jueves, 12 de abril de 2012

"Battleship" (2012) – Peter Berg

Battleship (2012) – Peter Berg
Cuando algún estudio de Hollywood adquiere los derechos de una obra, sea una novela, un cómic o incluso un videojuego, se enfrenta siempre a la tesitura de mantenerse apegado, con mayor o menor libertad creativa, al material que está adaptando. Un libro, una historieta o un videojuego no utilizan el mismo lenguaje que el medio cinematográfico, por lo que la obra a adaptar siempre está sujeta a alteraciones y modificaciones varias (unas veces más legítimas que otras). Sea más o menos fiel la adaptación, lo que está claro es que desde la mesa de trabajo, productores, guionistas y/o directores cuentan, como mínimo, con una historia que les sirve de punto de partida para confeccionar el guión de la futura película (aunque en ocasiones se conformen con tomar prestado la premisa argumental y poco más). En el caso que nos ocupa, sin embargo, no hay nada de dónde agarrarse.

“Battleship” o “Hundir la flota”, que es tal y como lo conocimos en España, fue un juego de mesa muy popular allá por los 80 y aún vigente en la actualidad (cuenta incluso con una versión para amantes de los cogorzas que cambia los barquitos por vasos de chupito). Aunque su primera aparición como tal data de principios de los años treinta, fue la conocida compañía de juguetes Hasbro (Risk, Monopoly, Hotel, Scattergories…) la que se encargó de convertirlo en uno de los regalos de reyes más pedidos de toda una generación de chiquillos.

La mecánica del juego era muy sencilla. Los jugadores (dos) se enfrentaban con un tablero divido en cuadrículas en el cuál se distribuían las fichas/barcos que cada uno poseía. Sin posibilidad de conocer la ubicación exacta de las fichas del oponente, los jugadores debían ir hundiendo/eliminando los barcos utilizando las coordenadas fijadas en la cuadricula del tablero (las columnas correspondían a números y las filas a letras). El primero que hundía por entero la flota del contrario, ganaba.

En definitiva, un juego de estrategia en el que no hay más argumento que el “apunta y dispara”. Aún así, Universal Pictures se empeñó en adquirir los derechos para llevarlo a la gran pantalla.

Y no es que sea el primer juego de mesa que se lleva al celuloide. El también famoso Cluedo se trasladó al cine –con bastante fortuna, todo sea dicho- a mediados de los ochenta. Pero la diferencia es clara: Cluedo contaba con un mínimo de argumento para poder sacarse un guión de la chistera, y “Hundir la flota” no. Del mismo modo, figuras de acción como GI Joe’s o Transformers tenían el precedente del serial animado y, posteriormente, de los cómics, de dónde se podía sacar toda la chicha que hiciese falta para su asalto al live-action, cosa que aquí, obviamente, tampoco ocurre.

Pero a falta de argumento, nos inventamos uno. Eso debieron pensar sus responsables, quienes han convertido Battleship en la enésima película de invasiones alienígenas, todo un subgénero en alza tras el resurgimiento vivido en los últimos años con películas como “Skyline”, “Battle: Los Ángeles” (aka Invasión a la Tierra) o “Cowboys vs Aliens”. Por tanto, lo que tenemos ahora es una flota de naves del espacio contra una flota de la Marina estadounidense (como no podía ser de otra forma). Y lo de adaptación pasa a ser más bien un “inspirado en…”, porque más allá de algún detallito en la trama sujeto a la mecánica del juego (el hecho de que ambos bandos se ataquen “a ciegas”), el resto es pura invención, y el título que ostenta la película no es más que un mero reclamo.


Por otro lado, ya con los primeros tráilers nos dimos cuenta que lo que Universal pretendía con esta superproducción era crear su “propia” Transformers, es decir, su propia película prefranquicia arrasa-taquillas. Y es que el parecido no es casual. Trailers montados de forma similar, uso de los mismos efectos de sonido, un look muy parecido en el diseño conceptual del invasor alienígena y secuencias de acción en la misma línea (la del rascacielos viniéndose abajo…) hacían presagiar esto como una pseudo Transformers 4 pero sin Michael Bay. Y más o menos eso es lo que ha logrado Peter Berg, quién, despojado de cualquier rasgo de personalidad (si es que alguna vez la tuvo), copia/hereda todo lo bueno y malo de los films del director al que descaradamente imita. Y además añade un poquito del sello J. J. Abrams, metiendo efectos de destello a cascoporro sin ton ni son.

