jueves, 28 de febrero de 2013

“Hansel & Gretel: Cazadores de brujas” (2013) - Tommy Wirkola


Los estudios de Hollywood han encontrado un nuevo filón en los cuentos clásicos de toda la vida, y en los últimos años hemos visto cómo regresaban a la gran pantalla historias tan populares como las de Caperucita Roja, Blancanieves o Alicia en el País de las Maravillas. Eso sí, todas ellas muy alejadas de aquellas versiones tradicionales que nos fueron contadas a lo largo de nuestra más tierna infancia. 

Estas libérrimas adaptaciones se han adecuado a los gustos del s.XXI en respuesta a las exigencias de las nuevas generaciones. Caperucita ha pasado por el tamiz crepusculoso de Catherine Hardwicke a la caza del sector adolescente más hormonado, mientras que Alicia y Blancanieves se han enfundado en resplandecientes armaduras para, espada en mano, combatir las fuerzas del mal en blockbusters épicos y (re)cargados de efectos especiales. Aunque ha sido Blancanieves el centro de todas las miradas al contar en un mismo año con otras dos peculiares visiones: la comedia familiar de Tarsem Singh y el drama castizo en blanco y negro (y mudo) de Pablo Berger. 

Aún enfocadas hacia distintos tipos de público, todas ellas han perseguido un objetivo común: darle una nueva vuelta de tuerca al cuento de turno. Y ahora son “Hansel y Gretel” las últimas “víctimas” en sumarse a la moda.

Quince  años atrás, los hermanos Hansel (Jeremy Renner) y Gretel (Gemma Arterton) fueron abandonados por sus padres en el bosque. Desamparados, caminaron y caminaron hasta que hallaron una atractiva casita hecha de golosinas. En su interior, no obstante, se encontraron a una malvada bruja que los secuestró para engordarlas y después comérselos. Pero gracias a su astucia, los pequeños lograron acabar con la bruja y librarse de tan fatídico destino. 

Desde entonces, ambos se han convertido en unos feroces cazarrecompensas especializados en perseguir y exterminar brujas. Pero pronto, con la llegada de la infausta Luna de Sangre, Hansel y Gretel deberán hacer frente a un poder diabólico superior al de cualquier bruja  con la que se hayan cruzado antes; un demonio conocedor del secreto de su terrorífico pasado.  

Después de rodar dos largometrajes de bajo presupuesto un su Noruega natal (“Kill Buljo: The Movie”, una parodia de Kill Bill inédita en nuestro país, y la gamberra “Dead Snow” aka Zombies Nazis), Tommy Wirkola cruza el charco para estrenarse en el mainstream hollywoodiense con un proyecto con vistas a arrasar en taquilla, cosa que de momento parece estar logrando gracias, en parte,  a un ajustado presupuesto bastante por debajo de los grandes blockusters.

En esencia, el filme de Wirkola no es más que una serie B de holgado presupuesto. Dan fe de ello su disparatada premisa y su desenfadado desarrollo repleto de casquería digital.


Los protagonistas se llaman Hansel y Gretel como podrían haberse llamado Pepito y Pepita, ya que del cuento de los hermanos Grimm no quedan más que los breves apuntes que presenciamos al inicio de la película. El resto es pura invención concebida exclusivamente para construir un vehículo de terror y acción de época en base a dos cazadores de brujas de traumático pasado. Por tanto, no hay que lamentar una ofensa demasiado grave a los Grimm más que el hecho de haberse usurpado los nombres de su famoso cuento a modo de reclamo. Una treta similar a la que barajaba Timur Bekmambetov con su “Abraham Lincoln: cazador de vampiros”, en dónde la broma no iba más allá del hecho de tener a un clon del Lincoln real cazando chupasangres. Cualquier rasgo que ayudara a identificar al protagonista con el personaje histórico en el que se basaba era fruto de la casualidad, dejando a un lado su vida política y casi cualquier otro rasgo de su biografía para centrarse en los quehaceres de tan singular cazavampiros.

A diferencia del filme de Bekmambetov, el de Wirkola no se toma en serio a sí mismo, y eso juega a su favor tanto o más que su escueta duración. Los protagonistas sueltan sus constantes chascarrillos a lo largo de hora y media en la que se dedican a acribillar, desmembrar y/o descuartizar a todo tipo de brujas, a cual más horrenda. La trama es bien simplona aunque moderadamente bien planteada, y su mayor  logro es decidirse por tomar la vía rápida e ir directa al grano. La acción es continua y al reparto no se le puede pedir mucho más que cumplir con el trámite, cosa que hacen sobradamente tanto la pareja protagonista como el séquito de secundarios; entre ellos, una hermosa (salvo cuando se transforma) villana encarnada por Famke Janssen, y un Peter Stormare muy en su línea y que parece querer emular su papel en la fallida “El secreto de los hermanos Grimm” de Terry Gilliam.

