miércoles, 25 de mayo de 2011

"Cold Prey 3” (2010) - Mikkel Brænne Sandemose

critica Cold Prey 3 2010 Mikkel Brænne Sandemose
De un tiempo a esta parte, el aficionado al género de terror ha puesto la mirada en el cine que se hace en Europa. Esto ha ocurrido debido a un puñado de películas que han sabido destacar por encima de la media habitual, especialmente de la media que nos llega desde Hollywood.

Títulos como “El Orfanato”, “REC”, ”Aute Tension”, “A L’Interiuer”, “Eden Lake” o “The Children”, procedentes de España, Francia y Reino Unido, han contribuido a elevar un poco el nivel de un género en el que cada vez era más difícil encontrar algo de calidad que poder echarse a los ojos.

Obviamente, no todo el horror europeo es de calidad (los franceses hace tiempo que muestran síntomas de agotamiento/estancamiento), pero sí es más frecuente que uno se lleve una grata sorpresa con alguna cinta realizada aquí antes que con una hecha (o remakeada) al otro lado del charco. Y cada vez son más países los que se lanzan a la piscina produciendo películas de género. Así lo atestiguan Suecia y su aclamada “Déjame entrar” (aunque a mí, ni fu ni fa) o Finlandia con “Rare Exports: A Christmas Tale”, elegida como Mejor Película en el pasado Festival de Cine Fantástico de Sitges.

Pero si hay unos europeos que ahora están destacando más que nunca son los noruegos. “The Troll Hunter” (pendiente aún de visionado por mi parte) está siendo una de las sorpresas recientes, pero unos años atrás ya dieron la campanada con “Fritt vilt (Cold Prey)”, un slasher típico como todos los de su condición, pero muy bien resuelto. A éste le siguió una secuela que, contra todo pronóstico, resultó ser aún mejor que su predecesora, dando lugar a uno de los slashers más disfrutables de la temporada (y de la década, inclusive)

Y es que no es fácil que una segunda parte supere a la primera, y menos cuando se trata de cine de terror. Por eso, cuando se anunció una tercera –y a priori, innecesaria- entrega, nos temimos lo peor. ¿Serían capaces de superarse nuevamente o, por el contrario, estropearían lo que hasta el momento era una saga bastante efectiva y resultona? Servidor, desde luego, no las tenías todas consigo.

"Cold Prey 3" nos traslada 30 años atrás en el tiempo, en un hotel en las montañas, para ser testigos de los constantes maltratos sufridos por un niño a manos de su violento padrastro y ante la impotente -o más bien cobarde- mirada de su madre. El joven, harto de las palizas y de vivir en condiciones infrahumanas, decide tomarse la justicia por su cuenta. Una vez se ha deshecho de los causantes de su dolor, huye hacia los bosques en busca de un nuevo hogar, lejos de aquél que tan tristes recuerdos le trae.

Han pasado 12 años, y un grupo de jóvenes decide pasar el fin de semana en las montañas, atraídos por los acontecimientos y rumores acontecidos en el viejo hotel abandonado en el que, tiempo atrás, una pareja y su hijo desaparecieron sin dejar rastro. Desgraciadamente para ellos, ese niño se ha hecho mayor, y con él han crecido también sus instintos homicidas, hasta el punto de volverse incontrolables.


Dentro del subgénero slasher, “Cold Prey 2” tomó como referente directo “Halloween II: ¡Sanguinario!”, secuela del clásico de John Carpenter “La noche de Halloween”. Dos aspectos calaron hondo y se repitieron aquí: que los acontecimientos de dicha secuela transcurrieran inmediatamente después de lo ocurrido en su predecesora, y que toda la acción (o gran parte de la misma) se desarrollara en un hospital.


A partir de ahí, todos sabemos que tanto la saga de Michael Myers como las de sus semejantes se han ido alargando hasta la extenuación, resucitando a sus psychokiller tantas veces como el público lo demandara o los productores, ávidos de dinero fácil, lo ordenaran. Y uno de los miedos principales para con la saga noruega es que a ésta le ocurriera lo mismo.

Por eso se agradece que, aún cayendo en un recurso sobradamente conocido, esta tercera entrega se trate de una precuela. En parte porque podía colar que nuestro “asesino de las nieves” pudiera escapar de la muerte una vez, pero dos ya resultaría excesivo (y si ya empezamos así, las continuaciones son interminables)

Por tanto, lo que tenemos aquí es viaje a los orígenes del asesino, explicándonos el por qué de su gusto por despellejar a incautos excursionistas y por qué un viejo y entelarañado hotel es su escondrijo. Aunque hay que decir que no hacía falta toda una película para conocer estos detalles, ya que con las anteriores quedaba más o menos claro.

De todas formas, Cold Prey 3 nos ofrece unos primeros minutos presentándonos la traumática infancia del susodicho asesino, para luego pasar a mostrarnos los inicios de su currículum homicida. Y sus primeras víctimas, como no podría ser de otra forma, son un grupo de jovenzuelos con ganas de pasarlo bien.

Como en todo slasher que se precie, y como evidentemente ocurría ya en las anteriores entregas, el psychokiller irá cepillándose uno a uno a los protagonistas. Por desgracia, tratándose precisamente de una precuela, el desenlace final lo damos prácticamente por asumido, es decir, SPOILER POR SI ACASO -- que el malo sobreviva (¡cómo no!) y que, presumiblemente, no habrá ningún superviviente para contar lo ocurrido y delatarle a los autoridades – FIN SPOILER POR SI ACASO Sin embargo, hay que destacar que los guionistas juegan con un as en la manga durante todo el rato, y saben emplearlo con eficacia justo en el momento más adecuado, consiguiendo que, aún sin mucha sorpresa, el final no se antoje demasiado tópico.