“Battleship” no propone una invasión alienígena a gran escala sino que concentra la mayor parte de la acción en un escenario delimitado para la ocasión, con unas pocas naves invasoras (y todo su potente arsenal) haciendo frente a tres destructores de la armada americana. Nuestro protagonista es el teniente Hopper, un joven oficial impulsivo e indisciplinado destinado al buque John Paul Jones, uno de los tres destructores en la línea de tiro del enemigo. Tras la muerte del capitán y su segundo de abordo, Hopper se convierte por normativa en el capitán del barco, y las decisiones que tome son las que pueden cambiar el rumbo de esta batalla. Hopper debe demostrarse a sí mismo y a los demás lo que vale, y debe tratar de hacer frente a estos bastardos alienígenas que han venido a la Tierra con ganas de guerra. Y sí han venido hasta aquí es porque… ¡les hemos llamado!

La premisa es que la NASA lleva años enviando una serie de transmisiones interestelares a un planeta de otra galaxia muy parecido al nuestro (el Planeta G). Y la respuesta ha llegado en forma de invasión. ¿Los responsables? Unos alienígenas de físico humanoide y rasgos reptiles (como los lagartos de “V”) provistos de sólidas armaduras y de un arsenal destructivo capaz de reducir a cenizas una ciudad entera en cuestión de horas.

A lo largo del metraje asistimos a la desequilibrada batalla naval que libran ambos bandos a bordo de sus navíos, es decir, cañonazos uno detrás de otro, explosiones a mansalva y mucho (muchísimos) orgullo yanqui cargando el ambiente. De mientras, la novia del prota -hija, a su vez, del almirante Shane, el oficial superior de Hopper- corre su propia odisea en la montaña acompañada de un coronel discapacitado en proceso de rehabilitación que -como no hay mal que por bien no venga- recuperará su autoestima atizando (a puñetazo limpio) a uno de los molestos invasores. Como curiosidad, cabe mencionar que el responsable de interpretarlo no es un actor al uso (se nota) sino un verdadero coronel del Ejército estadounidense que perdió ambas piernas en la reciente guerra de Iraq. A la chica ya la conocemos, la modelo Brooklyn Decker, la cual, además de ser un pivón, se desenvuelve mejor (dentro de lo que cabe) que otras que se hacen llamar actrices.


Y a todo esto, ¿por dónde anda Liam Neeson? Pues Neeson es otro vulgar reclamo, ya que su participación se limita a poco más de 10-15 minutos (más o menos los mismos que tiene Alexander Skarsgård), concentrados la mayoría de éstos al principio y al final de la cinta. En cambio, la que cobra un inesperado protagonismo es Rihanna, la cantante metida actriz cuyo papel aquí es el de especialista en armas del John Paul Jones. Su presencia no molesta demasiado, pero en su rol de tía dura no hay quién se la crea. Me hubiera creído a una Michelle Rodríguez (idónea para el papel dada su experiencia) o a una Rosario Dawson, pero no a Rihanna.

Dicho esto, de lo que no hay duda es que “Battleship” es un blockbuster espectacular. La pirotecnia y los efectos especiales se adueñan enseguida de la función y apenas hay tregua para el espectador hasta que termina la tormenta de tiros y explosiones. Desgraciadamente, no hay un guión mínimamente decente que sustente todo eso. Situaciones irrisorias y en ocasiones alarmantemente bochornosas (los veteranos de guerra agrupándose y acudiendo a cámara lenta a reincorporarse temporalmente al servicio a las órdenes de Hopper) hacen que uno se pregunte si el cachondeo que ostenta es a propósito o meramente involuntario.

Y es que Battleship es un disparate de principio a fin. Desde la caricaturesca presentación del héroe (un Taylor Kitsch en la línea de John Carter, es decir, ni bien ni mal) hasta el desenlace los clichés y los despropósitos son constantes, y quiero creer que sus responsables son conscientes de ello.

Si uno se deja el cerebro en casa y se la toma con humor (mucho humor), es probable que disfrute de estas dos horitas repletas de acción desenfadada y descontrolada. Porque “Battleship” es, en forma y fondo, una película de Michael Bay sin Michael Bay, y en ese sentido, es bastante más digerible (y causa menos vergüenza ajena) que los filmes robóticos de este último, aunque no alcanza el nivel de divertimento/placer culpable que supuso para un servidor la siempre defenestrada “Independence Day” (aunque la línea absurda y patriotera que sigue Berg es la misma que en su momento siguió Roland Emmerich).

Al final, lo mejor de todo es poder escuchar en la sala el “Thunderstruck” de AC/DC a todo volumen, rememorando así los años de gloria, los 90, en los que el rock adornaba la banda sonora del cine palomitero hollywoodiense. El damnificado, no en vano, es el score de Steve Jablonsky, que queda en un segundo plano.

