viernes, 18 de enero de 2013

“Django Desencadenado” (2012) – Quentin Tarantino



Surgido en Europa a principios/mediados de los 60, el spaghetti western fue la corriente alternativa al western clásico precedente de EE.UU., la cuna del género.  Este subgénero, en sus inicios despreciado y vilipendiando por la crítica, fue adquiriendo prestigio gracias a su mejor y más reconocido representante: Sergio Leone, director italiano que con su brillante “Trilogía del dólar” puso de moda los spaghettis producidos en Italia y España (eso cuando no eran co-producciones entre ambos). No fue el precursor, pero sí fue quién lo catapultó a la fama (y a él mismo, ya de paso), sentó parte de sus bases y le inyectó el plus de calidad que le hacía falta.

Pero hay vida más allá de Leone, y hubo otros directores que trataron, con mejor o peor fortuna, este subgénero. De entre todos ellos, destacaría, a título personal, los otros dos “Sergios” del trío de ases del spaghetti western: Sollima, con títulos como “Cara a cara” o “El halcón y la presa”; y Corbucci, con “El gran silencio” y “Django”. Precisamente éste último filme daría pie a una serie de producciones que poco o nada tenían que ver con la de Corbucci, pero que se vendían mucho mejor al público si se incluía el nombre de “Django” en el título. Y es que los italianos han sido siempre unos expertos a la hora de vender falsas secuelas (y si no que se lo digan a “Terminator”, “Alien”, “La noche de los muertos vivientes” y un sinfín más de superproducciones de Hollywood afectadas por el exploitation italiano). Claro que en este caso, todo quedaba en casa.

Tarantino, fan confeso del western y, sobre todo, del spaghetti, ha decidido, como buen conocedor y admirador del mismo, contribuir a la causa  tomando prestado el nombre de Django (y su inconfundible sintonía) para rendirle su particular homenaje al subgénero.

King Schultz (Christoph Waltz), un cazarecompensas alemán, se halla tras la pista de los peligrosos hermanos Brittle, pero sólo Django (Jamie Foxx), un esclavo que conoce a dichos hermanos, puede conducirlo hasta su recompensa. Schultz adquiere a Django con la promesa de liberarlo una vez capturen a los Brittle: vivos o muertos.  

El éxito que obtienen en su cometido convierte a Django en un hombre libre, pero ambos deciden no separarse y seguir juntos su camino. Con el tiempo y la experiencia adquirida, Django va perfeccionando su destreza con el revólver con un único objetivo: encontrar y rescatar a Broomhilda (Kerry Washington), la esposa que perdió hace tiempo en el mercado de esclavos.     

 Tarantino ha sido siempre un director muy personal e inclasificable. Antes que cineasta o guionista es, como muchos otros currantes del medio, un cinéfilo empedernido, y durante su juventud se nutrió de tantos y tan diversos referentes, que su cine se ha convertido en una auténtica batidora de géneros y conceptos. Es por ello que en esta ocasión no se iba a limitar a rodar un simple spaghetti western sino a su rodar SU propio spaghetti, un conglomerado de referentes tanto clásicos como modernos que juguetean con el subgénero a base de recuperar y tambalear sus más firmes cimientos. Y por eso no ha de extrañarnos que el director tenga la osadía de encasquetarnos un tema hiphopero en medio de un western, y que no sólo no moleste (pese a su evidente anacronismo) sino que además sea recibido con los brazos abiertos. A fin de cuentas, Tarantino es Tarantino, guste más o guste menos, y sabemos de sobra que eso significa no tener que ceñirse a las reglas. Y es que a veces, las reglas están también para saltárselas, y si te apellidas Tarantino, con más motivo todavía.


En cualquier caso, tampoco hay que asustarse porque el repertorio musical, además de permitirse foráneas inclusiones que van desde el soul al funky, también hace las delicias del aficionado con piezas autóctonas del imprescindible Ennio Morricone, entre otras joyitas –no tan conocidas- del eurowestern. Una banda sonora que sirve de acompañante a una violenta (y exageradamente sangrienta, a veces incluso demasiado) historia de venganzas, un tema medianamente recurrente en la filmografía del director.

El personaje de Django evoluciona de impotente esclavo a cazador implacable por una causa: recuperar a su mujer. Que Schultz se cruce en su camino es toda una bendición. No sólo le instruye en el arte de matar y cazar bandidos, sino que le otorga un bien muy preciado y escaso para el hombre negro: la libertad. Y con esto último brazo el brazo, Django aviva la llama de la esperanza y los deseos de volver a estrechar entre sus brazos a su amada, una esclava ahora propiedad de Calvin Candie (Leonardo DiCaprio), amo y señor de la infame plantación “Candyland” (juego de palabras al canto).