De todas formas, esta tercera parte tiene ciertas carencias respecto a sus predecesoras. Por un lado, se ha perdido una de las características primordiales de la saga: el paisaje nevado. Puede que no fuese una gran novedad, pero le otorgaba un sello distintivo y muy particular. Ahora, en cambio, el escenario es un bosque de otoño. Y eso ya lo hemos visto tropecientas veces. Además se recurre a los lugares (casitas destartaladas en el denso y profundo bosque, en medio de la nada) y situaciones más comunes de este tipo de historias.



Por otro lado, el hecho de ser una precuela obliga a cambiar de reparto, y en ese inevitable proceso se sacrifica a Ingrid Bolsø Berdal, la carismática protagonista y superviviente de los dos anteriores films. Y lo que es peor, no se ofrece un relevo a la altura. De hecho, la mayor parte del tiempo lo pasamos sin un claro protagonista o alguien que destaque por encima de los demás, debatiéndonos (o al menos yo) entre dos de las mozas presentes (muy bellas, eso sí) para averiguar cuál de ellas es la clara sustituta. Pero hasta bien llegado el final no parece que nadie asuma ese rol, y cuando lo hace, ya es un poco tarde y no compensa la espera (amén de que tampoco consigue hacerle sombra a Ingrid)

Esos son los dos aspectos que hacen de Cold Prey 3, una película inferior dentro de la trilogía. Se vuelve más rutinaria, más genérica; y el factor “tensión” es mucho más endeble. Y sin embargo, si se analiza de forma independiente a sus “hermanas”, no deja de ser un slasher entretenido y ciertamente efectivo.

Puede que las bajas expectativas y las destructivas críticas que llegué a ojear me hicieran temer lo peor y eso haya contribuido a que, una vez vista, el resultado no me haya parecido excesivamente decepcionante. Tampoco es para echar cohetes, pero dudo que defraude a los fans de los slashers, a menos que se tenga en muy alta estima las dos primeras. Y salvando los dos carencias arriba mencionadas, tampoco es que ésta esté muy lejos en calidad de la primera entrega de todas (a la segunda, eso sí, no le huele el cogote)




Valoración personal:

8 comentarios:

Zachary dijo...

Gran crítica, si señor.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Gracias Zachary!

;)

PEPE CAHIERS dijo...

Todas estas propuestas argumentales están más que agotadas y ya solo queda que nos pueda sorprender su puesta en escena.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Muy agotadas, por eso más que pedirles originalidad, se les pide efectividad. Y al menos ésta cumple minimamente con ese propósito.

Saludos ;)

MASP dijo...

Me echaba un poco para atrás verla porque ya consideraba agotada la trama y comenzaba a temerme un efecto "destino final", pero ignoraba que fuera una precuela por lo que la echaremos un vistazo.

Ya creo haberlo comentado en una ocasión, David, pero no me resisto a reseñarlo una vez más.
Un buen crítico es aquél que valora todo tipo de películas, sin ningún complejo, y dentro de sus respectivos géneros y limitaciones sin menosprecios absurdos fruto de prejuicios de cinéfilo cultureta.

En ese aspecto, tu trabajo es impecable, y hay muy pocos, pero que muy pocos, medios de publicación tanto amateurs, y lo que es más triste, supuestamente profesionales, que lo tengan tan claro y realicen un trabajo tan esmerado y elogiable como el tuyo.

No estoy siendo adulador de manera gratuita, simplemente constato lo que es una realidad. Espero que tengamos "Amazing Movies" para muchos años más.

Por cierto, me gustaría recomendaros, y perdonad por el off-topic, la película alemana "We Are The Night" de temática vampírico intimista, en plan "Let Me In" pero más "adulta". Me ha parecido muy buena, precisamente por su carencia de fuegos de artificio innecesarios, pero de un efectismo y sensaciones soberbias que recuerda por momentos a algunos clásicos del género como "Los Viajeros De La Noche", "Entrevista Con El Vampiro" o la archifamosa adaptación de Coppola.

Un Saludo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Muchísimas gracias por tus palabras. Palabras que a me animan (y mucho) a seguir con esto por mucho tiempo más y con el doble de ganas e ilusión :)

Estoy contigo en el hecho de que no hay que cerrarse puertas si uno de verdad quiere disfrutar del cine. No hay que poner barreras de géneros, nacionalidades o épocas, porque hay mucho buen cine. Creo que en la madurez cinéfila se consigue superar todas esas barreras, y es cuando uno puede disfrutar de verdad de todo tipo de película.

Me compadezco de aquellos que no son capaces de superar sus prejuicios, porque la de diversión que se están perdiendo.

"We Are The Night" me suena que fue una de las que el compañero bloguero con el que fui a Sitges vio y me recomendó. A ver si le echo un vistazo un día de estos (ya sé dónde encontrarla xD)
Aj, y de off-topic nada, que me encanta que aprovechéis los comentarios para recomendar películas. No hay nada mejor, aparte de compartir impresiones/opiniones, que recomendarnos y descubrirnos películas unos a otros.

Saludos ;)

Darkerr dijo...

Me gustaron tanto la primera como la segunda entrega de esta serie de peliculas, pero reconozco que la segunda estuvo mucho mejor, sin duda.

Tengo aun pendiente esta tercera entrega, la tengo pero hay tanto por ver que a veces no sé por donde seguir.

Me daré un tiempo para ver esta tercera entrega, que lo hago de todos modos si o si.

Saludos¡¡¡

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mi me ocurre exactamente lo mismo. De hecho, llevaba varios meses postergando el visionado de esta película, hasta que por fín me decidí a darle prioridad para poder reseñarla en el blog.

Cuando la veas, nos cuentas que te pareció ;)

Saludos :)