domingo, 9 de julio de 2017

“Baby Driver” (2017) - Edgar Wright


Sinopsis oficial: Baby (Ansel Elgort), un joven y talentoso conductor especializado en fugas, depende del ritmo de su banda sonora personal para ser el mejor en lo suyo. Cuando conoce a la chica de sus sueños (Lily James), Baby ve una oportunidad de abandonar su vida criminal y realizar una huida limpia. Pero después de ser forzado a trabajar para un jefe de una banda criminal (Kevin Spacey), deberá dar la cara cuando un golpe malogrado amenaza su vida, su amor y su libertad. 

Comentario:
La forzosa salida de Edgar Wright de “Ant-Man” fue un enorme bajón para todos, y no quiero ni imaginar lo que supuso para el cineasta, quien llevaba mucho tiempo implicado en el proyecto. Pero como se suele decir, cuando una puerta se cierra, otra se abre, y Wright acabó poniéndose manos a la obra con una idea que llevaba tiempo rondándole la cabeza: rodar una cinta de acción con persecuciones automovilísticas en la que la música fuera un componente clave. Y “Baby Driver” es el brillante resultado de esa idea.

La combinación de la música y la acción está calculada al milímetro. La precisión con la que ejecuta Wright estas trepidantes persecuciones al ritmo de las canciones que Baby, el habilidoso conductor al volante, escucha mientras conduce, es simple y llanamente espectacular. Pero no sólo las persecuciones funcionan al ritmo del compás de la música, sino también muchas otras escenas, logrando que los sonidos y las imágenes funcionen a la par, se fusionen y conformen una mezcla indivisible y fascinante.

La cinta es casi como un gran videoclip de poco menos de dos hora en el que se nos relata de la historia de un joven fuera de serie sobre las cuatro ruedas que, no obstante, no deja de ser un chico ingenuo y vulnerable. Aunque Baby sabe que lo que hace está mal, en cierto modo lo disfruta. Es su modo de vida, a pesar que no la haya elegido él. Sabe que tarde o temprano llegará el momento en el que pueda abandonar la senda del crimen. Pero salirse no es tan fácil, y las cosas se complican todavía más cuando conoce al amor de su vida.

 
Y es que “Baby Driver” es también una historia de amor. Probablemente algo irreal (o dicho de otro modo, “muy peliculera”), pero irresistiblemente cautivadora. Aunque más o menos sepamos de antemano como van a desarrollarse los acontecimientos dentro del entorno criminal creado alrededor del “chico conoce chica”, Wright se guarda un par de ases en la manga. Por un lado, rompiendo la previsibilidad de los eventos para con algunos de los personajes prototipo que emplea en la trama. De este modo, sus acciones llegan a sorprendernos y a dar un pequeño giro de guión tan inesperado como agradecido. 

Por otro lado, el final. Obviamente, no voy a desvelarlo aquí, pero sí diré que Wright evita caer en el desenlace excesivamente idílico, apostando por echarle unas gotas de realismo al asunto sin por ello sacrificar su encanto. Probablemente, incluso mejorándolo y haciéndolo algo más creíble.

“Baby Driver” se postula como una de las películas del verano. Refrescante, atrevida, imaginativa y repleta de ritmo. Con un personaje protagonista carismático, unos secundarios de lujo y un director/guionista que pisa a fondo el acelerador para dejarnos embelesados en la butaca. 


VALORACIÓN PERSONAL 
 

7 comentarios:

Patrick Bateman dijo...

A mí me ha fallado la banda sonora, no porque esté mal integrada, ni mucho menos. Pero conocía muy pocas canciones como para disfrutarla en toda su amplitud. Y al principio me ha parecido vacía en cuanto a empatía con los personajes, pero gana mucho a medida que avanza la historia. La verdad, no sabía muy bien por donde tiraría el bueno de Wright. Es menos humorística de lo habitual, pero funciona muy bien como película. A nivel técnico, bastante impecable. En su línea. Aunque creo que es una película que es mejor no hacerse una idea preconcebida, puede llegar a decepcionar. Por suerte, yo no me la hice.

Saludos.

Fucktricio dijo...

A la espera de que se estrene en México, he estado leyendo críticas positivas de la película, espero guste lo suficiente como para que su estreno en salas no sea limitado que eso perjudica ya que ha habido muchas películas que solo se estrenan en ciertas ciudades y uno se queda con ganas de verlas en el cine. Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Patrick Bateman,

A mi eso me pasa con la saga F&F, pero en peor. No sólo no conozco las canciones, sino que me parecen horripilantes xD (detesto el reggeaton).

Quizás aquí no conociera todas las canciones, pero la mayoría eran de mi gusto. Lo mismo ocurre con la saga "Guardians of the Galaxy". De hecho, creo que Edgar Wrgiht y James Gunn son muy de la misma escuela.

Fucktricio,
Aquí en España, este tipo de películas suelen llegar a la mayoría de cines, aunque no sea con la misma cantidad de copias que una Transformers, por ejemplo. Pero también sufrimos de una distribución bastante pecaminosa cuando se trata de cintas no tan comerciales o que tienen mucha menos publicidad detrás. Los que vivimos en las capitales tenemos bastante suerte respecto a los que no.

Saludos ;)

Patrick Bateman dijo...

Hola Pliskeen

Yo también lo odio, aunque en el contexto de la película, la que usaron en el desenlace de la quinta entrega cuando dan por concluida la misión, sí que me gustó.

En Baby Driver, no es que me hayan desagradado en absoluto, pero por ejemplo, en Death Proof tampoco conocía ninguna y luego fue una banda sonora que he escuchado de forma independiente a la película. A eso es lo que me refería. Eso es lo que me ha faltado en Baby Driver, no han habido temas que me cautiven mucho más allá de las pocas que ya conocía.

Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Te entiendo. La banda sonora de "Baby Driver" funciona en la película, pero no de forma independiente. Cuando sales de la sala no se te ha quedado ninguna canción grabada a fuego, pero sí las imágenes y también se te ha pegado el ritmo en el cuerpo. Es otro tipo de catarsis con el espectador.

;)

Patrick Bateman dijo...

Yo esperaba que se me quedasen canciones pegadas estando fuera de la sala, por eso digo que no eran de mi gusto. Me faltó eso...

Saludos.

Rodi dijo...

¡Buena reseña! "Baby driver" ha sido una de las mayores alegrías que ha dado el cine de este año. Esa forma de unir imágenes con la música (incluso con los tiroteos) es terriblemente original. Wright cada día dirige mejor y la selección de canciones es fantástica (y me ha descubierto algunos temazos como "Radar Love"). Sólo le achaco una trama un tanto predecible, pero es pacata minuta.

Saludos.