sábado, 8 de enero de 2011

“Mañana, cuando la guerra empiece” (2010) - Stuart Beattie

critica Mañana, cuando la guerra empiece 2010 Stuart Beattie
Que un guionista de Hollywood dé el salto a la silla de director es algo que ocurre con cierta frecuencia (David Mamet, Paul Haggis, Steven Zaillian, etc.). También los actores, los directores de fotografía o incluso los artistas de efectos especiales se han visto tentados a coger una cámara.
Algunos han acabado asentándose finalmente como directores, mientras que otros han ido flirteando con la dirección sin abandonar su tarea habitual.

El caso del australiano Stuart Beattie aún está por ver. Todo dependerá, seguramente, del éxito o repercusión que tenga su ópera prima.

Beattie es un irregular guionista de cine capaz de darnos una de cal y una arena. Tras varios subproductos carne de videoclub, su carrera despegó al colaborar en la historia de “Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra” (la única buena de la trilogía inicial; ya veremos la cuarta…) Al año siguiente, realizaría uno de sus guiones más notables para “Collaterall”, de Michael Mann. Pese a los halagos de la crítica y el público, no hubo reconocimiento en forma de nominaciones en los Oscars o los Globos de Oro. Sus siguientes trabajos, “Sin Control” y “30 días de oscuridad”, pasaron sin pena ni gloria por taquilla (aunque gracias a su bajo presupuesto salieron rentables); y la ambiciosa “Australia”, que buscaba convertirse en un nuevo clásico épico de Hollywood, finalmente devino en uno de los mayores fiascos de 2008.

En 2009, la cosa mejoró un poco, económicamente hablando, co-escribiendo la adaptación de G.I. Joe a cargo de Stephen Sommers, que logró salvar los platos y ganarse una futura secuela. A finales de ese mismo año, Beattie empezó ya con la producción de “Tomorrow, When the War Began”, adaptación de un best-seller australiano que él mismo escribiría y dirigiría.

"Ellie (Caitlin Stasey) se embarca en un viaje de acampada junto a su mejor amiga Corrie (Rachel Hurd-Wood) y su novio Kevin, su vecino y amigo Homer, y otros compañeros de instituto. El destino elegido: un remoto valle conocido como el “Infierno". Durante su estancia allí, los jóvenes se divierten y estrechan lazos, ajenos a lo que está ocurriendo en casa…

A su regreso a la ciudad, descubren que sus hogares han sido abandonados, que no hay electricidad y que Internet y las líneas telefónicas no funcionan. Desde la colina que domina la casa de uno de ellos, el grupo observa que las únicas luces visibles de la ciudad son las del hospital y el recinto ferial. Así pues, se separan y unos pocos deciden ir hasta la feria para averiguar qué está ocurriendo. Una vez allí, descubren, para su sorpresa, que todos los ciudadanos se encuentran apresados por un grupo de soldados fuertemente armados.

Todo indica que la ciudad ha sido asediada por un enemigo invasor. Ahora, los ocho adolescentes deberán escapar e intentar sobrevivir en un mundo que ya no se parece en nada a lo que era antes... Un mundo en guerra."

En los 90, John Marsden escribió ”Tomorrow, When the War Began”, un libro que pronto se convirtió en todo un éxito de ventas, especialmente entre el público juvenil. Llegaron a venderse entre 2 y 3 millones de copias en todo el mundo, y fue reeditado hasta 26 veces tan sólo en Australia.

La historia de esta primera novela se prolongó a lo largo de 6 libros más, y se complementa también con la trilogía de “Las Crónicas de Ellie”, centrada en su personaje principal.

La adaptación de Beattie se centra en el primer episodio de la serie y, en consecuencia, la historia que aquí se nos relata queda incompleta. Un mal inevitable y cada vez más habitual en el cine a la hora de trasladar novelas serializadas (especialmente en el ámbito infantil/juvenil)

Este sería, en mi opinión, el mayor escollo de la película. Y es que cuando termina, a uno le queda la sensación de haber presenciado tan sólo el inicio de una historia que aún está por desarrollarse y mostrarse en todo su esplendor.

Cabe decir, no obstante, que su visionado no supone, ni de lejos, una pérdida de tiempo, y que esta “parte” de las aventuras de estos ocho jóvenes australianos se puede disfrutar pese a la carencia de un final concluyente.

Sé que no es habitual reseñar una película empezando por el final, pero me pareció oportuno señalar antes el que, considero, es su mayor problema, para pasar luego a hablar un poco de la trama y de sus alicientes.


La cinta empieza con una grabación de Ellie, nuestra principal protagonista. Es, desde su perspectiva, a través de la cual se nos irá relatando los hechos de esta peculiar invasión.

