viernes, 19 de agosto de 2011

“Super 8” (2011) – J.J. Abrams

critica Super 8 2011 J.J. Abrams
Empezó a despuntar en la década de los setenta, y en los ochenta ya se había ganado el título de “el Rey Midas de Hollywood”. Sí, Steven Spielberg, ese cineasta que con “Tiburón” demostró que el cine comercial podía ser de calidad y, además, hiper taquillero, pasó a convertirse en una de las más poderosas e influyentes figuras de la industria cinematográfica de Hollywood no sólo en su labor como director sino también en la de productor. Gracias a esta última faceta le debemos películas que han marcado la infancia/adolescencia de toda una generación: “Gremlins”, “Los Goonies”, “Regreso al futuro” “El chip prodigioso”, “El secreto de la pirámide”, “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, “Nuestros maravillosos aliados” (tristemente muy olvidada) o “Poltergiest" son algunas de las más memorables y recordadas. Además fue también el impulsor de una de las series televisivas más entrañables de la época: “Cuentos asombrosos”.

A todos nos emociona recordar estas joyitas exponentes de lo que fue el cine de los 80 y de cómo debía de ser el buen cine de entretenimiento. Y es que al fin y al cabo, esa fue una década gloriosa para el cine comercial (a tanto remake actual me remito), sabiendo aunar calidad y originalidad, dos aspectos fundamentales (especialmente el primero) que día de hoy escasean como el hielo en el desierto.

Y aunque actualmente Spielberg no sea ni la sombra de lo que una vez fue (al menos como productor), aún hay quién se acuerda con cariño y admiración de todo ese cine setentero y ochentero del que fue responsable y que tanto nos marcó. Quizás por ese motivo, y porque está encantado de haberse conocido, el director/productor/guionista haya decidido abalar el proyecto de otro director/productor/guionista llamado J.J. Abrams, muy popular gracias a sus series para televisión (entre ellas, Perdidos, como no), y que ha decidido rendir homenaje a todo ese cine a través de su última incursión tras las cámaras.

En el verano de 1979, un grupo de jóvenes de un pequeño pueblo de Ohio son testigos de un choque de trenes catastrófico mientras ruedan una película casera en Super 8. Cuando empiezan a sucederse una serie de desapariciones irregulares y eventos inexplicables, los chicos sospecharán que hay gato encerrado tras el accidente y tratarán de descubrir la verdad.

Al margen de la mayor o menor calidad de sus producciones, si algo sabe hacer Abrams a la perfección es captar nuestra atención gracias, sobre todo, al buen manejo de la publicidad y sus campañas virales. Obviamente, eso es algo que también puede jugar en su contra y pasarle factura, como le ocurrió con “Monstruoso” (película que produjo), donde creó unas elevadas expectativas que luego muchos (entre los que no me incluyo) no vieron satisfechas. De todas formas, el caso de Super 8 es muy diferente, ya que juega con un elemento aún más poderoso: la nostalgia.
La película rinde homenaje al cine de Spielberg con la mirada puesta muy especialmente en E.T. El Extraterrestre, y reconstruye ambientes, lugares, situaciones y personajes que forman parte de ese colectivo de películas antes mencionadas.

En este caso, nos encontramos ante un film familiar en donde los principales protagonistas son los niños, quedando los adultos en un segundo plano.


La pandilla de amigos está unida por una misma afición, el cine. Juntos deciden rodar una película (atención al género al que pertenece y, por ende, al director homenajeado) con su cámara de vídeo de 8mm, y cada uno tiene su función: Joe, el más callado del grupo (y que recientemente ha perdido a su madre en un terrible accidente), se encarga del maquillaje; Charles, el comilón, es el director y guionista de la película; Cary, el flipado de los petardos, se encarga de los efectos especiales; Martin interpreta al valiente protagonista, aunque en la vida real es bastante miedica; Preston forma parte también del reparto; y finalmente está a Alice, a la que convencen para participar como la partenaire de Martin.

