viernes, 29 de octubre de 2010

“Altitude” (2010) - Kaare Andrews

crítica Altitude 2010 Kaare Andrews
Ésta es una de esas producciones a las que le tenía el ojo echado desde hace bastante tiempo. Una película con un grupo de personajes atrapados en un espacio reducido (en esta ocasión, una avioneta), y acechados por una monstruosa criatura de tintes genuinamente lovecraftnianos, obligaba a un servidor a seguirle la pista bien de cerca. Tras un tiempo sin saber de ella, se estrenó un apetitoso tráiler que apuntaba maneras. Desgraciadamente, y tratándose de una serie B canadiense, su futuro comercial resultaba bastante incierto. Con un poco de suerte podría lograr un estreno limitado en las salas de cine estadounidenses, pero como suele ocurrir la mayoría de veces, la cinta ha acabado directamente en las estanterías de los videoclubs (canadienses, por supuesto).

“Altitude” nos cuenta la historia de cinco jóvenes que deciden alquilar un pequeño avión para una escapada de fin de semana, y que pilotará una de ellos, la novata en estas lides, Sara. Sin embargo, poco después del despegue, algo empieza a ir mal y los instrumentos de vuelo dejan de funcionar correctamente. Los cuatro amigos empiezan a ponerse nerviosos, mientras Sara procura mantener el control de la situación y del aeroplano.

Para más inri, una tormenta se aproxima y el combustible se está agotando, por lo que dicha situación empieza a ponerse muy crítica. Pero por si estos no fueran suficientes problemas, parece que una misteriosa y maligna fuerza sobrenatural se encuentra al acecho oculta entre las nubes.


Con tan prometedor argumento, no deja de ser frustrante que uno acabe topándose con un producto tan mediocre. Un atractivo punto de partida echado a perder por la ineptitud de su guionista.

Pero empecemos por el principio…

La cinta comienza de forma interesante, mostrándonos un suceso del pasado que tiene relación directa con nuestros protagonistas. Más adelante, se nos presenta al grupo de viajeros protagonistas del terrible viaje en avión que estamos a punto de presenciar.

Las referencias cinéfilas y/o a la cultura popular son algo habitual en el cine, y es algo que gusta mucho de usar a los guionistas y a los directores, especialmente a estos últimos cuando se trata de su primer largometraje. También es algo que los cinéfilos solemos recibir casi siempre con una sonrisa cómplice en la boca. Sin embargo, un exceso de referencias puede resultar contraproducente, y eso es precisamente lo ocurre aquí nada más empezar la película.

En tan sólo cinco minutos, el guionista Paul A. Birkett (cuyo currículum se compone básicamente de varios telefilmes y subproductos de videoclub, cosa que se nota) se saca de la manga referencias a Hitchcock, al Bigfoot, a Bin Laden, a Coldplay –ésta está justificada dado que el macguffin de la trama es un viaje a uno de sus conciertos-, a John Travolta y a Rain Man, provocando que los diálogos iniciales resulten un tanto artificiales y forzados. Y es que las referencias y guiños deben ser bien medidos, y sobre todo bien distribuidos a lo largo del metraje para evitar saturación y esa sensación de artificialidad que ya he comentado. Incluirlos todos de golpe en los primeros minutos con la intención de ganarse al espectador es un error.

De todas formas, éste paso en falso es algo que podemos perdonar, ya que al fin y al cabo no es lo que va impedirnos disfrutar de la historia. Lo que nos lo va a impedir serán unos adolescentes histéricos y encefalograma plano que nos harán el viaje de lo más insoportable.


