miércoles, 1 de junio de 2011

“X-Men: Primera generación” (2011) - Matthew Vaughn

critica X-Men: Primera generación 2011 Matthew Vaughn
Se podría decir que los X-Men de Bryan Singer fueron los que inauguraron la actual e incesante moda de llevar al cine a los superhéroes de las viñetas. Después del declive de estas adaptaciones por culpa de los abortos perpetrados por Joel Schumacher con la franquicia de Batman, a finales de los 90 llegaría Blade para poner la primera piedra que reconciliaría la industria cinematográfica con el mundo del cómic. Pero este personaje no era estrictamente un superhéroe, por lo que no sería hasta la llegada de la famosa Patrulla X cuando el resto de estudios se animaron a desempolvar sus viejos tebeos y rescatar esa fuente inagotable de historias con las que Hollywood lleva nutriéndose años y años. Además, los avances en tecnología digital abrieron un abanico de posibilidades que permitieron echarle el guante a unos superhéroes que, quizás, años atrás no hubieran podido adaptarse con tanto atino (al menos en lo que respecta al aspecto visual y pirotécnico)

Así pues, los X-Men despejaron el camino para que llegaran Spiderman, Hulk, Los 4 fantásticos, Daredevil, Iron Man e incluso un remozado Batman, entre otros. Pero los primeros tampoco quisieron quedarse atrás, así que hasta el momento, el éxito de Singer ha dado para dos secuelas más, un spin-off y la precuela que ahora nos ocupa.

“X-Men: First Class” nos acerca a la juventud del profesor Xavier (James McAvoy) y Eric Lensherr /Magneto (Michael Fassbender) antes de que estalle su rivalidad, cuando aún eran amigos y estaban descubriendo sus poderes; una época en la que colaboraron juntos, ayudados por otros mutantes para combatir la mayor amenaza que el mundo ha conocido.

Después del fallido intento -artístico, que no económico- de mostrar los orígenes de Lobezno en solitario, y viendo lo bien que le está yendo a Marvel adaptando los personajes de los que aún conserva los derechos, nos temíamos lo peor cuando la Fox anunció que seguiría explotando la franquicia X-Men, esta vez en forma de precuela y con un reparto formado prácticamente por adolescentes.

Sin embargo, tras el fichaje de Matthew Vaughn y, posteriormente, de un buen puñado de intérpretes más que solventes, los temores se fueron disipando. Luego llegaron los tráilers y el recelo mayoritario casi desapareció, aunque la promoción cartelística fuese de juzgado de guardia.

Ahora, con el estreno mundial de la película a la vuelta de la esquina, serán los espectadores quienes por fin podrán juzgar de primera mano si la espera ha valido la pena. Por mi parte, puedo constatar que el estudio ha logrado compensar los errores cometidos en el pasado entregando ahora un entretenimiento superheroico de calidad.

Nada más empezar la película nos damos cuenta que esta vez se han hecho bien los deberes, pues los primeros minutos conectan directamente con aquel primer film de Singer, situándose en plena II Guerra Mundial y mostrándonos a un jovencito Eric Lensherr justo en el momento en que es separado de su familia y hace uso de sus poderes ante la incrédula mirada del ejército nazi. Es más, diría que Vaughn ha rodado la secuencia plano por plano como lo hizo Singer en su momento (pero con otro niño actor haciendo de Erik, claro está)

Este inicio supone el primer apunte en el interés por mantener la continuidad respecto al resto de la saga, algo que con Lobezno no se hizo del todo bien, a mi entender.

Luego ya le toca el turno a unos jóvenes Profesor Xavier y Mística, los principales protagonistas junto a Magneto, de la trama que más tarde se desarrollará.

La historia se sitúa durante los años 60, en el punto álgido de la Guerra Fría, cuando las crecientes tensiones entre Estados Unidos y la Unión Soviética amenazaban a todo el planeta. En este contexto tenemos, por un lado, a Erik en busca de venganza tras las atrocidades sufridas en el pasado, cuando no era más que un niño; por el otro, tenemos a Xavier y su protegida Raven (Mística) uniéndose a la CIA para intervenir en una inminente amenaza que podría desencadenar la III Guerra Mundial.

