jueves, 10 de junio de 2010

“Defendor” (2009) - Peter Stebbings

critica Defendor 2009 Peter Stebbings
No hay ninguna duda de que los superhéroes están de moda y de que se han convertido en el relevo del cine de acción de los 80-90 como filmes de entretenimiento para todos los públicos.
Desde entonces, cualquier superhéroe, sea de la editorial que sea y goce de mayor o menor popularidad/reconocimiento, es objeto de ser llevado a la gran pantalla. Tal es la avalancha que todos quieren aprovechar el tirón de éstos y por ello no dudan en recurrir al mismo formato, aunque no sea siempre con personajes salidos de algún tebeo.

El simple hecho de tener a alguien con (super)poderes ya basta para sacar tajada del asunto, y de ahí que en los últimos tiempos hayan aparecido películas como “Jumper” o “Push”, que pese a no ser superhéroes propiamente dichos, han recurrido a muchas de sus características esenciales para intentar emular la fórmula mágica del éxito (y sin conseguirlo, habría que añadir). Eso sí, ahorrándose el uso de trajes ridículos (rasgo fundamental e indispensable para todo justiciero que se precie)

Y de ello se ha nutrido también la pequeña pantalla, siendo “Héroes” (serie que abandoné tras su cansina segunda temporada) el mejor ejemplo.

A partir de ahí, cualquier adaptación, versión, inspiración, parodia o vuelta de tuerca relacionada con el mundo de los superhéroes es bienvenida y tiene ganado, por adelantado, el interés de una parte del público. Si bien hay que decir que también estamos viviendo tal saturación de películas de misma índole, que la temática empieza a resultar ya un poco cansina, especialmente para los que no somos devotos de este tipo de producciones. Si además la mayoría acaban decepcionando al espectador o incumpliendo sus expectativas (véase la olvidable “Hancock”), está claro que el público recelará cada vez más de tan manido material.

La semana pasada llegó a nuestras carteleras “Kick-Ass”, otra vuelta de tuerca al subgénero superheróico y de la que ya pudimos opinar. Pero hoy vengo a hablaros de otra propuesta que ha pasado bastante inadvertida por las carteleras estadounidenses, y que de momento sigue sin tener distribución internacional. Su título es “Defendor”, y poco tiene envidiar a lo que hayáis podido ver hasta el momento.

Arthur Poppington es un tipo “corriente” que cree ser un superhéroe (Woody Harrelson) Con un elevado sentido de la justicia, Arthur se disfraza cada noche con un cutre disfraz de superhéroe hecho por él mismo y, adoptando la identidad de “Defendor”, deambula por las calles para hacer el bien y dar un buen escarmiento a todo delincuente que tenga la mala fortuna de cruzarse en su camino. Y digo mala fortuna porque cada vez que Arthur/Defendor entra en acción, éste se lleva una buena paliza.

Su identidad superheróica no le reportará otra cosa que problemas y visitas al hospital. Pero eso no le detendrá ni le desanimará, ya que su mayor deseo es poder capturar al Capitán Industria (Captain Industry), un genio del mal, como así lo llama él.


Es evidente que estamos ante una propuesta poco usual. Realmente no es una parodia al uso, sino que utiliza la figura del superhéroe como una excusa para relatarnos una historia diferente sobre un hombre con problemas, y que está a medio camino entre el drama y la comedia, aunque haciendo especial énfasis en lo primero.

Y es que pese a lo cómico que resulta el argumento en sí, la intención de su guionista y director, el debutante Peter Stebbings, no es precisamente hacernos reventar a carcajadas, aunque consiga a menudo una complaciente sonrisa por nuestra parte.


Sea por su extrema bondad, por su inocencia o por su encomiable capacidad de no renunciar a sus sueños (por disparatados que estos sean), está claro que Arthur resulta un personaje entrañable que se gana nuestra simpatía desde el primer momento. Y aunque parte del atractivo de la cinta recaiga en los continuos embrollos en los que se mete bajo su disfraz de superhéroe, son las escenas de su alter ego las que realmente nos hacen empatizar y emocionar con su personaje y su triste historia.

Arthur está obsesionado con capturar al Capitán Industria, villano cuya identidad desconocemos. De hecho, ni siquiera sabemos si ese nombre corresponde a una persona real del entorno de nuestro protagonista o simplemente se trata de un producto de su imaginación. La cuestión es que dicha obsesión le lleva a convertirse en Defendor, un superhéroe cuyas armas son un puñado de canicas y un pote lleno de abejas (bastante efectivas éstas últimas, todo sea dicho)

En su camino hacia su objetivo, Defendor entablará amistad con una prostituta y enemistad con un poli corrupto. Además, sus acciones le llevarán de visita la comisaria, y en última instancia, al psiquiatra. Precisamente desde ahí se nos narra gran parte de la película (todo un acierto narrativo), con Arthur manteniendo un conversación con una psiquiatra, relatándonos así su historia mediante largos flashbacks; desde sus encuentros con los diversos personajes que conforman la trama hasta hechos de su pasado que resultarán claves para comprender tanto las intenciones de su personaje como los motivos por los que el bueno de Paul Carter, su mejor amigo, se preocupa tanto por él.

