sábado, 9 de septiembre de 2017

“IT” (2017) - Andrés Muschietti



Sinopsis: Cuando empiezan a desparecer niños en el pueblo de Derry (Maine), una pandilla de amigos lidia con sus mayores miedos al enfrentarse a un malvado payaso llamado Pennywise, cuya historia de asesinatos y violencia data de siglos. 

Comentario:
Tras las buenas sensaciones dejadas con “Mamá”, debut cinematográfico en el que adaptaba su propio cortometraje, el argentino Andrés Muschietti nos trae ahora la adaptación de “IT”, una novela de Stephen King que ya fue llevada a la pequeña pantalla en 1990 por el director Tommy Lee Wallace (Halloween III, Fright Night II). 

De aquella primera adaptación televisiva se recuerda tanto su extensa duración (tres horas que intentaban trasladar las 1500 páginas de la novela homónima) como la ya antológica interpretación del gran Tim Curry en el papel del terrorífico payaso Pennywise. Y aunque el paso del tiempo quizás haya hecho mella en ella, lo cierto es que sigue encontrándose entre las mejores cintas basadas en una obra del prolífico King, lo que es mucho decir si tenemos en cuenta que las adaptaciones mediocres superan en número a los escasos aciertos.

Antes que nada, cabe decir que no he tenido el placer de sumergirme en las páginas de “IT”. Si bien King es uno de mis autores predilectos (he leído un buen puñado de sus novelas y relatos cortos), por lo general suelo alejarme, salvo raras excepciones (Un saco de huesos, 11/22/63…), de sus libros más “tocho” habida cuenta de su tendencia a irse por las ramas. A un libro de 1000 páginas, por ejemplo, bien le  suelen sobrar unas 200 de relleno marca de la casa. Y eso es algo que no le tolero a ningún escritor, por mucho que me guste. 

Confesado esto, pues, escapa a mi comprensión el grado de fidelidad de esta nueva versión cinematográfica con respecto al material de origen, si bien me consta que en esta ocasión se ha divido la adaptación en dos películas, correspondiendo cada una de ellas a una etapa/época de la historia narrada en el libro. Es decir, que la primera parte/película, tiene por protagonistas a un grupo de chavales que harán frente al temible payaso Pennywise, mientras que en la segunda parte/película (que ya se encuentra en proceso de escritura) serán estos mismos niños, ya adultos, quienes deberán hacer frente de nuevo a la peor pesadilla de su infancia.

Respecto a esto, no hay duda de que la gran baza de esta primera parte es la chavalada que protagoniza la historia. Juntos, y sin la ayuda de ningún adulto, deciden hacer acopio de valor e investigar las misteriosas desapariciones de otros niños del pueblo. Así es como la pandilla va engrosando sus filas con otros miembros, otros “perdedores”, que necesitan urgentemente dejar de sentirse solos y desamparados en un mundo que puede llegar a ser verdaderamente cruel con ellos.
El valor -y el poder- de la amistad es un componente clave en esta historia y recurrente en la obra de King (léase el “El cuerpo”, cuento en el que se basaba la película “Cuenta conmigo”).

Chavales, a menudo marginados o pertenecientes a familias desestructuradas, que probablemente son un reflejo de la infancia del autor Maine (bien la suya y/o la de quienes le rodeaban), y que encuentran en la amistad con sus semejantes el apoyo necesario para afrontar las dificultades de la vida.

 
Muschietti maneja francamente bien esta parte más emocional, como ya demostró saber hacerlo en “Mamá”. En esta ocasión, además, se apoya en un gran casting juvenil. 

A Finn Wolfhard, que aquí interpreta al bocazas de la pandilla, ya le habíamos fichado gracias a “Stranger Things”, pero sobre todo me gustaría destacar a la única chica del grupo: Sophia Lillis, una encantadora pelirroja que podría dar mucho que hablar en un futuro.