Dos hombres y un destino. Dos cazarecompensas con distintas motivaciones pero con un fin común: hacer justicia. Y un vil ricachón que no sabe la que le espera… Y como telón de fondo, la esclavitud, tema tratado a ratos con aspereza pese al tono desenfadado que recorre todo el metraje.

A caballo entre el más sincero tributo y la más caprichosa y desvergonzada parodia, “Django Desenadenado” deviene en un descacharrante western con regusto blaxplotation al que prácticamente no le tiembla el pulso pese a su extensa duración, la cual resulta de lo más llevadera. Y si bien no acusa de falta de ritmo, sí es cierto que en su último tramo rompe un poco el ansiado clímax final. Justo en la cúspide del relato, tras un brutal baño de sangre que hubiese firmado encantado el mismísimo Peckinpah (aunque a mí me ha recordado más al apoteósico desenlace del Scarface de De Palma), la historia vuelve a empezar, entre comillas, para deleitarnos luego con el verdadero y definitivo final. Una pequeña parada en boxes que, al principio, descoloca un poco, pero que enseguida nos vuelve a reenganchar a la trama casi sin darnos cuenta.  Y ese sería el mayor “pero” que un servidor podría sacarle a lo que viene a ser uno de los grandes y más gratificantes divertimentos del pasado 2012 (uno al que tampoco le falta “fondo” para sostenerse en pie y dejarte huella). Un festival de referencias embutidas dentro de un apetitoso marco, el western, y bajo el sello inconfundible de un Tarantino en pleno forma y, por suerte, menos enamorado de sí mismo que de costumbre (causa ésta de arruinar un film tan prometedor como Death Proof para convertirlo un aburrido ejercicio de egocentrismo).

 
Un show en el que brillan especialmente unos magníficos Waltz y DiCaprio. El primero, como el sarcástico Schultz, dando una lección de cómo comerse con patatas al protagonista que da título a la película (un más que correcto –y sobradamente chulesco- Jamie Foxx), con su condescendiente sonrisa y su agudo dominio de la palabra; el segundo, en la piel del perverso Candie, soltándose la melena por primera vez en mucho tiempo, dejando a un lado sus torturados y trágicos personajes para divertirse con la hilarante e histriónica -en el mejor sentido de la palabra- composición del villano de turno. Lástima que, nuevamente, la Academia se haya vuelto a “olvidar” de él (cada día está más cerca del Oscar Honorífico; o puede que ni eso).

Mención especial también para un divertidísimo Samuel L. Jackson, impertinente a la par que sumiso esclavo que hace las veces de mano derecha y consejero de Candie. Su personaje, a priori secundario, da mucho más juego del esperado.

Tarantino nutre su relato con momentos cómicos impagables (la secuencia de los sacos); con hipervitaminados tiroteos que alegran la vista a todo fan de John Woo; con zooms de cámara genuinamente setenteros que alimentan nuestro goce más retro; y con flashbacks que, en su mayoría, sirven para dar a conocer los detalles más dramáticos de la historia de Django. Los eléctricos diálogos son serenos y no se andan por las ramas. Parece que Tarantino ha madurado mucho como guionista en ese aspecto, y pese a que sus fans más acérrimos echen de menos esos largos diálogos marca de la casa (y que casi siempre resultaban, en mi opinión, superfluos o poco relevantes para el devenir de la trama), es evidente que su ausencia, lejos de ser un defecto, juega en beneficio de la narración.  Las perogrulladas (bien contraladas ya en “Malditos bastardos”) se quedan aparcadas para dejar espacio a lo estrictamente necesario, sin que ningún diálogo o palabra esté de más, y propiciando momentos de gran intensidad (la acalorada cenita en la residencia de Candie).

El spaghetti western –al estilo Tarantino- regresa a nuestras pantallas con más fuerza que nunca para proporcionarnos dos horas y pico de sana diversión sin complejos, sin ataduras y sin remilgos de ninguna clase. El “maldito bastardo” del far west ha llegado a la ciudad, y su nombre es Django (la D es muda).

P.D.: El cameo de Franco Nero, el Django original, no podía faltar. Luego hay pequeños papeles para Bruce Dern, Don Johnson, James Remar y Jonah Hill. Aparece hasta Tom Savini (hay que estar atento para localizarlo), e incluso el propio Tarantino (tan mal actor como siempre) se reserva sus minutos gloria. A Zoe Bell, en cambio y si no ando equivocado, no le vemos más que los ojos. La presencia del gran (ver Justified) Walton Goggins sabe a poco en un rol previsto inicialmente para Kurt Russell.



Valoración personal:

16 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Es curioso, esas motivaciones del protagonista me recuerdan mucho al de la serie "Espartaco, sangre y arena".

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Sí, son las mismas, aunque no hay tanta sangre de por medio xD

Saludos ;)

Machete dijo...