Descubrir paso a paso las razones que llevan a Arthur a convertirse en Defendor (cual Don Quijote en un valiente caballero), la extraña relación de amistad –o más que eso- que entablará con Kat (una morbosa Kat Dennings), la simpatía que desprenderá en aquellos que le rodean (el jefe de policía, la psiquiatra…) y los actos heroicos y/o suicidas que le harán un tipo popular en su vecindario, son los pilares básicos en los que se apuntala el film.

Sin un alarde de efectos especiales, ni acción ni gags tronchantes, Defendor consigue ser, para un servidor, una de las mejores vueltas de tuerca a las películas de superhéroes que se han hecho hasta el momento (a la espero estoy también de echarle el guante a “Especial”).

Su originalidad, su ternura y sobre todo su sencillez, amén de un Woody Harrelson que borda su papel, hacen de ella una comedia dramática muy recomendable para los que busquen a otro tipo de héroe. Un héroe real, humano y cercano.




Valoración personal:

10 comentarios:

Moriarty dijo...

Habrá que verla, pese a woody harrelson (actor que no soporto en la mayoria de sus películas). Vi la de Kick-ass y me pareció correcta, sobretodo desde la aparición de Hit girl en adelante.

De todas formas y no es por ser "tiquismiquis", esta de "Defendor" se parece "muchísimo" a una peli japonesa que se titulaba "Zebraman":

http://en.wikipedia.org/wiki/Zebraman

Saludos.-

Fantomas dijo...

No se si me llama demasiado la atención, pero de todas maneras le echaré una mirada. El gran problema para mi, es que no soporto gran parte de las películas de Harrelson.

Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Veo que tenemos dos detractores de Harrelson xD
A mi siempre me ha caído bien, y me parece un actor bastante competente, aunque cierto tipo de papeles supongo que han hecho que se le coja manía. Es algo de lo más normal, pues todos tenemos actores a los que no soportamos.

Moriarty, no conozco la película de Zebraman, así que no puedo juzgar cuánto se parecen. No obstante, dudo que la "patente" de dicha premisa perteneza a una u otra. Estoy seguro que es un argumento que podría recordar a otras películas. Mystery Men, sin ir más lejos.
Luego ya depende de cómo se desarrolle cada una para diferenciarse entre sí, pero es evidente que Zebraman tampoco fue la primera en usar dicha premisa.

Fantomas, pues tampoco te la recomendaría fervientemente si no es de tu interés, pero quizás pueda sorprenderte. A mi me gustó más por su parte dramática que por la cómica.
Harrelson tiene buenas interpretaciones, especialmente en aquellas películas en que no es el principal protagonista (en ese sentido te recomiendo la película "La ganadora"). Pero también es cierto que gran parte de su filmografía es bastante desechable.

En "Defendor" todo el protaognismo recae sobre él, así que si no lo soportas, puede que su visioando te resulte dificil.

Saludos ;)

PEPE CAHIERS dijo...

Todas estas películas de superhéroes que no lo son y que reciben más que dan, me recuerdan a aquella parodia televisiva de "El héroe americano" y el buen papel que desarrollaba Robert Culp.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Lejanos recuerdos me trae "El héroe americano". Puede que sea uno de los mejores exponentes de este tipo de parodias, las cuales existen desde que existen los propios superhéroes.

Es cierto que a menudo reciben más elogios de los que quizás merezcan (véase el caso de Kick-Ass)

Saludos ;)

dragon negro dijo...

Completamente de acuerdo, una autentica delicia de film, mucho más dramático que parodia, pero sin duda de lo mejor visto en los últimos tiempos sobre superheroes.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Aunque no sea exactamente una película de superhéroes, si es de lo mejorcito como vuelta de tuerca a la temática superheroica.

Saludos ;)

Machete dijo...

Pues a ver si la distribuyen, pinta bastante bien. Que luego no hacen más que quejarse de que no hacen taquilla y que están en crisis.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

En caso de llegar a nuestras carteleras, aseguro que pasará más bien desapercibida. Aún así, creo que merece estar en un cine antes que otras muchas películas.

Saludos ;)

Machete dijo...

Bueno los que nos informamos debidamente de lo que nos interesa ver, seguro no nos pasará desapercibida.

pd. Hay tantas que merecen ser proyectadas en una sala, sin llegar a pasar jamás por el proyector y otras que no, están semanas. Y no hablemos en dvd, verguenza ajena.