jueves, 6 de diciembre de 2012

Iconos del cine fantástico y las estrellas que no los interpretaron (Parte 2)


Con más retraso del esperado, llega la segunda y última entrega (por ahora*) de este especial recopilatorio que empezó el pasado Junio. Como recordaréis, en aquél se hacía un breve repaso sobre algunos de los actores y actrices que una vez estuvieron cerca de pasar a la historia por unos personajes que acabaron interpretando otro/as compañero/as de profesión. Esos papeles que, por un motivo u otro, se les escaparon de las manos o ellos mismos dejaron escapar.


En la primera parte de este artículo se habló de Indiana Jones y Han Solo, los míticos personajes encarnados por Harrison Ford; de Marty McFly (Regreso al futuro) y del Terminator de Schwarzenegger. Todos ellos personajes icónicos del cine fantástico, así como la mayoría de los que vienen a continuación. Y digo mayoría porque me he permitido una pequeña licencia...

Ahora que el (innecesario) remake de “Robocop” está de actualidad, conviene echar la vista atrás y (re)descubrir quiénes llegaron a optar al papel del agente Alex Murphy, a posteriori reconvertido en un implacable robot policía, antes de que cayera en manos de Peter Weller.

La película suponía la primera gran superproducción de Hollywood del holandés Paul Verhoeven, que ya había aterrizado en suelo americano con la más modesta “Los señores del acero”. Precisamente el protagonista de ésta última, el también holandés Rutger Hauer, era el candidato elegido por Verhoeven para encarnar a Murphy/Robocop. Ambos habían trabajado juntos en otras dos películas, así que la opción era más que factible. Sin embargo, el actor, que ya había interpretado a un cyborg en “Blade Runner”, rechazó el papel. El motivo, al parecer, pudo ser el hecho de interpretar a un personaje tan “mecánico” con el que, para más inri, debía pasarse la mayor parte del tiempo con medio rostro cubierto.

Por su parte, los productores tenían en mente a Arnold Schwarzenegger, que por aquellos tiempos estaba en todas las papeletas. El austríaco también tenía experiencia en el tema después de interpretar al temible T-800 en “Terminator”. A diferencia de aquella, dónde el factor intimidatorio residía en el físico del propio actor, aquí el impacto quedaba en manos del fabuloso traje robótico diseñado por Rob Bottin. Precisamente la corpulencia del actor le hacía poco apto para embutirse en dicho traje, por lo que necesitaban a alguien más ligero y ágil.  Finalmente encontraron en Weller al tipo que buscaban, convenciéndose Verhoeven de que sería capaz de aportar la expresividad necesaria para interpretar al humano que se ocultaba bajo el casco.

En cuanto a la compañera de Robocop, ésta debía haber sido Stephanie Zimbalist, famosa por su papel en la serie “Remignton Steele”, la cual se acababa de cancelar. Pero cuando los rumores para un nuevo Bond apuntaron a su excompañero de reparto, Pierce Brosnan, NBC decidió reanudar el programa, obligando –por contrato- a Zimbalist a retomar su papel y, por tanto, a rechazar la oferta. El rol de la oficial Anne Lewis iría a parar a la menos conocida Nancy Allen (exesposa por entonces, del director Brian De Palma, con quién inició una relación durante el rodaje de “Carrie”). Brosnan no encarnaría al agente 007 hasta pasados ocho años de aquellos primerizos rumores.

Una de las cintas de terror más inquietantes y angustiosas de la historia es, sin lugar a dudas, “El resplandor” de Stanley Kubrick, la cual a su vez es una de las mejores y más alabadas películas basadas en una obra de Stephen King (pese a que irónicamente no cuente con el beneplácito del escritor). Su desquiciado protagonista, Jack Torrance, es ya un personaje icónico del género gracias, sobre todo, a la aterradora y memorable interpretación de Jack Nicholson, quién no se prestaba a este tipo de cine desde sus primeros pasos como actor de la mano de Roger Corman.

Aunque Nicholson, que ya por entonces gozaba de cierta fama, fue la primera opción de Kubrick para el papel, llegaron a considerarse otros actores tales como Robert De Niro (que estaba comprometido con el desarrollo de “Toro salvaje”), Robin Williams (que había comenzado a hacer sus pinitos como actor en televisión) y Harrison Ford (al que le estaba costando afincarse en la industria del cine tras el boom de Star Wars).

De sobras conocido es el “infierno” que supuso el rodaje para el reparto, especialmente para Shelley Duvall, que acabó con una depresión de caballo por culpa de las discusiones y el maltrato psicológico a la que la sometía el director. Nicholson, por su parte, terminó bastante frustrado por los constantes cambios en el guión, lo que le obligaba a aprenderse sus nuevas líneas de diálogo minutos antes de rodar. Un auténtico calvario que De Niro, Williams y Ford se ahorraron. 

