jueves, 8 de abril de 2010

“Blood Creek” (2009) – Joel Schumacher

crítica Town Creek Blood Creek 2009 Joel Schumacher
Conocida también como Town Creek, Blood Creek es la penúltima cinta -este 2010 estrenará el drama titulado “Twelve”- del irregular director Joel Schumacher, un tipo capaz de hacer films de culto como “Jóvenes Ocultos” o “Un día de furia”, o cascarse despropósitos tales como “9 días” o la abominable “Batman&Robin”.

En los últimos años, Schumacher no ha conseguido ningún éxito en taquilla, a excepción de la sobresaliente “Última llamada”, cuya rentabilidad devino en parte a una inversión bastante reducida (su presupuesto fue de 13 millones de dólares)

Después de estrenarse la criticada “El número 23” (película que aún no he tenido el gusto de ver), el director se dispuso a volver al género de terror con Town Creek, película que iba a contar en un principio con los televisivos Dominic Purcell (Prison Break) y Jesse Metcalfe (Mujeres Desesperadas) como protagonistas, siendo este último finalmente sustituido por el ascendente Henry Cavill (Los Tudor)

Una vez terminado el rodaje, el resultado no pareció convencer demasiado a Lionsgate, el estudio encargado de producirla, por lo que se decidió estrenarla -en septiembre del año pasado- en muy pocas salas con la intención de no perder dinero. Y hasta el momento, tampoco ha sido distribuida en España. Ni tan siquiera para el mercado del DVD, como sí sucedió, aunque de forma tardía, con “Trick or Treat"(claro que ésta tenía mejores críticas que la susodicha)

La historia empieza en 1936, en la granja de los Wollner, una familia de inmigrantes alemanes que viven en Town Creek (Maryland), y que son contactados por el tercer Reich para hacer de anfitriones del Profesor Richard Wirth (Michael Fassbender). La familia, necesitada de dinero, decide aceptar la oferta sin hacer preguntas. Pronto descubrirán que las intenciones de Wirth serán su perdición.

En la actualidad, Evan Marshall (Henry Cavill) recibe la inesperada visita de su hermano mayor Victor (Dominic Purcell), desaparecido unos años atrás mientras ambos pescaban en la zona de Town Creek. Sin dar explicaciones de su cautiverio y su posterior huída, Victor reclama la ayuda de Evan para regresar juntos a Town Creek y acometer su personal venganza contra sus captores, que son nada más y nada menos que la familia Wollner.



Si bien es cierto que dentro del género de terror se estrenan en cines cosas mucho peores que la película que nos ocupa, la verdad es que dudo que ésta tuviera una carrera comercial destacable. Por tanto, entiendo que Lionsgate decidiera ningunear su estreno, aunque como producto de videoclub, puede no ser tan mala opción.


Mucho se ha especulado sobre la vinculación de los nazis con el ocultismo, y eso ha dado ideas de lo más sugerentes para el mundo del cine. “El bunker” o “Dead Snow” son una buena muestra de ello.

Los experimentos que aquí se nos muestran apuestan por una base mucho más mística, siendo el eje de todo un elemento que no voy a desvelar, pero que le sirve al Profesor Richard Wirth para conseguir unos poderes tan extraordinarios como atroces. Él se convertirá en el principal villano de la función, y su caracterización y habilidades probablemente sean lo mejor de esta propuesta. Y es que la idea es bastante interesante, pero no queda del todo bien aprovechada.

A partir de la llegada de los hermanos Marshall a la granja de los Wollner, es cuando la película empieza a coger un buen ritmo. Y lo mejor que tiene es que el espectador aún tiene que atar cabos para saber qué relación tiene la captura de Victor con los experimentos de Wirth, y esa incertidumbre es la que mantiene activo nuestro interés. Cuando esto queda aclarado, el resto se vuelve algo más rutinario, pero también más entretenido.

El principal problema es que, siendo una cinta de terror, éste brilla por su ausencia. La tensión es prácticamente nula, pese a que cuenta con un buen escenario y una amenaza constante y bastante lograda. De hecho, en ciertos momentos recuerda y mucho a “Historias de la cripta: caballero del diablo”, ya que el grupo de acechados se defiende en el interior de una edificio al cual el villano principal no puede acceder.

El otro lastre son los personajes, bastante planos, y sus intérpretes, cuya labor no pasa de ser meramente pasable, en el mejor de los casos.


Lo más gratificante es ver como Wirth, cuya caracterización está bastante lograda, va “creando” esbirros para que entren en la granja y le abran paso. Así es como tiene lugar la secuencia de los caballos, una de las mejores de la cinta. El resto no va mucho más allá, con los originales esbirros atacando una y otra vez a los protagonistas, alguna que otra persecución para dar algo de “emoción”, y un final bien resuelto pero que tampoco es nada del otro mundo (dejando, además, una puerta abierta a una secuela que dudo vaya a realizarse algún día)

Como entretenimiento de serie B, Town Creek se deja ver (tampoco tenía expectativas de encontrar algo mejor que eso). Cuenta además con unos efectos especiales decentes, dentro de lo que cabe; un poco de gore y una idea bastante interesante aunque explotada de manera demasiado simple (y es que el guionista es el mismo de “Invasión”, aquel chusco remake -el tercero- del clásico de Don Siegel “La invasión de los ladrones de cuerpos”). Con unos personajes con más enjundia (actores como Fassbender o Shea Whigham podían haber dado mucho más de sí) y escenas de verdadera tensión, probablemente estaríamos hablando de una cinta de terror muchísimo más disfrutable.