Imagino que al leer la sinopsis a más de uno le habrá venido a la mente la ochentera y propagandística “Amanecer Rojo”, aquella película en la que un ejército soviético-cubano invadía una pequeña localidad de EE.UU., provocando así el inicio de la III Guerra Mundial. Guerra en la cual un grupo de jóvenes americanos (y patriotas) acababa teniendo un papel importante en el desarrollo de los acontecimientos. Sin lugar a dudas, un producto hijo de su época, en plena era Reagan y con la Guerra Fría crispando la población de sendos países.

Lo cierto en que en esta cinta nunca llega a citarse directamente o concretarse quién es el enemigo invasor, aunque quizás se pueda intuir si uno es conocedor de la historia del país (no es mi caso, me temo) Lo único que sabemos es que tienen una gran potencia militar y que sus rasgos son asiáticos, por lo que sí se podría especular sobre su procedencia. De hecho, Australia tuvo durante mucho tiempo ciertos problemas con la inmigración asiática, algo que venía ya del siglo XIX, con la llamada “fiebre del oro”. Son muchos los que llegaron al país ofreciéndose como mano de obra, cosa que no gustó a todos. Se produjo un polémico choque cultural que provocaría posteriores restricciones para evitar una inmigración masificada. Con el tiempo, esta inmigración fue aceptándose, y a muchos (los más veteranos) se les concedió la ciudadanía australiana. Así pues, con el paso de los años, los problemas raciales dejaron de ser un obstáculo. De todas formas, siempre se ha especulado que los asiáticos podrían haber llegado a Australia mucho antes (alrededor del siglo XV) que los supuestos aborígenes, si bien no llegararían nunca a establecerse. Quién sabe, puede que en ”Tomorrow, When the War Began”, el ejército asiático invada el país reclamando las tierras que, tiempo atrás, sus antepasados pisaron por primera vez.

Sea como fuere, aquí el quién o el por qué no importa demasiado, ya que la acción se centra básicamente en la supervivencia de nuestros jóvenes protagonistas, en su forma de afrontar la difícil situación que se les ha echado encima.

Cada personaje responde más o menos un estereotipo ya conocido. Ellie es valiente y decidida, y es la que mantiene unido al grupo, aunque algunas situaciones pondrán a prueba su resistencia; Corrie y Homer son sus fieles amigos de la infancia, y son como hermanos. Ella es algo inocente, mientras que él es más aguerrido y con dotes de líder, aunque su carácter un tanto infantil hace que a veces no le tomen muy en serio. Kevin es el asustadizo novio de Corrie; Lee el chico más callado y retraído del grupo, Fi la chica pija de ciudad, Robyn la chica de bien y ultracatólica, y Chris el fumeta. Pese a sus diferencias, todos harán piña para salir adelante y luchar por los suyos.


Conforme avanza el metraje, los personajes van evolucionando, madurando su actitud. Los que en un principio se mostraban temerosos o incluso cobardes, afrontan con nervio el peligro, y no porque quieran sino porque deben. Los que parecían más débiles sacan fuerzas de donde pueden para resultar útiles al resto del grupo, pues de ello dependen sus vidas y las de sus amigos. Incluso las creencias quedan en un segundo lugar al anteponerse la simple supervivencia.

La mayor parte del tiempo asistimos a esos cambios de comportamiento, a conocer mejor a los personajes y a entender el por qué de sus acciones antes y después. Digamos que eso es lo que ayuda a que el espectador presencie con interés lo que ocurre en pantalla. De otro modo, no nos importaría lo que les sucediera. Podemos decir, entonces, que hay cierta implicación con los protagonistas (con unos más que con otros, claro). Obviamente, su desarrollo no es brillante, pues por encima de todo estamos ante una cinta de evasión. Pero resulta más que suficiente para que no se conviertan en los típicos adolescentes insoportables por los que o sentimos ningún tipo de apego o incluso a los cuales les deseamos la muerte más inmediata (que es lo que suele ocurrir con muchos slashers protagonizados por jóvenes con los hormonas disparadas)

El resto de la película está dedicada a esas “hazañas” para evitar ser atrapados por el enemigo, y a intentar infligir en éste el mayor daño posible a su alcance. Y es que en vez de permanecer escondidos y contemplar como su mundo se viene abajo, el grupo decide actuar y, dentro de sus posibilidades y recursos, intentar inclinar la balanza a su favor.

Hay que decir que Beattie rueda correctamente las escenas de acción, aunque quizás en algunos momentos el CGI nos resulte algo incómodo.