Fama como caída del cielo es la que le reportó el personaje de Sidney Prescott a la semidesconocida Neve Campbell en “Scream, vigila quién llama”, todo un clásico del slasher juvenil. En realidad, el papel protagonista estaba en manos de Drew Barrymore, que tras leer el guión presentó su propia candidatura a los productores, quienes no dudaron en contratarla para aprovechar su creciente popularidad (lejos quedaba la encantadora niñita debutante de “E.T., El Extraterrestre”), algo que sin duda atraería a otras estrellas a la película y facilitaría la incorporación de Wes Craven en la silla de director, ocupado en ese momento desarrollando un remake de “La mansión encantada” de Robert Wise (el cual, años más tarde, acabaría realizando Jan De Bont).

Antes de empezar el rodaje, sin embargo, a Barrymore le surgieron de forma inesperada compromisos de agenda que le impidieronn asumir el protagonismo de la película, por lo que sólo pudo comprometerse a realizar una breve aparición al inicio del film (una apertura ya mítica dentro del subgénero). Fue entonces cuando Craven se fijó en una joven actriz televisiva (Campbell) para la que solicitó expresamente una audición con la que quedaría encantado. Posteriormente llegararían las secuelas y el encasillamiento del que ya no pudo zafarse. 

Para el rol de la reportera Gale Weathers se barajaron rostros conocidos para el espectador como Brooke Shields y Janeane Garofalo, pero fue la también televisiva Courtney Cox quién, tras mucha insistencia, se hizo con el papel, presentándose ella misma como candidata en un intento de huir de su “afable” personaje en la serie “Friends” (principal motivo por el que en primera instancia fue rechazada). Cox bordó su personaje, pero su carrera cinematográfica corrió la misma suerte que su compañera de reparto, por lo que tuvo que seguir ganándose el pan en la pequeña pantalla.  

Para terminar con el artículo, qué mejor que hacerlo con "El Señor de los Anillos", ahora que la precuela de "El Hobbit" está a punto de aterrizar en nuestras pantallas.
 
No hay duda que el reparto hizo un gran trabajo en la trilogía, pero no todos fueron la primera opción. El irlandés Stuart Townsend, por ejemplo, fue contratado para interpretar a Aragorn, pero en el último momento Peter Jackson se echó atrás y decidió contratar a un actor veinte años mayor, Viggo Mortensen. Townsend, que había estado practicando y entrenando para el papel durante dos meses (clases de esgrima, equitación, etc.), fue despedido un día antes de empezar a rodar. Lo peor de todo es que se marchó sin percibir un céntimo de su salario, o eso es lo que declaró el actor, quién no guarda muy buen recuerdo de dicha experiencia. Otras fuentes aseguran que cobró sueldo pertinente y una indemnización por el inesperado despido.


De todos modos, el intérprete que siempre tuvo en mente Jackson fue Daniel Day-Lewis, que rechazó el papel después de pensárselo detenidamente. Se rumorea también que Keanu Reeves le pidió a Jackson hacer una prueba para el papel.

El rol del mago Gandalf, interpretado por Ian McKellen, le fue ofrecido a Sean Connery, pero éste lo rechazó. La productora llegó a ofrecerle una cuantiosa suma de dinero y un 15% de los ingresos en taquilla, pero ni por esas. Connery acabaría rodando su última película dos años después, “La liga de los hombres extraordinarios”. 

Hay que recordar que las tres películas se rodaron a la par, así que Jackson y su equipo tuvieron que atar al reparto de la trilogía desde el primer día. 

En principio, Orlando Bloom, que encarnó a Légolas, audicionó para el papel de Faramir, personaje que no aparece hasta la segunda entrega y que finalmente sería interpretado por el actor David Wenham.

El director decidió asignarle a Bloom el rol del joven elfo, lo que suponía un mayor protagonismo –y mayor esfuerzo físico- para un actor recién salido de la academia (fue contratado dos días después de graduarse en la Escuela Guildhall de Música y Drama, y tan sólo un año después de haber sufrido una grave accidente que casi le deja paralítico). 

Otro que acabó interpretando un personaje distinto al que estaba destinado fue John Rhys-Davies, que audicionó para el papel de Denethor, el senescal de Gondor, y acabó siendo Gimli, otro personaje de gran importancia a lo largo de la trilogía.

Por su parte, Elijah Wood se ganó su papel de Frodo Bolsón mandándole una cinta a Jackson en la que aparecía disfrazado de hobbit mientras leía una línea de texto del guión. Según comentó el actor en una entrevista “Hubiera hecho cualquier cosa que fuera necesaria para tener el papel de Frodo. Para el casting, me puse una remera ajustada y unos tiradores y me fui a unas montañas para filmarme como si fuera un hobbit. ¡Hasta hablé con acento inglés antiguo! Un amigo filmó eso, lo editó y eso fue todo".