En este punto es cuando, por primera vez, se dan a conocer los mutantes al resto del mundo. Y esto es precisamente lo que supondrá el principal conflicto entre ellos.

La crisis de los misiles de Cuba de 1962 sirve para introducir al villano de la trama encarnado por Kevin Bacon; un Sebastian Shaw que, sin contar sus poderes sobrehumanos, bien podría haber salido de alguna película de James Bond. Su pérfido plan pone en peligro a toda la humanidad en beneficio de la supervivencia y supremacía de los mutantes.


Erik y Xavier unen sus fuerzas –aunque por distintos intereses- para hacer frente a Shaw, y por ello reclutan a otros mutantes a los que entrenarán para que aprendan a controlar sus poderes.
A partir de ahí, se librará una batalla entre mutantes, con los humanos de por medio y con el peligro de una guerra asomando en el horizonte.

Uno de los grandes logros de “X-Men: Primera generación” es dedicar un especial interés a los debates internos de sus personajes, especialmente de Erik y Xavier.


Ambos son conscientes del peligro que supone para ellos el darse a conocer al resto de la humanidad. Pero mientras que uno, Erik, recela de los humanos, convencido de que cuando sepan de ellos les darán caza; el otro, Xavier, confía en su integridad y espera que éstos les acojan dentro de su sociedad, sobre todo después de prestar su ayuda en el conflicto de los misiles cubanos.

Pero ya se sabe que el hombre teme a lo desconocido, y que ese temor puede llegar a convertirse en odio. Y eso es lo que terminará quebrando la amistad entre Erik y Xavier. Ninguno está dispuesto a dar el brazo a torcer, y pronto los mutantes tendrán que decidir a qué bando desean pertenecer.

En ese sentido, existe otro detalle, el aspecto físico, que causará un dilema personal entre algunos personajes como Raven o Bestia, cuya monstruosa apariencia será todo un hándicap para llegar a aceptar su condición de mutante.

Por tanto, nos encontramos con una película muy interesante y consistente desde el guión, y que no sólo ofrece el espectáculo palomitero que uno espera de una producción de estas características, sino que reflexiona sobre cuestiones que bien podrían extrapolarse al mundo real, procurando dotar de humanidad y profundidad a sus personajes e incidiendo audazmente en sus conflictos internos. Ese es, probablemente, uno de los aspectos más destacables de la –pese a todo, previsible- historia, ya que propicia momentos ciertamente emocionantes gracias al notable grado de implicación que el espectador consigue tener con los protagonistas.

Los guionistas abordan la historia con seriedad y madurez, pero sin olvidar la necesidad –imperante en la saga- de ofrecer unas acertadas pinceladas de humor que, a diferencia de otras producciones similares, no caen en lo ridículo o lo bobalicón. Prueba de ello sería cierto cameo en concreto que muchos seguidores de la serie agradecerán; algunas puyitas o bromas entre los protagonistas o la actitud ligona de un joven Xavier que contrasta un poco con la formalidad con la que siempre le hemos visto en pantalla.

Pero además de los cameos, hay que estar atento también para detectar las referencias o guiños a otros personajes de la saga (SPOILER-- atención al momento en el que Xavier prueba la máquina que le ayuda a encontrar mutantes por todo el mundo; servidor llegó a distinguir a unos jovencísimos Tormenta y Cíclope -- FIN SPOILER)


En cuanto a la fidelidad con los cómics, eso ya es algo que escapa a mi conocimiento y que deberán juzgar los fans, pero imagino que la idea principal era ajustarse a lo ya establecido en las anteriores películas. Y supongo que en ese aspecto siempre habrá un grupo de puristas que se quejen, a veces con razón, a veces por puro placer (que si los trajes no son iguales, que si este actor es demasiado alto… en fin, nimiedades), pero creo que independientemente de eso, el resultado es muy satisfactorio.

La dirección de Vaughn es de lo más competente. Lejos de querer copiar el estilo de Singer, como hizo Brett Rattner, el británico se adapta a la franquicia dejando su impronta personal y demostrando que es un director con criterio y no un vulgar mercenario. Cabe destacar, en ese aspecto, momentos como la transformación de Bestia (vista desde el punto subjetivo del personaje) o cuando el pequeño Erik se encuentra cara a cara con Shaw en su peculiar despacho.