P.D.: Si Battleship tiene éxito, ¿cuál será el próximo juego de mesa en adaptarse al cine? Mi voto va para el Risk, un épico filme bélico inscrito en las guerras napoleónicas que bien podría dirigir Wolfgang Petersen o cualquier otro mercenario similar.



Valoración personal:

14 comentarios:

Toluuuu dijo...

No había leido nunca tu blog.. Pues mira, siempre hay una primera vez para casi todo.
Buena crítica, bastante concisa en el hecho de que se trata de un mero espectáculo palomitero. Yo voy a seguir tu consejo y voy a verla apartando mi cerebro a un lado y utlizando lo poco que me quede de capacidad neuronal para chupar de la pajita del refresco y para coger palomitas de mi cubo gigante. Pero alternando, nada de a la vez que me saturo.

Un abrazo y gracias por la crítica.

Fucktricio dijo...

Jajajaja buena reseña, desde que ví los avances de esta película ciertamente se intuye que será todo un espectaculo visual y cargado de acción sin sentido. Eso si, las comparaciones con Transformers no se hicieron esperar y con justa razón, sólo había que esperar para saber si al menos como divertimento es o no mejor que los robots de Michael Bay.

De mi parte pues ya estoy con la idea de que la película tal vez no sea del todo buena, pero que al menos me hará pasar un buen momento para salir del tedio de la semana y como bien dices, es la clave para poder ver y disfrutar la cinta.

Esta semana se estrena REC 3 y la verdad, desde que vengo leyendo que algunos la llaman comedia gore, creo que tal vez pase de verla en cines. A ver que tal pinta el fin de semana, nos seguimos leyendo.

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

¿Porque será que no me extraña ni una de las palabras que citas? ¿Porque será que esto certifica que esto se va a quedar con las ganas de tenerme de espectador? Yo me guardo para Los juegos del hambre y Los vengadores, que espero sean buenos entretenimientos en donde no tomen al espectador por memo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Bienvenido Toluuu ;)

Espero que la primera impresión haya sido buena y te apetezca volver por aquí :)

Respecto a Battleship, pues lo dicho ya en la crítica. No hay que tomársela muy en serio porque sus responsables tampoco parece que lo hayan hecho. A partir de ahí, supongo que ya es cosa de cada uno el disfrutarla más o disfrutarla menos, así que espero que cuando la veas no se te atraganten las palomitas xD

Fucktricio,

El trailer no engaña a nadie, pero siempre acudes a la sala con la esperanza de que te ofrezcan un entretenimiento más estimulante y no el enésimo producto de usar (ver) y tirar (olvidar).

Transformers 3 me pareció bastante insufrible, así en comparación, yo diría que salimos ganando con este pseudoBay antes que con el propio Bay, al cuál parece habérsele ido la olla por completo con los robotitos transformables.

En cuanto a REC3... pues sí, es una comedia gore con un punto autoparódico, así que mejor no acudas a la sala esperando una peli de terror como las anteriores porque te puedes llevar un chasco considerable. Si aún así te apetece verla, lo mejor es olvidarse de que pertenece a una saga y tomársela como una gamberrada a parte.

Chacal,

Es mejor apostar sobre seguro o al menos guardarse los euros para aquellas propuestas más deseadas y, en cierto modo, más confiables. Así que yo creo que harás bien invirtiendo en las citadas antes que en Battleship.

Saludos ;)

Machete dijo...

Viendo el trailer era evidente que copiaba Transformers. Me queda una duda, ¿es tán movida la acción?, porqué es lo que más detesto en Transformers.

PEPE CAHIERS dijo...

Bueno, hay algo positivo y es que no creo que trate de engañar a nadie. Quién la vea supongo que no espera otra cosa distinta. Los fuegos artificiales es lo que tienen, que son solo fuegos artificiales.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Machete,

Yo diría que no es tan movidita, si bien lo que a mi más me molesto fueron los continuos y abusivos destellos "a lo J.J. Abrams" que el director metía cada dos por tres en las tomas (sobre todo en aquellas en las que hacen acto de presencia los alienígenas)

Pepe,

Cierto que no engaña a nadie, pero esperaba que fuera un poco menos disparatada, es decir, menos Bay de lo que ya apuntaba en los trailers. Además, una película de fuegos artificiales no es sinónimo por defecto de dejarse el cerebro en casa, y películas como la última Star Trek demuestran que se puede hacer un entretenimiento con dos dedos de frente. Pero bueno, supongo que en vista del triunfo de películas como Transformers, la mayoría ya ni se molesta en escribir un guión medianamente potable.

Saludos ;)

Darkerr dijo...

La veré como tal indicas, es decir una cinta de puro entretenimiento sin demasiada exigencia. Si es algo mejor que "Tranformers 3" ya me sentiré contento. Eso si, será el dia de la entrada de a dos por uno.