Como ultrafan de Tarantino, tenía pocas dudas que no me gustase, ahora aún lo tengo más claro. Mañana iré a verla y espero no equivocarme.

pd. No te metas con Death Proof, es maravillosa. ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Yo no soy fan y me ha encantado, así que dudo que no vaya a gustarte, sobre todo si te gustó algo tan fallido como Death Proof xD

Saludos ;)

Machete dijo...

Me ha gustado bastante, a pesar del patético acento en el doblaje. Seguro que cuando la vea en v.o me parecerá mejor.

pd. Death Proof es maravillosa.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Me suelo negar a ver un estreno doblado. Si no veo la película en pase de prensa (que suelen ser subtitulados), me pego el viaje de una hora si hace falta hasta un cine en v.o.s. (Icaria, Renoir, etc.).

Saludos ;)

Machete dijo...

Yo no tengo tantos prejuicios, así que cuando digo que no está bien, imaginate lo peor. XD

Pliskeen (David Ribet) dijo...

¿Prejuicios? Eso no son prejuicios, es querer ver el cine como hay que verlo, en su idioma original. Punto.

No soy un taliban del doblaje, ni mucho menos. Es más, he defendido muchas veces el doblaje español como uno de los mejores -sino el mejor- del mundo, pero a día de hoy su calidad ha descendido una barbaridad. Y ya cuando uno se ha acostumbrado a la v.o.s, es muy difícil poder disfrutar de una película doblada. Si a ti aún te gusta ver los estrenos doblados, bien, pero no lo llames prejuicios porque no lo son. ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

P.D.. En todo caso, es con la V.O.S. con la que el espectador tiene prejuicios: que si "yo no voy al cine a leer" que si "me pierdo la película si leo los subtítulos", etc. Eso sí son prejuicios, es decir, un rechazo inmediato sin conocimiento de causa.

Machete dijo...

Ya sabía yo que no debía usar la palabra prejuicio en este contexto. Me refería a que no le doy una importancia extrema, salvo en casos muy concretos. No suelo fijarme demasiado en ninguno de los dos casos.

En realidad estamos más de acuerdo de lo que parece en un principio. Y es cierto que la calidad estos ultimos años ha bajado considerablemente, pero si puedo elegir acabo viendolo doblado, por costumbre y en algunos casos como el de Bruce Willis o Morgan Freeman entre otros, ya asocio su voz española como si fuera la suya propia.

Yo puedo ver indistintamente de una u otra forma sin problemas. En el caso de Django, no es malo, es ridículo, que es peor. Por que si es malo, es lo que hay, pero ver que está bien hecho, pero por la cabezonería de mantener la jerga y el acento sureño, lo convierten en algo ridículo, es para tirarles piedras.

Bueno, la gente que dice eso es porque no está acostumbrada, a mí me pasó con las primeras que ví así.

Lalo Martín dijo...

Esta película me da mucha pereza por lo larga que es, pero también me produce muchas ganas de verla. A ver qué sensación gana...

P.D.: Enhorabuena! :) Como sabrás (tal vez, quién sabe), mi blog ha sido elegido en uno de esos concursos cadena llamados "meme" y entre los nominados que a mi me toca premiar no podía faltar tu blog. http://premiosdelpublicotv.blogspot.com.es/2013/01/mi-tercer-premio.html

Un abrazo!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Cada vez que me meto en una sala para ver una película de más de dos horas pienso lo mismo: ¡qué pereza!
Pero a veces ese rato pasa volando, y ya ni te acuerdas de cuánto llevas pegado a la butaca. Ésta es una de esas películas que lo consigue, así que por eso no te preocupes. Si conectas con ella, la disfrutarás.

P.D.: ¡Vaya! ¡Has nominado mis dos blogs! Pues doblemente gracias, de verdad. ;)

Christian dijo...

Enhorabuena por tu blog, me gusta bastante y está muy bien redactado.
Has ganado un nuevo seguidor.
Yo también escribo en un blog, y he hecho una crítica sobre esta película.
Te dejo aquí la dirección del blog.
http://cineparainiciados.blogspot.com.es/

Muchas gracias.
Un abrazo

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Muchas gracias, Christian, y bienvenido ;)

En breve me paso a leer tu crítica.

Saludos!

León dijo...

Concido al 100% con tu opinión, una gozada de prinicipio a tí, que demuestra que Tarantino está siguiendo una curva ascendente en su carrera.
Si te apetece leer la entrada que le acabamos de dedicar:
http://lagatacongafas.blogspot.com.es/2013/02/el-esclavo-cool.html
Estupendo blog, lo incluyo en nuestro blogroll.
Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Bienvenido León,

Me alegra que coincidamos y, sobre todo, que mi blog te haya causado una buena impresión.

Tu blog también queda agregado en mis enlaces.

Saludos ;)