El tono general de la cinta es bastante certero, aunque algunos momentos chirríen en exceso y le hagan perder algo de seriedad a la propuesta (SPOILER --- el primer –y risible- encuentro con Chris, el fumeta, o el inverosímil momento “Rambo” de Robyn --- FIN SPOILER)

Los jóvenes intérpretes cumplen correctamente con su papel. La mayoría de ellos son australianos y no muy conocidos, a excepción de la británica Rachel Hurd-Wood, a la que hemos podido ver en “El perfume- Historia de un asesino” o las más recientes “El retrato de Dorian Gray” y “Solomon Kane”.

“Mañana, cuando la guerra empiece” es una interesante y entretenida cinta de acción y aventuras. Probablemente la novela sea mucho mejor, como suele ocurrir la mayoría de veces, pero parece que el público australiano ha quedado bastante satisfecho con esta adaptación, convirtiéndola en la película más taquillera de 2010 en su país.

Christopher Mapp, productor ejecutivo de la misma, confirmó ya la realización de un par de secuelas más, correspondientes a los siguientes libros de la saga. La primera se espera para 2012, de nuevo con guión de Beattie. También se sugirió la posibilidad de llevar el resto de libros a la televisión, probablemente el medio más adecuado para desarrollar convenientemente la historia y los personajes. A fin de cuentas, esta primera película bien podría pasar por un episodio piloto de la misma.

Del modo que sea, habrá que estar atento para ver cómo sigue la historia de Ellie y sus amigos, sobre todo después de habernos dejado con la miel en los labios con el desenlace de ésta.



Valoración personal:

8 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

¿Se acuerda usted de "Invasion Usa" del ínclito Chuck Norris?, aunque aquí eran unos terroristas los que entraban en acción.

Kinski dijo...

La vi esta noche y me pareció una versión Creousculizada de Amanecer Rojo.
La película es correcta pero con momentos flojos como el que comentas con el fumeta o el dilema moral de la "monja" y alguno mas. Y tiene un tono de episodio piloto que tra pa'tras.
Me parece muy raro que no se estrenara a bombo y platillo por todo el mundo pues tiene posibilidades de convertirse en un fenómeno juvenil a pequeña escala con secuelas y todo. Igual espor el remake de Amancer Rojo, peli muy superior a esta (por excesiva).
Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pepe Cahiers,
Cómo olvidarse de esa "joya" del amigo Chuck. La imagen de Norris armado con las dos metralletas ha pasado a la posteridad.
Debo decirle, no obstante, que yo siempre fui más de "McQuade, lobo solitario", con ese gran duelo entre él y David Carradine :)

Kinski,
Hay algo de romanticismo, pero tampoco mucho. En Amanecer rojo también habían jóvenes, pero eran todo chicos, que yo recuerde.

Lo del estreno creo que se explica por su nacionalidad. Se pueden contar con los dedos de una mano las películas australianas que consiguen distribución internacional.
Diría que, de momento,, el remake de la película de Milius está en standby.

Saludos ;)

Anónimo dijo...

coincido con que son copias de invasion u.s.a o amanecer rojo....pensava que habiamos avanzado, a por cierto no me creo a las tias que hacen de rambas me parece ridiculo y no es machismo por que tampoco me creria una peli de accion donde el protagonista fuera danni de vito.... pues eso ves a tias como anjelina jolie que ademas de ser muejer pesa 60 kilos dando de ostias a tios de 1'90 y con musculos hasta en las cejas, puede quedar bien en pelis como underwold que me encanta o resident evil etc.. pero cuando son de accion "realista" y que conste que lo pongo entre comillas pues no me las creo y me parecen comicas.... espero que con esta opinion no se tiren encima las asociaciones feministas o igualdad ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Lo que pasa es que esa escena a lo Rambo es, a su vez, muy fantasmona, pues a ella no le roza ni una sola bala pero a sus enemigos se los cepilla en un plis plas. Como que no es muy creíble xD

En el cine existen mujeres duras como la Teniente Ripley o Sarah Connor, pero tienes que creértelas (con las citadas lo consigues), y de eso depende mucho que el personaje esté bien escrito y que la actriz asuma el rol con convicción. Angelina Jolie lo único que hace es poner morritos, fruncir el ceño y empuñar armas con sus esqueléticos brazos.

Saludos ;)

peliculas completas dijo...

buena peli

Anónimo dijo...

Que?

Mary dijo...

Meencanto la pelicula, y he leido los libros siguientes a la pelicula, ademas lei las cronicas de ellie, estoy por el ultimo libro, y me ha encantado la razon? Porque vivi en australia un tiempo, y si conoces las mujeres de ese pais, puedes creerte todos los personajes de la pelicula, son verdaderamente realistas, me encanto y ojala sacaran una peli de cada libro ��