jueves, 1 de septiembre de 2011

“Cowboys & Aliens” (2011) - Jon Favreau

critica Cowboys & Aliens 2011 Jon Favreau
Los seres venidos del espacio exterior, comúnmente llamados alienígenas, han tenido siempre un papel relevante dentro de la ciencia-ficción. En el medio cinematográfico, su presencia fue muy popular durante la década de los 50, especialmente en el ámbito de la serie B. Su aparición en las películas estadounidenses solía estar muy ligada al conflicto de la Guerra Fría, motivo por el cual a menudo eran representados en clave de monstruos subyugadores.

Desde ese punto de vista, y asumiendo que dicho trasfondo fue perdiéndose con el paso de los años, el cine nos ha dejado multitud de ejemplos sobre este subgénero. Los extraterrestres malignos han llegado a nuestro planeta de infinitas formas y bajo distintos aspectos; han venido en grupo y en solitario; han aterrizado en nuestros hogares por accidente y bajo un plan premeditado; han intentado invadirnos y apoderarse de nuestro mundo con sigilo y discreción y con ataques a gran escala, etc. Pero si algo han tenido en común estos monstruos invasores, es que en la mayoría de ocasiones han contado con una tecnología (no sólo armamentística) muy superior a la nuestra, lo que siempre nos ha puesto en graves apuros a la hora de hacerles frente. Y esa tendencia es algo que sigue observándose en las últimas películas que han aterrizado en nuestras carteleras (desde Independence Day hasta Skyline o Battle: L.A.) y en las que están por venir (Battleship, The Darkest Hour). Y el medio televisivo tampoco ha sido ajeno a ella, como demuestran series como “V, los visitantes” (la original ochentera y su remake) o la más reciente “Fallling Skies”.

Dicho esto, la película que nos ocupa se mantiene fiel a ese aspecto, pero si por algo destaca por encima del resto es, básicamente, por su contexto, ya que en esta ocasión, y como bien se deduce por su explícito título, la acción transcurre en el lejano oeste, una época poco dada a sufrir invasiones alienígenas.

1873. Territorio de Arizona. Un desconocido (Daniel Craig) sin recuerdos de su pasado tropieza en el desierto con la hosca villa de Absolution, una ciudad minera en decadencia. La única pista de su historia es un misterioso grillete sujeto en una de sus muñecas. Sin apenas tiempo para esclarecer los hechos, pronto se topa con la autoridad de Absolution y con el coronel Dolarhyde (Harrison Ford), quién tiene al pueblo sumido bajo su mando.

Transcurridas apenas unas horas, y con todo en su contra, pronto un hecho tendrá lugar en Absolution que cambiará su destino y el del resto de sus habitantes.

Lo último de Jon Favreau como director (responsable en dicha faceta de cosas tan dispares como Elf, Zathura o las dos partes de Iron Man) está basado muy libremente en la novela gráfica homónima escrita por Fred Van Lente y Andrew Foley. Y digo “muy libremente” porque lo único que tienen en común cómic y película es la localización y el enemigo invasor, ya que por lo demás -historia, personajes y diseños conceptuales (ya sean de las naves o del aspecto de los alienígenas)- se parecen lo que un huevo a una castaña. Por tanto, digamos que los guionistas (Roberto Orci, Alex Kurtzman, Damon Lindelof y cía) lo que han hecho ha sido inspirarse en el concepto que da título al cómic y llevarlo a su propio terreno, creando una trama totalmente nueva y distinta de que la se puede leer en papel. Y quizás sea mejor así, ya que el material de partida es bastante mediocre (en todos los aspectos), y mantenerse fiel a él posiblemente hubiera dado lugar a una cinta mucho peor que la que aquí tenemos.

Todo empieza con nuestro protagonista desorientado en medio del desierto. No recuerda quién es ni cómo ha llegado hasta allí, por lo que iniciará un viaje en busca de respuestas. El camino le lleva hasta Absolution, pueblo donde surgirán sus primeros problemas, viéndoselas primero con un joven malcarado y luego con la ley del lugar. Sin embargo, ellos serán la menor de sus preocupaciones en el momento en el que desciendan del cielo, a una velocidad asombrosa y con unas luces cegadoras, unos extraños objetos volantes que comienzan a atacar el pueblo y a llevarse capturados a sus indefensos lugareños.


En ese preciso instante se activa el brazalete que el forastero lleva en la muñeca, descubriendo así que es un arma de gran poder que le sirve para hacer frente a unos atacantes cuyo armamento es muy superior a sus rudimentarios revólveres y rifles.

Finalizado el ataque, el desmemoriado pistolero unirá fuerzas con Dolarhyde y sus muchachos y más gente del pueblo para ir tras el enemigo y rescatar a sus amigos y familiares. Y es que a pesar de las reticencias iniciales y de su enemistad, la única posibilidad de enfrentarse con éxito a esos “demonios” es luchando unidos.

