugado, me considero dentro de los afortunados que no se sintieron defraudados en lo absoluto y me alegra reconocer que disfruté con todos y cada uno de los fotogramas de una película que para mi gusto es simplemente impresionante.

Un afectuoso saludo ;