Para ver y olvidar.


Valoración personal:


8 comentarios:

MASP dijo...

Totalmente de acuerdo con tu crítica, Pliskeen. Ahora bien, absolutamente execrable resulta el tema de su distribución, independientemente de la calidad del film. Por tanto, todos sabemos "dónde" la hemos conseguido ver. Luego que no vengan a quejarse de un tema que en ocasiones las mismas distribuidoras y productoras fomentan con estas conductas incomprensibles.
O el tema de los estrenos cronológicamente discriminatorios, primero la estrenan en USA y un año después en Europa, pues lógicamente, algunos que somos así de chulos, no tenemos porqué esperarnos.
Lo de "Trick Or Treat" que encima es buenísima es particularmente sangrante. En fin.

Por cierto, te recomiendo "Salvage" una pequeña joya de terror dirigida por Lawrence Gough, muy guapa.
Un Saludo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Estoy contigo. Creo que es el espectador el que tiene la última palabra, y en sus manos está que la película sea o no un fracaso (independientemente también de su calidad, pues no siempre las buenas triunfan)

Resulta lamentable cómo algunas películas son ninguneadas, mientras que otras gozan de privilegios inauditos.

Lo de los estrenos a destiempo es algo que particularmente me fastidia, y que además no comprendo (en algunos casos no hablamos sólo de semanas o meses, sino de años)

Tengo claro que no soy un espectador de segunda, y que por tanto, no tengo por qué esperar a que estrenen una película (ya sea en dvd o en el cine) cuando a algún lumbreras le dé la real gana.

Nuestro proceder no es más que la respuesta a un sistema de ditribución que no funciona, bien su ineptitud o bien su desinterés.

Blood Creek es una película que, si algún día llega al videoclub, ya no alquilaré, porque ya me he buscado la vida para poder verla.
Creo que son ellos quienes salen perdiendo, aunque no dudan luego en hacerse la víctima y sentenciarnos a nosotros como los culpables.

Saludos ;)

P.D.: Me apunto tu recomendación. Veré si la encuentro y puedo darte mi opinión.

Sam_Loomis dijo...

Vaya, interesante título del que escribes aquí. Schumacher en sí, como mencionas es un director irregular, aunque claro, tiene algunas películas sólidas en su filmografía. En lo personal, "8MM" es de mis películas favoritas y sin duda la que más me gusta de los títulos de Schumacher.

"Blood Creek" me llamó la atención al principio, pero días después cuando me enteré de que estaba dirigida por él me pareció algo interesante y me dispuse a investigar un poco de ella. Tarde o temprano cae, y ya compartiré como me pareció.

¡Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

"Phone Booth" y "Tigerland" son dos de las que más me gustan de su filmografía, junto a otras como "The Client" y "A Time to Kill". En cambio, 8MM, aunque no me disgutó del todo, me pareció bastante olvidable.

Blood Creek se me antoja una película extraña en su filmografía. De todas formas, se puede ver para pasar el rato. Ni entusiasma ni molesta.

Saludos ;)

Darkerr dijo...

"El número 23" me decepcionó bastante, esperaba mayor misterio frikeante.De Joel Schumacher me gustan "Lost boys", "Un dia de furia", "Phone booth" y por nostalgia "Saint Elmo´s Fire" y "Linea mortal" aunque hace mucho que no las he vuelto a ver. Sobre "Blood Creek", no me he atrevido a verla por mi reciente decepción con la peli de Jim Carrey, la veré en tiempos de poca oferta a la mano.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Puede que algún día le eche un vistazo a "El número 23" por curiosidad y porque vale la pena ver a Jim Carrey en otros registros que no sean comedia, aunque no espero gran cosa de ella a tenor de las críticas que ha recibido.

Con Blood Creek no creo que se puedan tener expectativas muy altas, por lo que la posiblidad de decepcionarse es bastante menor. Aún así, también cabe la posibilidad de que no te resulte igual de aceptable/pasable que a mí. En todo caso, postergar su visionado para cuando no tengas otra oferta mejor, creo que es una buena opción. Y si no la ves, pues tampoco te pierdes nada.

Saludos ;)

Machete dijo...

Empezé a verla pero pensaba que estaba ambientada en la misma época. El principio me gustó pero cuando sucedió esto me dejó un poco descolocado. Tengo que retomar el visionado a ver que tal.

Aitor Maiden dijo...

Yo es que es leer el nombre de Joel Schumacher y me entra diarrea.