La idea de mezclar vaqueros con alienígenas es algo que a muchos les puede resultar chocante o ridículo (tanto como pueda resultarlo el argumento de cualquier película de superhéroes, dicho sea de paso), pero para otros es algo de lo más sugerente, especialmente para un servidor, dado que el western y la ciencia-ficción son dos de mis géneros favoritos. Sin embargo, es evidente que dichas mezclas no son fáciles de llevar a la gran pantalla con buenos resultados y mucho menos con éxito taquillero, y producciones como “Wild Wild West” o “Jonah Hex” son testimonio fidedigno de lo mal que puede sentarle la fantasía al género de “indios y vaqueros”. Y aunque esta “Cowboys & Aliens” no llega, en mi opinión, al nivel de mediocridad de las citadas, no es menos cierto que no aprovecha tampoco todas las posibilidades que ofrece su premisa.

Lo bueno que tiene la película de Favreau es que se acerca a la vertiente western con bastante respeto y fidelidad, sin incluir detalles estridentes que rompan con la representación más o menos icónica del género. A excepción, claro está, de aquellos elementos que están estrechamente relacionados con la parte fantástica de la trama (léase el brazalete que porta Craig, por ejemplo). Así pues, no tenemos artilugios (rollo steampunk) fuera de lugar ni personajes que desentonen en exceso, sino que estos últimos, por ejemplo, responden a los habituales arquetipos del cine del oeste, sólo que embutidos todos ellos dentro de una inusual invasión alienígena.

Quizás lo que más sorprende es que, dado el punto de partida del argumento, la película se tome bastante en serio a sí misma. Hay lugar para un poco de humor, desde luego, pero en su mayoría se trata de una propuesta bastante mesurada y escrupulosa, sin grandes aspavientos ni excentricidades.

El ritmo es bastante relajado, sin muchas prisas por acelerar los acontecimientos, conscientes seguramente de que el guión en sí tampoco da para mucho más, y tomándose algo de tiempo para incidir en los personajes. Desgraciadamente, estos personajes son, en líneas generales, bastante planos.

El que fuera –y sigue siendo- el último James Bond cinematográfico, interpreta aquí a un pistolero más chulo que un ocho; un tipo duro y parco en palabras que se pasa la mayor parte del tiempo con cara de poco amigos. Craig, que es un buen actor (y recordemos que llegó al proyecto en sustitución de Robert Downy Jr.), no puede hacer mucho más que aportar su carácter y su intimidante presencia para solventar un personaje que goza del carisma justo (justito) para llevar a cuestas el protagonismo de la cinta. Da la sensación que han querido acercarse al Clint Eastwood en los westerns de Sergio Leone, pero se han quedado en la superficie. De todos formas, al tipo no hay quién le tose, y eso nos gusta.


El personaje de Harrison Ford quizás sea el único con algo de matices, como iremos viendo a lo largo del metraje. Y es que aunque al principio le veamos como un villano, realmente no deja de ser también otro tipo duro que se ha hecho a sí mismo; un guerrero que ha librado muchas batallas y alguien que bajo esa coraza de hombre rígido y autoritario esconde también un corazoncito.

Que a nadie le extrañe, pues, que el mayor villano en esta cinta sean los alienígenas. El mano a mano entre personajes rivales frente a una misma causa es algo que ya se intuía en el tráiler. Incluso aparecen indios para asentar el famoso dicho de “el enemigo de mi enemigo, es mi amigo”.

Del resto de personajes e intérpretes poco se puede decir porque la mayoría están sangrantemente desaprovechados. Sam Rockwell y Clancy Brown son algo así como la conciencia del grupo, pero su aportación es mínima. El bueno de Keith Carradine, curtido en westerns a lo largo de su filmografía (Forajidos de leyenda, Will Bill, Deadwood…), aparece minutos contados, al igual que Walton Goggins o el joven Paul Dano. Y la guapa Olivia Wilde no pasa de “cara bonita” con un personaje insulso (aunque ella también tiene su parte de culpa) del que es necesario saber mucho más de lo que nos cuentan (sabemos de dónde vino –más o menos- y por qué, pero no cómo ni cuándo), a tenor del importante papel que juega en la trama.

Respecto a los aliens, su tecnología y su aspecto son bastante genéricos, aunque cuentan con un detalle anatómico muy particular. Por lo demás, están bien recreados digitalmente, pero da la sensación que a ellos también se les podría haber sacado más provecho. Además, se justifica su presencia en la Tierra por un motivo en concreto que tampoco termina de explicarse demasiado en profundidad (SPOILER-- sabemos que vienen en busca de oro, pero no estaría demás decirnos para qué lo utilizan, ya que suponemos debe ser suficientemente importante como para ir de planeta en planeta -- FIN SPOILER)

Las escenas de acción, aunque bien llevadas, no son especialmente espectaculares, y eso, para un filme que ha costado la friolera de 160 millones de dólares (aprox.), es un tanto pecaminoso (que me aspen si sé dónde ha ido a parar tanto dinero).