 
En los tiempos que corren, se agradece y mucho que dentro de la habitual orgía digital de este tipo de productos el director nos obsequie con un troll animatrónico que nos traslada, por unos instantes, al maravilloso cine fantástico que se hacía en los 80. Un entrañable personaje del que Jim Henson estaría orgulloso y que, para qué ocultarlo, se gana desde el primer instante al niño que todos llevamos dentro. Y es que salvo alguna secuencia en particular que forzosamente requiere de la ayuda de una computadora (el furioso ataque “a lo Hulk”), el resto es cosa de la magia de los efectos especiales a la vieja usanza.

El cuidado diseño de producción con toques steampunk al estilo “Van Helsing” o “La liga de los hombres extraordinarios” (en especial todo lo que se refiere al anacrónico armamento de los cazadores: escopetas, ametralladoras, granadas de mano…) hace el resto para dotar de cierto atractivo visual una cinta de acción cuyas aspiraciones se ven escuetamente satisfechas, siempre que uno le exija demasiado. Una tontería que se digiere con la misma facilidad con la que se olvida, y que si bien no resulta especialmente divertida, tampoco deviene en un bochornoso espectáculo (cosas mucho peores se han hecho; al citado filme de Stephen Sommers me remito).



Valoración personal:

10 comentarios:

dragon negro dijo...

No las tenia todas con este film, pero veo que Wirkola ha acertado allí donde el sr. Timur la cagó en Abraham Lincoln y ha sabido darle un tono desenfado al film según cuentas. A ver si la veo este finde.

Snake dijo...

Cuando he visto mencionada en tu reeña "La Liga de los Hombres Extraordinarios" me he acojonado. Luego he seguido leyendo y al menos se me ha quitado el susto, en parte.

Saludos cinéfagos Plissken! ;)

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Dragón,
Wirkola no comete el error de tomarse en serio semejante premisa. Tampoco es que el resultado sea un gran triunfo (el humor es muy justito), pero es consecuente con el producto que está elaborando (tanto desde el guión como desde la dirección) y eso ayuda a digerirla con el chip correcto.

No creo que sea como para ir encantado a gastarse los 8 euros de la entrada, pero al menos sabes a lo que vas. Lo que vende es lo que es. Sin más pretensiones que pasar el rato con una tontería de fácil digestión.

Snake,
La comparación con "La liga..." es meramente estética, como ya habrás visto. En cualquier, y salvo el tramo final, tampoco es que aquella me espantara. Supongo que es debido a que no leí el maravillosísimo cómic en el que se basa y por tanto no puedo cabrearme por el agravio cometido. En algunos casos, la valoración respecto a una adaptación cambia mucho dependiendo de si se ha leído o no la obra original.

Saludos ;)

Machete dijo...

Sin ver siquiera el trailer, tenía claro que los nombres del cuento, eran sólo un reclamo. Pero ni con esas captó mi atención. La verdad es que no la pones del todo mal, pero las referencias que nombras, tampoco auguran una película correcta. Quizás algún día la vea por simple curiosidad, pero no voy a estár muy pendiente a ver cuando sale en dvd.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Ésta es una de esas películas que ya parten con todo en contra. Ya sólo por su premisa se gana el rechazo instantáneo de casi todo cinéfilo que se precie.

Pero una vez vista, no me ha molestado en absoluto. Cumple su cometido, aunque sea de manera justita. Se ve con la misma facilidad con la que se olvida, pero no creo que merezca la caña que se le está dando. Como ya digo en la crítica, se han hecho cosas mucho peores, muchas de las cuáles han recibido mayor apoyo de la crítica y/o el público (la Alicia de Burton, sin ir más lejos).

Para verla cuando no tengas otra opción mejor.

Saludos ;)

Machete dijo...

Bueno es saberlo.

Alejandro Rinieri dijo...

Esta pelicula parace muy buena, voy a verla por mi pagina favorita:
http://adf.ly/KfuzD

León dijo...

Pues por lo que se vio de ella en los trailers, parecía un auténtico despropósito, pero por lo que cuentas se trata por lo menos de una propuesta entretenida y desvergonzada, algo que se echa de menos en estos tiempos.
Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

León,

Efectivamente, apuntaba a despropósito. Y quizás mis bajas expectativas influyeron, pero lo cierto es que al menos logró entretenerme.

Saludos ;)

Persy dijo...

No se porque no me atrae mucho la película.
Muy buena la página, si te interesa intercambiamos enlaces: http://persimovies.wordpress.com/
Saludos!

Persy