Los seis se dirigen, de madrugada, a la estación de tren del pueblo para rodar una de las escenas dramáticas de su película. Allí serán testigos del brutal accidente ferroviario que será el desencadenante de los extraños incidentes que se irán produciendo a posteriori.

Jackson Lamb, el padre de Joe y ayudante del sheriff, también empecerá a sospechar que algo raro está ocurriendo cuando el ejército tome el pueblo sin que le den explicaciones convincentes de lo que está ocurriendo.

En ese preciso instante es cuando Abrams juega sabiamente con los elementos a los que referencia pero introduciendo poco a poco el factor “bicho malo” a medida que el misterio se va esclareciendo. De este modo, nos planta una especie de monster-movie mezclada con la aventura juvenil pura y dura. Y todo aderezado con unas pinceladas dramáticas (muy sutilmente introducidas al inicio) que se centran sobre todo en el conflicto personal que implica a Joe y Alice, la pareja protagonista, y sus respectivos padres (Jackson y Louis Dainard, éste último algo así como el borracho del pueblo)



Durante este tiempo, la película funciona de maravilla, consiguiendo que le cojamos cariño a los jovenzuelos y creando en nosotros una notable incertidumbre hacia la carga que transportaba el accidentado tren. Y ahí hay que destacar de nuevo la capacidad de Abrams por haber mantenido bien oculta no sólo la apariencia del monstruo (tanto antes del estreno de la película como en el transcurso de la misma) sino también el verdadero rumbo que toma la trama. Sin embargo, la sensación general es que va de más a menos.

Justo cuando la acción cobra protagonismo, algunas decisiones del guión empiezan a chirriar un poco… El enfrentamiento entre Joe y Charles del que bien se podría haber prescindido (o justificarlo con otro causa); el conflicto entre Jackson y Louis que se resuelve de un plumazo y de forma bastante ingenua; o la secuencia heroica entre Joe y el monstruo, que resulta un tanto inverosímil (SPOILER --- cuesta de creer que el alienígena, cabreado como está y que no duda en secuestrar y cepillarse a quién sea sin importar su edad o su sexo, se plante a escuchar las razonables palabras de un crío al que está a punto de hacer pedacitos, sin que antes el guionista –el propio Abrams- haya decidido establecer un vínculo entre el niño y la bestia, cosa que sí justificaría semejante resolución --- FIN SPOILER).

De todas formas, estos detalles no empañan el resultado final, si bien, en mi opinión, el conjunto no resulta tan emocionante como cabría esperar. ¿Por qué? Bueno, porque los ochenta fueron una época maravillosa pero única, y por mucho cariño y sentido del homenaje que se ponga, es muy difícil copiar una fórmula que era fruto del momento y que en gran parte funcionaba gracias a la inocencia y capacidad de sorprenderse del espectador, algo que hoy en día es mucho menos frecuente. Y también porque la copia, entre comillas, es difícil que transmita las mismas sensaciones que la original, ya que aquí no se está jugando con la novedad sino con la repetición y, por ende, con el factor nostálgico.

Precisamente es esa nostalgia la que está influyendo sobremanera en las opiniones vertidas sobre la película y la que probablemente esté inflando tanto las críticas más allá de sus verdaderos logros. Cierto que Super 8 nos transporta hacia una/s década/s mágica/s, y que rescata al niño más o menos impresionable que llevamos dentro, pero el resultado final no es ni mucho menos tan sumamente sublime y fascinante como se nos pinta. Es un estimable y entrañable entretenimiento, sin duda alguna, y sus aciertos están ahí, pero recomendaría ajustar un poco las expectativas para disfrutar plenamente de ella y, sobre todo, para valorarla luego en su justa medida.


Dicho esto, hay que destacar secuencias espectaculares como el accidente de tren (rodada desde el punto de vista de los niños y, por tanto, nada que ver con la versión mostrada en el primer teaser tráiler), y otras que son muy “spielberianas”, como el intenso tramo que transcurre en el autobús con los militares y los niños; muy deudor de la saga jurásica.