*Tengo en mente realizar una tercera entrega “muy especial” del artículo y que de seguro entusiasmará a más de un lector. Eso sí, será después de que termine el año vigente.

P.D.: Los fotomontajes vuelven a ser cosa mía, a excepción de la última imagen, la única que ha visto la luz (que se sepa) de Stuart Twonsend caracterizado como Aragorn.

13 comentarios:

Toluuuu dijo...

Como siempre fabuloso. No es que me guste lo que cuentas, sino como lo haces. Todos los papeles cambiados en ESDLA ya lo sabía y el de la Barrimore tambien. Sin embargo los demas no, y es de agradecer el saber mas cosas sobre los entresijos de Hollywood.

Como siempre, muchas gracias.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

¡No hay de qué! Estos artículos son para darle vidilla al blog entre tanta crítica xD

Saludos ;)

PEPE CAHIERS dijo...

Al final, y supongo que será por ser política de hechos consumados, cada papel parece que se le otorgó al que mejor podía dar el tipo.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Cuesta imaginarse a otros actores cuando ya se ha disfrutado de las interpretaciones de los presentes. Puede que algunos hubieran cumplido de igual forma, pero otros seguramente no hubieran dada la talla.

En cualquier caso, resulta curioso imaginar lo que pudo haber sido con ellos.

Saludos ;)

Toluuuu dijo...

Viendo lo que hizo Towsend como Lestat, huyo de él como de la peste, sin embargo habría sido tremendo ver a Connery como Gandalf. Lo de la Barrimore o Campbell, es indiferente viendo el camino que han llevado sus respectivas carreas. Yver a Chuache embutido en la piel de Robocop, habría sido encasillarse demasiado. Además, imaginad el videojuego de Robocop Vs Terminator; los dos personajes habrían sido el mismo, y eso no se puede permitir.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

La verdad es que la película de los vampiros de Townsend tampoco acompañaba. Claro que como Dorian Grey en "La liga..." tampoco es que lo hiciera mejor. Salimos ganando con Viggo.

Chuache era demasiado armatoste para Robocop.

Saludos ;)

icavi dijo...

Hi. Así a pelo, sin consultar al tipo de google. DUDA: que hay de la historia (¿cierta?) de que Verhoeven y Hauer tuvieron unas BRONCAS TERRIBLES, también llamadas pequeñas diferencias, durante el rodaje de “Los señores del acero” y que debido a su buena amistad e interés por seguir conservándola decidieron no trabajar más juntos.

Bye

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Me suena que sí tuvieron discusiones durante rodaje porque Hauer tenías sus propias ideas a la hora de encarar su personaje. Parece que el actor también venía con el ego subido después de triunfar en USA con Blade Runner.

Si las broncas fueron muy bestias y por eso decidieron no volver a trabajar juntos, eso ya no lo sé con seguridad. Pero el caso es que aquella sí fue su última colaboración.

Saludos ;)

Machete dijo...

Muy interesante información. Aunque no sé de donde la sacas, lo de Lotr me ha dejado de piedra, ni siquiera recuerdo que viniera en los extras del dvd.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

En los extras del dvd nunca te hablan de los posibles actores o del casting deseado. Es como si eso "desmereciera" al reparto de la película. Esa información sólo la puedes encontrar en Internet o en revistas.

Saludos ;)

Machete dijo...

Que tontería, si lo publican, es lo mismo. Además creo que en el caso de Lotr ninguno pudo ser mejor acertado para su papel. No imagino a otro Aragorn, Legolas o Gimli....

Pliskeen (David Ribet) dijo...

No es lo mismo que lo publique un medio ajeno dedicado al cine, que el propio estudio que ha hecho la película. Ya te digo que no se estila en los extras de los dvd's hablar de este tipo de cosas. Es algo que se queda siempre entre bambalinas.

Ahora que tenemos Internet y podemos seguir las películas prácticamente desde que se nacimiento, nuestro conocimiento de éstas cosas es mucho mayor y más amplio. Y en casos como éstos, mucha información ya la conocemos de antemano.

No es lo mismo indagar y descubrir quién postuló para tal papel en tal película de hace años, cuando no teníamos la información tan al alcance de un click, que ahora, que si sigues el día a día cinematográfico, dónde mucha información sale rápidamente a la luz (despidos, broncas, anécdotas, accidentes, etc.), estás prácticamente enterado de todo (o casi).

Saludos ;)

Machete dijo...

Jajajaja, ahora lo has dicho o casi. Yo sigo bastante las noticias y de éstas no me había enterado. ;)