Uno de los grandes problemas de un film de terror (y bien pensado, también de cualquier otro género) es que el espectador no empatice con sus protagonistas o que le causen tal indiferencia que poco le importe lo que les ocurra en el transcurso de la trama. Pero hay algo aún peor que eso, y es que éstos terminen cayéndote tan mal que les desees la muerte al poco de empezar el film. Y esto es lo que sucede con Altitude, cuyos protagonistas no hacen más que crispar nuestra paciencia con su irritante comportamiento y las continuas estupideces en las que incurren. Ahí destacaría, por encima de todos, el personaje de Sal, el clásico mix entre graciosillo de turno y gallito tocanarices, y cuyas intervenciones se saldan siempre con alguna discusión absurda o algún comentario o actitud grosera. Si eso le sumamos la sobreactuación del actor, queda claro que sería el primero en nuestra lista de “pasajeros que expulsaríamos del avión sin paracaídas”. Desgraciadamente, no nos libramos de él tan fácilmente…

El intento, por parte de Birkett, de crear una sensación de desasosiego y tensión constantes se va al garete por querer centrarse en exceso en unos personajes insulsos y difícilmente soportables que invitan a que uno pierda pronto el interés por lo que pueda ocurrir en el interior del avión.

En una situación límite, nuestras reacciones son impredecibles, y el ser humano tiende a perder la calma y sacar a relucir sus instintos de supervivencia más primarios. Esto, en parte, queda reflejado en la película, pero no está del todo bien aprovechado dado que no cuenta con unos personajes ni una historia suficientemente bien construidos como para que nos sumerjamos a conciencia en la trama. Y el otro elemento en el que ésta se apoya, la tentaculada criatura que va a la caza del avión, resulta ser bastante secundario y no se le saca todo el jugo que podía dar.


La explicación de su origen probablemente tampoco sea la más satisfactoria (algo así como un agujero de gusano, otra dimensión o una especie de Triángulo de las Bermudas aéreo hubiera sido más interesante), pero el problema está en que en base a ésta, hay que ser coherente, y eso es algo que tampoco logra el guionista, orquestando un desenlace a todas luces absurdo y chapucero (SPOILER--- una cosa es que la imaginación de Bruce haga realidad sus peores pesadillas y otra muy distinta es que eso le permita viajar en el tiempo --- FIN SPOILER) , además de innecesariamente sensiblero, mezclando así peras con manzanas y dando como resultado un disparatado pastiche que supone la guinda a un pastel amargo e indigesto.

Quizás uno de los momentos más rescatables de Altitude, uno que respira ese espíritu que servidor quería ver en esta cinta, es la inevitable escena heroica de turno, que aunque resulte un tanto increíble, por lo menos ofrece algo de emoción y tensión a un relato que carece precisamente de tales ingredientes.

“Altitude” falla por completo en sus pretensiones, y a duras penas sirve para pasar el rato.

El pretendido homenaje a Weird Stories y a H.P. Lovecraft (el autor solía escribir en dicha revista) queda deslucido por el pobre resultado conseguido. Cualquier capítulo de Amazing Stories o The Twilight Zone -claros referentes a los que evoca el film-, se me antoja mucho más gratificante y entretenido que esta insulsa y exasperante película de terror. No funciona ni en su vertiente catastrofista (a la que más tiempo dedica) ni en su vertiente terrorífica. Su apreciable acabado técnico no puede suplir las carencias de su guión (pobre historia, odiosos personajes, malos diálogos) ni de su limitado reparto (el bellezón de Jessica Lowndes se salvaría por los pelos, dado que su personaje es el más sensato/soportable del grupo, si bien su actuación tampoco es para lanzar cohetes)

Ni el bajo presupuesto ni las expectativas que uno pueda tener ante ella (en mi caso tampoco eran muy altas), pueden eximir a “Altitude” de ser un film realmente decepcionante.



Valoración personal:

21 comentarios:

El rincón del anonimato dijo...

!Nos encanta tu blog y su contenido!
¿Te gusta el cine de terror?
Pásate por nuestro blog y si te gusta no olvides de seguirnos

!Un saludo!

http://theanonymouslive.tk/

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Me alegra que os guste mi blog. En breve me paso por el vuestros.

Saludos ;)

PEPE CAHIERS dijo...

¡Cuantas películas bien planteadas se echan a perder en su desarrollo y posterior desenlace!.

Solo Peliculas Online dijo...

Muy buen aporte

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pepe,
Pues sí, y muchísimas además...
Altitude partía de una premisa muy apetitosa, pero no acierta en nada de lo que nos propone.