Gran parte de las escenas en las que interactúan los niños logran nuestra inmediata empatía gracias especialmente al buen hacer de su reparto (todos los críos están muy naturales, sin que resulten repelentes, como suele ser habitual) Y aquí habría que hacer un breve inciso para destacar a Elle Fanning, que se come la cámara con prácticamente cada escena, dejando muy atrás a sus compañeros. Y es que se nota que las Fanning llevan la interpretación en las venas, aunque esperemos que la -ya no tan- pequeña Ellen no se desvíe cuando alcance la adolescencia en su plenitud y sepa elegir bien sus futuros trabajos para labrarse una buena carrera como actriz.

El reparto adulto está exento de grandes figuras de Hollywood, lo que ayuda a no eclipsar a la chavalería. Pero lo importante es que entre sus filas hay gente tan cumplidora como Kyle Chandler o Noah Emmerich, y con eso es suficiente (aunque se eche de menos mayor protagonismo del que Abrams les otorga)

En temas más técnicos, la película cumple sobradamente a la hora de ambientarnos a finales de la década de los 70, y además los efectos especiales son competentes. La banda sonora (con ecos a lo Cloverfield y E.T.) del siempre genial Giacchino es excelente… si se escucha por separado, ya que durante la película pasa un poco desapercibida, en parte porque se recurre frecuentemente a temas musicales de la época (muy bien escogidos, eso sí, como el Don't Bring Me Down de ELO)

En resumidas cuentas, “Super 8” es una apreciable y entretenida aventura familiar con un puntito más terrorífico que de costumbre y que de paso nos habla también de la amistad y del primer amor, así como del miedo a lo desconocido y del peso de la culpa. Pero ante todo, es un ejercicio de nostalgia en toda regla que homenajea al cine de la factoría Amblin. Y esa es su mayor valía junto a su sencillez.

P.D.: Imprescindible quedarse durante los créditos finales.




Valoración personal:

19 comentarios:

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

El spoiler que citas no es tan solo que sea dificil de creer, sino que desentona cantidad respecto a lo visto previamente.

Por cierto, curiosidad tengo por ver que te parece Conan porque acabo de poner la crítica en mi blog y aún estoy pensando si las dos estrellitas (sobre 5) que le he metido no serán igual demasiado generosas.

Fucktricio dijo...

Saludos, veo que finalmente viste la película y mi opinión personal no se aleja mucho de la tuya. A mi me llamó mucho la atención desde el primer teaser y por eso (pocas veces lo hago) la ví en una versión de esas que hay en la red y no me arrepiento.

Como bien dices la película destila nostalgia y Abrams sabe jugar bien con el espectador al mostrar algo sin develar mucho, vaya que es muy bueno metiendo misterio a sus producciones. La película no es mala en sí, pero creo que a la gran mayoría les va a decepcionar un poco, sobre todo por la manera tan simple como termina todo. A mi en lo particular me gustó mucho la trama inicial con los niños y creo que más bien la cosa iba por ese rumbo, me recordó a esa cinta de "Cuenta Conmigo" (Stand By Me) por su inocencia y creo que al final no pudieron conjuntar lo real (por así decirlo) con la ficción en Super 8.

Aún así me atrevería a recomendarsela a alguien que pase de los 25 años y que sea aficionado al cine, creo que de esa manera podrá ver y disfrutar todas esas referencias a las que haces mención.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Chacal,
El problema que veo es que cuando llega la hora de juntar a los niños y al bicho, dos tramas paralelas durante toda la película, la cosa queda demasiado forzada, sobre todo queriendo otorgándole una emotividad que no viene muy a cuento.

De Conan estoy leyendo crítica menos destructivas que la dejan, como mínimo, de entretenida. Espero poder ir a verla esta semana o la que viene. Estoy mirando a ver si la encuentro en algún cine en v.o.s., porque el doblaje del trailer me pareció espantoso (de serie de tv)

Fucktricio,
Creo que la priemra hora es genial, pero a la hora de mezclar a los niños con el monsturo, la cosa empieza a torcerse y termina en un desenlace abrupto y que desentona un poco con el resto de la cinta.

Yo también creo que gustará más a los que hemos crecido con Spielberg, porque me da a mi que las nuevas generaciones se van a quedar un poco indiferentes.