Quizás si hablásemos de un producto de serie B podríamos darnos por satisfechos, pero con semejante presupuesto, reparto y premisa, es evidente que deberíamos pedirle un poquito más de lo que finalmente nos ofrece: un correcto aunque poco estimulante entretenimiento. Con un guión y unos personajes menos ramplones, y algo más de ambición, esta invasión alienígena en pleno siglo XIX podría haber dado mejores frutos, por lo que es mejor acudir a ella sin demasiadas expectativas. Por supuesto, si ya el argumento de por sí os produce recelo o directamente rechazo, quizás sea mejor que os la ahorréis.

P.D.: ¿Soy el único que se acuerda de “Las aventuras de Brisco County Jr.”, serie que protagonizó Bruce Campbell allá por los 90, y en la se mezclaba también el western con la ciencia-ficción?




Valoración personal:

10 comentarios:

Fucktricio dijo...

Hola. Desde que ví el trailer me llamó mucho la atención, ciertamente el crossover de géneros fue lo que más me atrajo. Más que nada por ver como sería, aparte por que viene respaldada por Spielberg y me he estado aguantando por ir a verla al cine.

En parte esperaba ya la crítica de esta cinta en tu blog, por que las que he leído en otros sitios no han sido muy agradables, de basura no la bajan y creo que al menos tú eres un poco menos severo y más objetivo. Vaya, que si dices que no es muy buena al menos puedes decir el por que. Me explico? Contrario a que alguien diga que algo es malo sólo por decirlo.

Por eso a veces uno va a ver películas que sabe que son malas o ha escuchado que son malas y en realidad no lo son, o al menos están decentes. Casos hay muchos. Con esta película mis expectativas eran altas pero al leer las diversas críticas me lo estoy pensando. Parece que no logró su cometido, el de ser una película entretenida, de esas que le puedes recomendar a alguien sin esperar que luego te insulten jajajaja.

Creo que al igual que Linterna Verde esperaré a que salga en dvd. Aún sigo esperando el estreno del Planeta de los Simios, he estado contando los días jajajaja. Gracias por tu reseña.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Las críticas han sido terribles, pero como en el caso de Green Lantern, creo que son bastante exageradas. Podría haber sido mejor, pero también mucho peor, y a mi al menos me entretuvo. No tiene nada que dé vergüenza ajena, sino que simplemente tienes la sensación a que se podría haber sacado más partido a la historia y que el reparto podría haber dado más de sí con unos personajes mejor construidos.

La película que realmente va a valer la pena que veas en el cine es la de los simios. Esa sí que te recomiendo que no la dejes para Dvd.

Saludos ;)

Kinski dijo...

El problema de la peli es que con semejante guión se toma en serio a si misma. Favreau y los guionistas de la factoría Abrahams no le han cogido el tono a la peli y les ha quedado una cosa sosita, por momentos parecía una mezcla entre el Red Dead Redemption y Gears of War.
Yo hubiera optado por un enfoque y una trama mas sencilla, digamos un cruce entre Asalto a la comisaria del districto 13, Aliens y los spaghetti westerns. Pero solo soy aficcionado quejica y soñador.

Por cierto, te recomiendo la británica Attack the Block. No tiene fecha de estreno en España y ya circula por la red. Un Super 8 alternativo de la mano de la gente de Shaun of the Dead.

Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mi me sorprendió que se tomara en serio ya cuando ví el trailer por primera vez. Pensaba que sería algo con más sorna. Sin embargo, he de decir que a mi el tono me ha gustado, y puede que sea lo que más de toda la película. También me hubiera gustado algo como lo que tu propones, pero pienso que el error de la peli no es ese, sino el no tener unos mejores y más aprovechados personajes y que la historia se quede reducida al mínimo, pudiendo haber dado mucho más de sí.

A "Attack the Block" le sigo la pista desde el primer tráiler, pero como va a ser una de las películas que se van a proyectar en el Festival de Sitges de este año, prefiero esperar y verla en pantalla grande.

Saludos ;)

Machete dijo...

He leído otra crítica que viene a decir lo mismo que tú. Tenía ganas de verla puesto que la mezcla de géneros me gusta. Outlander me moló bastante. Pero creo que esta la dejaré para el dvd.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mi también me gusta la mezcla de géneros, pero en Outlander les salió muchísimo mejor a jugada. De todas formas, es una película entretenida para pasar la tarde.

Saludos ;)

PEPE CAHIERS dijo...

Esto puede ser la puerta de entrada de un nuevo filón, es decir, extraterrestres en la edad media, en la prehistoria, en tiempos del imperio romano...

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues no estaría mal, eh. Creo que un Piratas vs Aliens sería lo suyo :)

Saludos ;)

Darkerr dijo...

Yo recuerdo Brisco County, pero sólo el spot publicitario. Espero pueda encontrar la serie con todos sus episodios.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Creo que la serie de Brisco Country sólo tuvo una temporada, pero se puede encontrar por Internet en su versión doblada al castellano.

Saludos ;)