Fucktricio dijo...

Saludos, acabo de ver Los Juegos del Hambre y para mi resultó ser una película aburrida y claramente dirigida a un público más adolescente, si bien los que han leído la novela la alaban y dicen que es una buena adaptación, creo que su excesivo metraje y el hecho de que no tiene nada que matenga la atención del espectador es lo que hace que casi me duerma en la sala.

Como que se olvidaron del resto del público que ni por asomo ha leído un libro o sabía de su existencia como yo. Igual el uso de cámara en mano me resultó algo mareante, se hubiese justificado para darle más realismo a la cinta, pero los momentos de acción son puntuales y muy breves. Fuera de eso no sucede realmente mucho en pantalla, igual y habrá quien la disfrute mucho más pero al menos a mi me pasó el caso de que tanto crítica como opinión del público no garantiza que una película sea realmente buena.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Darkerr,

Teniendo en cuenta que Transformers 3 se me hizo insoportable y me provocó vergüenza ajena y que ésta como mínimo me ha entretenido, pues diría que sí, que Battleship es bastante mejor (o al menos algo más disfrutable).

Fucktricio,

La semana que viene me toca ver "Los juegos del hambre" en pase de prensa, así que jueves o viernes andará por aquí mi opinión. A priori, no me llama mucho la atención. El argumento suena a muy visto y que venga de una popular saga literaria juvenil (tipo Crepúsculo, Harry Potter, etc.) es, cuanto menos, sinónimo de "intrascedente", así que en un principio el director (autor de Seabiscuit y de la maravillosa Pleasentville) es lo único que me transmite algo de confianza.

Saludos ;)

Anónimo dijo...

No comparto la crítica, parece como si el que la ha escrito no hubiera visto el film, porque si lo hubiera hecho se habria dado cuenta de que los extraterrestres vienen en son de paz, y que lo único que hacen es defenderse de las agresiones humanas mientras intentan enviar una señal a su planeta natal utilizando las instalaciones de comunicación de la nasa, debido a que su nave.de comunicaciones es destruida por un accidente.
Lo que esta pelicula narra es una situación de malentendidos entre 2 razas que no llegan a poder comunicarse entre si.
Todo eso aliñado con buena acción y buenos efectos especiales. Si van a ir a verla, yo recomiendo no dejarse el cerebro en casa, porque sino no entenderán un pimiento y creeran ver otra pelicula "mas" de una invasión.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Anónimo,

No creo que sea exactamente un malentendido. Tampoco creo que hayan venido a exterminar a la raza humana. Básicamente, y según las notas de producción que facilita la distribuidora, los alienígenas vienen para hacerse con nuestra agua, es decir, que en son de paz no vienen, precisamente. Sin embargo, eso tampoco queda muy bien reflejado en la película. Lo que sí es cierto es que la mayoría de veces sólo atacan si les atacan, pero hay que tener en cuenta que se trata de una flota muy reducida, así que tampoco les conviene armar mucho jaleo. De hecho, lo que hacen es limitar la "zona de guerra" y cargarse todas las infraestructuras y las defensas yanquis que están cerca (el puente, la base militar con los helicópteros -que ni siquiera llegan a despegar-,etc.). Incluso aniquilan a un mero científico para hacer con el control de los satélites.

De todos modos, el motivo por el que vengan a la Tierra es lo de menos porque se acaba convirtiendo en otra película de "alienígenas vs humanos" como otras tantas. Además, lo que argumentas no la salva de ser un producto para ver y olvidar, un entretenimiento vacuo y superficial plagado de pirotecnia para el disfrute del espectador menos exigente. Hay una gran diferencia entre tener una buena historia y aliñarla de buena acción, y no tener una buena historia y, necesariamente, rellenarla a base de acción. Y eso es lo que diferencia un entretenimiento en condiciones de otro hecho con el único fin de ganar dinero a base de fuegos artificiales.

Saludos ;)

Jorge - cinenovedades dijo...

Que tal Pliskeen!!! Como va todo? Espero que bien. Por lo que comentas de este filme, se me viene a la cabeza la cinta "Invasión del Mundo", patriotera al mango pero al menos entretenida y muy bien filmada. "Battleship" no la he visto. Espero hacerlo en los próximos días.

He vuelto al ruedo en mi blog "Cinenovedades". Estás invitado a pasar cuando gustes.

Muchos Saludos, Jorge de Cinenovedades!!!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Cuánto tiempo!

Pues la verdad es que me quedo antes con esta chorrada plagada de pirotecnia que con "Battle: Los Ángeles", que me pareció bastante pobre en todos los aspectos (dirección, guión, FX...).

En breve me paso por tu blog ;)

Saludos :)