Saludos ;)

MASP dijo...

Vaya, esperaba más nota. Conste que aún no la he visto, pero está claro que nosotros los "niños" de entonces también hemos cambiado y la nostalgia ya no resulta ninguna panacea. Espero que al menos conserve ese aire de "goonie" que siempre añoro en muchas producciones.

Sobre "Conan" no espero más que lo mismo que deseo de la nueva entrega de "Underworld", un guión tan simple como resultón y un despiporre de hormonas, acción y fx también al más puro ochentero pero claro está, trufado de los inevitables CGI.

Por cierto Plis, que opinas de la futura nueva entrega de Blade Runner? Yo creo que ya no se respeta nada. Y que la ruede su director original, a estas alturas me da más miedo (y rabia) que otra cosa.

Llegará el día en que veremos un remake o peor aún una continuación bastarda de "El Club de Los Cinco" (la de "St. Elmo's Fire" no cuenta). Lo sé, ese día está cada vez más cerca. Ay, Díos mío...

Pliskeen (David Ribet) dijo...

El rollo goonie lo tiene, y de hecho probablemente sea lo mejor de la película. El problema es que durante todo el rato es una monster-movie, y al final quiere convertirse en una E.T. a marchas forzadas y claro, la cosa no termina de cuajar. De todas formas, tampoco se puede acusar constantemente a la nostalgia para satisfacer al espectador.

De Conan no espero gran cosa, pero sí que sea entretenida y no me haga lamentar los 8 euros de la entrada. El trailer de Underworld me ha recordado demasiado a las Resident Evil, y eso no es bueno.

Y respecto a una nueva película basada en el universo de Blade Runner, pues lo cierto es que no se qué pensar. Tampoco soy de los que adoran esa película (me repatea más el remake de Desafío Total, la verdad), así que en parte no me molesta en exceso, pero también pienso que Scott debería afrontar ideas nuevas y dejar de desempolvar sus éxitos pasados para sacarles jugo. Estoy un poco cansado de la falta de originalidad de Hollywood y necesito ver cosas nuevas ya.

Hablando de remakes, el que me toca un poco la moral ahora es el de "Grupo Salvaje"... En fin, que no se respeta nada.

Saludos ;)

Machete dijo...

A mí me ha encantado. Le pondría 4 estrellas o aliens en tu caso. Creo que si solamente se hubiera limitado a imitar esas películas tan nostalgicas, el batacazo hubiera sido monumental. Me parece perfecto que lo hayan fusionado con un "argumento" más actual. El resultado me ha encantado. Solamente cuestiono la decisión del monstruo al final ¿porqué no lo habría hecho antes?, sencillamente porque se habría acabado la película a mitad. Al fin y al cabo lo que importa es el destino de ambos personajes.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo creo que ha querido meter tanta referencia en la película, que al final la mezcla queda imperfecta. Además, Abrams no es tan bueno a la hora de manejar snetimientos y emotividad, y necesita el doble de pirotecnia que un Spielberg para cautivar al espectador.

Al salir de la sala pensé que podría otorgarle cuatro cabecitas aliens perfectamente, pero en frío me decidí por tres, que creo que es la nota más adecuada a sus verdaderos logros.

Saludos ;)

Machete dijo...

No sé por que la gente alaba tanto a Spielberg, tiene grandes películas pero también otras muy malas. Y a veces se ha metido como productor en cada embolao que flipas. Además lo que hizo con I.A no tiene nombre.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Es de lo más normal y comprensible que se alabe a un director si tiene una filmografía plagada de buenas películas. Yo, por ejemplo, alabo especialmente al Spielberg de los 70 y 80 simplemente porque se lo merece, y porque es ese cine al que homenajea Abrams en su película sin llegarle a la suela de los zapatos. Además, todos los directores tienen mejores y peores películas, pero no por ello merecen menor consideración si se han ganado a pulso y durante años el respeto y cariño del público. La filmografía de Spielberg no es perfecta, pero ya la quisiera Abrams, que como aquél que dice, acaba de empezar y prácticamente recibe incontables halagos por una serie en concreto. Y son pocas las películas de Spielberg que, aunque no me gusten, las consideraría como "muy malas". De hecho, es probable que a ninguna la considere como tal (I.A no me gustó , pero tanto como "muy mala", pues no sé qué decirte...)