Pero no olvidemos que “It” es, ante todo, una película de terror, y como tal, el director sabe crear también momentos genuinamente perturbadores; desde el arranque que sirve de (sangrienta) presentación del malvado Pennywise hasta el desenlace en su guarida, así como la espeluznante sesión de diapositivas y otros tantos momentos memorables que quedarán para el recuerdo.

Si algo se le puede achacar a la cinta es, no obstante, que la ristra de sustos sea demasiado consecutiva. Intuyo que la idea era mostrar el constante e implacable acecho de Pennywise sin apenas dar respiro ni a los protagonistas ni al espectador, pero quizás el efecto se resienta por acumulación. Pese a ello, hay que reconocer que por previsibles o facilones que algunos sustos parezcan, a Muschietti le funcionan todos de maravilla. El tipo es un auténtico artesano de las emociones, ya sea para ablandarte el corazón y humedecerte los ojos como para hacerte clavar las uñas en el reposabrazos de la butaca.

El gran aliado del director en este caso es un diabólico ser que adopta la forma de un siniestro payaso que atemoriza a sus víctimas con sus peores pesadillas, alimentándose así de sus miedos para hacerse fuerte. Ni que decir que este nuevo Pennywise cumple sobradamente con su siniestra labor, tanto por su escalofriante caracterización como por la interpretación del joven Bill Skarsgard (del clan de los Skarsgard), que asumió el rol tras el abandono de Will Poulter (We're the Millers, The Revenant) por problemas de agenda.

Este Pennywise es realmente aterrador y nada tiene que envidiarle al que dio vida magníficamente Tim Curry. Por una vez, las comparaciones no son odiosas, y como espectadores tenemos la oportunidad de poder “disfrutar” tanto de uno como del otro.

Así que Pennywise, los jóvenes protagonistas y el talento de Muschietti tras la cámara hacen de esta nueva “It” una terrorífica experiencia que merece la pena padecer. Eso sí, poneos cómodos porque son dos horas y poco de película.


VALORACIÓN PERSONAL: 


lunes, 4 de septiembre de 2017

¡Autobombo! Promoción especial: mis dibus sin gastos de envío





¡Buenos días a todos!

Voy a intentar alegraros el lunes (el primero de septiembre) con esta promoción especial. Falta exactamente un mes y un día para que dé comienzo el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. Una cita ineludible para todo cinéfilo y fan del fantástico que se precie. Por ese motivo, y aprovechando mi estancia en él, he decidido lanzar esta promoción especial para los sitgeros de corazón.

La promo viene encabezada por mi dibu tributo a Drácula hecho para la ocasión. Drácula es una de las figuras clave del terror y este año supone el leitmotiv del festival. Así que desde hoy 4 de Septiembre hasta el 1 de Octubre, podréis solicitar reproducciones de éste y de cualquier otro de mis dibus ¡sin gastos de envío! 

¿Cómo es eso posible? ¿Dónde está el truco? La respuesta es fácil: la entrega se realizará en mano en el mismo festival.

Podéis elegir el dibu que más os guste de entre los que figuran publicados tanto en mi portafolio online (www.be.net/GRDvid) como en mi Instagram (@gr_david_ribet). Tan sólo tenéis que mandarme un correo electrónico (grdavid.art arroba gmail.com) especificando cuál deseáis. Podéis solicitar precio sin ningún tipo compromiso.

Tal como se especifica en la imagen que encabeza el post, las reproducciones de los dibus vienen firmadas en láminas de papel satinado de 200 gr, a tamaño A3 (29x42 cm).

Por cuestión de espacio en la maleta, tan sólo puedo llevar conmigo un número limitado de láminas sin que sufran ningún desperfecto por el camino, así que cuanto antes hagáis el pedido, mucho mejor.

¡Aprovechad esta oportunidad única y exclusiva! (sueno como los anuncios de la teletienda xD)


P.D.: En los próximos días espero poder añadir nuevos dibus a la galería. De hecho, estoy preparando un par de tributos de Terminator :)