Todas estas películas que prometen y luego se quedan en nada, son las que me gustaría ver "remakeadas" algún día (y no aquellas que ya salieron bien una primera vez)

Solo Películas,

Gracias sólo películas.

Saludos ;)

Snake dijo...

Buffffffffffff... viendo que le pones un 2 sobre 5 creo que pasaré olímpicamente sobre ella. Coincido contigo el 99 por ciento de las veces, así que...

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mi no me gustó nada. Me pareció una película muy mediocre. De todas formas, he leído críticas algo más benévolas, si bien la mayoría coincidimos en que no cumple con lo que promete.

Saludos ;)

dragon negro dijo...

Yo por ejemplo he sido un poco más benévolo, supongo que verla después del cagarro de Dark Days habrá influido, jejeje

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Puede ser... jajaja
Yo esa ya me la ahorro por defecto, aunque piqué (era Halloween) con el remake de "Night of the Demons", y ni que decir que es una castaña de cuidado, cosa que ya me imaginaba. Ni si quiera me he molestado en reseñarla...

Saludos ;)

Anónimo dijo...

javi.

yo me baje el remake de la noche de los demonios sin haber visto el original...la mire por encima y la borre...simplemente horrenda y cutre...

lo triste es que unos dias despues vi la original...y siendo consciente de que es mala la verdad es que se puede ver y tiene algunas cosas bastante interesantes...asi que una pelicula de hace mas de 20 años es mejor que la misma veinte años despues...asi estamos...

saludos ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues tampoco llegué a ver nunca la original, pero después de ver el remake pocas ganas me quedan de hacerlo ahora xD

Supongo que aún siendo mala, debe tener ese encanto ochentero que la salva un poco.

Es que el remake no hay por donde cogerlo...

Saludos ;)

Anónimo dijo...

"Supongo que aún siendo mala, debe tener ese encanto ochentero que la salva un poco."

has acertado.

el remake es horrendo hasta decir basta...una lastima...pero a lo mejor deberias ver la original, el maquillaje esta muy bien (mejor que el del remaje...sin comentarios) y lo mas negativo de la pelicula es que le cuesta arrancar, pero no esta nada mal.

saludos, javi ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Ya es triste que 20 años después el remake tenga un maquillaje más cutre... Y eso que la original no deja de ser igualmente una serie B.

Pues nada, te hago caso y me la apunto para verla :)

;)

Anónimo dijo...

si luego no te gusta (nunca he negado que sea mala) no me responsabilizo...xD

saludos, javi ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Si te pitan los oídos es que te estoy maldiciendo xD

;)

Darkerr dijo...

Pues me hice una copia de esta pelicula y la tengo pendiente de ver. Aunque ya me hice mala idea luego de leer tu critica, bien sustentada como siempre. A mi tambien me atrajo su "aire" de serie B.

Saludos¡¡¡

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Quizás después de leer mi crítica no te parezca tan mala, pero la verdad es que no hay nada de ella que pueda salvarse de la quema.

Igualmente, es de esas películas que uno tiene que ver por sí mismo para saber si vale la pena o no.

Saludos ;)

Rodi dijo...

Yo también le tenía echado el ojo a esta peli hace tiempo, la idea de avión a tacado por monstruo lovecraftiano molaba lo suyo, tras leer tu reseña no creo que le de una oportunidad.

Saludos.

davidgore dijo...

Me gustan sus últimos minutos, pero la película es muy floja en líneas generales. Te olvidas rápidamente de ella.

Saludos David

Machete dijo...

Que los personajes sean odiosos, es más propio de un slasher, sin embargo no me parece mal. Aunque no sé si resultarán realmente insoportables, pues no la he visto.

Una pena, la portada mola un huevo. Con todo lo que hay que ver, la dejo en el olvido, dada tu recomendación.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Al menos en un slahser te alegras forma bruta. Aquí a los 15 minutos ya quieres que se estrelle el avión y se vayan todos al carajo xD

Saludos ;)