Las escenas de acción son atractivas y, lo que es mejor, perceptibles para el ojo humano; los efectos especiales resultan convincentes y el tono solemne y épico de la banda sonora le sienta como un guante.

Pero por encima de todo sobresale el elenco de actores encabezado por dos estupendos intérpretes, James McAvoy y Michael Fassbender. Los dos evitan emular a Patrick Stewart y a Ian McKellen, adueñándose de los personajes de Xavier y Magneto y haciéndolos suyos, pero manteniendo, eso sí, la misma química que sus predecesores.

A Kevin Bacon siempre se le ha dado muy bien hacer de malo, así que es otro gran acierto de casting (hablando alemán y todo), aunque luego Fassbender le robe algo de “protagonismo antagonista”.

Nicholas Hoult y Jennifer Lawrence destacan de entre el correcto reparto juvenil, y el resto de secundarios cumplen con su labor. Y ojo porque hay mucha cara conocida: Rose Byrne, Oliver Platt, Michael Ironside, Jason Flemyng, James Remar, Rade Serbedzija (que siempre hace de ruso), Matt Craven…

También está el español Alex González, pero no creo que nadie vaya a acordarse de su intervención, menos aún cuando lo único que hace en todo la película es agitar los brazos. Y es que, si hay algún defecto que acarrea del resto de entregas, es que los esbirros del villano son casi siempre meros títeres -con poco o nada de diálogo- que obedecen órdenes, sean quiénes sea quienes los encarnen (con Flemyng en el rol de Azazel se podría haber sacado mucho jugo…)

“X-Men: Primera generación” no sólo hará las delicias de los seguidores de la Patrulla X, sino de todos aquellos que busquen buen cine de entretenimiento; aquél que no antepone los efectos especiales y la acción a la historia y los personajes.

Si esto es el inicio de una nueva trilogía, lo cierto es que no podrían haber empezado con mejor pie. Y no estaría de más que Vaughn siguiera a los mandos de las secuelas, aunque también sería una lástima no poder aprovechar el talento de este director en otros géneros (a la vista de lo bien que lo ha hecho con el thriller –Layer Cake- o la fantasía –Stardust-)



Valoración personal:

18 comentarios:

dr.indy dijo...

buff! que ganas de verla, madre mia...

P.D.: muy buena critica.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Creo que te gustará ;)

P.D.: Gracias!

PEPE CAHIERS dijo...

Me alegro de que les haya salido bien, por un momento temía que iba a ser una adaptación con un aire a lo "Crepúsculo".

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo también me temía algo similar cuando se estaba concibiendo el proyecto, pero por suerte no tiene nada que ver.

Saludos ;)

Vacazul dijo...

como tenía pocas ganas de verla... ahora si que me has picado. Aunque confieso que yo también me temía al principio un fiasco...

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Realmente, creo que es una de las mejores películas de superhéroes que se han hecho, ya que es de las pocas que no es solamente un montón de efectos especiales para embobar al público, sino que también tiene un buen guión y unos buenos personajes protagonistas.

Saludos ;)

MASP dijo...

Pedazo de crítica! Antes quería verla, ahora... ansío hacerlo!

Esta película y "Hanna", que me parece una propuesta muy atractiva por estar enfocada de un modo un tanto peculiar con cierto tono dramático son las siguientes en mi personal nómina de futuros visionados.

Un Saludo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo no le tenía especial interés, pero salí del cine satisfecho de haber visto un buen entretenimiento.

Hanna no me convenció nada...

Saludos ;)

Emilio Luna dijo...

La vi anoche y me gustó mucho. En especial Michael Fassbender, su retrato de Erik me parece soberbio. Aunque con algunas flojeras la película es adulta, bien elaborada y muy detallista. Me parece una película de gran calidad. Esta tarde la crítica, por si te apetece contrastar visiones, aunque son muy parecidas.

Decirte, por otra parte, que me han gustado tus comentarios sobre Valhalla Rising, te he contestado de manera mastodóntica, es lo que hacen las madrugadas y el insomnio.