Otra cosa es su faceta como productor, la cual en los últimos años se ha denigrado de mala manera por culpa de producciones que, en cuanto a calidad, nada tienen que ver con las que producía antaño. De hecho, debería avergonzarse de producir según qué cosas. Pero vamos, que eso tampoco empaña sus logros como director.

Machete dijo...

No voy a defender a Abrams puesto que no es un director de peso para mí. Pero me da rabia que porque se copie de Spielberg ya lo menosprecien, cuando realmente yo encuentro que ha cogido elementos del "maestro". Para mí no fue una copia en toda regla, sino una fusión de diferentes elementos con un cine más actual. En fin que la película me pareció muy buena.

pd. A gustos colores, pero algunas justificaciones las veo fuera de lugar (no va por tí). Solo es mi opinión.

Machete dijo...

Ah! ni que fuera el único que se copia de otros directores.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

En mi caso no es eso, es que simplemente el homenaje se me queda en correcto y nada más. No veo que la película sea ninguna maravilla/joya/obra maestra/película del año o peliculón, por mucho que me recuerde (personajes e historia) a las películas de antaño.

Aquí es necesario "copiar" para hacer el homenaje, pero yo no digo que ese sea el problema. Es más, creo que he hecho una crítica muy positiva de la cinta (marcando también esos fallos que tiene y que parecen ignorarse) y creo que no ponerla por las nubes no es sinónimo de criticarla para mal a ella o a su director. Pero lo que sí digo es que Abrams no es Spielberg, y dentro de este tipo de cine homenajeado, el segundo se maneja muchísimo mejor porque ese es SU cine. Y Abrams rueda y narra con corrección y efectividad, pero ahí falta algo muy importante para mi, y es emoción. No la encuentro salvo en momentos muy puntuales, y creo que al final descarrila al querer emocionar por la fuerza al espectador con un tramo que pedía un desenlace muy diferente y más acorde a lo previamente visto.

Machete dijo...

Ya he dicho que no iba por tí. ;)

Kin G. Haro dijo...

Yo si pienso que es una de las mejores peliculas del año, y es que sinceramente hasta el momento de todo lo que he ido viendo en cines nada ha hecho que salga tan agusto (salvo el Origen del planeta de los Simios). Se que soy carne de Blockbuster (las cuatro ultimas peliculas que has comentado son mis ultimas visitas al cine) pero creo que esta es una cinta bastante redonda, aunque hay que tener en cuenta que es un film para todos los publicos que busca recurrir a la nostalgia.

Un saludo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Aunque yo no la considere redonda del todo, probablemente sí sea de las más destacables del año, viendo como está el patio. Aunque creo que podemos dar gracias de haber tenido también un verano bastante majo cinematográficamente hablando.

De ahí a considerarla la mejor del año, como hacen muchos, pues no. Además creo que habría que esperar a terminara el 2011 para lanzar ese tipo de afirmaciones. En todo caso, se podría decir que es la mejor en lo que llevamos de año.

Saludos ;)

Kin G. Haro dijo...

Evidentemente hasta que no termine 2011 seria precipitarse en decir que es la mejor del año. Pero si estoy seguro que quedara entre las 10 (y casi entre las 5) mejores de 2011.

Nos leemos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Eso seguro, dada la buena aceptación de la película entre el público y también entre la crítca.

;)

Emilio Luna dijo...

A mi me gustó, quizás me la esperaba algo más madura pero aún así fue un gran recorrido nostálgico al pasado. Lo mejor la primera hora y el retrato de los chavales. Lo peor algunos giros del guión demasiado torpes.

Un abrazo David.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No, si a mi también me gustó, sólo que no tanto como a la mayoría xD

La primrra hora es lo mejor, sin duda.

Saludos ;)