Volví a ver Valhalla Rising, y me gustó mucho más que la primera. El cine cómo todo es un estado de ánimo. Me gusta Winding Refn pero entiendo que no guste los dos filme que nombras, Bronson es el otro, son para comer aparte. De todas formas de mi opinión inicial siguen quedando aspectos invariables.

Sobre Drive, hay creo que vamos a ver algo diferente. Confío mucho en lo que he visto y leído. Sobre todo de la crítica USA. Te dejo dos clips que no se si has visto a ver si te convencen.

Un abrazo.

http://www.youtube.com/watch?v=96W2hF1l9z8

http://www.youtube.com/watch?v=wO1PCKcXfC0&feature=relmfu

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Es que Fassbender es un pedazo de actor, y lo demuestra aquí y en cualquier otra película que le deje lucirse (y ya es raro que se lo permita una filme de superhéroes, donde habitualmente lo importante es la pirotécnica y no los perosnajes)

Voy más lejos si digo que mi escena preferida de la película es su visita al bar argentino.

Respecto a lo otro, leídos todos los comentarios. Agradezco tanto la extensión (me encanta que la gente es explaye para exponer sus razonamientos) como la prontitud en responder.

Saludos ;)

Darkerr dijo...

Aun por ver, espero hacerlo esta semana. Me alegro que se haya realizado un buen producto, ojala el resto del año siga asi de interesante en ese sentido.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Por ahora, es mucho mejor que Thor, si bien albergo ciertas dudas de que Capitán América o Green Lantern tengan tan buen guión y tan buenas interpretaciones como X-Men, aunque es probable que sí sean más espectaculares.

Saludos ;)

Ramón dijo...

Estupenda recuperación de los "X-Men" en cine, para mi gusto no sólo han conseguido devolverles la gloria que perdieron desde la decepcionante tercera entrega sino que han logrado realizar una de las mejores comic-movies Marvel que existen, a la altura de las dos primeras de la Saga y "Spider-Man 2".
Sensacional película.

Saludos !!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Así es, han resucitado la saga y con ello han hecho una de las mejores películas de superhéroes de Marvel. Para mi, sería la mejor de la franquicia, y por su puesto, muy por encima de la mediocre Spiderman 2(a mi es que todas las del trepamuros me parecen horribles xD)

Saludos ;)

Snake dijo...

Coincido contigo Plissken. Una de las mejores adaptaciones sobre una película de superhéroes (de cómic en general hay otras en el podio).

Tanto la trama como los personajes no estan supeditados a los efectos especiales (que los hay a montón), lo cual es de agradecer. Eso sí, los fans de los cómics es muy posible que la disfruten más que el espectador "normal". Sobre todo por la multitud de guiños que van soltando en la película.

Desde luego una buenísima forma de renovar la franquicia y dejar a la gente con ganas de más. Ojalá Thor hubiese tenido igual suerte y no siendo algo irregular en muchos aspectos.

Un saludo cinéfago!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Bien haces en puntualizar lo de superhéroes, ya que respecto al cómic en general, en mi podium estarían películas como "Camino a la perdición" :)

En Thor hay un evidente desequilibrio entre lo que ocurre en Asgard y lo que ocurre en la Tierra, y eso hace desmerecer el resultado final (que, aún con sus defectos, resulta un filme entretenido)

Saludos ;)

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenos días Pliskeen:

Esta película es una verdadera gozada. La música de Henry Jackman es genial, el guión sorprendentemente sólido y la interpretación de Fassbender sencillamente antológica. También me hizo mucha gracia la reinterpretación que la película hace de la crisis de los misiles cubanos, un tema que me fascina. Además la aparición especial de Lobezno no tiene precio…

Por cierto, enhorabuena por el blog. Saludos.

Diego M dijo...

Excelente Critica! Ayer logre ver esta pelicula al fin y es totalmente maravillosa! Increible! SPOILER, La muerte de Shaw, o cuando Erik y Charles hablan de la Furia y la Serenidad, Me parecieron momentos Epicos! Al terminar de ver esta pelicula dije: "Al Fin Una Pelicula de SuperHeroes tan buena como Iron Man"

Un Saludo Pliskeen